AFRODITA

24 agosto 2016

El arte del estacionamiento "perfeccionista"

Básico para un conductor es saber estacionar su vehículo. Si bien es una práctica que se va perfeccionando con el tiempo, hay algunos que aprenden a "trancazos".

He recopilado algunas de las "estacionadas" más extraordinarias, aquellas que te hacen preguntarte cómo los autos lograron llegar a esas posiciones







br>



23 agosto 2016

Puro "mus"

Vaya lío de fin de curso. El lío del proto candidato Rajoy. El lío de los independentistas de Cataluña que no paran de liarla parda. Y entonces me llama uno de la cuadrilla y me cuadra la actualidad política en una frase: "Mariano se ha dado mus pero habrá que verle responder al órdago del Parlament".

La clave estaba en el mus. Porque uno, además de paisano de don Heraclio Fournier, ha metido sus horas en esta academia.Al mus se juega por parejas, dos contra dos. Y esto, como en el resto de las cosas de la vida, lo sitúa en un plano superior frente a retos individuales como el póker. En la mesa no hay dinero, otro rasgo de superioridad moral, pero se puede apostar lo que se quiera o jugar sólo por la honra.
En el caso que nos ocupa, lo que está en juego es La Moncloa. El poder, esa droga.Las parejas que las urnas han determinado están más que claras. Rajoy, a su pesar, debe entenderse con Albert Rivera, muy a su pesar. Enfrente, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que nunca harán buena pareja porque los dos quieren mandar, lo que suele ser fatídico tanto en el mus como en la vida.
Mariano, va de mano y tiene las mejores cartas. Los votos no le dan para ganar de calle pero todos los demás están más tiesos que él. Con un rey, dos sotas y un siete más su experiencia lo normal es que se meriende a Pedro y Pablo salvo... que su pareja Albert saque los pies del tiesto y meta la pata.

Los cuatro musolaris encajan como sendos guantes en la tipología de jugadores que describe Manu Leguineche.
Mariano es "el jugador sereno que no suele arriesgar nada a no ser en una jugada que sabe que va a ganar. Jugador de retranca que está a la espera, a la caza en la retaguardia, al pase negro (...) que pasan y pasan y siempre te esconden la jugada".
Albert, su compañero de mayoría, es un analítico. "El que examina constantemente la jugada. Son peligrosos porque juegan a despistar". Rivera nunca hará buenas migas con Rajoy..

Sánchez cabe en la tipología de los engreídos: "Nunca se acuerda de cuando perdió. Hasta cuando pierde se siente superior".
Como bien quedó patente en diciembre y en junio. Iglesias es de los faroleros.

Mariano el jueves pasó por Zarzuela e hizo un grajo.  "Un grajo. Un mus negro, esto es: cuando un jugador da mus (pide que haya descarte) llevando muy buena jugada, pasa para hacer creer a los contrarios que no tiene nada y espera su apuesta para subirles".

¿Quién ganará? Yo creo que Rajoy. El problema urgente viene del Parlament y no es otro que el órdago que el independentismo catalán ha reafirmado esta semana. Leguineche recuerda que 'órdago' es aportación del euskera al castellano según dijo Unamuno, gran musolari, en el Congreso de los diputados en 1932.

Yo opino que Junts pel Sí y los mariachis de las CUP van de farol. En Barcelona nunca hubo grandes jugadores de mus.


Inaki_Gil


22 agosto 2016

Debre Damo

 2216 metros sobre el nivel del mar
En la cima de una montaña del norte de Etiopía hay un monasterio que tiene una curiosa política de admisión: solo puede acceder hombres al recinto (y animales de sexo masculino) y deben hacerlo trepando por una cuerda hasta 30 metros.
Esta cuerda de cuero trenzado se ofrece o se retira en función de si la persona que quiere entrar es o no bienvenida. Las mujeres deben permanecer a los pies del acantilado y rezar desde ahí. Los visitantes se atan la cuerda alrededor de la cintura y mientras escalan uno de los 600 monjes tira un poco de la cuerda.

La montaña es plana en su parte superior, lo que permitió la construcción del edificio en el siglo VI; se trata de uno de los monasterios más inaccesibles del mundo, pues hay que estar en una excelente forma física para llegar a su interior. Cuando se logra trepar por la cuerda, la prueba física no termina, pues es necesario subir una escalinata tallada en la montaña.



Incorporo al monasterio de Taktshang, enclavado sobre un risco adosado a un acantilado de 700 metros por encima del valle del entorno, en BUTAN. Y éste es budista.

21 agosto 2016

Qué aburrido vivir 400 años con políticos inútiles

La última portada de la revista Science nos trae una noticia verdaderamente sorprendente: ¡el tiburón de Groenlandia es capaz de vivir más de cuatro siglos!

Bajo el nombre técnico de Somniosus microcephalus con el que se le conoce en los ámbitos judiciales, alcanza a medir entre seis y siete metros de largo, señorea el Océano Glacial Ártico (pero, al parecer, se da largos garbeos, pues incluso se le ha visto, muy orondo también, en las fresquitas aguas del Antártico).

