Paisaje relajante

24 septiembre 2016

Culomanía, culturización mundial


La operación política, cultural y estética que se está obrando ante nuestras narices es gigantesca, rapidísima, prolija en significados. Resumiendo: sin culo no hay paraíso.
El fenómeno es global y coloca el trasero en el punto focal de los multimegamillonarios negocios del cuerpo (moda, cosmética, showbusiness, cirugía estética, prácticas sexuales, pornografía...), de la misma manera que los 90 estuvieron bajo la influencia de los pechos armados de silicona.

En 2014, un selfie de Kim Kardashian y Blac Chyna comparando sus culos frente al espejo obtuvo más de 600.000 clicks de aprobación. El que Kardashian colgó con su cara B apenas tapada por un bañador blanco, recibió más de un millón. Instagram coronó a otras reinas con buen trasero como Jen Selter, cuya retaguardia híper entrenada recibe la aprobación incesante de sus cuatro millones de seguidores.


6 comentarios:

  1. Y eso por no hablar de algo tan profundo como el reciente negocio que se ha montado con el blanqueamiento anal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO.
      Ahhhh, no había oído hablar de eso pero tampoco me causa extrañeza. El exceso de consumismo conduce a aberraciones estéticas de todo tipo.
      Personalmente y a efectos de salud visual no me molesta nada que las mozas cultiven tener culos duros y respoingones.

      Eliminar
  2. Se ve que tiene más interés comparar culos que cerebros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Sin ninguna duda. En "estepais" a casi nadie o sólo a una minoría interesan los cerebros.

      Eliminar
  3. Esto es porque en internet censuran las tetas... y claro, algo tienen que enseñar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Es posible que sea así. Yo recibí un aviso de Googler hace un año por poner portadas con yogurinas alegrantes de la vista, y desde entonces sigo haciendo lo mismo que antes pero sin que se vean claramente tetas ni sexo.

      Y es que todo depende del buen o mal gusto de lo que se enseña. Si a una señora o señorita cañón la enseñas sin que resulte ofensivo al buen gusto, está claro que no debe de molestar a nadie porque son producto de la Naturaleza, y ahora estamos en ciclo modal ECOLOGISTA.

      Eliminar