PRIMA CASILDA

16 abril 2014

Pasos y toros

Esto es España, XXX potencia que no ha aprendido a vivir sin borriquillas, nazarenos descalzos, Cristos al lado de olivos que tiemblan, Elenas Valencianos o Sussanas Griso llorando de dolor en un balcón de Málaga  mientras desfila la Legión. Por cierto, algunas de las legionarias son islamistas.

Todos los viajeros lo dijeron: el teatro, la lidia de los toros y el transportar a Cristos con enagüillas es lo que arrebata al pueblo español, sus grandes drogas, como sus cuentos de hadas. En estos días se celebra la historia del aparecido, mientras llega el Domingo de Resurrección con sus cómicos y matadores.

Es que nos fascina lo tenebroso y se estrellaron los ilustrados que intentaron que cambiáramos de certidumbres.
Manuel Godoy, un macarra afrancesado que en su vida entendió de guitarra, partidario de la desamortización de los templos y de la anulación de las procesiones, prohibió los toros y los pasos y provocó un motín.

Manuel Azaña confiscó los bienes de la Iglesia y prohibió las procesiones antes del "No pasarán", y luego pasaron, volvieron y se quedaron. Hasta los papas y los reyes estuvieron en contra de los encapuchados, pero cuando tocan  los timbales, cada cual se pone los cucuruchos por las calles enrevesadas para llevar a hombros primero a las dolorosas de pechos de oro y después a los toreros de panties rosas.

Hay muchas Semanas Santas, autos sacramentales populares, y no decaen sino que prosperan presididas por barandas socialistas en "Andaluzuela".

Señoras y señores, compañeros, eviten luchar contra los toros y la Semana Santa. Es una pasión inútil. Han aguantado todas las guerras de galaxias. Este año se retransmitirán por la Red desde algunas ciudades, como siempre desde que se inventó la televisión. Y ese invento sólo transmite lo que tiene "audiencia".


15 abril 2014

Milagro a bancario con nombre de Papa

La Virgen de Nuestra Señora de la Piedad no da ruedas de prensa, pero por su cofradía de Valladolid sabemos que es ella la que ha muñido el milagro de dejar en la calle al único banquero de pueblo que teníamos trincado.

El indultado se llama Francisco Segundo, como si tuviera intención de heredar al Papa. Estuvo trabajando 11 años para el Santander y era el único empleado de la oficina de Esguevillas de Esguerra, una aldea de reminiscencias berlanguianas.

Entraban al banco, iban a sacar dinero, levantaban la mirada en la ventanilla y resulta que la media en la cabeza la llevaba puesta el director: les regalaba un llavero, les preguntaba por la señora, les copiaba la firma y pecaba con el séptimo al saquear los ahorros que no eran suyos.

Más que ir a las instituciones con un impreso, los capuchinos le han ido con una vela a Gallardón. Y hete aquí, de todos los barrabases que había presos, el Gobierno salva al buen ladrón:  lo que no pudieron los recursos de su abogado, lo ha podido la espada flamígera del ministro. La Semana Santa ya no es lo que era y la veintena de indultos que el señor marqués que es el Estado da a las cofradías tampoco.

Antes quedaba libre un robagallinas y ahora se saca de prisión a un pollo que había hecho caldo con las mollejas ajenas. Así que ya saben de qué va el nuevo catecismo: rezarle a la Virgen del BSCH, ponerle un cirio a San Apellido Compuesto, irle con unas plegarias a Nuestra Señora de Bankia...

Bienaventurados los sobres, porque de ellos es el reino de los cielos. A uno esto de perdonar a unos sí y a otros no ya le va pareciendo como lo de que a Fabra siempre le toque el décimo premiado. Vamos, que lo arreglan entre ellos.

Entre el indulto y el insulto sólo hay una letra de distancia. Aquí piden el indulto Matas, Julián Muñoz, Del Nido, Ortega Cano, Blesa.

Ya lo dijo Anatole France, quien dictaminó que quedaba prohibido a ricos y pobres dormir bajo los puentes.
Sabíamos que el Gobierno había sido piadoso con los sentenciados por la corrupción, con empresarios que vendieron pisos falsos a inmigrantes, con decenas de hacedores de la prevaricación urbanística, con muchos directivos condenados por fraude. Ahora indulta a un banquero de pueblo que tiene nombre de Papa.

