16 septiembre 2012

Hablemos de la Hijaputez

La razón de ser de tanto fideputa en la Humanidad proviene de causas varias y según naciones pero siempre con un fondo común.

En Gran Bretaña, dada su inevitable tendencia a ser hipócritas, los fideputas en general son aquellos que no soportan el triunfo ajeno pero que están obligados a aplaudir por razón de situación social. Al resultarles insufrible esa situación, no cejan en dañar o, al menos, intentarlo, a los que suben en la escala.

En Germania, al creer sus habitantes que nadie en el Mundo llega a su altura organizativa y creativa, los hijoputas brotan de entre los que perciben que gentes de otros lugares obtienen mejores productos y resultados, incluso con menor esfuerso por mayor inteligencia. Los que no lo perciben son simplemente auto-satisfechos tontorrones come-patatas o kartoffel.

En la France, por su vicio nacional de la codicia, les sucede lo mismo que a los británicos. Hacen hijaputeces a los que creen que tienen propiedades que les gustaría tener a ellos. Les puede el principio magnético de que si yo no tengo eso que tú tienes, me lo vas a dar o te vas quedar sin tal objeto por destrucción. Quien habla de objetos también lo hace extensible a posiciones sociales o políticas.

En España, es elemento intrínseco de nuestra idiosincrasia el sentir envidia y ser envidiosos. Por ello, quizá, el hijoputa nacional es más "ostentoreo" y visible, captable a larga distancia.
 Lo peor es que no tiene remedio y a los hijodeputa nacionales hay que evitarlos aunque nos prometan darnos el oro y el moro, verbigratia al barbas de Moncloa.

He llegado a la convicción inamovible e irrebatible de que el motivo, la causa, la razón existencial, la base de sustentación, etc. etc. de todos los problemas de convivencia y sus derivados de marginaciones, racismos, odios al prójimo, follones entre vecinos y entre regiones, e incluso entre naciones y continentes, reside en algo tal sencillo como es el veneno humano, débil y corrupto, de la envidia.

De la existecia de hijosdeputa y envidiosos, hasta Nabucodonosor se percató y lo recogió en sus tablas legislativas dejando constancia en el famoso Código de Hamurabi, años 2.000 a.C, ("Si un hombre ha acusado a otro hombre y le ha atribuido un asesinato y éste no ha sido probado en su contra, su acusador será condenado a muerte."). Para que espabilaran los envidiosos y las hijasdeputa de las falsas denuncias de malos tratos.

Por envidia, debida a que ellos trabajaban y estudiaban y por tanto disfrutaban de más bienestar social, fueron perseguidos los judios y quemados publicamente. Por envidia, se ha asesinado y se asesina en las guerras civiles al vecino que tiene más comodidades o aparenta tenerlas. Incluso envidia porque "el otro" es capaz de saber leer un libro o de pensar por sí mismo.

Por envidia se hacen ( descerebrados y muchos corderos anodinos) del bando destructor del sistema ya que no se sienten capacitados (por necesidad de esfuerzo personal) de integrarse y competir en la lucha por la vida. Destruyen aquello que envidian, que es poder ser partícipes de lo que odian, y lo odian por ineptitud personal para igualarse a los "otros". Verbigratia, los maromos de las "nacionalidades patrias"  y otros millones de bípedos más.

Las envidias lo son de muy variado estilo y calidad, lo diga el freire en el púlpito o Don Carl Marx con otras calificaciones, porque es evidente y comprobable la existencia de envidias en quienes parecen ser muy ricos y muy sanos hacia los que ni lo son ni tienen mucha gracia. Pura degeneración de chips mentales. Conozco gentío que, montado en un Mercedes, envidia a quien va en bicicleta.

Las acciones de quienes se proclaman progresistas, siendo mediocres en todo, tanto da que sean actores o asalariados propaga-noticias (autodenominados periodistas-periodistos) como que sean simples administrativos de oficina, hacia gente que trabaja y se gana con esfuerzo su lucha por la vida, no es otra cosa que envidia. En donde más proliferan tales tipos de hijosdeputa envidiosos es en los obsoletos sindicatos.

