Juana Marisa Isabel culturizándose

03 junio 2016

Los "almendrones" de los Castro

Los propietarios de dichos automóviles se vieron obligados a emplear su imaginación y los recursos locales para mantenerlos operativos: desde motores de tractor soviético a refrigeradores de nevera pasando por las chapuzas artesanales más inverosímiles... todo valía para mantener vivos y en marcha a los que (para muchos cubanos) eran todavía la única posibilidad de disponer de un coche.
Los caribeños, con su ingenio habitual, pronto les pusieron nombre a estas piezas de museo rodantes: almendrones.

Evidentemente, seguridad y comodidad es lo que menos cabe esperar al subirse en una de estas verdaderas piezas de museo rodantes pero, en un país con una red viaria deficiente y unos transportes públicos primarios, cumplen todavía una función vital de transporte a un precio asequible incluso para los paupérrimos sueldos cubanos.
Las autoridades de la isla afirman que diariamente circulan por La Habana y Santiago (las dos ciudades más importantes) unos 10.000 de estos extraños vehículos, aunque probablemente el número total esté alrededor de los 75.000 en todo el país.

Mientras tanto, y a la espera de ver cómo cambian las cosas en la perla del Caribe, por 25 dólares la hora todavía es posible viajar en el tiempo y sentirse como una diva del Hollywood de los 50 en el enorme asiento trasero de un Cadillac, un Buick o un Studebaker.

6 comentarios:

  1. No me extrañaría nada que, si como parece, van a cambiar las cosas, se produzca un flujo importante de vehículos nuevos hacia Cub, por una parte y de esos modelos "customizados" por otra. Los coleccionistas americanos se los arrancarán de las manos. Ese NASH que aparece en segundo lugar, en la primera foto, causará sensación en los Estados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvida comentar la preocupación que me produce la audacia de Prima Maribel burlándose de ese animal. ¡Y ni siquiera lleva muleta!

      Eliminar
    2. DON BWANA.
      Ya sabe que las "Maribel" son muy audaces y se está arriesgando a que la vaca o toro le pase por encima a poco que se cabree.

      Eliminar
    3. Esos vehículos de los 50 tienen que ser muy golosos para los coleccionistas useños. No creo que sirvan para hacer muchos kilómetros dado que los mantienen a base de sujetar piezas con alambres y cuerdas.
      El coche que menciona es una maravilla.

      Eliminar
  2. Es lo mismo que hacen los ínclitos hermanos con el partido comunista cubano, meter almendrones para que siga funcionando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Ingenioso modo de comparar : los almendrones mecánicos tienen más reparaciones y parches que una bici gallega de afilar cuchillos, y su Partido Comunisa está en las mismas.

      Eliminar