VERANO

12 febrero 2013

Tranvia fantasma

Se levantó toda la ciudad de Jaén para instalar raíles. Se formó a maquinistas. Decían que pagaría la UE pero fue la Junta la que asumió la factura.
El tranvía está enterrado en una cochera. Otro despilfarro.

De poco han servido los 103 millones invertidos por la Junta de Andalucía en el proyecto. Hoy, la única huella del dispendio son unas vías de 4,3 kilómetros que parten Jaén de norte a sur, como una cicatriz de hierro. Es la metáfora perfecta de la España del ladrillazo: un tren carísimo que no va a ninguna parte.

La empresa Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC), que iba a hacerse cargo del marrón, se retiró del proyecto. A cambio de explotar el servicio, exigía una subvención municipal. Según sus cálculos, ponerlo en marcha costaría cinco millones al año, mientras que la venta de billetes apenas recaudaría un millón.

"Es un gasto totalmente inasumible", afirma el alcalde, José Enrique Fernández de Moya, del Partido Popular, en el cargo desde 2011. Tras heredar del PSOE la alcaldía (y el ruinoso tranvía), el regidor se encuentra ante un dilema de imposible solución. Poner en marcha el servicio le costaría una fortuna. Pero tampoco le sale gratis dejarlo arrumbado en las cocheras. Sólo el leasing de los vagones cuesta 1,7 millones de euros al año. Una auténtica ruina: si anda, pierde dinero; si no anda, pierde también.

¿Qué hacer con este regalo envenenado?  Es cierto que el tranvía fue un empeño personal de la anterior regidora, la socialista Carmen Peñalver, quien lo definía como «su gran sueño» (la misma palabra que usa el maquinista Prieto). Tal era su obstinación que sus enemigos en Jaén lo bautizaron el tren de la bruja.

La historia del tranvía arranca en 2007. Era la España del apogeo del ladrillo. Había cash para aeropuertos sin aviones. Para museos sin visitantes. Para que cada ciudad presumiera de un puente de Calatrava. Y, también, para inflar la enésima burbuja: la de tranvías de dudosa rentabilidad como el de Jaén. El tranvía fue la promesa estrella de Zarrías y Peñalver para conquistar la alcaldía, tras 12 años en manos populares. Era, decían, una apuesta por un transporte rápido, ecológico, vanguardista... El estudio de viabilidad calculaba unos tres millones de viajeros anuales. Una cifra hinchadísima, según se sabría después.

Un gigantesco costurón, con 10 paradas, se abrió paso entre los edificios de Jaén. Las vías unían el casco viejo con la zona de desarrollo, al norte de la ciudad. Son apenas 4,3 kilómetros, un trayecto fácil de completar en autobús, en bicicleta o, incluso, a pie. Las polémicas empezaron desde el trazado del tranvía.

En una ciudad de 116.000 vecinos, el 60% vivía a más de un kilómetro de una parada. El PP recuperó la alcaldía con un programa que incluía un rechazo frontal al superproyecto socialista. Tanto que, en plena campaña, el alcalde proclamó: "Jamás me montaré en el tranvía".

Gonzalo Suarez


15 comentarios:

  1. El que tuvo la idea, sus jefes, los promotores y demás intervinientes, tendrían que estar en chirona por estafadores.
    Lo de los tranvías en España es representativo de cómo se administran los fondos públicos. Primero se dedicaron a eliminarlos de todas las ciudades para, años después, volver a colocarlos por caprichos de los mandantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BUANA
      Es como usted lo explica y merecen todos esos alcaldes pasar unos años entre rejas por majaderos y tahures.

      Eliminar
  2. Fue un marrón de padre y muy señor mío. Entrar a Jaén desde la autovía norte era un infierno e intentar cruzarlo de este a oeste infierno y medio... para nada. Gran gestión la de los sucialistas que dejaron Jaén empantanado, sin arreglar los verdaderos problemas de los barrios y perdiendo toda opción plausible de volver a ganar a corto plazo unas elecciones en la capital del Santo Reino. Toda la vida saliendo el PP y para una vez que gana el PSOE la cagan a manos llenas.

    No sabia que seguias activo con éste blog que he añadido a De todo un blog. Bueno es saberlo.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Veo que ya has estado in situ en el lugar del crimen y conoces bien el asunto. Son unos enfermos memtales todos esos gestores que destruyen ciudades con gasto como si fueran petroleros.

      Gracias por añadirme a tu nuevo blog. Le inserto algún post de vez en cuando para que no se mustie porque sigue teniendo mucho lector especialmente americano.

      Eliminar
    2. Lo peor es que la entrada desde el Norte antes parecía que estaba bastante bien, no había semáforos y se permitía circular a cierta velocidad sin hacer paradas. Ahora no es así, está lleno de rotondas innecesarias que entorpecen la circulación.

      Eliminar
  3. Se le pegaría la chalaura de Tomás Gómez, que hasta invitó a unos japos a la inauguración del de Parla.

    Pero bueno, como los partidos no tienen responsabilidad civil subsidiaria y como aquí nadie dió, cuando hacía derecho, aquello de malversación de fondos públicos, pues no pasará nada. Bueno sí, que lo pagaremos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      La tontería es tan contagiosa que el más bobo de Parla los ha contagiado hasta en Jaen.