Las envidias de los "boronos" peneuvistas, charnegos ezquerros y demás ralea localista hacia las gentes de las grandes urbes por razón de su propio aldeanismo, se traduce luego en prototipos de prohibidores de todo : de hablar el idioma que sabe todo el mundo, de imponer en los colegios el mapa del clítoris femenino, etc. porque al ser ellas frígidas y ellos impotentes sienten insuperable envidia de los normales. Conozco diputados en el Congreso que, en su calidad de afiliados al PNV (es decir, los exseñoritos de "Euskadi"), odian a "Madril" (ellos lo dicen así, al igual que los catalufos dice "Madrit", y los sociatas andaluces dicen "Madrin") porque no se sienten a la "altura" civico-social de los que habitan en Madrid.

El barrio de los Austrias o el Museo del Prado les hace sentirse alfeñiques. Palurdos. Luego se proclaman independentistas porque no pueden ser otra cosa : aldeanos en su aldea. Seguimos siendo un país de campesinos a pesar de la indumentaria y de los internetes.

El escritor Ruiz Zafón describe el tema así :

La envidia es la religión de los mediocres. Los reconforta, responde a las inquietudes que los roen por dentro y, en último término, les pudre el alma y les permite justificar su mezquindad y su codicia hasta creer que son virtudes y que las puertas del cielo sólo se abrirán para los infelices como ellos, que pasan por la vida sin dejar más huella que sus traperos intentos de hacer de menos a los demás y de excluir, y a ser posible destruir, a quienes por el mero hecho de existir y de ser quienes son, ponen en evidencia su pobreza de espíritu, mente y redaños. Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos, porque su alma nunca les pertenecerá. 

Parrafo aplicable, letra por letra, a muchos de los miserables cargos públicos y funcionarios-ovejas del Gobierno Vasco, en la etapa PNV y que todavía siguen, y a los de las Administraciones catalana y andaluza..

A lo largo de una larga vida he visto desfilar los cadaveres de un gran número de venenosos envidiosos, y aún espero ver los de otro montón de ellos.

Decía Unamuno que la sociedad la forman los descendientes de Abel o "abelitas", gente emprendedora, trabajadora, dedicada en exclusiva a crear algo, y los "cainitas", o inútiles por no esforzarse, que odian a los primeros.

En fin, todo esto ya es conocido por quienes usan el cerebro para algo que es envidiable para los envidiosos.
Que vuestras mercedes no me envidien por razón de usar un blog para decir lo que opino del mundo y de sus inquilinos, algunos incluso dedicados a lo mismo : a expresarse en blogs.

Tellagorri


 
 

29 comentarios:

  1. ¡¡Jolines sabio!!! Llevaba tiempo sin leerte (haré penitencia, lo prometo) pero veo que sigues en tu línea ¡¡INMENSO!! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jodó, DON IBAIA
      Cuánto tiempo sin saber nada de unos de los hombres más ilustres de Europa y de los BAZTANES.
      ¿Sigues en Alemania?
      Ya me gustaría que vinieras por aquí aunque fuera una vez a la semana. Contigo se aprende de todo y con humor. Eso que tanto falta ahora.

      Un abrazo, gran Ibaia.

      Eliminar
    2. Estoy en el patatal pasando unos días. Por lo demás sigo ocupado con los hadrones,leptones, quarks y demás minucias, con menos pelo y menos tripa (los fogones de los boches me sientan fatal).

      Vuelvo de vez en cuando a rendir cuentas a la jefa del clan y a presentar el certificado de buena conducta sellado y firmado por la Merkel, en prueba de que únicamente me dedico a las chaladuras del primer párrafo y no o actividades lúdicas ni del lubricio.

      Echo de menos no poder usar por aquellos pagos la chapela de 24 pulgadas con canalón en los bordes, pero es lo que hay (¿Te acuerdas de aquel divertido hilo de la boina en la voz de los liberales?).

      Espero que tanto tú como la familia estéis bien. Aunque no participe asiduamente, me acuerdo de ti a menudo.

      Un abrazo, Sabio.

      Eliminar
    3. DON IBAIA
      Bueno, el Patatal lo habrás encontrado como siempre según y dónde porque en mi zona mandan y dominan los BILDUS. Es una lástima que hayas perdido tripa sidrera aunque eso supone que no tomas mucha bier tampoco.
      O sea que la rubia-jefe sigue vigilando si llevas o no en la mano algún martillo o utensilio que demuestre que que "estás haciendo algo de fundamento".

