Juana Felisa Isabel culturizándose

19 noviembre 2016

Thunder Bitch


Whisky canadiense, mezclado con chili y canela, es un licor de más de 30º de graduación alcohólica. Resulta ser una mezcla de whiskys hechos con granos de malta (cebada) con otro tipo de whiskys. En cuanto a su elaboración, es destilado y fermentado individualmente para posteriormente ser mezclado en el interior de barriles de roble, proceso final que le aporta el sabor definitivo.

Thunder Bitch adereza el whisky canadiense con chili y canela. Junto con el Jägerbomb, que mezcla el licor de hierbas alemán Jägermeister con una bebida energizante, es uno de los cócteles alcohólicos que están haciendo furor en las redes, con el peligro de altísima graduación que comparten ambos licores.

Estas bebidas hacen acto de presencia en los botellones y atracones de alcohol (o binge drinking) de los jóvenes en diversos lugares de España.Acortar el precio de la borrachera y también el tiempo en alcanzarla. Parece una bomba de relojería pero es lo que persiguen los jóvenes con la mezcla que triunfa en los denominados "botellones"


4 comentarios:

  1. En algo tiene razón el post de hoy... en que ha cambiado la costumbre española de consumir alcohol de forma social, como un accesorio al entretenimiento a ser un fin en si mismo, algo que hemos copiado del norte y este de Europa, beber para pillarla cuanto antes. No siempre vienen cosas buenas de fuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Esa es la peor costumbte sajona y nórdica que hemos importado : beber para emborrcharse. En este país y en mi tierra en especial se salía todos los dias de taberna a tomar vinos pero, tal como bien comentas, para mantener relaciones sociales.
      Hasta tal punto era así que cuando las chicas vieron que en San Sebastián los chicos se iban a la Parte Vieja por las tardes, comenzarton ellas a ir de chiquiteo. Para encontrarse con ellos.

      En aquel tiempo veiamos a soldados americanos de la base de Elizondo llegar a una cafetería, sentarse y estar bebiendo whisky hasta que los camareros los sacaban, casi sin conocimiento, del lugar. Borrachos como cubas. Y sin moversi del sitio.

      Esa es una mala costumbre que ha copiado la niñatería actual de aquí.

      Eliminar
  2. No hace mucho, en una fiesta a la que acudí, después de que la jauría humana que allí estaba hubiese acabado con toda la variedad de bebidas alcohólicas, agarré una botella de Jägermeister y le pegué cuatro o cinco tientos a modo de chupito. La mañana del día siguiente tuve una de las peores resacas recientes que recuerde.
    ¡Dios, qué porquería dulzona! Donde esté la fresca cerveza o el buen vino tinto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP.
      Es lo propio de esas bebidas dulces : RESACÓN BRUTAL.
      Debo poner en tu conocimiento que desde hace 50 años no pruebo el alcohol por causa de una hepatitis viral que tuve con 27 años de edad, y que por tanto desconozco el sabor y las modas de las bebidas actuales. Pero recuerdo que cuando teniamos 20 años y bebiamos un licor dulce la resaca era monstruosa.

      Eliminar