Juana Marisa Isabel culturizándose

18 octubre 2015

La clave social está en los ESTREÑIDOS

Giulia Enders tiene 25 años, es investigadora en el Instituto de Microbiología de Frankfurt y ha escrito 'La digestión es la cuestión', un 'best-seller' internacional sobre el intestino.
"Un gramo de heces tiene más bacterias que humanos hay en la Tierra. Eso da una idea de la complejidad del intestino, el órgano más infravalorado de nuestro cuerpo. Sus movimientos son tan elegantes como los de un bailarín de ballet. El corazón o el cerebro tienen mejor prensa, pero el intestino es infinitamente más interesante".

"Con 17 años sufría eczema. El tratamiento no funcionaba, así que probé cultivos probióticos y dietas... Estaba convencida de que todo provenía de mi intestino. Acerté, así que decidí estudiarlo a fondo".
"Averiguar que tenemos dos esfínteres me cambió la vida. El interno opera de forma inconsciente y envía una muestra a una cámara que hay antes del externo. Allí, unas células sensoras deciden si puedes tirarte un pedo sin peligro: "Sí, estás en casa" o "No, estás en el trabajo".

Es alucinante lo que se preocupan por nosotros. Los esfínteres han hecho más por la humanidad que las pirámides de Egipto.
"En Occidente no sabemos ir al retrete. Nos sentamos en vez de ponernos de cuclillas, lo que alarga el proceso innecesariamente. Esto explica por qué aquí sufrimos muchas más enfermedades, como las hemorroides y la diverticulitis. La solución es bien sencilla: coloca un pequeño taburete delante del retrete y sube ahí los pies. Te ayudará".

"En la universidad conocí al hombre con el peor aliento del mundo. Era un olor horrible, casi fecal. Al día siguiente, se suicidó. Eso me hizo preguntarme si el intestino está relacionado con el estado de ánimo. Los últimos estudios científicos indican que sí".
"El sistema nervioso del intestino es enorme. Sólo hay uno mayor en tu cuerpo: el cerebro. Piensa en una experiencia estresante, como un examen importante: tus tripas comparten ese miedo contigo. Por eso sientes "un nudo en el estómago" cuando te pones nervioso".

Nuestro intestino mide unos siete km de longitud. Parece que sólo son entre tres y seis metros, pero está repleto de pliegues y vellosidades que, a su vez, tienen protuberancias vellosas. Si lo alisamos todo, alcanzamos los 7.000 m. En total, realizamos nuestra digestión sobre una zona 100 veces más grande que nuestra piel. ¡Y todo para una bolsa de patatas fritas!.

LA AUTORA

10 comentarios:

  1. El artículo roza lo sarcástico, pero personalmente, veo cosas muy veraces :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ANGEL.
      Efectivamente parece un escrito coprológico pero es más bien de ciencia experimental doméstica.

      Eliminar
  2. Lo del taburete no es mala idea, ya que volver al agujero en el suelo no lo veo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO.
      Lo del agujero en el suelo era invento de los franceses y lo han mantenido hasta hace muy poco en bares y en sus casas.
      En sí el sistema era una guarrada. Más práctico lo de utilizar el taburete.

      Eliminar
  3. Siempre me han interesado los asuntos relacionados con la digestión y este artículo me parece interesantísimo. El anterior ocupante del piso que tengo alquilado debía ser un entendido en la materia, porque encontré un pequeño taburete en el cuarto de baño que, inocente de mí, pensé que era para cambiar la bombilla (ya me parecía algo pequeño).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Sí, los temas de digestión deben de priorizarse en la vida porque por ahí vienen, a mi modesto entender, los buenos y malos humores de las gentes. Cuando veo a un o una con cara avinagrada lo achaco siempre a que deben de ser EXTREÑIDOS. Y no creo que me equivoque mucho.

      Lo del inquilino ese suyo le demuestra que el tipo no era ningún lerdo y sabía por dónde se andaba,

      Eliminar
  4. Gran artículo. Cagar bien es salud.
    Ya lo dice el refranero; mejor perder un amigo que joderte el intestino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Ogro.
      Tan bueno como que es el 90% de salud.
      Por eso los EXTREÑIDOS son unos amargados. Hay que cuidarse el intestino

      Eliminar
  5. ¡Estreñidos!, no hay que ser tan conservadores, hombre, las exageraciones, en eso, nos mandan a la mierda o mas exactamente, nos llenan de ella.

    Muy inteligente y observadora la Srta. Giulia Enders, pero yo me inclino por Tomasita.

    Abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TANN.
      Tomasita está como un pan para untar pero hazle caso a la señorita GIULIA para que estés en forma.

      Si observas un poco comprobarás que todos o la mayoría de los "malas leches" son extreñidos puros.

      Eliminar