Es un tiburón medio ciego, va perdiendo la vista según pasan los... siglos. Acerca de su ceguera, se esgrimen dos teorías. Por el lado de la ciencia  se nos dice que al pobre tiburón de Groenlandia se le meten a vivir en los ojos, para siempre, unos bichitos parásitos (bajo el nombre técnico de Ommatokoita elongata con el que se les conoce en todos los manuales de etiqueta), que tienen la muy desconsiderada costumbre de alimentarse, precisamente, del tejido ocular del malaventurado escualo que los hospeda.

Pero la verdad de su ceguera es otra, y no existe la más mínima duda literaria acerca de ella: el tiburón de Groenlandia sí que se vuelve ciego, pero es de tanto ver; por tener que ver tantas cosas y barbaridades a lo largo de sus años, décadas y siglos es que se vuelve ciego, el pobre tiburón de Groenlandia.

De tanto tiempo observando a la humanidad, se le han quitado las ganas de ver por completo. Porque los tiburones, amigos bañistas, siempre están cerca y nos observan con suma atención.

Una vida tan larga tiene que ser insoportablemente triste y aburrida.

Conforme van pasando los años, las décadas y los siglos, ¿qué despropósito cruel, barbaridad absurda o campaña electoral no habrá tenido que ver el pobre tiburón de Groenlandia? Al que accidentalmente capturaron hace poco le calcularon 392 años, y los que le quedaban. Ese tiburón nació cuando en Francia reinaba Luis XIII.

Ese mismo tiburón, con sus propios y tristes ojos, tuvo que ver, por ejemplo, buena parte de las guerras de religión, así como los barcos de esclavos surcando el Atlántico y la Guerra de Sucesión Española (en realidad, una gran guerra civil europea), y las Guerras Napoleónicas, y las dos Guerras Mundiales, y las bombas atómicas... También fue testigo de tantas cuadraturas de círculos y de brutales golpes de estado a las palabras: palabras que significaban una cosa pasaron a significar justo lo contrario; arriba, abajo; negro, blanco; dentro, fuera; hambre, igualdad; oligarquía, democracia...

De verdad, la principal sorpresa de que vivan tantos siglos no es de orden biológico sino psicológico. Una vida tan larga tiene que ser insoportablemente triste y aburrida.

 


19 agosto 2016

Pobres niños que desconocen la calle

Hace años que no veo a ningún crío jugar al churro ni al rescate ni a la zapatilla por detrás ni a la gallinita ciega ni a balón prisionero ni a la rayuela ni a las tabas. Como mucho, al escondite y al pilla-pilla y en contadas ocasiones.

¿Qué ha pasado con nuestros juegos tradicionales? ¿Por qué ya no se transmiten de manera espontánea de generación en generación?

Todavía recuerdo que en cuanto había un grupo de chavales en el patio o en la calle, enseguida nos las arreglábamos para entretenernos con los polis y cacos, el pañuelo... Era algo que surgía de forma natural, sin esfuerzo. Todo lo contrario de lo que sucede ahora.
Veo a los niños actuales incapaces de organizarse para participar en estos juegos colectivos. En ocasiones, se tiran horas discutiendo las normas y, al final, no se ponen de acuerdo y ni siquiera lo intentan.

¿Se han hecho demasiado cómodos nuestros hijos? Es evidente que coordinarse con 10 niños, aceptar las reglas, aprender a ganar y a perder y echar a correr exige mucho más esfuerzo que sentarse solo a ver la televisión o a darle a la consola.

Como botón de muestra, el experimento que hizo una marca de cereales en Estados Unidos. Preguntó a tres generaciones que era lo que les divertía durante su infancia: los abuelos contestaron que recoger arándanos o cultivar sandías; los padres respondieron que corretear al escondite con sus amigos y los niños de ahora preferían jugar a la consola, usar su teléfono móvil o escribir mensajes durante 3 o 4 horas al día.... En el vídeo se escucha a los chiquillos decir: "Me moriría sin mi tablet".

A. del Barrio

18 agosto 2016

Porvenir muy negro con esta sociedad

En 2007, el prestigioso escritor de la posguerra europea Walter Laqueur publicó "The Last Days of Europe", un lúcido estudio sobre las causas de la decadencia europea.
Laqueur trata de dar respuesta a la cuestión de qué ocurre en una sociedad cuando bajos índices de natalidad sostenidos, envejecimiento, se juntan con una inmigración incontrolada.

El autor cree que Europa, dada su debilidad, jugará, en el futuro, un modesto papel en los asuntos mundiales, a la vez que muestra su certeza de que será algo más que un museo de pasadas gestas culturales, para el solaz de turistas asiáticos.
Por supuesto que España no se escapa de su agudo análisis y deja constancia de su rol en el "ESQUEMA" europeo.

