Juana Marisa Isabel culturizándose

31 octubre 2016

El lumpen proletariado y Rufián

Tan totalitario es levantar un puño cerrado como alzar el brazo con la mano extendida, a la romana.
El sábado por la tarde, yo escuchaba a un tal Gabriel Rufián, diputado impensable en un Parlamento civilizado.El de Esquerra fue la voz bronca de un lumpen, a cuyo analfabetismo suple la agresión bestial y sin remordimiento. Habrá a quienes les dé risa. Pero no, su ignaro plebeyismo no tiene ninguna gracia. Detrás del lumpen, acecha siempre lo peor, lo más indescriptiblemente reaccionario: el retorno a las cavernas, en donde no hay racionalidad, sólo desprecio a la palabra y a la inteligencia; culto del garrotazo.

Al cultivo de esa ultrarreaccionaria especie, llaman los jóvenes penenes de Podemos "plebeyismo". Con entusiasmo y léxico nacido para designar a las hordas de hampones, sobre las cuales Perón y su angélica dama contaban para linchar oponentes. De aquel culto al navajero, nació la Argentina contemporánea. Que culmina en Kirchner.

Ese sí sabe muy bien de qué habla. Y a qué mugrienta violencia conduce todo lo dicho. Es la lógica del lumpen: "la hez, el desecho, la escoria de todas las clases". Y la única, escribe Marx, sobre la cual un despotismo total puede asentarse. Ese despotismo habría de venir, tres cuartos de siglo luego. Se llamó fascismo.

G. ALBIAC




6 comentarios:

  1. Eso es lo que representan tipos como el RUFIAN : a hordas de hampones. Puro lumpen-borroka, sin la más mínima formación académica ni interés por ella.
    Su objetivo cabe unicamente en implantar SU totalitarismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JORGE.
      Lo de "lumpen proletario" es frase de Marx porque sabía que el comunismo con iletrados conlleva a crear masas de "hordas de hampones".
      Y el diputado catalufo Rufián es el prototipo de lumpen deseoso de que las hordas de iletrados como él arrasen con todo para quedarse con el Palacio de Invierno, es decir con el sistema totalitario implantado por ellos.

      Eliminar
  2. Muy bueno lo de que "No era capitalista porque no vive en ninguna capital". Ese es el tipo de aldeano iletrado que aspira a independizar a su aldea para no tener que convivir con gentes cultivadas o civilizadas.

    Y en esa "horda de hanpones" entran de lleno los de Tardá, los de Iglesias y los de Otegui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON VILLAR.
      Es que los que a estas alturas apuestan por querer vivir en un sistema comunista del estilo de los años 1920, es un incapacitado intelectual que no se ha enterado de nada.

      Los que sí saben lo que quieren, movilizar a esos "hampones proletarios" son los Tardá, Rufián o los dirigentes batasunos, así como los primeros espadas de Pablo Iglesias.

      Eliminar
  3. Es que los extremos siempre se han tocado y que sean de los calsificados en la izquierda o en la derecha, casi siempre depende del entorno en que se hayan desenvuelto sus vidas, pero son muy parecidos, incluso intercambiables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Eso creo yo también : que los de extrema izquierda y derecha son INTERCAMBIABLES.
      Todos iguales de totalitarios.

      Eliminar