Pedro Simón


14 abril 2014

Dos oligarcas para Ucrania

POROSHENKO
Ucrania, decepcionada por la rapiña y el cainismo de sus políticos, ha empezado a colocar su confianza en el dueño del gran imperio del chocolate nacional. Petro Poroshenko, oligarca hecho a sí mismo. Las encuestas dicen a día de hoy que será el próximo presidente del país. El 20% de los ucranianos piensa votar por él en las elecciones del próximo 25 de mayo, donde sólo la correosa ex primera ministra Yulia Timoshenko puede hacerle frente si consigue recoger los votos del resto de los candidatos que no pasen a la segunda vuelta.

De una manera o de otra, Poroshenko lleva 16 años en política, aunque nunca ha tenido un cargo tan crucial como para abrasarse. Su contraste con Timoshenko es radical en las formas, aunque ambos candidatos son favorables a orientar a Ucrania hacia Europa y alejarse de la larga mano de Moscú. Pero Poroshenko es más flexible y pragmático. De hecho sus chocolates juegan con la nostalgia y la estética soviética y los rusos han sido sus consumidores más fieles.

Nacido en la ciudad de Bolhard, en la frontera con Moldavia, es un devoto de la Iglesia ortodoxa que ha sabido mantener buenas relaciones con Moscú durante mucho tiempo. Tan seguro está de que aqui se encuentra la estabilidad que ha expandido su imperio empresarial (que abarca desde la venta de coches hasta la producción de dulces)  hacia la UE.

AJMETOV
No es la primera vez que Poroshenko se mide con Timoshenko. Tras la Revolución Naranja de 2004 ambos aspiraban al puesto de primer ministro y ganó ella. Pero aunque esta vez la eminencia del chocolate ganará en votos, es posible que tenga que compartir de alguna manera el poder con un invitado inesperado en la política ucraniana: otro magnate, el más rico del país, llamado Rinat Ajmetov.

Considerado un apestado en Kiev por sus estrechos vínculos con el anterior presidente y con Moscú, Ajmetov parece aspirar a ser un virrey para amarrar los territorios ingobernables del este prorruso del país.

Algunos creen que Ajmetov, dueño del equipo de fútbol Shakhtar de Donetsk y con una fortuna de 11.000 millones de euros, está detrás de los incidentes callejeros que agitan el este. Si las concesiones del primer ministro a las regiones cuajan como solución política a la crisis, Ajmetov habrá conseguido una triple victoria.
Aparecerá como el hombre que hablando cara a cara con los encapuchados de Donetsk libró al país de una guerra civil. Y lo más importante: su imperio (metalúrgico, minero, bancario y mediático) estará a salvo pese a las convulsiones de un cambio de régimen que podría haberle arrastrado hasta el cubo del olvido histórico.


EL REY DEL CHOCOLATE

13 abril 2014

Secundino el bailarín

Albertina Táboas, de 53 años, y Rocío Gondar, de 21, llaman al teléfono 112 y denuncian que en la casa han entrado unos encapuchados. Dicen que ellas se han escondido en una habitación y que han oído como golpean al anciano, a Secundino. Cuando llegan a la casa, los agentes de la Guardia Civil se encuentran en la puerta, junto al garaje, el cadáver de Secundino, al que han matado a golpes en la cabeza. Las dos cuidadoras están sanas y salvas, aunque se muestran destrozadas por lo ocurrido al anciano, y aseguran que vieron a los agresores marcharse en un coche blanco.

A pesar de sus 84 años, Secundino no faltaba a su cita con el baile, por ejemplo de la Orquesta Ciclón, y con las chavalas, aunque le trajeron algunos problemas. Cuando estaba de fiesta le gustaba sacar a bailar a las rapazas, como él decía, y les aseguraba que tenía dinero y que haría testamento a favor de la “rapaza” que lo cuidara, a la que dejaría sus ahorros y su casa de tres plantas, con huerto y garaje.

