Paisaje relajante

07 octubre 2015

Caltech, la mejor universidad mundial

En 1962, el químico y activista del pacifismo Linus Pauling se alzó con el Premio Nobel de la Paz. No sería nada excepcional (aparentemente) si no fuese porque ello le convertía en el único hombre en haberse alzado por dos veces y en solitario con el galardón, ya que en 1954 había obtenido el de Química.

Pauling había estudiado en el California Institute of Technology o Caltech,  una institución que ha dado lugar a 34 Premios Nobel y 71 ganadores de la Medalla Nacional de las Ciencias y Tecnologías estadounidense. Y, sin embargo, nunca pensamos en ella y sí en Harvard, Oxford, Stanford o el MIT cuando pensamos en las mejores universidades del mundo.

Es un centro pequeñísimo (2.181 estudiantes) en la que resulta tremendamente difícil entrar (tiene una tasa de admisión de un 10,6%) y su matrícula es muy cara (41.538 dólares, es decir, 37.038 euros). Las clases están formadas por no más de nueve estudiantes, el 87% de los alumnos terminan graduándose e ingresando en el mercado laboral con un sueldo muy alto, unos 66.500 dólares (59.306 euros) de media.

¿La conclusión? Que si Caltech figura tan alto en los rankings no es sólo porque está haciendo las cosas bien (eso se da por hecho), sino porque está diseñada para elegir tan sólo a un puñado de los mejores estudiantes del mundo (uno de cada cuatro es internacional) que disfrutarán de una educación de élite, incluso dentro de la élite.

El centro es una universidad privada que en 2008 concluyó una nueva campaña de financiación en la que consiguió más de 1.400 millones de dólares de 16.000 donantes diferentes, la mitad de los cuales sirvieron para apoyar los programas y proyectos de sus facultades.
Tiene buenos  padrinos: la NASA (principalmente a través del JPL, el Jet Propulsion Laboratory, uno de sus principales proyectos), la Fundación Nacional de las Ciencias ( su principal valedor con 343 millones anuales, un récord en todo el país), el Departamento de Salud y Servicios Humanos, el Departamento de Defensa y el de Energía .

Las asignaturas estrella de las 38 que se ofertan en Caltech, a apenas 18 kilómetros del centro de Los Ángeles, son la Ingeniería Mecánica, las Ciencias de la Computación y la Información y la Ingeniería Química. El centro se divide en seis departamentos: Biología e Ingeniería Biológica; Ingeniería Química; Ciencias Aplicadas; Ciencias Geológicas y Planetarias; Ciencias Sociales y Humanidades; y Astronomía, Matemáticas y Física, aparte del Jet Propulsion Laboratory, que se organiza de manera autónoma.
Los estudiantes de primer año han de vivir obligatoriamente en el campus.. Una buena explicación, la ofrece Russell K. Nieli, por culpar a las “modas intelectuales de los 60” como el feminismo radical, el marxismo y el deconstruccionismo de la decadencia de las universidades americanas. 

En definitiva, asegura, una meritocracia pura, que se refleja, por ejemplo, en el siguiente dato: “Quizá la diferencia más importante entre esta y otras universidades de élite (en las que se incluyen el MIT y la Universidad de Chicago) es su completa indiferencia hacia el equilibrio racial”.

La clave, pues, se encuentra en su proceso de admisión, que provoca que sólo estudien en Caltech los estudiantes más talentosos y que, por lo tanto, obtendrán las mejores notas: “El decidido enfoque de Caltech hacia la excelencia académica se debe, sin ninguna duda, al hecho de que son sus facultades y no sus administradores los que determinan los procesos de admisión”, concluye Nieli.
Caltech le ha enseñado al resto del mundo lo que se puede conseguir cuando una institución de élite (incluso una tan pequeña) se centra exclusivamente en el talento, la creatividad y los estándares académicos inflexibles”.


6 comentarios:

  1. Si bien los precios estan fuera de alcance, sin duda su metodologia es la valida cuando quieres FORMAR, ENSEÑAR y aprender a a PENSAR. Luego, la plebe, nosotros, tenemos la educacion publica, de la cual nuestros propios politicos, que tanto la ensalzan, huyen a cualquier precio.

    Si hay suerte, nos vamos a la concertada, aun pagando algo mas. Pero ni siquiera esta se libre del cancer estatal y se pliega, subvencion mediante, a muchos de los miserables y ridiculos postulados de lo publico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Todo lo que dices es así y no hace falta debatir sobre ello. Ausencia de excelencia y de calidad docente en los centros públicos y concertados.
      Por ello, todo país debiera de disponer de varios centros como los que se describen en el Post para crear futuros especialistas de la mejor calidad profesional.
      Hubo un tiempo en que similares objetivos los tuvo la Universidad de Alcalá de Henares, e incluso la de Salamanca. Hoy en España ese tipo de centros privados están en manos de religiosos y ya pierden su caracter de objetividad docente. Priman más la adherencia a los principios religiosos de la Orden.

      Hasta hace poco era Harward, de los jesuítas, un lugar elitista de excelencia pero ya no lo es.

      Eliminar
    2. El problema de la educación en España es que ha perdido (y por LEY) los principios básicos que debería tener toda educación. La educación debe ser para FORMAR y actuar como ASCENSOR SOCIAL donde los MEJORES DESTAQUEN..... el problemas es que nuestra educación está diseñada para UNI-FORMAR que no es lo mismo, y evidentemente la forma más fácil de uniformar es por abajo, todos tontos.

      Eliminar
    3. DON CSC.
      Así lo han planificado los sociatas, desde el ministro SOLANA de Felipe, en todas sus etapas de gobernación : UNIFORMANDO POR ABAJO.

      Eliminar
  2. El detalle de no admitir más de nueve estudiantes por clase es muy significativo, esas aulas con 50 personas son difíciles de dirigir. Me hubiera gustado estudiar allí y, todavía más, ser profesor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Aún está a tiempo. Con su saber y experiencia entra totlamente dentro de los cánones de los más EXCELENTES.
      La problema es que tendría que irse a vivir a LOS ANGELES, dejando el Madrí de sus amores.

      Eliminar