VERANO

18 diciembre 2012

Pedro de Castilla, El Cruel

El siglo XIV fue probablemente el más duro de la historia no sólo de Castilla y de la Península Ibérica, sino también de Europa y del mundo. En Europa, coincidieron tres grandes catástrofes: el hambre, la peste y la guerra.

El hambre se debió en gran parte a muchos años de malas cosechas, una especie de cambio climático. La pandemia de la peste mató sólo en Europa a entre 25 y 50 millones de personas, sobre una población total que no alcanzaba los 100 millones. La guerra fue un conflicto interminable entre Inglaterra y Francia al que se vieron arrastrados muchos otros contendientes. Se la llama la Guerra de los Cien Años, pero en realidad duró 117.

A Castilla aquellas tres catástrofes la golpearon también con saña. Las hambrunas comenzaron con el siglo. La peste mató en 1350 incluso al rey, Alfonso XI. Su muerte y la llegada al trono de su hijo legítimo, Pedro I, provocaron varios intentos de lo que hoy llamaríamos golpes de Estado por parte de los nobles y de los hijos ilegítimos del monarca fallecido, y finalmente una guerra civil en la que el rey Pedro fue muerto a cuchillo en Montiel por su propio hermano, que se entronizó como Enrique II.

Pedro I llegó al trono con apenas 15 años. No era un joven normal. Había vivido con su madre, María de Portugal (esposa legítima de Alfonso XI), casi abandonados ambos por éste, que vivía con otra mujer. Se llamaba Leonor de Guzmán, y con ella tuvo 10 hijos Alfonso Onceno.

Por si fuera poco el abandono paterno y el agravio respecto a sus hermanastros, Pedro padeció antes de los dos años una grave enfermedad o accidente. A los pocos meses de llegar al trono, su primo Fernando de Aragón y uno de los principales magnates, Juan Núñez de Lara, ya maniobraban para suceder a Pedro.

Dos años después, la alta nobleza se le sublevó, dirigida primero por el que había sido su primer valido, Juan Alfonso de Alburquerque, luego por su primo Fernando de Aragón y más tarde por su hermanastro Enrique de Trastámara.

Le traicionaron también su madre, María de Portugal; su primera mujer legítima, Blanca de Borbón; probablemente su segunda mujer legítima, Juana de Castro; algunos parientes de su mujer de hecho, María de Padilla; su tía paterna Leonor de Aragón; su tío materno Alfonso IV de Portugal; su vecino Pedro IV de Aragón; su socio Eduardo de Woodstock, el Príncipe Negro; la mayor parte de sus cortesanos…

Él respondió a muchas de las traiciones con fiereza. Mandó matar de modo expeditivo y sin lo que hoy llamaríamos garantías procesales a casi todos los traidores a los que apresó. Esa manera expeditiva de saldar cuentas, ¿era crueldad o legítima defensa?

En su reinado, que duró 19 años, apenas tuvo momentos de sosiego. Cuando sofocó la rebelión nobiliaria, se vio embarcado en una guerra con su vecino el rey de Aragón, Pedro IV El Ceremonioso. El conflicto duró unos 10 años, y acabó más o menos en tablas. La Guerra de los Dos Pedros, que así se la llama, fue el trampolín que aprovechó el perdedor de la rebelión nobiliaria, Enrique de Trastámara, para desencadenarle a Pedro I otro enfrentamiento bélico, el definitivo: la guerra civil castellana.
Se desencadenó mediante lo que llamaríamos hoy un golpe de Estado de la España de la reacción (los nobles, los terratenientes y el alto clero) contra el poder legítimo de lo que llamaríamos la España más dinámica e innovadora: la de los burgos, las ciudades, la baja nobleza, los artesanos y los mercaderes.

Ganaron los primeros, que acabaron con el rey y la dinastía, e inauguraron otra, la de los Trastámara. Tan pronto llegó al trono, Enrique II aumentó aún más las rentas y los privilegios de la clase alta, la que le había apoyado. Ha pasado a la historia como Enrique II el de las Mercedes..

Como ocurre siempre, la Historia la escribieron los vencedores. En este caso, el cronista Pedro López de Ayala. Su relato, escrito cuando ya habían muerto tanto Pedro como Enrique, es sesgado. Magnifica lo que le perjudica a Pedro, minimiza lo que le perjudica a Enrique. Hay muchos ejemplos. En determinado momento de la rebelión nobiliaria, las tropas de Enrique entran en Toledo y matan a 1.200 judíos, y el cronista apenas le dedica unas líneas a la masacre. Poco después, entran las de Pedro, que manda matar a 22 personas, y Ayala lo cuenta con gran despliegue y lo recoge incluso en el título del capítulo correspondiente.

