Juana Felisa Isabel culturizándose

17 octubre 2016

Miranda de Ebro último campo de concentración (1937 a 1947) para judios


Atravesar los Pirineos y llegar por fin a la neutral España. La política fronteriza española a partir de 1942 fue prácticamente la de dejar entrar a cualquiera que viniese huyendo de la guerra y de la persecución nazi. Ahora bien, debía ser temporal: o continuaban por sus propios medios hacia otro país para lo cual debían enseñar el visado de entrada de su nuevo destino ya fuera Portugal, Argelia o cualquier otro país o pasaban a engrosar las listas del Miranda de Ebro.
La policía les hacía ficha: querían tener controlados cada uno de los refugiados que llegaran, tuvieran papeles o no y les internaban en Miranda de Ebro.
Las autoridades franquistas no permitían que se quedasen, por lo que, aunque los acogía, tenían que ser internados en el campo.Evasión de la persecución nazi. Entre ellos, había cientos de judíos que, entre 1942 y 1944, llegarían a ser unos 7.500.
Miranda de Ebro servía como centro de acogida temporal. Una vez allí, podían esperar o bien que los consulados de sus países se hicieran cargo de ellos o si eran apátridas, a que las organizaciones benéficas judías les buscaran un destino.
Permanecer en el campo no era agradable, las condiciones eran duras porque faltaba comida y agua y se propagaron las enfermedades.  El peor problema de los campos era el de los gastos. Sufragarlo era caro, hasta que la Joint Distribution Committee  (una organización humanitaria judía de Estados Unidos) y otras se hicieron cargo.
Todo ello, unido a la política gubernamental, convertía a la evacuación en la única salida al círculo vicioso, ya que España concedía permiso de salida a todos, sin distinción. Según el historiador Haim Avni, en el caso de preguntas incómodas por parte de los nazis, las autoridades franquistas explicaban que eran refugiados belgas u holandeses y que estaban de camino a Portugal, Surinam, el Congo Belga...

Hacia 1944, cuando la organizaciones humanitarias judías comenzaron a hacerse cargo de todos los judíos que entraban en España, Miranda de Ebro pasó a ser un trámite: debidamente registrados y fichados por la policía pasaban a ser responsabilidad de la organización humanitaria que respondía de ellos.

Les proporcionaban ropa y alojamiento y les dispensaban un sueldo mientras se encontrase un transporte para su emigración y principalmente un país que los acogiera.

CAMPO DE MIRANDA DE  EBRO

12 comentarios:

  1. No tenía ni idea de la existencia de ese campo para judios.
    En resumen Franco tiraba la piedra, a favor de los judios, y escondía la mano a efectos de los aliados nazis. Ahora recuerdo que en un pueblecito de Guipúzcoa también había un edificio, antiguo hotelito, lleno de belgas que nadie sabía qué hacian allí. Probablemente era otro de los refugiados ideados por el Régimen para proteger a judios belgas huídos de Alemania.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CABALLERO.
      Por lo que sabemos, Franco le daba palamaditas al Adolf y a la vez mantenía cordiales relaciones con Winston para que le suministrara petroleo.
      Es curioso que este tipo de acciones de los años 1940 nunca se hayan publicado.

      Eliminar
  2. Como dice CABALLERO ERRANTE intuyo que era la forma de Franco de proteger a los judios huídos de Hitler pero sin parecerlo. Se decía que el apellido Franco es de origen judío y quizá esté ahí la clave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON NUBE ROJA
      Sí, el régimen siempre protegió hasta donde podía a los judios y a los prisioneros aliados evadidos de la Francia ocupada.
      En aquella época el Invicto era un maestro en hacer equilibrios entre los germanófilos y los anglófilos de sus ministros.
      No sé si el apellido ese es judío o no aunque en España siempre ha habido muchísimos apellidos que proceden de los judios conversos del XVI y XVII.

      Eliminar
  3. Franco no solo tenía que esconder las cartas para evitar meterse en la WWII. Eran años muy duros para los españoles, con muchas penurias. Encima tener que cuidar de refugiados extranjeros, tampoco creo fuera muy comprensible entre la poblacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Cierto, el Invicto se pasaba los días de la Guerra Mundial haciendo equilibrios de todo tipo : entre nazis, que le habían ayudado a ganar la guerra civil, y los aliados por si las moscas, y porque las carencias en España, como comentas, eran tales que negociaba con Churchill el envío de petroleo a cambio de información de guerra sobre los submarinos y acorazados alemanes que se avituallaban en puertos españoles.

      Aquella población española, hambrienta y carente hasta de carreteras y electricidad, dificilmente hubiera tratado con cariño a refugiados extranjeros. A la postre los judios tuvieron un gran apoyo en España.