Las singularidades que aquejan a España y que no comparte con ningún otro país de Europa,  hace de su situación algo particularmente grave:
- En España, a los 30 años de aprobarse una constitución democrática, el modelo de estado sigue sin cerrarse, lo que se ha traducido en una dinámica de descomposición. En un arrebato de originalidad se puso en práctica un modelo excepcional en el constitucionalismo comparado: se inventó el "estado de las autonomías".
Su materialización ha consistido en ir desposeyendo, paulatinamente y sin pausa al Estado de sus competencias, creando a la vez fronteras interiores basadas en exclusivismos artificiales y en diferentes niveles de bienestar.

- España es el único país de Europa con un terrorismo propio, de carácter secesionista, donde sus miembros y simpatizantes están en las instituciones del estado y reciben ayuda de los presupuestos públicos.

- En España, se relativiza, o se niega el concepto de nación, impulsado por un "status" de idiosincrasia política que permite la puesta en manos de exiguas minorías independentistas, resortes políticos que cualquier estado con un mínimo sentido de la supervivencia no osaría considerar, ni tan siquiera en tono de broma, su transferencia a las regiones. Ejemplo: la educación.

- Y, sobre todo, existe un hecho de enorme importancia social: el pueblo español cree que vive en una democracia consolidada.

Se instaló en la opinión pública la certeza que era madura y estaba bien informada, que había una clase política experta y con sentido de estado, que funcionaba la separación de poderes y actuaba como la fortaleza de la democracia, dado el vigor y prestigio de sus instituciones. Todo era una falacia.

A partir del 11 de marzo de 2004, España desapareció como actor estratégico y se volvió hacia si misma, como había hecho en los dos siglos anteriores.
Una ola de "catetismo" invadió el país. La fabricación de "diferencias" entre regiones se acentuó, "la España plural", a la vez que la Constitución se adaptaba convenientemente a las circunstancias.
Se apeló a la "memoria histórica", como si de la Guerra Civil al posmodernismo de principios del siglo XXI no hubiese ocurrido nada, y se articuló una política de "ampliación de derechos" que no era más que ingeniería social, al más puro estilo orwelliano.

Cualquier estado moderno que sufriese una agresión semejante habría empleado los resortes adecuados para conocer quien promovió el ataque y a quien beneficiaba, en el ámbito internacional, para actuar en consecuencia.
Pero a una sociedad que se le había inoculado el "no a la guerra", no podía concebir que alguien emplease la violencia organizada para alcanzar fines políticos. La solución fue aplicar el procedimiento penal, aunque era, a todas luces, insuficiente.

Poco se sabe de quien ordenó el ataque y a quien benefició en el ámbito internacional. La opinión pública, dirigida por su clase política y por los medios de comunicación, olvida.
Como señala Laqueur, Europa esta enferma. El bajo nivel de natalidad y una inmigración descontrolada, es un cóctel letal para el ser europeo y para cualquier sociedad.
España sufre esa enfermedad y, además, su propia deriva centrífuga, que puede acelerarse al ampliarse las desigualdades sociales por la crisis económica.
Su sociedad está enferma y su mediocre clase política es incapaz de encontrar el tratamiento adecuado ya que, sin excepciones, se embarca en una huida hacia delante, alabando el "estado de las autonomías" y evitando las referencias éticas.

Si no se reacciona, todo hace indicar que "The last days of Spain" precederán a los del resto de Europa."


29 julio 2016

Rodaballo a la parrilla

Es sinónimo de Elkano, casa abierta por Pedro Arregui en Guetaria (Guipúzcoa) en 1968. Aquí, grandes ejemplares, enteros y con piel, se someten (en las parrillas situadas a su entrada) a las brasas de carbón vegetal de encina y protagonizan todo un ritual.

"Históricamente, se le había dado menos importancia que al lenguado o la merluza. Mi padre lo puso un día a la parrilla, y fue una revolución: el primer pescado plano con piel y entero que se hizo a la brasa", cuenta Aitor Arregui, que data la hazaña entre 1972 y 1973.

En Elkano, lo colocan entre dos besugueras, lo que "permite mantener la piel y conservar dentro la gelatina", señalan, y sustituyen el clásico refrito por un sencillo mix: aceite, sal y un punto de acidez, aliño secreto al que llaman agua de Lourdes. Ese aderezo y la gelatina dan lugar a un perfecto pilpil.
¿Y después?, la detallada disección de la pieza que los Arregui realizan en sala, donde animan al comensal a comerse todo, desde las carrilleras hasta el tuétano.

La parrilla es una de las elaboraciones más emblemáticas, sobre todo, en la cocina vasca y, en general, del Cantábrico. De hecho, es un hit en Casa Urola (San Sebastián) y en Asador Guetaria (Guetaria). José Ángel Aguinaga también opta por la parrilla en Illunbe (Madrid); igual que la brasa se aplica en Mextizo (Barcelona).


