VERANO

17 diciembre 2012

¿Abraham? ¿Sansón? ¿Dalila?

Me lo comentó el otro día una profesora que trabaja en un colegio laico, mixto, de excelente nivel y prestigio. Con vitola culta y liberal. De los veintitantos niños de ocho a nueve años que tiene en su clase, sólo dos cursan Religión como asignatura optativa. Y en el resto del cole, más menos.

Casi todos los padres eligen para sus hijos algo llamado Alternativa. Eso me picó la curiosidad. Lo mismo me da para insultar a alguien el próximo domingo, me dije. Que en los últimos artículos me he amariconado mucho. Así que esta semana hice algunas preguntas y obtuve, como veía venir, apasionantes respuestas. Y conclusiones.

La principal, básicamente, es que lo mismo con el Pepé, con el Pesoe o con la madre que nos parió, esto va a seguir siendo una puñetera bazofia para analfabetos. Porque seamos justos. Ni siquiera podemos echar la culpa a los planes infames de educación que unos y otros nos llevan asestando desde hace tiempo. Los primeros responsables, los culpables son los mismos papis. O sea. No sé si me explico. Somos nosotros.

Imagino que a estas alturas de la página y sus titulares algún simple habrá pensado: vaya carca, el amigo Reverte, pidiendo el catecismo para los niños. Pero no estoy hablando de eso. Cuando lamento que los padres elijan para sus niños Alternativa en lugar de Religión, no añoro doctrina cristiana ni encaje de bolillos teológico. A mi juicio, la asignatura de Religión debería ser un espacio donde a un niño se le dotara de los mecanismos culturales adecuados para comprender el peso y papel de las religiones en el mundo: Islam, budismo, etcétera. Lo que se trajina. Lo que hay. Y también, naturalmente, el Cristianismo y el peso indudable que la Iglesia Católica, para bien y para mal, ha tenido en veinte siglos de civilización y cultura europea.

En las bases de lo que algunos aún llamamos Occidente. Lo mismo que la cultura clásica, el Renacimiento o la Ilustración: somos Homero, Platón y la Enciclopedia tanto como los Evangelios y la Biblia. A ver de qué manera van a poder interpretar las claves de esa cultura europea, disfrutarla y aprovecharla, chicos a los que se limita la posibilidad de conocer sus raíces elementales. Su sedimento de siglos.

Por poner un ejemplo fácil: de qué le sirve a un joven visitar el museo del Prado si desconoce los mitos y personajes que figuran en la mayor parte de los cuadros. Hagan una prueba. Yo la hice, y todavía me tiemblan las manos. Pregunten a una docena de chicos de quince años, formados en esa ESO nefasta que nos legaron los infames Maravall y Solana, con la complicidad posterior de tanto idiota y/o cobarde responsable de Educación –que cada uno se adjudique el adjetivo adecuado– y el remate de los analfabetos que legislan desde Bruselas, cómo se tomaba la vida Job, qué lamentaba Jeremías, qué es multiplicar panes y peces o qué efecto produjeron las trompetas de Jericó.

Aunque tampoco crean ustedes que lo de Religión es para tirar cohetes. Que eso garantiza nada. En este mundo descafeinado y edulcorado que ofrecemos a las criaturas, algunos consideran que ya han cumplido con ponerle el Moisés de Disney a los niños. Los más osados van por ahí, figúrense, por ese registro de perfil bajo: pajaritos y flores en el Edén, Ruth y Booz bailando entre espigas de trigo, José perdonando a los hijoputas de sus hermanos. Cosas así.

A ver qué profesor tiene huevos, con los papás y los políticos y la sociedad de ahora, a contarles a los niños que Judith degolló a Holofernes tras echarle un polvo, que Noé no habría pasado un control de alcoholemia, que Abraham quiso dar matarile a su nene, o que Sansón, ciego por culpa de un malvado putón verbenero –me sorprende que las ultrafeminatas radicales no hayan exigido todavía borrar tal episodio de la Biblia–, se suicidó llevándose por delante a toda la peña de filisteos y filisteas.