      Sí, sí me acuerdo de las risas que haciamos con la chapela de los canalones, también leo de vez en cuando tu escrito sobre los badenes de Elizondo, que sigue aquí en el Blog. Y por cierto tu brillante post sobre la regla de cálculo o modo de calcular los números sigue siendo uno de los CINCO MÁS LEIDOS. Especialmente por los sudamericanos.

      Uno es ya abuelo de dos nietos y vivo de jubilata como no había vivido nunca antes de bien. Hasta voy a una sociedad gastronómica los viernes a degustar "bisugus" a la brasa o chuletones. Para darte envidia.

      Gracias por conservar el recuerdo de los buenos amigos de aquellas épocas en que nos enseñabas a manejar el ordenata.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Jajaja que pedazo de cabrón que pone usted al final. Pues sí, la envidia, muchas veces injustificada como dices, siempre miserable.

      Pero hombre esto si que no lo esperaba: (Conozco diputados en el Congreso que, en su calidad de afiliados al PNV (es decir, los exseñoritos de "Euskadi"), odian a "Madril" (ellos lo dicen así, al igual que los catalufos dicen "Madrit", y los sociatas andaluces dicen "Madrin") porque no se sienten a la "altura" civico-social de los que habitan en Madrid.), jajaj.
      Muchas gracias por ponernos un escaloncito por encima de estos moñas de ensaimada mallorquina en el coco, sombrero de arrebatacapas o barretina según el caso. Cateto a babor que se decía antes. Es una pena porque ser libre esta al alcance de cualquiera, basta con querer serlo y en siendo libre es tesoro tan preciado que difícilmente se puede sentir envidia de "naide", tenga este bienes o no, se sea nacido en un sitio grande o pequeño. Pero esto no lo entiende todo el mundo. Efectivamente ya estaba en ese librito "La Biblia" creo que se llama. Abeles y Caines y eso ha sido, es y será.
      Saluditos.

      Eliminar
    2. DON ROBERT
      No te extrañes lo más mínimo sobre lo escrito respecto a los aldeanos "baskos" y catalufos porque son una colección de catetos a babor y a estribor, a proa y a popa.

      Sí, ser libre está al alcance de cualquiera pero ojo, de cualquiera que se sienta capaz de serlo porque hay muchísimos más que prefieren ser lacayos de algo o alguien. No, no creas que es tan extendido. Y como ejemplo tienes a todos los que se afilian a algo y por muchas barbaridades que digan o hagan sus "señoritos" siguen estrictamente la linea marcada por éstos.

      Efectivamente tanto la Biblia como el Código de Hamurabi (de hace unos 4.000 años) lo destacan como perversión temible.

      Eliminar
  3. Brillante y real. La vida misma y la diaria constatación de que es así.

    Saludos, Tella

    ResponderEliminar
  4. Es fuerte lo de ir en Mercedes y envidiar al "bicicletero", pero me lo creo porque conozco el colmo de las envidias: que al pariente le peguen un piñazo de frente con el coche, lo manden dos años al dique seco y luego te digan que qué suerte por la indemnización.

    En fin..¿A mí sabes quienes me dan mucha envidia?, pues los idiotas porque ni sienten ni padecen, ni les dan vueltas a las cosas y, como hay muchos, mires a donde mires, envidiarlos es inevitable. Ah..! También me dan envidia los que les toca la loto pero como no juego pues ajo y agua, me aguanto y ya está :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Precisamente a uno que conozco que va en "Mercedes" me hizo tal comentario y no me extrañó nada porque "la de cosas que vereís y oireís, amigo Sancho". Probablemente envidiaba la salud o fortaleza y vitalidad de quien iba en bici. Y lo del envidioso del descalabrado por causa de la indemnización hasta es frecuente.

      A mí me resultan envidiables los chicos de 40 a 50 años con unos conocimientos científicos que te dejan boquiabierto. Y hay personas así que es un placer escucha o leer, y también algunos escritores con una experiencia vital de viajes a tierras extrañas y peligrosas por la riqueza de sus conocimientos y experiencias.

      Eliminar
  5. Yo no envidio a los envidiosos, sino que siento gran desprecio por esa forma de cretinez que tanto unifica a las Españas.

