VERANO

17 marzo 2013

La jefa Paca

Analfabeta funcional, multimillonaria, confidente de la policía, capaz de rebanarle la oreja a un hombre y jefa de un poderoso clan de narcotraficantes.

Todo eso es Francisca Cortés, conocida como La Paca, una mujer que se sienta desde hace unos días, una vez más, en el banquillo, un personaje casi único en el mundo del hampa.

En las islas Baleares, especialmente en Mallorca, todo el mundo conoce a La Paca, pero vamos a descubrir a esta mujer de vida propia de una novela, de un narcocorrido o de una película de serie negra. La Paca se llama legalmente Francisca Cortés y nació hace 57 años en Mallorca.

Es una mujer gitana que ha pasado un tercio de su vida huyendo, otro tercio delinquiendo y otro tercio encerrada en prisión, donde está ahora y donde va a permanecer varios años más. Hace cuarenta años, cuando apenas era una adolescente, La Paca tuvo su primer encontronazo con la policía. Se dedicaba entonces a los robos y a la venta de chatarra y huyó de aquellos temidos grises, la policía franquista, con un carro tirado por un caballo. Aquella joven Paca emprendió la huida campo a través y dejó atrás a tres patrullas de la policía.

Creció y mucho. La Paca fue luego una de las primeras ocupantes de Son Banya, uno de los primeros poblados chabolistas de España. Uno de esos intentos fallidos en los que las autoridades agruparon a la población gitana de Mallorca, para apartarla de los núcleos cercanos a la primera línea de playa. Son Banya se levantó en los años 70, en las inmediaciones del aeropuerto de Son Sant Joan. Es un poblado en forma de cuña, con una única entrada y una única salida, que muy pronto se convirtió en un ghetto.

Allí, La Paca y su clan comenzaron a vender chatarra, pero muy pronto la mujer se dio cuenta de que muchos de sus vecinos, que no se deslomaban con la chatarra, se compraban buenas furgonetas y buenos televisores. La Paca enviudó muy joven, cuando tenía treinta años (se había casado a los 14). La droga mató a su marido, El Nano, y a uno de sus seis hijos, pese a que cuando alguno tenía el síndrome de abstinencia, el mono, ella los ataba a la cama.

SON BANYA
El caso es que con 30 años y cinco hijos en el mundo, La Paca se puso a mandar en Son Banya, ayudada por sus hermanos. Pronto comenzaron a dominar el poblado, aunque también empezó a engordar su historial delictivo: en 1990 llegaron las primeras detenciones y las primeras condenas, pero La Paca supo buscarse buenos aliados a los dos lados de la ley. Para que el negocio funcionase como un reloj, el clan de La Paca trenzó alianzas con otros clanes de narcotráfico, especialmente de Barcelona, como los Jodorovich, que le suministraban las drogas que vendían luego en Son Banya.
Inspector José Gomez

Según la Guardia Civil, el clan de La Paca mantenía fluidas relaciones con hasta seis grupos criminales distintos para que nunca faltase mercancía en su poblado. Pero La Paca sabía que necesitaba una mayor protección, la que solo dan aquellos que portan placa o uniforme. Y es entonces cuando entra en escena un personaje fundamental para entender cómo esta gitana analfabeta se convirtió en una estrella del crimen: el inspector José Gómez, alias Pepote o el Guapo, que era el jefe de Atracos de la policía de Palma de Mallorca. La Paca se convirtió en su confidente: delataba a los atracadores a cambió de cierta inmunidad. Pero esta alianza, que durante muchos años resultó muy provechosa, supuso el principio del fin de La Paca.

Todo comenzó con un robo, un peculiar robo. Alguien habló de más y reveló el escondite en el que el clan de la Paca guardaba el dinero que ganaba con la droga. Unos desconocidos se llevaron en 2006 más de seis millones de euros del zulo que había junto a las cuadras de los caballos de carreras de un hermano de La Paca.

El suceso desencadenó una verdadera cacería para descubrir quiénes habían sido los autores del robo y, sobre todo, para dar un escarmiento ejemplar a los ladrones. Nunca se supo quiénes fueron estos audaces ladrones, pero las represalias fueron muy gruesas. Unos paraguayos denunciaron a la policía que les habían metido en una furgoneta. Allí les golpeaban y no paraban de golpearles a las órdenes de La Paca. Uno de ellos dijo que fue la propia matriarca quien le cortó la oreja con un cuter como hace Michael Madsen en una tremenda escena de la película de Tarantino Reservoir Dogs.

