VERANO

11 febrero 2013

El antecesor crápula

Crápula se define como "Hombre que lleva una vida de vicio y libertinaje", viene del francais crapule que viene a significar :"disoluto, libertino, noctámbulo".

El exilio de Alfonso XIII no fue tan penoso como nos habían contado. En 1931, el Monarca salió de España con el equivalente a 48 millones de euros. Los gastó en safaris, casas... y 10 años después sólo le quedaban 18.
José María Zavala desmonta el tópico del Rey viviendo de la caridad de los monárquicos. Los camareros del Hotel París en Montecarlo ya estaban acostumbrados y apenas prestaban atención al hombre levemente ebrio acodado en la barra del bar. Su presencia en el hotel monegasco es habitual. Tanto que el barman había  bautizado con su nombre (Alfonso XIII) un combinado de ginebra, dubonet y angostura.

El antaño Rey de España podría narrar muchas historias, sin embargo, prefiere jactarse de haber quemado cerca de 200 fotografías de contenido erótico antes de salir del Palacio Real rumbo al exilio. La misma frivolidad que caracterizó su reinado.

El 14 de abril de 2013 se cumplirán 83 años desde que Alfonso XIII partiese rumbo al exilio. En esos casi 10 años de exilio se forjó la leyenda de un Rey si no mendigo, sí forzado a la austeridad, y que pudo sobrevivir a su deposición gracias a los afectos (económicos) que le profesó su camarilla de acólitos monárquicos.
Pero, ¿fue Alfonso XIII tan pobre como para no poder vivir sin el apoyo económico de sus fieles?

José María Zavala desmonta esta tesis que no sólo ha servido para ensalzar a un Rey que fue nefasto para España, sino también para justificar los excesos del actual Monarca, su nieto. Como repetían los popes juancarlistas: "Es necesario que el Rey tenga un capital... por lo que pueda pasar en España".

Ese mito de rey menesteroso y necesitado es falso, dado que éste dispuso del equivalente a 48 millones de euros actuales depositados en bancos de París y Londres. Una cifra no demasiado elevada si se compara con los bienes de otros monarcas europeos, como Leopoldo de Bélgica, pero que sí que se puede calificar de considerable.

Durante la década que duró el exilio, la fortuna del Monarca (48 millones de euros u ocho mil millones de pesetas actuales) se redujo a la tercera parte, el equivalente a 18,5 millones de euros. Según el cuaderno particional de Alfonso XIII, 7,5 de los 18,5 millones se adjudicaron a Don Juan de Borbón, el padre del Rey Juan Carlos. El resto se repartiría entre sus tres hijos restantes.

La cifra indicaría que Alfonso XIII gastó en el exilio el equivalente a tres millones de euros anuales hasta su muerte. ¿Una cifra escandalosa?

Durante el exilio, Don Alfonso de Borbón y su familia disfrutaron de hasta 11 residencias diferentes, estancias en hoteles de lujo, temporadas en Suiza, safaris en Sudán, coches, gastos de personal, las pomposas bodas de su prole... Por no hablar de sus aventuras en la Costa Azul, donde el Rey y otros compinches de correrías, como el actor Douglas Fairbanks, compartieron veladas de casino y otros placeres mundanos.
¿Con qué dinero? El patrimonio privado de Alfonso XIII se fraguó desde su nacimiento. En los primeros 16 años recibió del Estado una asignación anual de 500.000 pesetas, que sumada a la herencia de su padre Alfonso XII (1.300.000 pesetas, equivalentes a 4,4 millones de euros actuales), hizo que la cuenta personal del monarca arrojase un saldo de nueve millones de pesetas (35,46 millones de euros de hoy).

En los años sucesivos, hasta 1931, Alfonso XIII, se mostró como un hábil hombre de negocios, ya que logró triplicar esta cifra. Habría que añadir la fortuna de la Reina Victoria Eugenia y la dotación a los príncipes e infantes de España, por lo que la suma total administrada por Alfonso XIII sería de 69 millones de pesetas (144 millones de euros de hoy).

Además, compró dos caseríos en Ollo y Amasorraín (Hernani) y una finca destinada a la cría de caballos. En 1931, el patrimonio superaba los 44 millones de pesetas (92,14 millones de euros actuales), según el desglose de sus cuentas, cuando se confiscaron sus bienes por enriquecimiento ilícito. Como diría Valle Inclán: "Los españoles han echado al último de los borbones, no por Rey sino por ladrón".