    Prefiero la endivia, en ensalada a poder ser, y con un poquito de vinagre y mostaza.

    Por lo demás, muy bueno el artículo. Y lo digo sin un poquito de envidia.


    FugisaludoS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FUGITIVO
      Donde va a parar la diferencia entre "envidia" y endivia" aunque se escriban parecido.

      Gracias por el elogio pero es mejor no decirlo porque puede producir envidia en algunos.

      Cordial saludo

      Eliminar
  6. Yo envidio lo bien que os explicáis algunos.

    Voy a copiar un trocito de Candela como comentario mío:
    "...¿A mí sabes quienes me dan mucha envidia?, pues los idiotas porque ni sienten ni padecen, ni les dan vueltas a las cosas y, como hay muchos, mires a donde mires, envidiarlos es inevitable".

    La independencia de "Abelandia" sí que estaría bien. Yo la apoyaría y pediría que me aceptaran en tal país , porque vivir entre cainitas se me hace insufrible.

    El cabrón final, muy bueno. El texto, mejor aún.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CARLOS
      Gracias.
      Es imposible vivir en una ABELANDIA sin cainitas, y así lo hace constar el Libro Sagrado. Además, muchos abelitas se dedican a tratar de crear cainitas por puro placer personal. Lo que también sería otra forma de hijaputez.

      Eliminar
  7. Incluso la envidia, bien encarrilada, puede ser envidia sana, y puede ayudarnos a la autosuperación. Luego están las otras envidias claro, explicadas por Don Javier y que tanto daño hacen.

    Ahora, para mi hay algo peor ahora mismo en España (un tranquimazin para el polikarpo que nos lea, que he dicho la palabrota tabú) y es la desidia. Porque manda huevos nos roben, nos chuleen, nos quiten libertades a ritmo asombroso, mantengan chiringuitos mientras nos crujen a impuestos, veamos como la justicia está al servicio del señorito politico, veamos como sueltan terroristas o como no funcionen tantas cosas, Y NO SE HAGA NADA.

    ¿De donde viene esa desidia y ese pasotismo?.

    ResponderEliminar
  8. SEÑOR OGRO

    Párrafo magistral y actualísimo =
    " manda huevos nos roben, nos chuleen, nos quiten libertades a ritmo asombroso, mantengan chiringuitos mientras nos crujen a impuestos, veamos como la justicia está al servicio del señorito politico, veamos como sueltan terroristas o como no funcionen tantas cosas, Y NO SE HAGA NADA."

    Esa desidia es, como en el caso, la otra vertiente tradicional del país de "nunca hacer nada no vayamos a joderla", y que es hasta hábito político desde hace doscientos años.

    ResponderEliminar
  9. Desconozco el número exacto de hijoputas que habrá por ahí fuera, aquí dentro no cabe uno más, aunque sí me gustaría añadir algunos datos a ese estudio tan pormenorizado de nuestros vecinos "uropeos", en Francia abundan los maricones, en Alemania las gordas, en GB los pervertidos y en Apaña loa analfabetos.

    En cuanto al tema de la envidia ya sabes que aquí en Madrid estamos por encima de eso, al menos yo, me imagino que el ser tan atractivo y tan inteligente favorece esa cosmovisión.

    Márchome a cincelar un poquito más mis abdominales (dato absolutamente prescindible pero discretamente pedante)

    addenda - ¿habría alguna posibilidad de que mi prima no sea tan discreta y muestre algo más de su,a todas luces previsible, gran personalidad? (y sí, me estoy refiriendo al culo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      No, si no hacía falta que lo recordaras : en Madrid estaís tan sobrados de todo que ¿A quíén envidiar? A nadie. Sois los envidiables especialmente con unos prototipos similares a tí, digo similares porque iguales es imposible.

      "La problema" que os veo es que no entendeís ni torta de pescados ( de los de comer) por mucho género de primera calidad que os lleven. Y tampoco soís aficionados a la Soka-Tira, lo cual desmerece mucho en cualquier representante de la Jet Set.

      Hablaré con tu prima Carmela para que nos deje ver un poco el culete.