Que ésa es otra. Pero bueno. Ni siquiera Disney, oigan. En lugar de aprender esas y otras cosas apasionantes o divertidas en clase de Religión, los niños van en masa a la de Alternativa, a tocarse las pelotillas –o su correspondiente, las niñas– haciendo manualidades y chorradas. Perdiendo el tiempo de forma miserable.

Eso sí: disfraces y fiestas de primavera, de verano, de otoño, de invierno, Halloween y cuanta estupidez se ponga a tiro, no se pierden ni una. Hasta el pavo de Acción de Gracias empiezan a comer en algunos colegios –que hay que ser gilipollas– aunque los enanos no tengan ni idea de qué agradecer, ni a quién.

Por lo demás, sobre la asignatura de Alternativa puedo citar un ejemplo cercano, certificado: el curso pasado, a una sobrina mía –este año sus padres, agnósticos y de izquierdas, la han apuntado a Religión– le enseñaron a jugar al bingo.

ARTURO PEREZ REVERTE
Académico


 

22 comentarios:

  1. Y bastante que algunos siguen teniendo las suficientes luces para identificar la Biblia en la librería del Salón de Casa... Aunque lleve en mismo plastiquito que tenía cuando se compró hace quince años.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Eres un optimista. En los últimos 40 años no se han comprado una Biblia más que los miembros de Testigos de Gehová y unos pocos curiosos cultos con ánimo de conoimientos.
      Bastante más sencillo y divertido es leerse el Quijote y casi ningún español no literato lo ha leído jamás.

      En mis tiempos de cole la temática docente exigía el conocimiento de la Historia Sagrada o Biblia, a grandes rasgos. Yo leí el Antiguo Testamento complento cuando tenía 18 años y por curiosidad intelectual. Me pareció un cuento oriental al estilo de las Mil y Una Noches en Bagdad, pero también había que leer la Iliada y la Odisea de Homero, al igual que La Divina Comedia de Dante o Los doce Césares de Suetonio, etc. etc. para poder disponer de mínima información cultural clásica.

      Hoy es imposible que ni en la Universidad y en carreras de Letras se lean nada de eso.

      Eliminar
  2. Reverte habla con mucho sentido común respecto al conocimiento mínimo de la Religión cristiana. Hay que recordar que el ARTE hasta el siglo XVIII tiene casi como temario único los personajes bíblicos.

    Por tanto, como dice él, no se entienden los cuadros del Prado referentes a pintores anteriores a Goya sin escenas religiosas, salvo las pocas dedicadas a batallas o a retratos de reyes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON VILLAR
      Es indiscutible lo que comentas. Toda la cultura europea desde los romanos gira alrededor del tema religioso cristiano.
      Por ello, como dice Reverte si no se conocen las "batallitas" relatadas en la Biblia dificilmente se comprende lo que representan tanto cuadro, escultura y construcción.

      Eliminar
  3. Cuuuultuuuuuuraaaa, a no de eso nada que luego salen t´os mas listos que los ratones coloraos.
    El otro día en otro blog, en un post que puse hace un tiempo alguien dejo un comentario; el post versaba sobre unos africanos que habían crucificado a un gato y lo llevaban en procesión. El tío me puso de vuelta y media, me dijo que tenía que leer y ser respetuoso con la "la cultura" de los demás.
    Eso que el tío a crucificar a un pobre gato unos tíos medio en pelota y pegando berridos le llamaba "cultura" y "respetable". ¿Sera por ESO, es decir por la ESO?.
    Si no tienes cultura, cualquier cosa te puede parecer no solo que lo es, si no que además es respetable.
    No se puede entender ni Europa ni el mundo sin saber de donde venimos. De donde venimos, a donde vamos y lo que somos, eso es un todo.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Y con lo que dices vamos a lo de siempre, a lo que entienden por CULTURA las distintas tribus de cafres, pigmeos y bastardos de España.

      La RAE dice que "cultura" es "Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.", y claro todo depende del "grado de desarrollo artístico, etc. de catalufos, batasunos o mequetrefes analfabetos.