Y sí, el domingo 2 de febrero, Secundino también fue a bailar al club La Luna, donde le conocían como El Abuelo. Las cámaras de seguridad muestran como sale de allí a las diez menos doce minutos de la noche, con normalidad. El local estaba a unos 12 kilómetros de su casa y fue un vecino, Francisco Lobejeira, el que lo llevó en su coche y que también fue investigado por la Guardia Civil. El hombre era totalmente inocente. 


Bien, llega el día del velatorio y el entierro de Secundino.  Muchos asesinos se delatan en los entierros (o porque no van, o porque sobreactúan, o porque se les calienta la boca, digamos). En este caso, los dos hijos de Secundino estuvieron allí (el tercero ya falleció) y les sorprendió la actitud de una de las cuidadoras de su padre, Albertina, la mayor, que ya en el velatorio se presentó asegurando a todo el mundo que era ella la mujer que lo había cuidado y que la casa del muerto era para ella, además de todos sus ahorros, porque el anciano había hecho unos días antes, testamento a su favor. La otra cuidadora, la más joven, Rocío, no apareció siquiera.

Secundino era un pícaro y ya lo había hecho con otra mujer que le había cuidado una temporada. Así lo explicó uno de sus hermanos. Y así consta en la investigación del caso: el 24 de mayo de 2010, el anciano hizo testamento a favor de la mujer que entonces lo cuidaba. Y en agosto de ese año, y sin decirle nada a su cuidadora, fue en secreto al notario y volvió a cambiar el testamento a favor de sus hijos y nietos. Pero lo cierto es que en este caso sí hizo testamento a favor de Albertina, y estaba en vigor. Secundino no tuvo tiempo para echarse atrás esta vez.

Los agentes de la Guardia Civil de Pontevedra comprobaron que el 28 de enero había ido a un notario para hacer testamento y había dejado gran parte de su fortuna a Albertina, su cuidadora. Y cinco días después de ese testamento, el hombre fue asesinado en la puerta de su casa. La familia, claro, sospechó de Albertina, su cuidadora, la misma que denunció ese misterioso robo. Y no, a Albertina no la conoció bailando. En 2010, Secundino tuvo un accidente con su moto, con la que repartía lotería por la comarca, y acabó ingresado en el Sanatorio Domínguez. Allí se encontró con Albertina, que estaba enferma de esclerosis.

SANXENSO- PONTEVEDRA
Todo indica que Secundino le hizo la oferta clásica de “me cuidas y te dejo el testamento” y la mujer aceptó. Pero había dos cuidadoras con Secundino cuando lo mataron.

La otra, Rocío ¿de dónde salió, cómo llegó hasta esa casa?  Rocío es muy atractiva, tiene ojos claros, y no dejaría indiferente a Secundino, que la aceptó de buen grado, apenas una semana antes de que lo mataran en calidad de "limpiadora". Y la Guardia Civil investigó también a Rocío, que recuerden, también estaba en casa del anciano cuando llamaron para decir que habían entrado a robar y le habían matado. ¿El robo fue un invento o tenían cómplices? El robo fue un invento. De hecho, cometen una torpeza. Tienen que inventar algo que se hubieran llevado los ladrones y deciden decir a la Guardia Civil que se fueron con la termomix. Pero los agentes registran la casa, el garaje… todo, y encuentran allí ocultos en una planta que ya no se usaba, solo como trastero, un montón de ropa, y debajo de ella, en la leñera, la famosa termomix y una olla manchada de sangre, el arma o una de las armas del crimen.

Secundino tuvo una muerte horrible. Ya hemos dicho aquí que no es fácil matar a una persona, mucho menos a golpes. La Guardia Civil siguió los pasos de las dos sospechosas el día del crimen y los días posteriores.
En cuanto a Rocío, más joven,  Y se centran en esta mujer con menos luces para tratar. Y funcionó. La Guardia Civil comprueba que es cierto, que tiene billete de ida a República Dominicana y decide detenerla. Y su táctica funciona, porque Rocío confiesa el asesinato del jubilado. Y con todo detalle. Además, con la credibilidad que le da decir que fue ella quien lo mató, eso sí siguiendo instrucciones de Albertina.