Los paraguayos, aterrorizados, denunciaron entonces a la policía, concretamente a José Gómez, Pepote, lo que les había ocurrido. Y el inspector, conocido como El Guapo, vio oportunidad de hacer negocio. Él y su novia, la abogada María Ángeles López, que pasó a ser la letrada de los torturados por La Paca y su brazo armado. La abogada y el policía Guapo le dijeron a La Paca que todo se podría arreglar con dinero. Que si ella pagaba, los yonquis retirarían la denuncia, se marcharían de Mallorca y nadie iría a la cárcel.

La Paca y "La Guapi"
Pero La Paca fue mucho más lista que el policía y tendió una trampa a su hasta entonces fiel inspector. Es casi el argumento de otra película. La Paca y su hija Manuela, La Guapi, una mujer muy gruesa, acudieron a la cita con Pepote en una plaza. La Guapi llevaba una grabadora escondida entre los pechos. Para la trampa, la traficante tiró de otras amistades: pidió a un guardia civil que controlara la cita y a un policía local que la grabara en vídeo. Durante la charla grabada, el inspector Pepote le pidió a la Paca hasta 150 millones de las antiguas pesetas, unos 900.000 euros.

No se sabe bien lo que se pagó. La propia abogada reconoció que en una chabola le pagaron 300.000 euros, que ella dice que fueron en concepto de indemnización para sus clientes. Después, La Paca le dio otro tanto, otros 300.000 euros, a Pepote. Cuando los agentes que investigaron ese chantaje encontraron parte de ese dinero en la caja de seguridad de un banco, hallaron en los sobres huellas de su compañero Pepote y su novia, la abogada.

La Paca se cubrió bien las espaldas. Mandó la grabadora (un pequeño aparato MP3) a Valencia, donde un familiar la mantuvo a salvo. Desde allí se la enviaron a un juez de Palma, envuelta entre algodones desmaquillantes. La grabación sirvió para detener, encarcelar y condenar al policía Pepote, a su novia, pero también a la Paca. La matriarca fue condenada a 16 años de prisión; el inspector, a nueve y la letrada, a siete.

Lo de esconder seis millones de euros donde los caballos de carreras es una más de las extravagancias del clan, que tiene una desmedida pasión por los animales. Y lo cierto es que los caballos, propiedad de un hermano de La Paca, deben ser muy buenos, porque han obtenido muchos éxitos en el hipódromo de Palma de Mallorca. Aunque a La Paca le van más los simios. La última vez que la matriarca fue detenida, su principal preocupación era quién se iba a ocupar de sus dos monos mordedores, que dormían con ella y a los que ponía pañales. Otra de las grandes aficiones del clan son las peleas de gallos, en las que las llegan a apostar 30.000 euros.

De hecho, en otra de las operaciones contra el clan, la Guardia Civil halló 600.000 euros en un paquete que estaba escondido en un sofá de la casa de La Paca. Más tarde, en la Operación Musaraña, la Policía encontró cuatro millones y medio de euros y siete kilos de joyas escondidos bajo tierra y capas de hormigón en distintas viviendas de la familia de La Paca. Las joyas estaban guardadas bajo las casetas de unos perros pitbull poco amistosos. La operación se llamó Musaraña porque los agentes tuvieron que perforar prácticamente todo el suelo de una docena de viviendas. Y eso que no buscaban ni dinero ni joyas…

La Parrala, asesinada por "Farru"
La historia es tremenda. La Paca estaba en prisión y un clan rival, el de Los Peludos, dirigido por otra matriarca, Trinidad Santiago, le reclamaba una deuda de 12.000 euros por la venta de drogas. Trinidad y su hijo, el Farru, fueron a casa de una sobrina de La Paca, Josefa Cortés, alias La Parrala, a reclamar el dinero. Allí se produjo una discusión que acabó con la muerte a tiros de la mujer. Para evitar un baño de sangre y venganza en el poblado, la policía se propuso retirar todas las armas que hubiese allí, y lo que encontraron fue el tesoro escondido de La Paca y su clan.

Las sucesivas operaciones policiales la han debilitado mucho. Un poco antes de la operación Musaraña, la Guardia Civil, bajo la dirección del juez Castro (el mismo que instruye el caso Noos o caso Urdangarín), dio un golpe definitivo al clan: se detuvo a una treintena de personas en lo que se llamó Operación Kabul. Es esa operación la que se está juzgando ahora en el mayor proceso contra el narcotráfico de la historia de Baleares.

Pero, aún encarcelada, la Paca sigue mandando. En la primera sesión del macroproceso que empezó hace unas semanas en la audiencia de Palma se produjeron varios altercados antes del comienzo del juicio. En el banquillo hay medio centenar de acusados, pertenecientes a diversas organizaciones y familias, cuyas rivalidades más de una vez se han saldado a tiros. Una mañana se montó un guirigay terrible, ante el que juez y policías trataban de poner orden hasta que La Paca se levantó y dio un grito: “Respeten la sala”.