      Porque para ESOS (lo que deñalas bien, con "ESO") Cultura lo es también "Conjunto de las manifestaciones en que se expresa la vida tradicional de unas gentes".
      Es decir, si acostumbran a matar gatos y ahorcarlos en un palo o poste de teléfonos, cuanto más lo hagan más "cultos" son. Al igual que los que le dan al porro (cultura de la alucinación) o se pegan juergas sabatinas de pegar fuego a autobuses y cajeros bancarios (cultura de la borroka"), etc. etc.

      Eliminar
  4. Supongan que en una conversación acerca de la cultura, un director de colegio público sugiere que no es necesario estudiar en español porque este se aprende en las calles, viendo a la esteban en t-5, o tal vez escuchando a lumbreras como Xavi, Pujol, Messi y otros genios.

    Bien, esto me pasó realmente, y esto eran las explicaciones que ese director había recibido de una directora del departamento de educacion, dependiente de la conserjeria de educacion, y por tanto correa de tranmisión del consejero de cultura/educacion.

    ¿Puede extrañar algo lo que dice Reverte?. Naturalmente que no, lo que sorprende es lo contrario, la excepción, lo que va bien, lo que funciona. Y es que el sistema necesita subditos, perrillos lazarillos, perros de pavlov amaestrados que segregen babas cuando se les suelte el estímulo indicado.

    Los clásicos encaminan a la reflexión y a la curiosidad: es algo que las neomadrassas no pueden permitir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Lo que cuentas es de verdad alucinante y nadie lo habría podido creer hace 25 años. Pero así estamos. Los "avances" del "hecho diferencial" con el apoyo total administrativo y político a la "Cultura" del poteo y del "gau-pasa", así como las juergas de sábados noche pegando fuego a todo mueble urbano que haya por las calles.

      Hoy quedamos unas docenas de dinosaurios con mentalidad no "adecuada" a lo que pretenden "formar". El ejemplo más vivo lo tienes en tu insigne comentarista diario y sus variadas modalidades de entender lo "basko kulto".

      Eliminar
    2. Don Javier, el comentarista que cita creo debo mantenerlo a pesar de sus desbarres, porque es absolutamente significativo del neo-basko-baska creado adhoc por un sistema "educativo" totalmente politizado.

      Ya siento que suelte barrabasadas a los comentaristas, pero de verdad creo que es muy util para mostrar a otros como son estos tipos.

      Eliminar
    3. SEÑOR OGRO
      No sabes lo que me divierto leyéndole al Homo Unikus que te ha tocado en suerte, y que es, como dices, producto interior bruto del adoctrinamiento que se ha producido y se está produciendo.
      No te inquietes por los demás, tú cuida a ese ejemplar con mimo.

      Eliminar
  5. es verdad, el desprecio por la cultura, por el saber campa cada vez más a sus anchas. Azar o necesidad reflexiono yo hoy sobre lo mismo.
    saludos blogueeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTNIO
      Nada de AZAR, el desprecio por la cultura está cultivado desde lo más hondo del Leninismo para eliminar el tipo de sociedad existente en los últimos 20 siglos.

      Saludos cordiales

      Eliminar
  6. En realidad, lo que estudiabamos antes no era religión sino Historia de la religión Católica. Y me parece muy adecuado, puesto que Europa no se puede entender sin la cultura judeo cristiana, la ética era una opción para los no creyentes pero así se fue perdiendo ese importante legado cultural y ahora es imposible dar marcha atrás.

    No se trata de imponer una determinada religión sino de que, como cosa básica, los niños se ubiquen en un determinado contexto socio cultural, el suyo. Y eso de aprender otras religiones me parece algo complementario y que, en cualquier caso, debiera ser optativo. Una persona culta siempre busca saber más y no necesita que nadie le diga qué debe o no debe aprender porque eso ya forma parte de la libertad individual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Coincido al 100% con el contenido de tu comentario.

      En mi época estudiabamos, y era entretenido, Historia Sagrada. Una breve relación de los hechos bíblicos y que se gravaba para siempre en las mentes de los niños, de forma que aquellos educandos de entonces siempre tenian una base para entender los temas que figuran en la Pintura, Escultura y Grabados de tantos siglos de cristianismo predominante en todo.

      En la Universidad debiera de haber otra asignatura en que se complementara esa "Historia Sagrada" con la explicación de las bases de otras importantes religiones.

