VERANO

29 mayo 2017

¿Decepcionará la Era Tecnológica?


¿Qué pasó después de 1870?  El nacimiento de las primeras redes eléctricas y la invención de la bombilla. Del teléfono. Del motor de combustión interna. De la grabación de sonido. Del cine. Y, además, y en parte debido a éstas, otra serie de innovaciones menos célebres como los grandes almacenes, los catálogos de venta por correo, los alimentos enlatados y el refrigerador, los ascensores... en pocas décadas estos descubrimientos lo cambiaron todo. Literalmente.

Allí donde hoy en día hay autopistas, rascacielos y puentes colgantes, en 1870 se extendían el barro, el agua insalubre y los excrementos. La gran mayoría de los hogares no tenía agua corriente. Las fuentes de alimentación eran pobres y repetitivas. Los ingresos se empleaban casi en su totalidad en comprar comida, casa y ropa. El principal medio de transporte era el caballo, que será un animal hermoso, pero tarda días y días en llegar de una ciudad a otra, y disemina las calles con las huellas inconfundibles de su paso, que contribuían a una alta tasa de mortalidad por enfermedades infecciosas.
Sólo unas pocas décadas más tarde (un par de generaciones) las casas tenían corriente eléctrica, calefacción, estaban conectadas a redes de alcantarillado separadas del agua potable (no es trivial), en las calles los coches habían reemplazado a los caballos, se podía ir de un lado a otro en cuestión de horas y se podía hablar con cualquier persona en cualquier lugar del mundo gracias al teléfono.
Se trabajaba en fábricas organizadas en cadenas de montaje. Se iba de compras a los grandes almacenes. Se iba al cine o se escuchaban discos. A quien, nacido antes de 1870, todavía estaba vivo en 1940, le resultaba difícil pensar que seguía viviendo en el mismo mundo.

¿Puede el futuro igualar los grandes inventos del pasado?
La tercera revolución industrial, la de los ordenadores y la digitalización, es menos importante que la segunda, la de la electricidad y el motor de combustión. Eso trae a colación la famosa frase del economista y premio Nobel Peter Solow: "La era de los ordenadores se ve en todas partes excepto en las estadísticas de productividad".

Dicen que la robótica y la inteligencia artificial están a punto de desatar una nueva oleada de crecimiento de la productividad. Pero dibujan también un escenario de desempleo masivo; se habla de una clase media golpeada durante una o dos generaciones por la competencia de las máquinas, de pocos afortunados que cosecharán todos los frutos de la automatización dejando al resto lamiéndose sus heridas.

La velocidad de transformación no tiene parangón con nada de lo similar sucedido en la Historia (Revolución Industrial). No da tiempo a traspasar la mano de obra a otros sectores.
Las empresas que generan grandes beneficios y suprimen enormes cantidades de trabajadores no están apenas reguladas, cotizan generalmente fuera de los países donde medran y forman gigantescos monopolios (Google, Amazón, Uber, etc).
Los gobiernos machacan con impuestos a los pequeños autónomos o micro empresas y los dejan desvalidos frente a los grandes. Se permite despedir trabajadores a empresas con enormes ganancias.

Cada vez hay menos trabajo, con salarios más bajos y mayores exigencias. Los políticos no saben de qué va la cosa y tampoco saben reaccionar.


Nicola Nosengo





20 comentarios:

  1. Para los que ahora tienen entre 10 y 20 años de edad les veo bastante dificil el porvenir profesional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ANDONEGUI.
      Sí, esas generaciones lo van a tener muy chungo.

      Eliminar
  2. Está claro que la robotización de las industrias está ya en marcha y que en menos de una década dejará en la calle a millones de obreros de todo tipo.
    Es algo que ya está sucediendo en la Banca, en donde cada día se cierran más oficinas y se abren más chiringuitos con cajeros automáticos.

    ResponderEliminar
  3. No hay comparación posible con el salto cualitatitvo de calidad de vida con unas higienes personales y colectiva de uso de duchas en casa, de calefacciones con radiadores, de carreteras en vez de caminos para caballerías y de comunicación directa por teléfono en vez de las cartas por Correos, etc. etc. con disponer o no de internet o de automatizar el cobro de dinero en cajeros bancarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARTA.
      Efectivamente aquello de bañarse en un cubo cada seis meses era lo habitual y hoy ni nos lo imaginamos. Como tampoco unas calles llenas de bóñigas de caballerías.