Vamos a leer un resumen de la confesión de esta joven gallega: “Albertina y yo nos habíamos puesto el pijama cuando llegó Secundino, pasadas las diez. Le dimos leche con un bizcocho en la cocina y le propusimos salir a tomar chocolate al bar El Ancla. El contestó, si la rapaza quiere tomar algo, pues vamos”.
Antes de salir, la joven asegura que Albertina, la cuidadora más veterana, le dijo que cogiera una sartén o una olla de la cocina, que se pusiera unos guantes y que la tapara. Así lo hizo Rocío, que la metió debajo de un fulard blanco y negro. El anciano salía de casa tranquilo y confiado con sus dos cuidadoras, Albertina hacía gestos a Rocío para que le diera en la cabeza con la olla, lo que hizo a la altura del garaje. El hombre cayó al suelo de rodillas, gritando y protegiéndose. Esta asesina, le golpeó también con el propio bastón del anciano, y con una piedra. Secundino seguía vivo y se daba cuenta de lo ocurrido. Le dieron fuerte, porque rompieron el mango de la olla y hasta su bastón.  Al final, le metieron papel en la boca y le estrangularon con su corbata, la que usaba para ir muy pinturero a bailar a La Luna.

Luego, llamaron a Emergencias y se inventaron la historia del robo. La autopsia ha avalado toda esta confesión de Rocío, el hombre recibió decenas de golpes pero dados por una persona sin demasiada fuerza.

(Información de Faro de Vigo)


09 abril 2014

Jabón alemán

Rudolf Spanner
Corría por entonces el año 1943 en una Alemania inmersa hasta la ingle en la Segunda Guerra Mundial y abrumada por la ingente cantidad de prisioneros que copaban los campos de concentración. Siempre es posible generar más maldad de la ya existente y, en ese contexto de muerte sin razón, alguien tuvo una idea: ¿Por qué no usar los restos de los cadáveres en provecho de Hitler?  Increíble pero cierto.



Cuenta el periodista Villatoro que, así pues, se generó una gran industria en torno a los cadáveres de los prisioneros judíos. Entre los diferentes "productos" vendidos por los líderes nacionalsocialistas de entonces se destacó, por ejemplo, el pelo humano, el cual era usado para elaborar pelucas femeninas.

La idea de fabricar jabón no brotó, curiosamente, con la llegada del nazismo, sino que fue creada por los británicos en 1917 durante los años de la Primera Guerra Mundial. Por entonces, el diario "The Times" difundió en un reportaje que los alemanes elaboraban jabón con la grasa de los prisiones ingleses tras hervirlos.
Aquella mentira causó tanto revuelo que, ocho años después, tuvo que ser desmentida por el mismo Austen Chamberlain.

Sin embargo, la desgracia quiso que, años después, esta falacia se convirtiera en realidad por obra y (des)gracia de un científico nazi llamado Rudolf Spanner, director del Instituto Anatómico de Danzig.

Todo comenzó cuando este investigador alemán solicitó al Reich que le enviara decenas de prisioneros del hospital psiquiátrico de Konradstein y del campo de concentración de Struthof-Natzweiler para que le "ayudaran" en un nuevo experimento. Dicho y hecho, pues era 1943 y Hitler andaba sobrado de reos.

Una vez en el laboratorio, el doctor ordenó asesinarlos y hervirlos para que su grasa se desprendiera del cuerpo y pudiera usarse para fabricar jabón.

"Los cadáveres llegaban en un promedio de siete y ocho por día. Todos habían sido decapitados y estaban desnudos. A veces llegaban en un carro de la Cruz Roja y otras en un camión que podía contener hasta cuatro cuerpos (…) Luego se cocían de 3 a 7 días y se recogía su grasa." 

Mediante esta repulsiva técnica, el doctor consiguió elaborar entre 10 y 100 kilos de jabón que utilizó de manera personal  y regaló a sus más allegados.