El último capítulo, sin embargo, en el que relata cómo Pedro I, cercado en Montiel, acude engañado a la tienda de Du Guesclin y es matado por su hermanastro Enrique, lo titula así: "Como el Rey Don Pedro salió de Montiel, é murió".
Enrique no aparece matando, y se diría que Pedro ha fallecido de muerte natural.

Así se escribía la historia con el justiciero cruel.




NOTA : Biznieta de este Enrique es Isabel (La Católica), hermana de Enrique IV, que a su vez eliminó a su hermano Alfonso (de 9 años de edad y con mayor derecho por ser varón) y a su hermanastra la Beltraneja, para poder ser la reina de Castilla.


16 comentarios:

  1. Una extraordinaria leccion de Historia, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Don Mamuna.
      Ya ves que en todas las épocas de nuestra larga Historia ha habido guerras civiles, asesinatos, etc.

      Eliminar
  2. No se cortaban ni un pelo, esta tierra nuestra esta empapada en sangre. ¿Somos tontos o que?. Parece una maldición. Me deja triste la entrada ya ve usted Don Javier, como se degüellan entre hermanos, se traicionan, se envenenan unos a otros, es más una crónica morisca que cristiana. Claro que en las demás cortes europeas no andaban mejor. Mira los Papas de Roma, esos también con el acqua toffana y la daga.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Siento que te deje triste el conocer hechos como éstos pero nuestra Historia está plagada de ellos permanentemente, casi sin interrupción.

      Por otra parte aquella Edad Media no era como lo pintaban en las pelis gringas de bandidos generosos a lo Robin Hood y alguna que otra malvada princesa que al final termina mal. Es que el modo de vivir era de supervivencia y más en el periodo entre 1200 y 1.500 en que , como apunto, cayeron todos los chuzos a la vez desde Peste a Hambrunas.

      Por otro lado la única diversión que los ricos nobles, y los parientes de reyes, que más disfrutaban era la de guerrear contra quien fuera. Lo habitual en mi tierra en esa época era que los señores rurales ( de Castillo y tierras con siervos)arremetieran unos contra otros durante más de doscientos años. Es la denominada "Luchas de Banderizos", entre Oñacinos y Gamboinos, es decir entre parientes de Mendozas y de Guevaras.

      Una familia realmente tenebrosa, estilo los Borgia o Borja posteriores, eran los Trastamaras y ya ves que todos ellos practicaban la "carrera del Poder".

      Ahora coloca unos cuantos de éstos en Italia y juntados a los Orsinis o los Ferrara o los Montferrato aspirando a ser papas o Duques de alguna de las muchas partes independientes de Italia, y ríete de todos los chanchullos y enjuagues de la CIA actual.

      Eliminar
  3. Tremendo, ser Rey o estar siquiera en linea sucesoria, sí que era peligroso en esa época. Canibalismo puro. Sabía de episodios de este pelo, pero ignoraba había tantos casos.

    Como ya se ha dicho, no me creo que esto fuera una cosa únicamente hispana.

    Acerca de la peste; o de una peste bastantes siglos más tarde, el otro día de visita en la catedral vieja de Vitoria, nos contaron como al finalizar una de colera (o viruela?..no me acuerdo), que se habia llevado por delante a bastante gente, se pusieron a celebrarlo. Con tan mala suerte que unos cohetes cayeron dentro de la torre de la catedral, generando un incendio que fue tremendo y daño gravemente la estructura interna de la torre.

    Cuando vienen, vienen. De todas formas, la imagen clasica de la edad media es todo guerras, pestes y hambrunas. Hubo mucho mas, la fama de época oscura tiene creo yo bastante de injusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Tú lo dices : canibalismo familiar puro. La de aquella época y lo de "oscura" como comentas, nada. Todo muy sabido y escrito. Pero es que no se libraba nadie porque el mismo Fernando II de Aragón o El Católico venía de un padre, Juan II, casado con la reina de Navarra, que se cargó al hijo de ésta el llamado Principe de Viana para que el heredero de Navarra fuera Fernando habido de una dama apellidada Enriquez.

      Tu pueblo fue escenario y cuna de las familias vascas más arma-líos y destroza-pueblos conocido de la época : los Mendozas y los Guevarra. A propósito de éstos te voy a contar la anécdota real de porqué esos apellidos llevaban luego delante el sobrenombre de Hurtado y Ladrón. Y es que un Guevara secuestró al hijo de un Mandoza y tras una intervención del rey de Castilla quedó para siempre que unos fueran los Ladrón de Guevara y los otros los Hurtados de Mendoza.