      Eliminar
  4. Aquello de no tener que ir con cántaros a la fuente pública a por agua, de no hacer las necesidades con el trasero al aire libre o en unos orinales que dejaban la casa apestada, y de poder lavarse bajo un chorro de agua caliente con iluminación sin velones de cera o de sebo, y de no tener que ir al lavadero público a laver la ropa en una piedra junto a otras muchas comadres más, etc. todo eso sí fué un inmenso avance de confort.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA.
      Lo que describes es un modo de vida que hasta no hace mucho existía en aldeas de Galicia y Castilla. Y afortunadamente el dejar todo eso atrás es una de las mejores cosas que le ha sucedido a la Humanidad.

      Eliminar
  5. Vamos directos hacia la esclavituD por echarse algo a la boca. Aquí no reacciona ni dios salvo los ILUMINATIS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JUAN CARLOS.
      Peor que a la esclavitud. Vamos derechos a la sociedad que aldous Huxley describía en su "MUNDO FELIZ". En donde todos somos esclavos de unos pocos ALFAS que controlan todo incluído el cerebro de los habitantes.

      Eliminar
  6. En realidad hace ya bastante que los robots podrian haber sustituido a muchisima mano de obra. No se ha hecho (creo yo) por presiones de gobiernos, y es que las sociedades no están preparadas. Hace ya mucho que un ordenador puede ganar a un jugador de ajedrez, ¿como por tanto no iban a ser capaces de realizar tareas sencillas y repetitivas?

    Lo que estamos viendo es una miniaturización de los ordenadores, al punto de mezclarse con moviles, o la capacidad de incluir estos en una red como internet, pero la tecnologia base, hace ya mucho que esta inventada, sino se aplica a mayor escala, es porque las consecuencias sociales posiblemente den mucho miedo a los gobiernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Ya hace más de 20 años que un ingeniero me hablaba de ese modo sobre los robots y decía que era inevitable que llegara un mundo construído a base de ellos.
      Y se está viendo llegar. Lo malo es que las gentes van a ser también como robots : seres enganchados para todo a su maquinita-ordenador.

      Eliminar
  7. Donde más se nota desde ya el desempleo traído por la digitalización es en la Banca. Leo que "Entre diciembre de 2008 y diciembre de 2016, casi cuatro de cada diez oficinas han colgado el cartel de cerrado. Concretamente, la banca ha echado el cierre a unas 17 mil sucursales. La crisis se ha llevado por delante a más de 80 mil empleados. Entre 2008 y 2016 el sector ha prescindido del 30 % de sus trabajadores y la reestructuración parece no haber terminado. "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MARTIN.
      Con esos datos se corrobora lo peor de lo que era imaginable sucediera y está sucediendo.

      Eliminar
  8. Supongo que aparecerán o se ampliarán las ofertas de trabajo en sectores relacionados con el ocio o los estudios, porque (en teoría), tendremos más tiempo libre, pero es cierto que hasta que no se asiente todo esto, todas estas cosas van a estar desperdigadas y sin regularizar y el principal problema, como bien se señala en el artículo, es que los políticos, quienes deberían solucionar al menos buena parte de esto, no saben por donde van las cosas, con lo cual, mientras tanto, los avispados (por darles un calificativo suave), serán los que saquen beneficio de la situación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos, como siempre han hecho, no resolverán nada, lo único que pueden hacer es intentar gestionar el cambio, pero nunca dirigirlo. Esto es otra de las falacias que nos intentan colar los estatalistas, que necesitamos que nuestros líderes políticos nos dirijan hacia el bienestar, mentira, basta ya de considerar a la población como niños de teta.

      Si queremos salir adelante, cada uno debe hacer aquello que decía Kennedy, dejar de esperar a que el estado venga a salvarle y salvar al estado. Si queremos ser ciudadanos de primera, comportémonos como tales, porque sino nos convertirán en animales de granja.

