Juana Marisa Isabel culturizándose

18 septiembre 2016

Rusos asediados por osos polares


Las fieras del Ártico se han tomado su pequeña venganza por los problemas que los seres humanos les estamos causando con el deshielo provocado por el cambio climático. En la lejana isla ártica de Troynoy, en el sur del mar de Kara, cinco investigadores rusos han pasado las últimas dos semanas atrapados debido a un asedio animal.
Todo empezó el pasado 31 de agosto, cuando un oso polar mató y se comió a uno de los perros que tenían. Pronto se dieron cuento de que en torno a las instalaciones había más: hasta diez osos polares adultos y cuatro cachorros que no los han dejado salir ni de día ni de noche. Moscú aconsejó al personal que se mantuviese dentro de la estación, así que los expertos tuvieron que abandonar algunos de sus trabajos de observación meteorológica en los que se requería salir al exterior.

Un barco que casualmente pasaba por la zona, el Akademik Tryoshnikov, ha podido suministrar a los científicos más perros y algunas bengalas usando un helicóptero. Los osos están protegidos, por lo que abatirlos a tiros no era una opción. Los investigadores sólo pueden depender de las bengalas para ahuyentarlos.

Con 27 kilómetros de largo, la isla Troynoy es la más grande del archipiélago Izvesty. Normalmente los osos se pueden mover de una isla a otra, pero el deshielo tan rápido los dejó 'atrapados' ahí. Al no encontrar comida, fueron hacia la base. Estos días las temperaturas están bajando y los expertos rusos calculan que en un mes o dos toda la zona quedará congelada: eso permitirá a los osos irse a otros lugares.


BASE RUSA en el ARTICO

4 comentarios:

  1. Pobres osos.Y para colmo sólo les queda la esperanza de alimentarse de carne de ruso, lo que debe de ser muy indigesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA LUISA.
      Sí, también a mí me dan más pena los osos que los ruskis esos que andan por el Artico.

      Eliminar
  2. HOmbre, los científicos estos no creo que tenga la culpa del cambio climático y al final los osos les mueve el instinto de supervivencia. Teniendo en cuenta las circunstancias, esos dos meses se les puede hacer muyyyy largos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAVICHU.
      Luisa está bromeando con su comentario y yo sigo la corriente.
      Esos dos meses que les faltan para que se hielen los caminos, tal como dices, se les va a hacer muy largo a los científicos rusos.

      Eliminar