¿Afirmación o exabrupto? Según un informe elevado al Tribunal Supremo el 6 de diciembre de 1933 por Mariano Luján, titular del juzgado número 10 de Madrid, se inició un proceso en el que se acusaba a, entre otros, el Rey y a su fiel Jacobo Stuart, duque de Alba de "lucrarse con apuestas cruzadas en las carreras de galgos" así como de un delito de estafa y malversación.

En 1929 se creó el Club Deportivo Galguero español, una sociedad sin ánimo de lucro para fomentar el galgo español, por lo que el general Emilio Mola le otorgó la explotación exclusiva de las carreras de galgos y las apuestas mutuas. En realidad, el club deportivo derivaba los beneficios a la sociedad Liebre Mecánica y Stadium Metropolitano (en cuyo accionariado constaba el monarca representado por Carlos Mendoza).

Desde 1930 hasta la prohibición de las carreras apenas un año después, la camarilla encabezada por el marqués de Villabrágima, que había importado de Inglaterra los galgos más veloces, obtuvo un beneficio equivalente a 6,18 millones de euros y vendieron la sociedad al promotor Enrique Zimmermann, que pagó 12 millones de euros de hoy por el subarriendo del negocio.

La querella, que incluía a Jacobo Stuart y a Alfonso XIII, se admitió a trámite pero tras la victoria de Franco se diluyó.
Tras la muerte del dictador, el Conde de Barcelona vendió los Palacios de Miramar (San Sebastián), La Magdalena (Santander), Pedralbes (Barcelona), un inmueble en Madrid (Gran Vía 47), cotos en Ávila o la Isla de Cortegada en la Ría de Arousa (Pontevedra), propiedades que formaron parte de los bienes oficiales de Alfonso XIII que el régimen de Franco respetó, frente a los bienes que se consideraron Patrimonio Nacional.

Las ventas sumaron 300 millones de pesetas que Don Juan repartió entre sus hermanos. El resto de los hijos de Alfonso XIII (don Jaime, doña Beatriz y doña Cristina) recibieron el equivalente a 2,15 millones.

Del mismo modo, Don Juan sumó a su parte la venta de Villa Giralda (240 millones de escudos) y la Casa de Puerta de Hierro (2,6 millones), que a su muerte se repartirían sus hijos.  El patrimonio alfonsino era como un gato bien alimentado al que sólo había que acariciar el lomo: el Rey estaba presente en los accionariados de Hispano-Suiza, Metro o Trasmediterránea, lo que demuestra que, al contrario de lo que entonces afirmó la "demagogia del momento", no colocó su fortuna en el extranjero, ni evadió capitales.

Sin embargo, como concluye  Zabala, no se ha contado con lo que su abuelo legó a su descendencia ilegítima. María Teresa y Leandro, los bastardos nacidos de sus amoríos con la actriz Carmen Ruiz Moragas, recibieron un millón de pesetas de 1931 en una cuenta de Suiza. Sin embargo, la rama Ruiz Moragas no fue la primera bastardía del Monarca, sino la tercera. En 1915 nació Roger de Vilmorín, hijo natural del Rey y Melanie de Dortán. Poco después, el rijoso Soberano se entregó a los brazos de Beatrice Noon, una escocesa que dio clases de piano a sus hijos. En 1916 nació una niña que, dado que el Rey conservaba el ducado de Milán, fue bautizada Juana Alfonsa Milán.

El primer hijo natural del Monarca fue admitido como propio por el marido de Melianie Dortán, Philippe de Vilmorín, un acaudalado francés que entre otras muchas propiedades era dueño del impresionante Castillo de Verrières. El Monarca lo trató hasta la muerte de su madre en 1937, pero nunca trató de asegurarle un futuro económico ya que Valmorín, el padre postizo, era uno de los hombres más ricos de Francia. Juana Alfonsa Milán no tuvo la misma suerte que su hermanastro.