      No, estos cuando estudian, raras veces, y si es Derecho, se saltan toda la asignatura de Derecho Penal para no tener que pensar en ello. Y los ropones también deben de hacer lo mismo por lo que se ve.

      Eliminar
  4. Con lo que nos gusta a nosotros los tranvías e Javier, que mangutas sin estilo que son estos. Con el paro que tiene Jaen, no tiene escrúpulos estos señoritos calaveras de los suciatas.
    Un Saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Sí, a los dos nos encantan los tranvias pero de los que te llevan a alguna parte.
      Eso de poner las paradas en donde no vive nadie demuestra la capacidad de raciocinio de los políticos y sus técnicos.

      Han hecho lo mismo que con los aeropuertos fantasmas de Huesca, Teruel, Castellón, Ciudad Real, etc. etc. que siguen esperando aa que algún viajero se acerque a ellos y mientras los viones pasan por encima.

      Eliminar
  5. Menuda perra han cogido algunos con medio de transporte tan anticuado y poco práctico, ha debido ser rentabilísimo para alguien eso sí...pero para los paganini no.

    Me viene a la mente también algún caso de chapuza ibérica en estado puro como hacer túneles por donde no cabían los trenes, anchos de vía inútiles y cosas parecidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas obras millonarias enriquecen, aún más, a los que las deciden y realizan con dinero público, DOÑA MARIBELUCA. No importa si sirven para algo.

      No había oído lo de tuneles salvo el que dirigió la MALENI para no sé qué paso del Ave en Andalucia, pero ahí están una docena de AEROPUERTOS cerrados y sin estrenar, así como todo tipo de construcciones para MUSEOS nunca abiertos. También sabemos de montones de DESALINIZADORAS que construyeron los sociatas y que dan menos agua dulce que el grifo pequeño de una fregadera de tu casa, y de miles de VENTILADORES gigantescos en los montes y que deben de producir menos electricidad que seis pilas Duracelli de linterna.

      Eliminar
  6. Un dato: en los costes de funcionamiento habría que separar que costes corresponden al funcionamiento habitual (manteniento, electricidad, limpieza...) y cuales corresponde a amortizaciones (especialmente las obras). Es un dato que difícilmente nos van a mostrar a los ciudadanos, puesto que como indicas al final, el alcalde nuevo ya iba con un claro sesgo anti-tranvía.

    ¿Que coste tendría no usar lo que ya está construido? Es muy posible que no sea 0 por lo que dije. Habría que compararlo con el coste que nos dicen.

    Este tranvía es un despilfarro, pero una vez construido, no usarlo sería aún más despilfarro.

    Un saludo desde Valladolid, aquí estuvieron a punto de tirar el dinero soterrando el tren, una obra que es peor que el tranvía, porque ni siquiera aporta una funcionalidad, sino que cambia de sitio algo que ya existe (y lo empeora, porque el soterramiento no permitiría la circulación de trenes regionales). Tuvimos suerte de que la crisis cortase este proyecto.

    ResponderEliminar
  7. Un dato: en los costes de funcionamiento habría que separar que costes corresponden al funcionamiento habitual (manteniento, electricidad, limpieza...) y cuales corresponde a amortizaciones (especialmente las obras). Es un dato que difícilmente nos van a mostrar a los ciudadanos, puesto que como indicas al final, el alcalde nuevo ya iba con un claro sesgo anti-tranvía.

    ¿Que coste tendría no usar lo que ya está construido? Es muy posible que no sea 0 por lo que dije. Habría que compararlo con el coste que nos dicen.

    Este tranvía es un despilfarro, pero una vez construido, no usarlo sería aún más despilfarro.

    Un saludo desde Valladolid, aquí estuvieron a punto de tirar el dinero soterrando el tren, una obra que es peor que el tranvía, porque ni siquiera aporta una funcionalidad, sino que cambia de sitio algo que ya existe (y lo empeora, porque el soterramiento no permitiría la circulación de trenes regionales). Tuvimos suerte de que la crisis cortase este proyecto.

    ResponderEliminar
  8. El tranvía es un medio rápido, ecológico y eficaz, pero siempre y como en todos los transportes cuando su adecuación sea la lógica a su entorno, y una ciudad de apenas 100000h , con una red urbana de autobuses y tampoco exagerada tiene mas que suficiente.
    Decir que es un sistema antiguo es hablar sin conocimiento, en Alemania hay mas de 60 redes y alguna como la de Berlín con una longitud 40 veces mayor a la Jienense.
    El problema es que estamos creando una infraestructuras, en la que no se piensa ni para cuando, ni para cuantos, ni cuando ni con que, ni para que ( buenos eso si, para obtener votos) y así nos va.

    ResponderEliminar
  9. Decir que el tranvía es anticuado es no tener ni idea de lo que se habla, al igual que pretender poner un tranvía en una ciudad de apenas 100000 h, es el mismo desconocimiento, Alemania país que nadie puede discutir tecnológicamente mantiene mas de 60 redes en servició, alguna de ellas como la de Berlín con mas de 280 km , es decir mas o menos 40 veces la de Jaén.
    El problema no es el tranvía, es el saber utilizar el que , el cuando y el como, y esto aplicado a las infraestructuras de este país es pura utopía, 100000 h, no dan para mas que una red de autobuses y no exageradamente grande.

    ResponderEliminar