A partir de ese momento no hubo una voz más alta que otra. Una mujer de carácter, y con una indudable capacidad de mando.
La Paca vivía en una casa revestida de mármol rosa italiano, aunque no tiene toma de agua corriente ni de luz... Cuando tenía que ir al juzgado a pagar la fianza de alguno de sus hijos o hermanos, acudía en zapatillas de felpa y siempre pagaba con billetes de 10 y 20 euros, para hacer la puñeta a los funcionarios, que tenían que pasar largas horas contando el dinero. Y alguna vez ha ido a la puerta de la prisión a recoger a sus familiares a bordo de una flamante limusina y hasta ha lanzado fuegos artificiales en la misma puerta de la cárcel.

EL ICO, el del Ferrari
Casi todos sus familiares corren la misma suerte que ella, están en prisión o están siendo juzgados en ese macroproceso. Ya hemos hablado de su hija La Guapi, la que guardó la grabadora entre sus pechos en aquella trampa al inspector corrupto. Su hermano Juan, el Loco, está situado justo por debajo de La Paca en el escalafón de la organización. Otro hermano, Isidro, el Moreno, está cumpliendo ya una condena de once años…. El único de la familia que no ha tenido problemas con la justicia es otro de los hijos de La Paca, El Chirri, que está discapacitado. La matriarca ha llorado en varios juicios cuando se refiere a él. Pero el personaje más peculiar de la familia es, sin duda, Francisco, El Ico, el hijo más conocido de La Paca.

El Ico es analfabeto, pesa más de 150 kilos y tiene una desmedida pasión por los coches. Se ha paseado por Palma de Mallorca con una Ferrari de 300.000 euros y con el Hummer que perteneció a Eto’o, el futbolista del Barcelona. En una ocasión alquiló una limusina para ver una actuación de Farruquito.

Y el Ico tiene un problema, digamos, de carácter: disparó a un camarero en un pub y embistió a un coche de la policía. En otra ocasión, entró en una comisaría enseñando un revólver y preguntando quién era el policía que le había intervenido el Ferrari…

 La Paca ha admitido alguna vez que cuando era joven robó para dar de comer a su hijos y reconoció también que pagó a Pepote, el inspector de policía, para evitar ir a la cárcel. En ese juicio incluso ofreció someterse a la máquina de la verdad. Los juicios contra La Paca siempre dejan perlas, como en el que dijo que ella se ganaba la vida “con lo que vendían sus hijos en los mercados ambulantes”.

En otra ocasión se quejó de que pagaba mucha cuota de autónomos, muchos impuestos, para regentar una especie de café que tiene en Son Banya en el que, precisamente, hay muchas cosas, pero no café.

Por Luis Rendueles y Manu Marlasca


NOTA DEL BLOG : La Operación KABUL se ha realizado a primeros de este mes con la participaron de unos 200 agentes, 75 de los cuales procedentes de la Península, quienes realizaron un total de 36 registros domiciliarios. A lo largo del intenso operativo se incautaron de unos 600.000 euros en metálico, además de 30 caballos, unos 500 gallos que se preveía usar en peleas, una importante cantidad de joyas, documentos y siete coches de gama alta, así como una pistola y dos escopetas. También se encontraron animales exóticos, como loros y monos, y una plantación de marihuana. Hay 55 procesados.




13 comentarios:

  1. Aquí es la "Gorda" la que maneja el cotarro, de estas hay muchas, pero tan a lo grande como estas pocas. Es curioso los gitanos con lo machistas que son y siempre son sus mujeres las que manejan el cotarro mientras ellos se pegan la gran vida y solo van al talego a chupar chopano por los ajustes de cuentas. "Y esque mireusté en er estarivel ses'tá pero que mu malicamente mireusté" jajja. Endebe como san ponio estos gitaniiicos con la endrogas...!!!
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RON ROBERT
      Aquí, en este tema hispano, no hay CIA que valga porque se los meriendan en el chabolo de uno de esos poblados. Y sí, es curioso que al igual que en el mundo payo ( digo igual porque el que diga lo contrario es un hipócrita) mandan y ordenan las GORDAS de turno.

      Ellos están para cumplir las órdenes de "ajustes de cuentas", de ejecutores, y por eso van al ESTARIVEL derechos.

      A mí lo que más gracia me hace es el hijo ese de la Paca que se pasea por Mallorca en un Ferrari. Tiene que dejar con los ojos a cuadros a los turistos alemanes, tan cuadrados ellos.

      Eliminar
  2. Es nuestra versión cañí de las mafias rusas, italianas, etc, etc. Vivir rodeado de marmol rosa, pero sin luz, ¿qué se puede decir?.

