Paisaje relajante

05 noviembre 2015

Ahora y en 1933, igual de confundidos

EL DUCE AGUIRRE
El 10 de febrero de 1933, bajo la dirección del vicepresidente de la Cáma­ra, Gómez Paratcha, el Congreso discute la Ley de Congregaciones Religiosas.
José Antonio Aguirre toma la palabra para oponerse al proyecto de Ley del Gobierno. Empieza su intervención:
-Ante una Ley de la trascendencia de la que se está discutiendo esta tarde, el pueblo vasco...
-Una parte del pueblo vasco -le interrumpe el diputado socialista, Enri­que de Francisco Jiménez.
-La inmensa mayoría del pueblo vasco -enfatiza Aguirre.
-De eso no tiene su señoría seguridad -vuelve a corregirle De Francisco.
-Y, además, representado en este Parlamento por un diputado vasco --con­tinúa Aguirre.
-y en estos bancos por otro diputado vasco, que asegura que no es cierto lo que dice su señoría -le interrumpe el tribuno socialista por Guipúzcoa.
-El vasco no lo será su señoría -protesta Aguirre.
-Pero le represento, en estos momentos, con tanto derecho como su seño­ría -aclara De Francisco.
-Con derecho sí, yo no lo niego, pero como vasco no -insiste el futuro Duce de Euskadi.
-y ¿qué quiere decir su señoría, que no es español? -pregunta el diputado socialista guipuzcoano.
-Soy sólo vasco y ciudadano de la República.
-Pues si su señoría no es español, no tiene derecho a estar aquí.

Zanjado provisionalmente el incidente, José Antonio Aguirre intenta empe­zar de nuevo. Y, empleando los mismos tópicos, trata de arrogarse el 100 por ciento de la representación de los habitantes de Navarra, Vizcaya, Alava y Guipúzcoa.

-Es triste que en estos momentos en que se levanta uno, que es vasco, ven­ga otro, que no lo es, a hacerle advertencias que no tienen razón ni fundamento.

-Advertencias perfectamente justas y lógicas -le corrige Enrique de Francisco.
-En este momento, la representación del pueblo vasco... --comienza de nue­vo Aguirre, que no ha logrado entrar aún en materia.
-Una representación del pueblo vasco -tercia el diputado socialista por Viz­caya, Vicente Fatrás.
-Toda la representación -interrumpe otro diputado nacionalista.
-Yo niego rotundamente que ustedes puedan arrogarse en exclusiva la re­presentación de los vascos. ¡Eso es intolerable! -protesta De Francisco, fuera de sí.

En este momento, el presidente en funciones de la Cámara, Gómez Parat­cha, tiene que interrumpir la sesión. Apercibe a Aguirre de que hable en nombre de su partido y no de los vascos.

-Hay otras fuerzas políticas que representan por igual a otros sectores de la sociedad vasca. Y que tienen tanta legitimidad, como el PNV, para ocupar sus es­caños en el Congreso -le reconviene.

El incidente duró, aproximadamente, diez minutos y ni aun así Aguirre enten­dió que la única propiedad de que disponía, y ni siquiera en su totalidad, en las Pro­vincias Vascongadas era la empresa Chocolates Bilbaínos, peneneciente a su familia.

La anécdota, narrada aisladamente, parece irrelevante. Constituye, sin embar­go, una de las claves -si no la principal- para entender el "conflicto vasco".

Una minoría que apenas llega al 23 por ciento del censo electoral en 2015, se con­sidera dueña en exclusiva y con capacidad de excluir al resto, en los tres territorios históricos, con apenas diez mil kilómetros cuadrados de superficie.

Puro palurdismo sin curación.

Tellagorri

NOTA DEL BLOG
El diputado Enrique de Francisco Jimenez fue dirigente obrero y político del PSOE. Aunque nació en Getafe vivió desde su adolescencia en Tolosa (1910, Gipuzcoa) de cuyo Ayuntamiento llegó a ser concejal en las primeras décadas del siglo. En el terreno sindical, pese a su cargo en Irastorza Hermanos -empresa que cerró en 1912 tras una larga huelga- presidió el sindicato del papel de UGT de Guipuzcoa. En las Cortes fue jefe de la minoría socialista.


12 comentarios:

  1. Ese fue siempre el problema y así será durante muchos años; recuerdo cuando ganó Patxi, que algunos votantes socialistas proponían que se dejara gobernar al PNV, por que si no se "liaría", palabras textuales.
    Cuando pregunté la razón de por que se le debía dejar gobernar, fue que siempre lo habían hecho.
    Ni Groucho lo haría mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME.
      Es triste que los sociatas siempre han tenido un inmenso complejo ante los peneuveros, y hasta creen, como indicas en el comentario, que el Gobierno Vasco es algo de propiedad peneuvera per se.