28 julio 2016

Nuevas elecciones y lección para muchos

Tal vez no sean tan malas unas terceras elecciones. No es que yo las desee, ni siquiera que las proponga. Pero visto lo visto y escuchado a Rivera, junto al sonoro silencio de Sánchez (el de Mojácar), me temo que vamos camino de otra convocatoria, de la que podría salir un gobierno más fuerte que el que ahora se logrará formar en el mejor de los escenarios.

Por eso, ahora mismo la pregunta es: ¿sería tan nefasto volver a las urnas? Empiezo a pensar que no.

Porque si el cuerpo electoral español se comporta como ya lo hizo el 26 de junio, dejaremos una buena lección para las venideras generaciones de políticos. Honestamente, creo que los ciudadanos van a echar a algunos a gorrazos.
En contra del lugar común que se escucha por todas las esquinas, ese de que "los españoles no perdonarían unas terceras elecciones", se me antoja a mí que estamos ante la oportunidad de poner al descubierto la simpleza de más de un político que ni siquiera tiene claro lo que dice la Constitución.

A día de hoy, no quedan más alternativas que unas nuevas elecciones


(Rubido)

27 julio 2016

Eugene Kaspersky

Eugene Kaspersky lo sabe muy bien, porque lleva décadas luchando contra el crimen informático desde la empresa que él mismo fundó en 1997 y que lleva su nombre.
Actualmente Kaspersky Lab es una de las compañías más importantes en ciberseguridad a nivel global: opera en 200 países y cuenta con oficinas en 30 ciudades.
La carrera de Kaspersky como experto en seguridad informática comenzó de forma accidental cuando su ordenador fue infectado por el virus Cascade en 1989 y Eugene, por entonces un joven criptógrafo y matemático, se empeñó en descifrarlo y combatirlo. Aquel virus -como si fuera una vacuna- terminó dando como resultado el nacimiento de un gigante de la seguridad.
Cascade fue el primer malware etiquetado y desactivado por Kaspersky. Hoy en la base de datos de su compañía hay más de cien millones de virus.

Lo que ha convertido a Kaspersky en una de las personalidades más relevantes en el mundo de la tecnología, es su capacidad para prevenir el origen de los peligros futuros. Él científico ruso lo resume argumentando que “no se trata de curarte si estás enfermo, sino de hacer que seas inmune a las enfermedades”.
Y, en el terreno de la informática, las enfermedades cambian a diario. En un reciente post de su blog oficial, Kaspersky bromeaba poniendo un ejemplo que lleva utilizando hace tiempo en sus presentaciones: “a vuestro humilde servidor le gustaba contar divertidas historias de miedo sobre lo que podría pasar en el futuro. Por ejemplo: una cafetera lanzando un ataque DDoS al refrigerador, mientras que el microondas deduce el código PIN por defecto del extractor para mostrar anuncios de texto en su pantalla digital”.
Esta predicción está cerca de cumplirse, puesto que dentro de muy poco en los hogares todo tendrá conexión a Internet, y lo mismo sucederá con nuestros coches o nuestra ropa.



26 julio 2016

El Boris británico

Para enfatizar el grado de compromiso con el Brexit, May ha dado el toque maestro a la ópera cómica nombrando como actor principal a un comediante que ha actuado magníficamente en la escena pública. Ese cómico es, por supuesto, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Boris Johnson.

Es un nombramiento que muestra el excelente sentido del humor británico porque ha provocado la burla y la risa en todo el mundo político. La reacción casi unánime de la prensa de todo el globo ha sido de incredulidad.

Probablemente, por primera vez en la historia británica, la política ha sido sustituida por la farsa.Antes de convertirse en político, Johnson, rico y de educación elitista, era un periodista con base en Bruselas, donde asombró a sus colegas europeos con su capacidad para distorsionar la verdad.
Un colega que trabajaba allí con él informa en The Guardian: 'No todos los días un país nombra como su representante mundial un mentiroso conocido, para quien la exageración, los insultos y las insinuaciones racistas parecen completamente normales. Un hombre aparentemente carente de cualquier convicción profunda fuera de su propia autoestima'.

El mismo colega afirma: 'el ex alcalde de Londres es para la diplomacia lo que Stalin era para la democracia'.
Aquellos de nosotros que han seguido el curso de la consulta siempre nos quedábamos impresionados por las continuas mentiras y difamaciones de Johnson. Comparó la UE a Hitler, hizo afirmaciones falsas de que Gran Bretaña enviaba todas las semanas 420 millones de euros a la UE, y aseguró que Turquía estaba a punto de entrar en la UE y enviar su población de 76 millones de personas a vivir en Inglaterra.

Cada día de la campaña entretenía al público con sus insultos ingeniosos y poco diplomáticos: el presidente Obama era antibritánico -sostenía-, a causa de sus orígenes africanos; y Hillary Clinton era como 'una enfermera sádica en un hospital mental'. Esto claramente no es el tipo de cosas que se dice acerca de un país que siempre ha sido considerado el principal aliado de Gran Bretaña.

