Juana Marisa Isabel culturizándose

28 mayo 2016

Partes del cuerpo masculino que son inútiles

Son rasgos o reacciones que a nivel evolutivo ya no necesitamos”, asegura el doctor Andrew Rochford en 'The Daily Mail' donde recoge las partes del cuerpo humano que no tienen ninguna utilidad para nuestra supervivencia ni salud y sin las que podríamos vivir perfectamente, pero ahí siguen.

1. Los pezones masculinos 
Quizás no lo sabías, pero cuando comenzamos a crearnos en el vientre materno todos somos mujeres. Con el tiempo los varones reciben el cromosoma Y, el detonante de que desarrollen genitales masculinos. Así, los pezones son un rasgo heredado del aquella cómoda estancia en sus madres que realmente no tienen ningún propósito.

2. El apéndice 
Rochford lo tiene clarísimo: ese pequeño órgano en forma de tubo que está unido al intestino grueso y se encuentra en la parte inferior derecha del abdomen, no lo necesitamos para nada: “Hubo una época en la que el apéndice ayudaba a digerir ciertos materiales vegetales que consumían los seres humanos, sustancias que nunca hemos vuelto a comer”. Por lo general, tampoco importa mucho que esté ahí porque no ejerce influencia alguna en nuestras vidas, pero como se inflame y suframos una apendicitis… tocará extraerlo después de padecer unos dolores de lo más desagradables.

 3. Los senos paranasales 
En anatomía, los senos nasales o paranasales son un conjunto de cavidades aéreas que se encuentran en los huesos frontales, esfenoides, etmoides y maxilar superior y que comunican con las fosas nasales.

4. Los músculos que mueven las orejas
Todos los tenemos pero, a no ser que aprendamos a desarrollarlos a tales niveles que el espectáculo que podamos ofrecer nos sirva para mantener nuestra economía familiar, no sirven para nada. Al contrario que en el resto de animales, para los que resulta de lo más útil mover sus orejas para captar mejor los sonidos ambientales, cazar o pillar por sorpresa a un depredador que les acecha, la posibilidad de mover las orejas, a lo sumo, sirve para que la gente se eche una risas contigo.

5. Las amígdalasPodemos vivir sin ellas, no son más que una parte del sistema inmunológico que no necesitamos”, sentencia el doctor anti excesos corporales.

6. Las muelas del juicio
 Geniales para roer y arrancar la dura piel de animales recién cazados, la realidad es que las muelas del juicio hoy no son necesarias para el tipo de alimentos que consumimos. Por lo general, acaban desarrollándose en algún momento de nuestras vidas pero casi nadie sale indemne de este surgimiento. Se calcula que solo el 5% de la población cuenta con un juego sano de estos terceros molares. O lo que es lo mismo: el 95% de las personas no tenemos hueco suficiente para que salgan por completo las cuatro muelas del juicio lo que se traduce en dolor e incluso en una desestructuración de su sonrisa ya que, para hacer hueco a las nuevas el resto de los dientes terminan por moverse hacia delante o atrás o superponerse sin un orden lógico. De ahí que muchos dentistas opten por extraerlas en el mismo momento en el que empiezan a asomarse, por si las moscas.

7. Los lóbulos de las orejas¿Para qué pueden servirnos aparte de para ponernos pendientes?”, se pregunta algo exaltado el doctor, y razón no le falta la verdad. No, no sirven para nada.

8. El cóccix
Si comparásemos el desarrollo humano con una serie, está claro que el cóccix formaría parte del “en capítulos anteriores de la evolución de tu cuerpo”, pero de la primera temporada. Así es, hace milenios los humanos teníamos una especie de cola que nos ayudaba a mantener el equilibrio. Aunque a más de uno podría resultarle útil hoy en día para no andar dando tumbos tras una noche de excesos, lo cierto es que de aquella cola solo nos queda el cóccix, la última vertebra de la espina dorsal que no, no sirve para nada.

8 comentarios:

  1. Parece mentira D. Javier que no haya corregido Voacé al sesudo doctor, autor de este artículo, pero se les ha pasado a ambos la parte menos utilizada de nuestra anatomía: el cerebro que pocos utilizamos y los podemitas hasta ignoran lo que es. Bueno, bromas aparte, interesante artículo; desconocía lo referente a los pezones.

    Sus primas calagurritanas, encantadoras.

    Abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TANN.
      No andas muy desviado al bromear con el poco uso de las neuronas, en general. Decía Unamuno que funcionamos más con la IMAGINACIÓN los norteños, y con la FANTASÍA los sureños. Uséase que "semos" capaces de inventar el sacacorchos o el botijo pero no de analizar si eso es práctico.

      También a mí me gustan las calagurritanas y tal como decía Don Bwana presumen de excelente dentadura.

      Un fuerte abrazo, don Tann

      Eliminar
    2. Es muy interesante lo del COCCIX o inicio de RABO de otros tiempos. Me parece que aún algunos deberían de seguir usando el rabo en proporcionalidad a sus capacidades neuronales, también así mismo en conformidad con sus actuaciones.

      Si a los políticos borricos de pronto comenzara a salirles el antiguo RABO, hasta es posible que dejaran de ejercer de políticos. E iban a renerlo muy complicado para encontrar pantalones con agujero adecuado en la trasera.

      Eliminar
    3. DON MOLLARRI-
      Mucho tiempo llevas sin venir por aquí.
      Sí, muchos llevan el rabo muy disimulado y otros están a punto de que les vuelva a crecer como a los homínidos primitivos.

      Eliminar
  2. Y, como dice Tannhauser, ¿No queda resto alguno de evolución cerebral?

    He visto que un blog advierten que a su autor le ha OPERADO DE LA VISTA. Y es curioso porque ese personaje cada cierto tiempo se inventa operaciones de ojos ( esta debe de ser la tercera vez) o la persecución por parte de jueces malandros, e incluso de todo un Ministerio.
    Debe de ser el único bloguero de blogger que en vez de insertar entradas nos cuenta avatares personales que no se lo creen ni los del síndrome Down.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZALDUM
      Al parecer lo referente a la evolución cerebral, como dices, debemos de tenerlo atrofiado en una gran mayoría humana.

      Respecto al bloguero ese del que hablas sé quién es y ciertamente siempre está anunciando extrañas cirugías coincidiendo con sus nulas contribuciones al mundo bloguero.

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo con el escrito, excepto en relación a los lóbulos de las orejas. Resultan de gran utilidad cuando hay que pellizcarlos y, sobre todo, cuando tiene uno que sujetarlo para rascarse el oído con un palillo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Cada quién tiene preferencias por alguna parte corporal considerada secundaria, y yo respeto sus aficiones a rascarse el lóbulo auditivo.
      Personalmente considero muy defectuosos los CARTÍLAGOS que hacen de colchón entre los huesos y que si se estropean producen dolores horrorosos como el de la CIÁTICA.

      Eliminar