      El desprecio que los del batzoki sienten por los ajenos a ellos es de tal calibre que se creen impunes e inmunes a robar de lo público a mansalva. Lógico porque se creen los propietarios de todas las Vascongadas y por tanto nunca se roban a sí mismos.

      Y luego se habla de los talibanes afganos.

      Eliminar
  2. Grande esta entrada, y reveladora. De toda la vida el PNV ha tomado esta tierra como su batozki particular, su cagadero. Y asi nos trata a los vascos, como borregos a los que pastoear bajo el comodo comodin de "pueblo vasco", un todo con una suerte de mente colmena y cuyos intereses, misteriosamente, nos dicen son los del PNV. No por nada el PNV ODIA el liberalismo y los derechos individuales. Les dicen de derechas, pero son puramente socialistas, con un control social rayano a la histeria: nombres de personas y ciudades, educacion, medios, subvenciones y un largo etc, destinados a ejercer un ferreo control social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Esta escena parlamentaria de 1933 sigue siendo rutinaria a estas fechas entre los prohombres peneuveros y los no nacionalistas.
      Como comentas, nos consideran a los residentes de la tierra no afiliados como a borregos en el redil y aptos únicamente para ser pastoreados por ellos. Y a los que son "de los suyos" los anulan mentalmente hasta convertirlos en simples peones de su ajedrez.

      Coincido contigo en que los nazios de todo color además de odiar el liberalismo son absolutamente opuestos al sistema del sufragio universal. Lo que admiten únicamente es que por natura ellos deben de ser los gobernantes y por ello les sobran los parlamentos y las urnas.

      Parece una broma porque somos menos habitantes que los que tiene la ciudad de Valencia, pero es exactamente la copia de lo que implantó Musolini en Italia.

      Eliminar
  3. Magistral e inmejorable análisis y exposición de esa triste realidad. De todas formas, no están igual de confundidos todos ahora, algunos, los socialistas, lo están mas, pues así como las palabras del "euskalführer", si son repetibles por cualquier "abertzao" de hoy, las objeciones de Enrique de Francisco, no me imagino a ningún socialista actual, esgrimiéndolas.

    En cuanto al funcionariado de los juzgados, ¿¡qué quiere que le diga!?, estoy considerando hacerme juzgar por algo.

    Abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TANNHAUSER.
      Gracias por tu elogio y es que la realidad diaria de esta tierra es una copia perfecta de la escena parlamentaria que se describe de cuando 1933.
      Fíjate que cuando crearon la primera autonomía en 1937 a su presidente lo designaron bajo el nombre de LEHENDAKARI, que es la exacta traducción de lo que entonces estaba de moda en Italia y Alemania : DUCE o FUHRER.

      Hoy los sociatas son los recoge-pelotas de los peneuveros y ni borrachos son capaces, los socialistas, de enfrentarse a ellos al modo en que lo hizo Enrique de Francisco.

      Lo de considerar ser juzgado por algo en base a tropezarte con esas funcionarias puede resultar peligroso porque creo que en algunos de esos lugares de juzgar las funcionarias son como la Vice-gallina, uséase aquella Maritere que arrastraba a Zapatitos. Habría antes que echar un vistazo al "personal funcionario" de cada juzgado.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Cierto. en las mismas seguimos. Y sin ninguna probabilidad de que esos totalitarios modifiquen sus mentalidades.

      Eliminar
  5. Por un momento pensé que estaba usted refiriéndose a Cataluña, don Javier. Para más inri, aquí, además de los partidos nacionalistas, tenemos una caterva de asociaciones civiles "independientes" que también se arrogan la potestad de hablar en nombre de todos los catalanes ya que, si no estás con ellos, eres el enemigo.
    Ni a mal catalán llegas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP.
      Esa plaga es absolutamente no reciclable y por tanto únicamente cabe dejarles pasar de lado. La culpa de que hayan proliferado libremente y anulando los derechos individuales de los ajenos a ellos, es de la pasividad de todos los gobiernos de Madrid que los han dejado hacer a su aire.

      En Vasconia hace tiempo que se hubiera terminado con los batasunos si los gobiernos sucesivos hubieran actuado conforme a la ley.

      Eliminar
  6. Como dice Tannhausser ahora estamos peor, porque los otros diputados vascos (e igual con los catalanes) no reaccionan con la misma contundencia y consideran que cuando el vascopiteco o catalanopiteco de turno habla así tiene razón.... una pena no haber avanzado nada en 100 años, sino haber retrocedido, con lo que nos ha "tocao" pasar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Como bien comentas, en 100 años hemos retrocido hasta tal punto que ahora son colmenas completas de borregos cuando en tiempos del Invicto eran abejorros sueltos.

      Los gobiernos de Madrid son, a mi entender, los responsables de que en Cataluña y Vasconia haya tanto TALIBÁN. Y vamos aún a peor porque llevan 40 años adoctrinando en su ideario a todas las generaciones de niños que pasan por las escuelas.

      Eliminar