      Eliminar
  7. Hoy día los cerebros no se ocupan de registrar esas minucias. Sus propietarios los distraen con asuntos más importantes, como: el nombre del batería del grupo "The bastards", o el del último novio de la pantoja. Hay que estar al día y dejarse de antiguallas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Claro. Es lo que sucede. Casi ningún universitario de hoy sabe qué sucedió antes del Invicto en 30 siglos, ni siquiera en 3 años antes, pero pueden recitar de memoria el título y la letra, y además en inglés, de 300 canciones o más bien RUÍDOS.

      Y así va luego esta sociedad de iletrados de que no saben si Bellini o Bernini son jugadores de futbol del Milán o están jubilados.

      Eliminar
  8. Ya nos conocemos todos, así que no voy a repetir lo que pienso de las religiones, pues la princesa va a clases de religión. Como dice Candela Europa no sería lo que es si no hubiese sido por el cristianismo, y eso hay que saberlo, saber quien eres y cómo llegaste a serlo, máxime cuando lejos de ser algo de lo que sentirse avergonzado es motivo de orgullo.

    Y no sólo por eso, con no perder el tiempo con gilipolleces alternativas ya me vale.

    Es responsabilidad de los padres intentar que tus hijos reciban la mejor formación posible y creo que es básica la clase de religión, al final ella decidirá, igual que hice yo, jamás pensaré que van a lavarla el cerebro.

    Y hablando de gilipollas y gilipolleces, para poder cagarme en la iglesia no he necesitado apostasía ninguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Me alegra saber que nuestra princesa se está culturizando. Porque el conocer la Historia del cristianismo desde los tiempos bíblicos es hasta entretenido y divertido.
      Cuando tienes 6 años te cuentan lo de Sansón y te parece un cuento precioso. Aunque luego de mayor, los que llegan a los 30 con capacidad de entender el funcionamiento de un sonajero, te des cuenta de que la Dalila era una cabrona con pintas y de que tanto filisteo aplastado de una sola vez ni los que escribieron esos textos dejaron de descojonarse con sus inventos.

      Suscribo tu última frase.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Demasiado triste y "tristre" para la sociedad que va a llegar dentro de poco a mandar.

      Eliminar
  10. Hasta donde me alcanza la memoria- y ya va una siendo talludita- eso ha sido siempre cotarro de la siniestra total, y cualquier intento de meterle mano conlleva las consabidas movilizaciones y graznidos y la habitual terminología demagógica sobre "educación para ricos y pobres" y blablabla.

    Es totalmente cierto que la cultura consiste además de otras cosas en comprender lo que te rodea, lo que lees, los cuadros que admiras, etc y es absolutamente factible dar esa asignatura de modo aconfesional, pero como lo que se pretendía era expulsarla del ámbito educacional, de ahí la parida esa de la Alternativa y ponerla a primeras y últimas horas para que los niños que elijan Religión se desmotiven cuando saben que los otros se dedican a jugar o hacer los deberes y a veces no pasa nada si no van...eso sí, luego por ejemplo en nuestro colegio se dió el caso de que se programaron algunas excursiones actividades atractivas en la asignatura y a eso sí que se querían apuntar por el morro los alternativos, en Misa no, pero repicando también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Lo explicas muy al gusto mío, limpio y breve, al decir "que la cultura consiste además de otras cosas en comprender lo que te rodea, lo que lees, los cuadros que admiras, etc y es absolutamente factible dar esa asignatura de modo aconfesional ", ya que es así.
      Pero los zurdosos, por odiar la palabra misma de "cultura" querían eliminar del todo y lo han conseguido casi la asignatura de Religión o lo que en mis tiempos era Historia Sagrada = una relación de hechos bíblicos.

      Lo que cuentas sobre sobre que a lo de las excursiones ís se apuntaban indica que ya desde niños los educan en el "oportunismo", puesto que es la tendencia normal de todo ser humano el tratar de obtener lo que le gusta.

      Sospecho que nunca conseguirán eliminar la idea de la "cultura cristiana" de los occidentales, vayan las gentes a misa o a jugar al bingo.

      Eliminar