Ahora, la primera ministra británica ha designado a este bufón como principal representante del país ante las naciones del mundo. Un dirigente socialista alemán comentó: 'No me sorprendería si Gran Bretaña pusiese a Drácula a cargo del Ministerio de Salud'.

Henry Kamen_ Historiador.


25 julio 2016

Quieren ser españoles y británicos


El precio de su insensatez lo pagaremos otros. Los más perjudicados y preocupados son, sin duda, los dos millones de ciudadanos comunitarios que viven en el Reino Unido y los 1,3 millones de británicos que residimos en otros países de la Unión.
Estamos preocupados por nuestras cotizaciones a la Seguridad Social, por nuestras pensiones y futuros derechos en cuanto a salud pública, los derechos de hijos nacidos y criados en países distintos al de su pasaporte, etc. Y con razón, porque por mucho que los gobiernos insisten en que estemos todos tranquilos, nadie había previsto esta situación (ni siquiera los malditos "brexiters").
Los dos firmantes de esta Tribuna llevamos, conjuntamente, más de 50 años residiendo en España, compartiendo alegrías, penas y mucho más con los españoles. Nuestro apego a España es tal que ya no concebimos vivir en otro sitio.
Si nos queremos convertir en españoles, tenemos que renunciar a la nacionalidad británica. La opción de doble nacionalidad solo existe para los latinoamericanos y los ciudadanos de países con convenios especiales sobre el asunto, como Filipinas. Así que el hijo del ministro puede pedir la doble nacionalidad por haber vivido más de cinco años en el Reino Unido, pero muchos británicos nacidos y criados en España no pueden hacer lo mismo, aunque lleven años trabajando aquí, pagando impuestos, etc.

Somos 300.000 personas residentes, el tercer grupo de inmigrantes (se emplea el término a propósito, ya que lo de "expatriados" nos va a durar poco) en España y la mayor comunidad británica en la Unión Europea. España es un país que nos encanta y nos emociona. Llevado al extremo, algunos pediríamos la nacionalidad española y renunciaríamos a la británica, aunque nos cueste deshacernos de esa otra mitad de nuestra identidad.
Permitir la doble nacionalidad a los británicos residentes de larga duración en España no requiere un convenio especial con el Reino Unido ni grandes cambios.

Creemos que aplicando la normativa británica (de cinco años de residencia) o la española (de diez años) con los requisitos ya existentes en cuanto a conocimientos de la Constitución, el idioma, lugar de nacimiento, etc., seríamos algo así como dos docenas de miles de británicos los que tendríamos posibilidades de acogernos a esa doble nacionalidad.

William Chislett / Fue corresponsal de "The Times"» de Londres en Madrid durante el periodo de la transición española a la democracia entre 1975 y 1978.

Giles Tremlett / Giles Tremlett es corresponsal de "The Guardian" en España y colaborador habitual de "The Economist".


SANTIAGO, la leyenda y la razón


¿Quién era Santiago? En realidad se llamaba Jacob (nombre hebreo que en cristiano equivale a Jacobo o a Santiago).

Era hijo de Zebedeo y Salomé y hermano mayor del también apóstol Juan (el presunto evangelista). Jesús llamaba a los dos hermanos boanergues (hijos del trueno). Santiago era pescador cuando se encoló en la troupe de Jesús. Fue uno de los que presenció la Transfiguración en el monte Tabor

Diversos apócrifos neotestamentarios (entre ellos El libro de la Dormición de María), aseguran que cuando Jesús se apareció a la Virgen para anunciarle que le había llegado la hora de la muerte, ella le expresó su deseo de despedirse de los apóstoles y que Jesucris­to, como no sabía negarle nada, que por algo era su Madre, le con­cedió que pudiera hacerlo antes de subir al Cielo (la Abducción o Asunción).

Ya en su vejez, la Virgen vio mundo y viajó lo que no había viajado en su vida (por eso es patrona especial del Imserso) ya que los apóstoles, debido a sus predicaciones, se hallaban dispersos por todo el Mediterráneo.
A Santiago se le apareció en Caesarau­gusta (Zaragoza) encima del fuste de una columna o pilar (origen de la Virgen del Pilar).
Objetan los hipercríticos que lo de Santiago en España son leyendas sin base histórica porque Santiago nunca pudo venir a Es­paña, dado que Herodes Antipas lo ejecutó en Jerusalén en el año 44.

Si tuvieran sólo un poquito de fe reconocerían que a menudo los designios de Dios alteran la percepción temporal de los hombres y que, desde esa razonable perspectiva, es lícito pensar que Dios comprimiera el tiempo de Santiago de manera que pudiera realizar ese apostolado entre las gentes de Iberia antes de su martirio y muer­te.
La Iglesia acepta la piadosa tradición como verdad revelada, el Papa Juan Pablo II (infalible, inspirado por el Espíritu Santo) adoró la tumba de Santiago en Compostela.

¿Necesitamos más pruebas de que el apóstol Santiago evangelizó España?