      Eliminar
  4. Son historias que no interesa demasiado propagar, pero España dejaba entrar desde la Francia de Vichy a miles de personas sin mirar religión o raza, mientras, por ejemplo, la neutral y democrática Suiza cerró sus puertas a muchos judíos que llegaron llamando a ellas y que se vieron devueltos al terror nazi.
    El filósofo e historiador alemán Patrik von zur Mühlen en su libro Huída a través de España y Portugal. (J.H.W. Dieta Nachf. Bonn), afirma que: “España hizo posible que más de 50.000 disidentes y judíos escaparan de los nazis.”
    En el libro La banalidad del bien de Enrico Deaglio. (Editorial Feltrinelli. Milán. y publicada en España por Herder), en uno de sus párrafos, dice: “Si bien el papel de la España franquista en las operaciones de salvamento de los judíos europeos ha sido silenciado casi del todo, fue decididamente superior al de las democracias antihitlerianas. Las cifras varían entre 30.000 y 60.000 judíos liberados del holocausto.”
    No sé qué fundamento tienen estas afirmaciones, ni si las cifras se ajustan a la realidad, pero ahí están y muchas otras procedentes de gente nada sospechosa, rabinos y pensadores judíos. Incluso el propio Sanz de Briz, cuyo papel en favor de los judíos de Hungría está totalmente reconocido y probado, en una entrevista que mantuvo con el historiador judío Isaac Molho, cuando estaba de Cónsul General de España en Nueva York, le manifestó que todo el mérito era de Franco.
    Pero como dije al principio, esto no interesa airearlo demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Como bien dices no ha interesado que este hecho, el de la ayuda franquista a tope a los judios escapados de los nazis, se propagara.

      Te quedo muy agradecido por la valiosísima información que aportas en tu comentario.

      Lo de SANZ BRIZ ya lo conocía e incluso he leído algún libro al respecto y además tengo en el Blog una Entrada hablando del tema.

      Eliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo con Trecce, no interesa airearlo demasiado.

    Para todo el izquierdismo español, el Invicto era básicamente un nazi más, con lo cual eso le convertía en perseguidor y aniquilador de judíos automáticamente. Enterarse de estas cosas está bien porque demuestra lo que yo siempre he sostenido, que Franco era un perfecto estratega. De todas maneras, estamos hablando de apenas unos años después de nuestra Guerra Civil, el país no estaba para preparado par aun "Welcome refugees" podemita. Las cosas ya eran jodidas para todos los que habían quedado. A la postre se gestionó el problema de la mejor forma que se pudo (es mi opinión)

    Yo sí conocía la existencia de este campo de concentración, que de hecho todavía quedan algunas ruinas, pocas, la verdad. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAVICHU.
      Como bien comentas a los zurdosos y a los nacionalistas no les interesa de modo alguno que se descubra alguna buena actividad política a pesar de los 40 años que duró su régimen. Quieren resucitarlo a base de calificarlo de canalla y tener algún argumento político. Los nazios, de hecho, predican que quien no es nacionalista es franquista, o sea "fatxa"
      Sabes que yo no fui ni soy franquista pero la historia me ha enseñado que la otra opción que teniamos era que si ganan la guerra los republicanos comnunistas hubieramos estado 40 años bajo una dictadura comunista al estilo de Polonia, Alemania Oriental o Hungria. Por tanto no cabe la menor duda respecto a lo que era mejor o peor.
      El Invicto era hijo de su tiempo y conoció lo que eran los de Negrin, Prieto o Carrillo, José Diaz, Azaña, etc. etc. e hizo lo posible para que bajo su mandato no levantaran cabeza gentes así. Pero eso no invalida que a España la sacara de la ruina y creara una CLASE MEDIA inexistente hasta entonces.

      Hoy son mucho más impositivos y totalitarios los de GEROA BAI, los del PNV y BILDU.

      Saludos

      Eliminar
  6. Como buen gallego, Franco sabía nadar y guardar la ropa, y hay que tener en cuenta que en general a todos les venía bien una neutralidad española.... a los que más a los españoles. En cuanto al salvamento de judíos, es algo que cuadra bastante bien tanto con el nacional-catolicismo como con la idea esa del franquismo de la universalidad de destinos, por aquello de que los sefarditas también son hermanos españoles.

    En fin y en resumen, que las cosas son lo que son y en cada momento se hace lo que se puede. Y no creo que hubiera un plan general de salvamento de judíos, sino que se salió al paso como buenamente se pudo. No había un gran control de fronteras porque tampoco había medios para realizarlo adecuadamente, unos pocos guardia civiles y carabineros que entre el maquis y una cosa y otra daban poco de sí, y todo el país andaba parecido, a trancas y barrrancas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Lo del nacional-catolicismo y la idea de los sefardies dentro del concepto falangista de "unidad de destino en lo universal, personalmente creo que al Invicto le resbalaban aunque hiciera lo posible para que la plebe se lo tragara.
      Ahora sabemos que sus gobiernos en aquellos años estaban divididos entre germanofilos (Serrano Suñer, Muñoz Grandes y otros) y anglofilos (Martin Artajo, Generales Kindelan o Martinez Campos) y que hizo caso a unos u otros en función de su conveniencia del momento. En los años 41 y 42 convenía estar a bien con Adolf para no ser invadidos por la Wehrmacht y que estaba en Hendaye, y en los años 43 y 44 tenía claro que le convenía estar a bien con Churchill porque sabía que iban a ganar los aliados.

      Por otra parte en España en el siglo XX no hubo antijudaismo, algo que en Francia era muy latente. El enemigo por excelencia de Franquito y para Franquito eran los comunistas y todo lo demás le traía al pairo. Se habla de su antivasquismo y la realidad era que sus ministros erna mayoritariamente vascos y que las tripulaciones de su yate Azor estaban formadas exclusivamente por mariñelas de Guetaria y Bermeo, porque era de los únicos que se fiaba.

      Respecto a las fronteras y la escasez de medios llevas mucha razón porque es la época que más contrabando han realizado los de Fuenterrabia y los del Baztán. Incluso había unos denominados "Guidolaris" dedicados a pasar la frontera ayudando a los que huían de Francia.

      Eliminar