    Son carnaza de carcel, que cuestan millones a los españoles , a nosotros, a costas de policia, jueces, carceles... me da igual sean gitanos o payos, los considero la habitual escoria. Escoria que si desapareciera haría del mundo algo mejor. Son un insulto a la gente humilde, a la gente pobre, son horteras, asesinos, salvajes. Son basura incapaces de trabajar 8 horas diarias aunque les dieran un buen sueldo, y peor, son ejemplo de no pocos jovenes que acabaran con estos, carnaza de carcel.

    Si fuera por mi los tenía de por vida en la carcel, dejandoles comer unicamente lo que plantaran en una huerta y trabajando para pagar lo que nos cuestan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      JODÓ cómo te gustan los gitanos.
      La verdad es que no hay nada que decir a lo que comentas porque es así. La escoria del país y cara.
      En otro tiempo se dedicaban al "comercio" de caballos y burros por ferias clásicas y a la trashumancia con sus carromatos con peligro de las gallinas de corrales que encontraran a su paso. Pero ahora se han organizado en lo más degradante : la droga.

      Con razón no pueden verlos ni en fotografía en Rumanía que es en donde más los hay.

      Eliminar
  3. tremebunda historia, tella, (ayer pusieron en Intereconomía Zalacaín y salía tu honroso nombre), esta Paca es la Reina del Sur, del sur de Orcasitas, vamos. Reverte la debe un libro.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSE ANTONIO
      Es, como dice Señor Ogro, "nuestra versión cañí de las mafias rusas". Sería un estupendo libro si P. Reverte hiciera una novela con la historia de esta familia gitana.

      Me satisface que vieras la peli ZALACAIN El Aventurero, de Don Pío Baroja y en el que retrata el mundo de las guerras carlistas vascas. Sí, Tellagorri es el personaje pícaro de esa novela que hace de maestro en el arte de vivir del protagonista Zalacain. A mí me encantaba de joven las descripciones que Baroja hace del tal Tellagorri.

      Eliminar
  4. Jolín con la Paca, con tanto dinero ya se podría haber hecho una liposucción...

    Debería -cuando salga del trullo- probar suerte en Cataluña, allí son muy comprensivos e igual le dan una Consellería, entre afines estarían dabuti :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Muy buena la idea propuesta para la PACA.
      Entre lo que ésta y sus mutikos hacen y los catalufos programan y hacen, no existe la más mínima diferencia. Incluso tienen gustos similares de rodearse de mármoles rosas italianos.

      A todo esto, FELIZ DÍA PATRONAL y que disfrutes, como ya sé que lo haces aunque disimules, con las tracas y demás artillería al uso en Levante.

      Eliminar
  5. Te felicito Tella, por fin hemos vissto lo racista y supremacista que es este blog, pues todos sabemos que los gitanos no tienen nada que ver con el mundo de la droga. Felicitar tambien lo bien calculado que está el relato para que una persona dulce, pura e inocente aparezca ante nuestros ojos como lo que no es pero quieren hacernos ver.

    Y como ejemplo de la mentira gorda del post decir que, viendo la foto, es evidente que lo de La Guapi no puede ser, es super Guapi.

    addenda - me suena la foto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Creo que has acertado : soy un razista completo pero con la atenuante de que es por contagio y no diré de quién.
      Lo de la falsedad de los hechos atribuídos a la probe PACA debemos de atribuirselo a ese ropón de Castro que la ha empapelado varias veces y sin motivo alguno.

      Ya te gustaría a tí tener amistad y derecho a roce con la supervedete de LA GUAPI. Pero el más singular de todos es el ICO y sus entrada, pistola en mano, en una comisaria a amenazar a quien se ha llevado con la grua su Ferrari. Ya ves, tú buscando pelis de Tarantino y aquí al lado, en Mallorca, las tienes mucho mejores en reality.

      ADDENDA: Me acaban de entregar el libro encargado por mí de "EL INFORME MULLER", y lo voy a degustar despacio y con paladeo.

      Eliminar
    2. Espero que no te hagas mucho lio con tanto nazi...

      Eliminar
  6. Pero ¿no están los gitanos en la lista oficial de "prohibido hablar mal de ninguno de estos"?.
    Te la vas a cargar. En el otro; Cuba, aquí esto.
    (Será que tienes celos de Toni Cantó, juasjuas)


    :-) Saludos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ANSIADELIBERTAD
      Ya ves, soy un razista FACHA hablando de gitanos y de paraisos cubanos. Todo lo que los sociatas prohibieron y además hablando mal de una mujer, la gitana.

      Me la voy a cargar como se den cuenta las feminazis.

      Eliminar