12 comentarios:

  1. Bueno, es de dominio público que los Borbones vinieron a hacer de España su cortijete por lo qeu pudiera pasar en Francia, que pasó. Ahora habría que ver si sómos capaces de ponernos por encima de los franceses y echarles de nuevo, pero ésta vez para que no regresen nunca más. Y te lo dice uno que ha servido cómo guardia real.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Yo creo que vinieron por codicia, ya que Luis XIV siendo el más poderoso de Europa en su momento, envidiaba el imperio colonial español y quería controlarlo. Sólo que luego los guillotinaron, merecidamente, y siguen sin escarmentar a pesar de haber sido expulsados dos veces ya.

      Aquí y ahora no está el ambiente para revoluciones porque los programas basura de la tele tienen demasiado atados los habitantes semi-analfabetos de este país. El país, por cierto, más odiador de libros y de letra impresa de Europa.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Que broza de personal oigan, que tipos. ¿Tan dificil es tener algun gobernante medio decente en este pais?

    Aznar yo creo que era medio decente (con todos los peros que se quieran), y vino el 11m a ECHAR AL PP. ¿Este pais no tiene memoria? ¿no espabilamos?. Yo empiezo a creer en conjuras externas para evitar España tenga un buen gobierno.

    Estos borbones, amen de picha brava, parece tienen el bosillo hondo, y son mas malos que la sifilis y la gonorrea juntas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Debe de ser cuasi-imposible que haya representantes estatales y políticos PRESENTABLES. Por los antecedentes y por lo actual. Tal cual lo comentas.

      En una viñeta de Mingote decía que "tras meditarlo mucho haabía llegado a la consclusión de que todo esto nos pasa por ser un país de TONTOS. Y creo que llevaba razón.

      Eliminar
  3. vamos, Tella, que hasta no reinando con el mazo van dando... y pa la saca llevando.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      Muy aplicable a los Borbones esa frase tuya.

      Saludos

      Eliminar
  4. Porque los partidos políticos están llenos (en cantidades similares) de inútiles y porquería, pero a pesar de todo lo único que salva a la monarquía es la posibilidad de un ZP en la Jefatura de Gobierno y un Rubalcaba en la Jefatura del Estado, casi que mejor les pago yo las putas a los borbones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Es que la sola posibilidad de que pudiera ocurrir lo que dices es lo que hace que la plebe hispana trague tanto y tanto de los Borbones.

      Y como bien dices, mejor financiarles las putas a pensar en un Rubal o Pepiño en su puesto.

      Eliminar
  5. Juas... Y eso que se le presumía pobre... Telita marinera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON GEORGE
      Tienen, todos los Borbones ( porque peores eran los anteriores desde Isabel II a Carlos IV) mucha tela marinera y mucho bolsillo de enjuagues los miembros de esa familia.

      Nos hacían creer en tiempos de Franquito que vivía de la limosna de dos o tres duques. Tanto el Alfonso XIII como el Don Juan.

      Lo curioso es que esos palacios de San Sebastián y Santander y Galicia les REGALARON los ayuntamientos respectivos a la reina María Cristina, y el Conde de Barcelona se los VENDIÓ a los mismos ayuntamientos.

      Eliminar
  6. De casta le viene al galgo, Javier.
    Hoy en día ya nadie puede discutir que muerto Franco, el Borbón y los cuatro figuras de siempre lo hicieron muy bien montando el tinglado este que les aseguraba un futuro esplendoroso a muy bajo coste... España, tan sólo... pero, ¿qué es eso para tantos? Nada, un concepto discutido y discutible.
    Así llevan más de treinta años, disfrutando, mientras el ciudadano sigue preguntándose qué hizo mal y cómo puede solventar el entuerto. No será fácil, y no debería serlo pues, cuanto más fuerte sea el tropezón, más posibilidades tendremos de aprender la lección.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Sí, sin duda. Los Borbones, tras Felipe V y Carlos III es la peor plaga decorativa que nos ha caído encima. Los partidarios de una monarquía lo son para no soportar a peores personajillos en la Jefatura del Estado, tipo Pepiño o Rubal o algún vejestorio jubilado del Pepé.

      Tal como comentas, éste actual tuvo excelentes maestros para montarselo a lo señorito del XIX o Gran Duque del Zar.

      No nos vendría mal un buen susto, aunque la población, como dices, no tenga ninguna culpa de la existencia de este Sistema. Por otra parte se ha inculcado a la población que el modelo de "república" es siempre el comunista del 36, y nadie quiere pensar que también Francia o Usa son repúblicas y poco o nada pintan los comunistas.

      Eliminar