      Eliminar
  4. Pues franceses e ingleses no les iban muy a la zaga en intrigas. El caso más popular es el de RICARDO I de Inglaterra o Ricador Corazón de León. Rey de Inglaterra entre 1189 y 1199, siendo el tercer hijo del rey Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, se marchó a la Tercera Cruzada y a su vuelta fue arrestado por Leopoldo V, duque de Austria, quien pidió un rescate que negó su hermano JUAN SIN TIERRA, para ser él el rey.
    Su libertad no le interesaba a nadie: Felipe II de Francia prefería a su hermano Juan, y el Papa Celestino III lo rechazaba por su conducta.
    En sí era mucho más francés que inglés por parte de su madre Leonor de Aquitania, por lo que fue fue investido con el título de duque de Aquitania en 1168 y nombrado conde de Poitiers en 1172.

    Tras el fracaso de derrotar a su padre, Ricardo se concentró en sofocar las rebeliones internas de los nobles de Aquitania, especialmente en el territorio de Gascuña. La creciente crueldad de su reinado llevó a una revuelta mayor en 1179. Los rebeldes esperaban destronar a Ricardo y pidieron ayuda a sus hermanos Enrique y Godofredo.

    Murió de un flechazo que le disparó un niño como venganza por haber matado a sus padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZALDUM
      Es que en la época de la que hablas tanto Francia como Inglaterra eran como los africanos zulús de ahora, un conjunto de nobles, frailes y bastardos de reyes siempre conspirando y pasando el rato con asesinatos y destronamientos.

      Creo que eran peores los gabachos de la Aquitania, entonces británica, que los mismos castellanos del post.

      Eliminar
  5. Es que en aquella época no se estilaba mucho aquello de la corrección política y no habían refinado el recurso a la puñalada trapera.

    Agradable post para una mañana lluviosa tomándome un cafelito y un croisantito (nadie diría que escribo desde el curro, jajajaja, con 2 cojones, que curren ellos).

    Eso sí, oh maestro, espero sepas disculpar mi osadía pero matizaría una de tus frases, y es que para lo bueno y lo malo "semos" diferentes y esa afirmación categórica de "... como siempre, la historia la escriben los vencedores..." se vuelve relativa tratándose de nuestros compatriotas, tanto por la leyenda negra como por la guerra civil.

    Mándame estas fiestas a Fortunata que la demos de comer un poquito a la muchacha, la noto algo famélica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      "Ansí" se puede uno jubilar hasta los 85 años de edad, viviendo el curro como lo haces tú, a lo Rajoy.

      Lo de "la historia la escriben los vencedores" tiene un añadido sobrante y que como bien indicas es el "como siempre....", que ya sabemos que la utilizan hasta para ponerse los gallumbos los nazios y los zurdosos.

      La probe Fortunata es cierto que se halla flacucha y escuálida pero está así porque Don Bwana le dijo que le gustaban así las féminas, y ella le ha hecho caso.

      Eliminar
    2. La moza no me entendió. Una cosa es la delgadez, que me agrada y otra la anorexia (como la de Fortunata)

      Eliminar
  6. hambre,pestes, guerras... los jinetes del apocalipsis siempre rondándonos.
    sensacional viaje histórico, con sus virajes y sus leyendas negras,ya entonces.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      Pues, sí, nuestra Historia está plena de todos esos desastres que citas y en ocasiones, como la presente, hasta coincidiendo todos a la vez.

      La leyenda negra o falsedad de la Historia a cargo de los cronistas no es muy frecuente pero sí se ha dado de forma vergonzosa como en el caso presente.

      Eliminar
  7. No sabía que el Cruel no lo fuera tanto como está escrito. Da gusto leer Blogs como el suyo que tanto contribuyen a la comprensión de la historia.
    Nos libramos de las pestes negras gracias al avance de la medicina, pero de las intrigas políticas no nos libera nadie. Al contrario, hoy son más populares que antaño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Pues ya ve que el Pedrito tenía razones sobradas para ser un poco duro, auqnue lo de Cruel se lo pusieron sus enemigos porque un tipo así ahora sería un bendito. Hasta los parientes más próximos como su madre y los lejanos como sus cuñados y hermanos trataron de cargarselo. Y lo consiguieron.

      Gracias por lo que dice del bloguero pero no tiene mérito porque la Historia ya estaba escrita y lo único que el suscribiente ha hecho es darle forma breve y amena.

      Hoy, tal como comenta, hay tantas o más puñaladas que entonces entre los políticos y de los políticos a la población, pero parece que ni nis daamos cuenta. Debe de ser que hemos alerdado mucho.

      Le echo a Ud. la culpa, en la contestación a ISRA, sobre las delgadeces de Fortunata.

      Eliminar