      Eliminar
  10. Muy buen artículo, Don Javier.
    Siempre que leo sobre temas como el que presentas, recuerdo aquella frase de aquel sujeto tan bien presentado por el cine español, Torrete, cuando decía aquello de "En España, ser buen policía está muy mal visto".
    Si cambiamos la palabra "policía" por cualquier otra, tendremos un buen resumen de lo que es la envidia innata del españolito de a pie.
    Cualquier persona que triunfe o que se esfuerce en su trabajo cotidiano, es mal visto por la masa española que, ajena a todo análisis intelectual, deduce que "si tiene algo, es porque a alguien se lo ha quitado".

    Así nos luce el pelo, amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Muchas gracias y más viniendo de tí el elogio.

      Y sucede, efectivamente, lo que indicas : el español medio odia que nadie destaque de la mediocridad general, y el que lo logra es odiado y despreciado por dejar de ser esa masa idiota de bovinos.

      En cualquier tipo de trabajo las trabas y patadas por la espalda que se le dan al que pretende demostrar su valía, son muestras diarias, en los lugares o centros laborales, de esa cochina envidia dominante.

      Eliminar
  11. Es uno de nuestros deportes nacionales... Creo que fue Napoleón quien dijo que era una muestra de cobardía, no recuerdo la frase con exactitud...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON GEORGE
      No sé si será una forma de cobardía, que yo creo que sí y quizá la peor de ellas, pero es la más demoledora máquina de tumbar individualidades válidas.

      En un país de envidiosos, lleno de cainitas en busca de eliminación de excelentes, los mejores cerebros terminan emigrando o en la tumba.

      Eliminar
  12. Creo que tiene bastante razón el escrito.
    Además, la envidia es un sentimiento de miserabilidad y bajísima autoestima de quien la padece, algo en verdad muy rastrero (digamos que hay pecados "más nobles")

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Sí, lo defines bastante bien al decir que es un sentimiento de MISERABILIDAD. Y también conlleva, como comentas, una bajísima autostima. Lo que me hace pensar que los españoles en general, por su intrínseca tendencia a caer en la envidia, "semos" de poca autoestima personal.
      Habrá que pensar en la proliferación de "palmeros" que vayan animando al gentío a sentirse "importantes".

      Eliminar
  13. Que este es un país de hijos de puta esta claro, por juntándolos con los hijos de la Gran Puta, hay mas que botellines de cerveza.
    Que polikarpos, catalufos y siervos de Blas Infante son envidiosos, no me cabe duda duda, no hay mas que verlos cada día como despotrican de Madrid en sus diferentes versiones, según el origen; por envidiar seguro que el ensaimada envidiaal de la última foto; al menos ese tiene algo en la cabeza y no necesita peinarselo cada día.
    Como buen españolito confesaré mis envidias: A algunos hombres le envidié su biblioteca, a uno le envidié la mujer.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Excelente lo de que el ensaimada envidia al cabrón de la imagen por llevar la cabeza cubierta.

      Sí, los dos creemos que los polikarpos y similares castas envidian a Madrid por su aldeanismo y boronada. Son jebos perpetuos con ínfulas de señoritos.

      Esas envidias tuyas son sanísimas, Don Jaime. Y además aún no has asesinado ni al dueño de la biblioteca ni al marido de esa guapa que te gustó. Personalmente envidio a los que saben mucho más que yo, que no es dificil, y que entienden de todo aquello de lo que no he sido capaz de aprender.

      Eliminar
  14. Hijos de la Gran prostituta de Babilonia son todos los que se las dan de ser grandes personas habiendo llegado a esa posición aplastando miserablemente a cuantas más personas mejor. Por eso no creo que los politicastros nos representen, más bien se aprovechan de una situación en la que nos pueden, no gobernar, sino directamente feudalizar en el peor de los casos, considerándonos sus esclavos o siervos. Algo que se supone que la democracia debería evitar... Otra mentira más que nos han colado.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON C. S. PEINADO

      Sí, esos cabestros disfrazados de gobernantes son una copia de los señoritos feudales que utilizaban a las gentes unicamente para ir a matarse contra otros iguales a ellos, y para que les trabajaran las tierras y les produjeran rentas.

      Lo que hay en España es cualquier cosa menos democracia a lo occidental. Esto es un simulacro de libertades y una copia de los diversos sistemas caciquiles de México.

      Eliminar