Según la leyenda, los discípulos de Santiago respetaron su de­seo de ser enterrado en España, de la que tan buenos recuerdos guardaba, y llevaron su cadáver por el mismo itinerario seguido en vida hasta las costas de Galicia en una embarcación de piedra que desafiaba por igual la ley de la gravedad y las tempestades.
Contra todo pronóstico, la barca de piedra cruzó el Mediterráneo, pasó el estrecho de Gibraltar, bordeó las costas del moderno Portugal y fue a encallar en su destino, Iria Flavia, municipio de Padrón.

Alrededor del año 813, reinando Alfonso II el Casto, un ermi­taño llamado Pelagio observó unas luces misteriosas en el monte Libredón y se lo comunicó al obispo Teodomiro, de Iria Flavia.
El obispo cavó en el lugar de las luces (no personalmente, cla­ro, sino por medio de peones) y apareció una tumba con un cadá­ver decapitado que sostenía la cabeza debajo del brazo.
¿Quién po­día ser? Sumemos una luz milagrosa a un esqueleto con la cabeza entre el cúbito y el coxis. ¡Santiago apóstol, naturalmente!

Volaron cartas al Papa (León IlI) y la noticia se divulgó urbi et orbi.

Alfonso II el Casto, un hombre pío y temeroso de Dios, como su propio nombre indica (a su esposa, presuntamente molesta por la escasa actividad marital, la silencian los textos), construyó una iglesia para guardar la supuesta tumba de Santiago.
El camino de peregrinación a la tumba del apóstol, el tercer objetivo de los peregrinos medievales, después de Roma y Jerusa­lén, ayudó a cristianizar ciertos ritos ancestrales relacionados con la peregrinación a la morada de los muertos en el fin del Mundo (Finis Terrae).Useáse, ya era lugar de peregrinación desde tiempos remotos y por paganos, pero ahora se cristianiza algo que antes sólo era costumbre pagana

El 23 de Mayo del año 844 las huestes cristianas de León y Castilla se enfrentaron con los moros en el que se denominaría Campo de la Matanza, no lejos de Clavijo (en La Rioja).
En el momento más apurado de la batalla, cuando las huestes cristianas desmayaban frente a la morisma vociferante y fiera, en el momento culminante en el que la suerte de los reinos cristianos estaba casi perdida, el apóstol Santiago descendió del Cielo, majestuoso, cabalgando su caballo blanco, espada en mano, a bandera desplegada, y arreme­tiendo contra los moros los segó como la cosechadora siega las mie­ses, que por donde pasa va dejando la tierra en rastrojos.
Fue como la aparición del séptimo de caballería, el trompeta tocando paso de carga y degüello (pa paraba pa pa pa pa para ba papa) en el momento en que los indios son tan numerosos y desconsiderados que el destacamento sitiado está a punto de sucumbir.

En agradecimiento por la ayuda del apóstol, el rey Ramiro I prometió solemnemente que, en adelante, y a perpetuidad, ofrece­ría a la Iglesia de Santiago las primicias de los trigos y las vides de sus dominios y al apóstol Santiago le correspondería una parte del botín tomado a los moros.
A esa promesa se llamó el voto de San­tiago.

Los habitantes de la jurisdicción arzobispal (que abarca de las Rías Bajas a La Rioja, ¡casi nada!) lo satisfacían religiosamente so pena de nefastas consecuencias tanto espirituales como temporales. A ello se sumaban los diezmos y primicias que obligaban a todos los españoles (el consabido ordeño y esquileo de las ovejitas de la Igle­sia).

"Una de las mayores estafas de nuestra historia", llaman los historiadores hipercríticos al voto de Santiago.
Desmontemos esa calumnia.
Es cierto, y no hay inconveniente en reconocerlo, que, como todo lo demás relativo a la Iglesia (sus predicaciones, sus promesas y sus dogmas), el voto de Santiago falta a la verdad. Es cierto, en puridad, que la batalla de Clavijo es enteramente imaginaria y, por lo tanto, el apóstol Santiago nunca descendió del Cielo a matar moros por más que nos sea tan familiar esa estampa suya a caballo descabezando sarracenos.
Sí. Todo esto es cierto. Pero no es menos cierto que el famoso voto se derogó y ya no está vigente. Por lo tanto no guarda relación alguna, como esos maliciosos desinformados creen, con los millo­nes de euros con los que la Hacienda pública española sufraga año tras año el sostenimiento del clero y de la Iglesia, tanto si los con­tribuyentes marcan la casilla correspondiente en la declaración de la renta como si no lo hacen.

¿Que ello vulnera la Constitución? ¡A la mierda la Constitu­ción! (Y ustedes dispensen la manera de expresarme, pero es que tanta cerrazón me saca de quicio.)

¿Acaso no tiene preferencia la Biblia sobre la Constitución? ¿Vamos a supeditar un texto dictado por Dios, ¡nada menos!, al producto de la evacuación mental de media docena de supuestos "padres de la patria" puestos a organizar una democracia convivencial como si no tuviéramos ya a los obis­pos para pastorearnos?