 Auswitch

08 abril 2014

Bildu destierra de Zarauz a los "españoles"

Bildu quiere desterrar de su feudo de Zarauz a los "españoles". Ahora que no cuenta con la presión de las pistolas de ETA, recurre al chantaje de subir un 150 por ciento el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a aquellos ciudadanos de Madrid, Andalucía, Cataluña... que tienen en esta localidad guipuzcoana una segunda vivienda.

"Nos quieren echar, pese a que mi familia lleva viniendo desde hace 90 años. No hemos faltado ni cuando había tiros...", se lamenta uno de los afectados por el abuso del Consistorio, que ha enviado cartas a muchos vecinos avisando de sus intenciones. Un documento que acompaña a las cartas, en la que Bildu exige su particular "impuesto revolucionario" sin pistolas, comienza con la indicación de que "según nuestro Registro, esta vivienda se encuentra vacía".

La afirmación de entrada no es cierta ya que muchos de los afectados las utilizan durante varios meses al año más allá del verano, al ser habitada por distintas ramas de la familia. Pero el Consistorio utiliza este pretexto para lanzar la advertencia: "A la vista de que algunas personas no tienen garantizado el derecho a la vivienda", esos propietario de viviendas de veraneo deberán suscribir uno de los dos planes que ha elaborado el Gobierno vasco.

Por una parte, el denominado programa "Bizigune", que consiste en suscribir con el Ejecutivo de Vitoria un contrato en virtud del cual el propietario recibiría en concepto de alquiler un máximo anual de 5.400 euros. El contrato tendría una vigencia mínima de seis años, periodo en el que los dueños no podrían pisar ni el felpudo.

El segundo programa, denominado "Alokairu Segurua Arrazoizko Prezioa", contempla que el contrato se firme entre el arrendatario y el propietario de la vivienda, a la fuerza, quiera o no quiera alquilarlo.

Los afectados consideran más que ridículas estas cuantías por viviendas que, en algunos casos, tienen varias plantas y están a pie de playa, siempre en el centro de Zarauz. Pero lo que les parece "verdaderamente escandaloso" es que "nos obliguen mediante la extorsión a ceder nuestras casas", lamenta una de las víctimas.

Así, el alcalde, Juan Luis Illarramendi, advierte que los propietarios de las "viviendas que no constituyen residencia habitual de su ocupante" harán frente a un recargo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de un 150 por ciento si no aceptan incluirse en los programas de alquiler impuestos.

"No queremos irnos Mi padre va a Zarauz desde hace 90 años y yo, desde hace 60, cuando nací", comenta uno de los afectados por la tropelía bildutarra. "No hemos faltado nunca a nuestra cita de Zarauz. Ni en los peores momentos del terrorismo de ETA, cuando había tiros casi a diario. No hemos faltado un solo verano, y tampoco otras épocas del año. A lo mejor, después de tantos años de lealtad a este pueblo, hemos estado más tiempo allí que muchos de ellos".

Vienen utilizando esa vivienda varias generaciones de la familia, tanto por parte del padre como de la madre. Sus miembros van allí en verano, Semana Santa y fines de semana. "Queremos más a Zarauz que muchos de ellos, lo llevamos en el alma y ahora nos quieren echar. Lo que tenemos allí es más que una casa, es una referencia de la familia ¿Debemos prescindir de ella, por lo menos durante seis años, o ceder y pagar?", se quejan.

"Nos quieren echar porque peyorativamente nos consideran españoles.

Se trata de un municipio costero que en gran parte vive de un turismo tradicional, fiel, por parte de ciudadanos de Cataluña, Madrid, Castilla y León, La Rioja, incluso Navarra, que poseen casa allí y acuden a menudo, no solo los meses de verano.

NOTA. También veranean, en pisos propios en Zarauz,  Arzalluz y Garaicoechea. ¿Les exigirán lo mismo que a los de Madrid o Navarra?
ZARAUZ - Guipúzcoa

07 abril 2014

Valls, premier francés

MANUEL VALLS de niño
Toda la carrera política de Manuel Valls (Barcelona, 1962), primer ministro de Francia, comenzó a fraguarse en un ambiente familiar muy dramático: destierro y posterior ostracismo artístico de su padre, Xavier Valls (Barcelona, 1923–2006); problemas económicos y la caída de su hermana Giovanna (Barcelona, 1963) en el infierno de la droga.