      Eliminar
    2. De acuerdo, si no han de hacer nada que no lo hagan, pero nada es nada (que diría el Sr. Sánchez). El problema de estos tipos es que sí hacen y la mayoría de las veces lo que hacen es poner palos en las ruedas de la iniciativa privada, no se trata de esperar a que el estado venga a salvarnos, de lo que se trata es de que no venga a hundirnos.

      Eliminar
  9. Esta frase es una falacia
    "Cada vez hay menos trabajo, con salarios más bajos y mayores exigencias. Los políticos no saben de qué va la cosa y tampoco saben reaccionar"

    Es una idea que parece lógica, pero que los datos se empeñan en rebatir. No hay menos trabajo ahora que hace 20 años contando el global mundial, y quedan todavía muchos países donde no se ha llegado a aplicar totalmente la anterior revolución industrial.

    Lo que si te puedes encontrar es que ciertos trabajos desaparecen, que la gente va a necesitar otras habilidades y que el que no sepa hacer nada y lo único que aporte a la hora de realizar un trabajo sea simplemente la "fuerza bruta" lo va a tener muy complicado.

    Va a haber un nuevo cambio de paradigma, a finales del XIX la mayor parte de la "fuerza laboral" estaba en el sector primario agrícola y la mecanización del campo se cargó casi todos los puestos de trabajo... pero eso no significó que dejara de haber trabajo, puesto que en las ciudades la industria y especialmente el sector servicios aumentaron exponencialmente asumiendo la fuerza de trabajo del campo y multiplicándola. En 1900 España tenía 19 millones de habitantes, hoy 47 millones... ahora explicamé como es posible que le mecanización no se haya comido a la gente como profetizaban los agoreros de turno.

    Desde la izquierda, cada poco tiempo nos sale un nuevo Malthusiano, les gusta tanto el control de la población que buscan cualquier justificación para meternosla doblada. Ahora están empeñados en hacer cotizar a los robots y en la renta básica universal... dicen que "por nuestro bien" cuando en realidad es para tenernos aún más controlados.

    Que va a haber un cambio en la forma de trabajar por la robotización y la IA, desde luego, que este es "muy rápido" y "mucho más rápido que cualquier cambio anterior" eso me parece bastante más discutible, y que "va a acabar con el trabajo", eso es directamente mentira. El trabajo va a cambiar, y muchos oficios y profesiones desaparecerán o quedaran como residuales... pero eso es normal, siempre ha pasado

    Basta ya de meter miedo a la gente, como si no tuvieramos suficiente con los terroristas del ISIS, esta gente vienen dandonos la brasa con el apocalípsis climático (que los datos demuestran cada vez, que es menos apocalíptico de lo que nos han contado hasta ahora) y la pérdida del empleo por la robotización. ¿Que quieren, volver a la época de las cavernas? Están idiotas del todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En apoyo de tus afirmaciones que, en buena parte, suscribo, recordemos que en le siglo XIX, sobre todo en el campo, se quemaban las máquinas porque quitaban trabajo a los jornaleros. De ser por estos "amigos de los pobres obreros", seguiríamos con la hoz y el arado romano.

      Eliminar
    2. Igual no hubiéramos llegado ni a eso, a veces cuando oyes argumentos de los "sandías" verdes por fuera pero rojos por dentro, parece que deberíamos volver a ser hombres de las cavernas viviendo en "simbiosis" con la naturaleza, mal nutriéndonos a base de raíces y bellotas y muriendo antes de alcanzar la edad adulta.

      Es evidente que con la "revolución digital" aparece una problemática importante en el mundo laboral, pero enfocan mal el problema, porque el problema no es (a mi modo de ver) que vaya a desaparecer el empleo sino como vamos a reaccionar ante este cambio. Hace cien años no había programadores informáticos, ahora tenemos millones y así con muchas otras cosas.

      Creo que en esto, como en otras cosas, se está abusando del llamado "principio de precaución" y de una idea falsa de que estamos en un punto óptimo de desarrollo social y que no hay que moverse... me suena todo a patriarcas del antiguo testamento metiendo miedo al personal para controlarlo.

      Eliminar