Natural.

Tellagorri

23 julio 2016

Carteles para obtusos o de obtusos

Cuando de hacer carteles se trata, la originalidad humana no tiene límites. Y si no, que se lo pregunten a los autores de estas indicaciones.


















21 julio 2016

Los aparcados en asilos

He imaginado de joven al hombre anciano que hoy aparcan en el asilo.
En mi infancia pude atisbar todavía los vestigios finales de la aldea gallega eterna. Pequeños rueiros de casas aisladas, con una economía de subsistencia que apenas difería de la del Neolítico.
Una agricultura muy básica y unas cuantas reses, que por las noches encerraban en las cuadras tras la cocina para que calentasen con sus vahos las camas de entraña pajiza del primer piso.
Pero en aquel mundo sin televisión ni teléfono (ni ducha) había un gran entretenimiento: hablar.

En las cenas, o en las largas veladas húmedas de inverno ante la lumbre de la lareira, la familia intercambiaba el relato del día y habladurías locales. Los viejos contaban exageradas fábulas, o añosos cuentos reales con aroma de leyenda. Usualmente llevaba el mando de la casa el más anciano, muchas veces las mujeres.

Un mundo misérrimo en lo material comparado con el de hoy. Pero allí estaban, juntos cada día en un nudo irrompible: abuelos, nietos, padres, bisabuelos… 
Se habrían estremecido ante la idea de enjaular a sus padres en el frío emocional de un asilo. Supremo egoísmo alejar al que te dio la vida.
El joven arrogante que hoy desdeña la experiencia y confunde lozanía con sapiencia es solo un pequeño imbécil. No sabe que una mañana cualquiera, más cercana de lo que cree, comenzará a afeitarse y de repente verá en el espejo la cara de un viejo: él.

L. Ventoso

20 julio 2016

Islandia, más ovejas que personas


Este país vacío de gentes (no hay más que 300.000 islandeses en una isla del tamaño de Andalucía, y 600.000 ovejas) está abigarrado de rarezas y de aberraciones paisajísticas: la más grande, la ausencia de casas en cientos de kilómetros de litoral sin una sola sombrilla.
Siempre ha sido un país raro; de hecho, es uno de los pocos estados sin territorio exactamente delimitado, porque cuando menos te lo esperas te amplía un volcán una parcela.

Fueron ellos quienes bautizaron Groenlandia como 'Tierra verde', y también dicen haber sido el primer país democrático del mundo, pues su parlamento funciona desde el siglo X. Será por eso que aquí dimiten los gobiernos mediocres y que su población decidió, por referéndum, que los bancos tenían que pagar sus deudas y sus pufos.
Y es que no es fácil engañar a un islandés. El 100% de la población sabe leer y escribir, y además muestra una preferencia por esta actividad antigua: ostentan el récord mundial de lectura de libros per cápita. Prueba de que el vicio de leer es enemigo de los dogmatismos, está el dato de que el 100% de los menores de 30 años es ateo, aunque estos jóvenes tendrán mucho tiempo para replantearse sus creencias, porque también son el país con mayor longevidad del mundo.

Trabajan los viejos y trabajan los jóvenes, de hecho, los chicos empiezan a trabajar los veranos con 12 o 13 años, prueba de que el protestantismo sigue arraigado bajo el ateísmo y de que el paro, aquí, es una cosa que dejan para las ovejas.
Aislados y tendentes al ensimismamiento, los islandeses tienen el único banco genético público del mundo, pero hoy, en este país sin ejército, solo queda de la raza de guerreros vikingos una estirpe de hombres altos con barbas de color amarillo y mujeres brutales que desconfían de los extranjeros.

JUAN SOTO IVARS

19 julio 2016

Mejor la carcel que vivir con la suegra


Tenía prisión domiciliaria y pidió volver a la cárcel. La insólita escena ocurrió en Trelew, en la Patagonia argentina, donde un hombre detenido por un crimen se presentó en la comisaría y dijo: “Prefiero estar en la cárcel. Quiero que me trasladen”.
Para él, estar tras las rejas era mejor que seguir viviendo en la casa de su suegra.

El preso, identificado como Nélson Miguel Amaya, está acusado de haber asesinado a su cuñado tras una pelea familiar, en un hecho que ocurrió en febrero en el Barrio Los Pensamientos de la ciudad chubutense de Trelew. Poco tiempo después le otorgaron la prisión domiciliaria. El domicilio fijado fue la casa de su suegra, donde estuvo durante diez días.

Como no tenía antecedentes, en la audiencia de detención la jueza Ana Servent le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria hasta que llegue el momento de determinar la fecha del juicio.



18 julio 2016

Las múltiples "Españas"



Menos mal que caminan hacia la extinción política los hijos bastardos de Aitor que ensangrentaron Euskadi y España durante décadas haciéndose pasar por herederos de los gudaris que hubieron de rendirse en el 37.
Pero que haya algún rezagado de la Historia no implica que no se hayan superado las dos Españas del odio rojo y azul, progre y facha, nacional y republicano.