Xavier Valls huyó de Barcelona en cuanto pudo y, gracias a una beca, se instaló en París, en un modestísimo piso de alquiler. Lo hizo por varias razones: deseaba ser pintor figurativo y en su Barcelona natal no encontraba trabajo ni estímulos.

Valls-hijo escuchó en incontables ocasiones las historias de su progenitor en aquel lugar, donde imperaba un "guerracivilismo" ideológico atroz. Es célebre la historia del escultor Eduardo Chillida, en su juventud falangista ultra y radical, que dio una paliza a un joven catalán, amigo de Valls-padre.  Cuando Valls-padre comenzó a instalarse en la capital francesa, sus amigos y tertulias (en el Café Mabillon, entre otros) eran un buen reflejo de aquel "guerracivilismo" traumático. Entre ellos se encontraban Jaime Valle-Inclán, hijo del padre del esperpento y pintor condenado a la exclusión; y José Bergamín, católico apocalíptico.

El niño Manuel creció escuchando interminables anécdotas sobre el "no entendimiento" entre las incontables familias del destierro artístico y político.
Giovanna Valls ha contado de este modo la influencia de las convicciones religiosas en su hermano Manuel: "Íbamos a misa casi todas las semanas. Me he preguntado en muchas ocasiones si Manuel no pudo terminar en un seminario. Perdió la fe muy tarde. Se metió en el PS."

VALLS Y SU ESPOSA
Los Valls se instalaron en la periferia humilde del barrio parisino del Marais, en un piso de alquiler propiedad de la alcaldía de la ciudad. Pero terminaría convirtiéndose en escenario de la tragedia cuando la alcaldía de París decidió expulsar a los Valls. Uno de los funcionarios dijo al padre del actual primer ministro de Francia: "Si no le gusta nuestra decisión, puede volverse a España".

Tras varios años de largos, caros y dolorosos pleitos, la familia Valls pudo volver a aquel quinto piso de alquiler, sin ascensor y con una escalera mugrienta. El lugar donde creció Manuel Valls.

Sus amigos de infancia y adolescencia eran hijos de emigrantes italianos. El comentario poco amable, entre niños, de "españolito de mierda" era un llugar común en los años 60 y 70 del siglo pasado.

Ese era el "clima" familiar en el que vivió Manuel Valls hasta los 18 años. Por entonces, Valls hablaba francés mucho peor que español o catalán. Pero decidió nacionalizarse, aunque su padre había conseguido comprarse una modesta casa en Barcelona, en el barrio de Horta, con algunos ahorros y la ayuda de la familia Gargallo. Cada verano, los Valls viajaban a Barcelona en coche.

Bellver

PREMIER DE LA FRANCE

05 abril 2014

El "Pozolero"

Entre las historias de sicarios mexicanos de narcos, está la siguiente :la de de una receta muy particular.

"El Teo me traia las cadaveres. Yo ya lo habia preparado todo: barriles, agua, unos cincuenta kilos de sosa caustica. Y luego guantes de latex y mascara antigás. Preparaba los barriles con doscientos litros de agua y dos sacos de sosa caustica y los cuencos al fuego. Cuando la mezcla empezaba a hervir, desnudaba los cadaveres y los echaba dentro. El tiempo de coccion es de unas catorce o quince horas. Ocu­rre que al final del procedimiento quedan solo los dientes, pero es facil desembarazarse de ellos."

El creador de esta receta es Santiago Meza Lopez, no por casualidad apodado "el Pozolero": de pozole, un típico estofado de carne mexicano.

Desde hace tiempo el Pozolero estaba en la lista de las veinte personas mas buscadas par el FBI, y en enero de 2009 le detienen. Confiesa haber disuelto trescientos cuerpos de una banda rival. El cartel de Tijuana le pagaba 600 dolares a la semana. Quien efectuaba la entrega de los cadaveres y el pago era Teodoro Garda Simental, "el Teo", jefe de una sanguinaria banda vinculada al cartel de Tijuana.

"Pero nunca una mujer. Solo hombres", precisaba el Pozolero al final del interrogatorio.

(Lo cuenta Saviano)