Paisaje relajante

03 abril 2016

Huerta del Rey

Hay un lugar en el mundo donde los nombres eligen a las personas.Por ejemplo, Hirónides Ranulfo.
Y así han hecho Filadelfo, Iluminada, Ninfodora, Canuto, Baraquisio, Austiquiliniano, Filogonio, Virísima... y hasta Digna Marciana.
Todos son nombres reales de personas verdaderas. O al revés.

Este pueblo en medio del tiempo, este pedazo de la Castilla interna y surreal, es famoso por haber engendrado la mayor concentración de nombres extraños del mundo.
- Me llamo Firmo.
- ¿Perdón?
- Sí, sí. Firmo. Yo mismo provoco las anécdotas y doy lugar al cachondeo. Cuando tengo que firmar un impreso, deliberadamente empiezo a firmar despacito. Una y otra vez. A veces rompen los papeles.
Firmo tiene 72 años y, propiamente dicho, lleva la sorna en el nombre. "Mi santo es san Firmo. Pero yo no tengo pinta de santo. Yo al que estoy apuntado es a san Apapucio, el patrón de los feos".
Y se ríe, el muy bandido.
A principios del siglo XX, en Huerta de Rey muchos de sus 1.400 habitantes se repartían no más de tres o cuatro apellidos. El cartero se volvía loco para acertar con las misivas que llegaban a distintos vecinos que compartían apellido... y nombre: Pedro, Juan, Carmen, María...Así que, dada la imposibilidad de cambiar los apellidos de la gente, el secretario del Ayuntamiento planteó cambiar los nombres. O sea, identificar a las personas por su nombre de pila.

Si lo miras bien, Filogonio tiene cara de llamarse Filogonio.
- ¿Y a usted por qué le pusieron Filogonio?
- No estaba yo allí
.- Y en su familia, ¿cómo anda la cosa?
- Mi mujer se llama María Inés, pero eso no es llamarse, ni es ná.


14 comentarios:

  1. La verdad es que no necesitan apellidos para identificarse. Supongo habrá algún Sisebuto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Sisebutos, Apapucios y lo que haga falta que no haya en parte alguna.
      Imagínese un pueblo de mil habitantes que tuviera 60 GARCIAS, 80 PEREZ, 70 GONZALEZ y en ese plan. La solución del secretario del ayuntamiento es genial, siempre que le hiceran caso. Y se LO HICIERON.,

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pues me parece una saludabilísima costumbre la de resucitar nombres en desuso, especialmente los bellos nombres visigodos, ya que la suma de un nombre raro a los apellidos, hace prácticamente imposible que haya confusiones como la que le costó el desahucio a un pobre hombre de un pueblo de Valladolid, a quien un juez inícuo y gilipollas, (especie en expansión), desahució por una deuda, pese a que el propio demandante estaba en la sala del juzgado diciendo que ese "Pepe Pérez" o algo así, no era al que él había demandado por deudas. De haberse llamado Patricio, Focas, Cojoncio, Clodulfo o Turismundo, seguro que por muy gilipollas que fuese el juez, no habría habido confusión alguna.

    Por cierto, su prima Basilisa, ¿es de Huerta de Rey? Bueno, da lo mismo, sea de donde sea, está buenísima.

    Abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TANHAUSER.
      El primero y más elemental derecho que tenemos los occidentales ( a los otros que les den) es a SER IDENTIFICADOS. Y así no pasa lo que lo sucedió a ese pobre desahuciado de Valladolid. Y con más razón con la gente que ahora tenemos en los juzgados y en las alcaldias, tal como comentas.

      Precisamente en ese mundo de los nombres visigodos hay mucho en donde elegir.

      Prima Basi no creo que sea de Huerta del Rey pero podría serlo, aunque tampoco necesita mucho nombre para distinguirse dadas sus cualidades físicas para consegurlo.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Pues que vayan a preguntar por cualquier pueblito de El Salvador o Guatemala. No son nombres visigodos, pero hay rarezas para dar y tomar. Uno de los más comunes es Usmail, que viene del U.S.A. Mail que leen en los sobres donde los familiares emigrantes les envían dinero. Y hay de todo.

      Eliminar
    3. DON ULTIMO.
      Sí, los sudamericanos y centro americanos también son muy aficionados a nombres ajenos a sus tradiciones, poniendo a los niños nombres como Washington, Napoleón u OMO, como el detergente.

      Eliminar
  4. Que grandes...no como ahora, donde comisarios politicos deciden que nombres son suficientemente vascos..menudas horteradas se escuchan por ahí.

    En mi familia tienen tambien unos nombres, que telita, tela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HONORABLE SEÑOR OGRO.
      Menudas vacances de internet te has pegado. Me alegro por tí.
      La idea del secretario municipal en un pueblo endogámico es genial. Y lo raro es que haya funcionado y aplicado.
      En otros tiempos en las aldeas ponian nombres correspondientes al Santoral, y así salian luego los cabreos de muchos cuando eran adultos.
      Pero, tal como dices, nadie gana a los nacios de Tierras Sioux en poner nombres absolutamente indios, de las praderas de Arizona. Ahora se estilan mucho los URTZI, OIANE, IKER, etc. etc.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo en Ecuador conocí un Clodoveo, muy tradicional el muchacho. Pero sí, por aquellas tierras son muy de nombres ajenos a su cultura. Hay un humorista ecuatoriano, que se hace llamar "La Vecina" que se reía del tema, preguntadoles a sus compatriotas que por qué les ponían esos nombres, que si creen que poniendoles esos nombres les iban a cambiar el color de ojos , jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAVICHU
      Tenía razón el humorista ese : con los rimbombantes nombres que gustan de usar los americanos del Centro y Sur parece como que quieren SER MÁS DE LO QUE CREEN SER.

      Eliminar
  7. Es un pueblo bastante majo que queda cerca de donde suelo acampar en pinares sorianos...pues mira qué originales, yo prefiero un apelativo más corriente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBEL.
      Así que conoces el pueblo en cuestión, por esas zonas sorianas por donde veranean los ricos y sabios madrileños.
      En tu caso te denominarian FOSFENA, que quiere decir la que produce las luces de colores con sus palabras escritas.

      Eliminar