Hoy existen muchas Españas, incluyendo la España de los que no se sienten españoles...Hay la España que camina y la que sestea. Hay la España que lee, piensa y hace tertulia en las redes sociales y la España que ve la vida a través sólo de una pantalla embrutecida... y luego embiste en las redes.

Hay la España culta que disfruta en los festivales de jazz del norte, y la España hortera de las despedidas de soltero, del botellón y las pastillas que vomita su tedio.Hay la España que disfruta del sexo como mejor le dicta su gusto y/o sus creencias y la España que se prostituye, sea trabajador del sexo o cliente, la España borracha que le soba las tetas a otra beoda que las exhibe.

La España tolerante que educa a sus hijos con sus valores. Y la España intransigente que quiere imponer su dogma y dictar qué lengua debe ser vehicular y excluyente en la educación, cuál la lectura histórica única y cómo deben ser los colegios, al margen de lo que establece la Constitución.

Y tenemos la certeza de que no moriremos en Colliure después de cruzar la frontera que entonces separaba la guerra del país de la liberté, égalité et fraternité, hoy de luto por culpa del terror, la barbarie y el fanatismo.

En fin, quisiera recordar a los divisores de las dos Españas que Machado escribió sus célebres versos veinte años antes del 18 de julio.

Iñaki Gil


17 julio 2016

Turquia, ¿los vigilantes de la laicidad o la chapuza "erdoganista"?


La tradición golpista del ejército turco tiene una alargada sombra. Los militares se han visto tradicionalmente a sí mismos como "guardiantes de la democracia" en Turquía, garantes del Estado laico y de los principios establecidos por Mustafa Kemal Atatürk, el padre del Estado turco moderno.

Desde la fundación de la república turca, en 1920, el ejército ha intervenido siempre que ha deseado un cambio efectivo de rumbo en la política. A lo largo del siglo XX, Turquía ha vivido cuatro asonadas militares. La primera, en 1960, los militares derrocaron al primer ministro Adnan Menderes. Él y todo su Gobierno fueron juzgados. Un año después, Menderes fue ahorcado, junto a su ministro de Exteriores y su titular de finanzas.
En 1971, los uniformados volvieron a las andadas para deshacerse del primer ministro conservador Suleiman Demirel..
En 1980, después de meses de violencia entre izquierdistas y derechistas que pusieron al país al borde de la guerra civil, la institución castrense intervino para tomar el poder. Esa vez, EEUU apoyó a los militares turcos en un intento de buscar la estabilidad en una región que ya había tenido bastante con el advenimiento de la República Islámica en Irán, en 1979, y con la guerra que los soviéticos estaban librando en Afganistán.

Washington estaba en plena crisis de los rehenes y vio con buenos ojos que Kenan Evren, el líder del golpe, se convirtiera en nuevo presidente y reescribiera la Constitución preservando a los uniformados la última palabra en política.
En 1997, los cuarteles impusieron su orden ante la coalición de gobierno liderada por el islamista Necmetin Erbakan, por el temor a que éste trastocara la naturaleza laica del Estado creado por Atatürk y lo transformara en una república teocrática.
El ejecutivo fue entregado a los seculares.

El golpe de Estado fallido de la noche del viernes ha dejado muchos interrogantes abiertos dentro y fuera de Turquía. La versión oficial es tan poco creíble como los constantes rumores y las versiones de los diferentes grupos opositores.
Deniz Baykal, el veterano político del laico partido Republicano del popular (CHP), en la oposición desde hace decenios, ha expresado después del intento de asonada lo que muchos piensan aquí: “Durante los 40 años de mi vida política (…) no he visto nunca un “escenario de golpe de Estado tan tragicómico”.


NOTA INFORMATIVA.
Turquía es pieza clave para una OTAN que tiene la sede del Cuartel General del Mando Terrestre de la Alianza (Allied Land Command) en la ciudad costera de Izmir.
Según datos de Global Security, el Ejército de Tierra turco cuenta con 402.000 efectivos, de los cuales un 80 por ciento son reclutas. La columna vertebral del Ejército de Tierra está formada por los carros de combate Leopard 1 y Leopard 2, que sirvieron en la Bundeswehr alemana, también carros estadounidenses M48 y M60 Patton.
Cuenta con 135 buques de guerra de los que destacan sus 16 fragatas (ex estadounidenses y de origen alemán) y sus 13 submarinos, de los cuales tres fueron construidos en Alemania, mientras que los otros diez fueron proyectos realizados íntegramente por los astilleros nacionales de Gölcuk,controlados por la Armada turca.
El Ejército del Aire turco cuenta con 544 aviones militares: los principales son cazas estadounidenses F-16C/D Fighting Falcon (240), C-130 Hércules (21), tanqueros Boeing KC-135R Stratotanker (7), helicópteros Cougar (20) y UH-1H (15).