VERANO

10 septiembre 2014

Catalanes vistos desde Italia

"Si mi hermano pudiera prever esto/ evitaría la pobreza avara de los catalanes, para no recibir ningún daño", cita el florentino Dante Alighier en su célebre obra la "Divina Comedia" (Paraíso, canto VIII). Ya en el siglo XV, cuando fue escrita esta obra poética, la mejor forma de insultar a un catalán era recordar la rigidez de sus bolsillos.

Un prejuicio extendido por la Italia medieval que veía con malos ojos la llegada de los comerciantes y soldados catalanes que acompañaban el dominio aragonés sobre Cerdeña y Sicilia, así como su influencia sobre el Reino de Nápoles.

En concreto, el escritor Josep Pla ubicaba la animadversión de Dante por los catalanes en el episodio histórico de las Vísperas Sicilianas, cuando la Corona de Aragón no escatimó en contundencia para consolidar su influencia en Italia.

La hostilidad contra los catalanes fue jaleada por los propios Pontífices desde Roma que no comulgaban con la llegada de tropas extranjeras a la Península Itálica.  Y posteriormente, el odio contra los aragoneses, concentrado en los catalanes, sirvió como base para la leyenda negra que acompañó a todos los españoles del periodo imperial durante su hegemonía sobre Italia.

TACAÑO
Sin embargo, el tópico sobre la racanería de los catalanes se trasladó a España mucho más tarde, en el siglo XVIII.  Era costumbre que los segundos hijos de las familias pudientes catalanas se dedicaran al comercio, lo cual provocó el progresivo desplazamiento de los genoveses, holandeses e ingleses que, hasta entonces, habían sido los máximos beneficiados de la llegada de mercancías desde América.

 "Las gentes de España conocían a los catalanes por su actividad comercial, de la misma forma que a los castellanos se los identificaba como funcionarios y letrados", explica Ángel Puertas, autor de "Cataluña vista por un madrileño" (Albores), que trata de desmentir los tópicos sobre los catalanes.

La palabra española "tacaño", que se refiere a una persona miserable, ruin, mezquina, pícara, sirvió para designar al comerciante llevado a su peor condición. Un insulto lanzado contra los catalanes, fruto de las rencillas locales, que también comparten los escoceses y los judíos.

C. Cervera


12 comentarios:

  1. Hola, Javier:

    Leí la Divina Comedia en edad lejana.Por lo tanto,no retuve la cita. Hay que reconocerle mérito al Dante por el retrato que hace de los catalanes, hoy conocido de tododiós.
    Me imagino la orquesta de nudistas abanderados de senyera convertidos en caganets.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON XESÚS
      Ya Dante, hacia los años 1.300, los cita y no muy agradablemente para ellos. Despues, como dices, "tododíos" los catalogó como tacaños o rácanos. Para colmo, habiendo catalanes de pro, esa mayoría adoctrinada en ideas medievales falsas, pretenden quedarse como los de la imagen de Portada : en pelota viva.

      Eliminar
  2. El tópico de la racanería de los catalanes no lo quiero desmentir ni confirmar con la siguiente anécdota que he presenciado personalmente y que si bien se refiere a un tema de relativamente poca importancia, creo que es suficientemente descriptiva:
    Lugar, la sala de reuniones en Madrid de una importante empresa.
    Asistentes unos diez ejecutivos comerciales de distintas provincias. que se daban cita para una reunión mensual de objetivos.de venta.
    Finalizada la reunión y ya despidiéndose unos de otros los respectivos ejecutivos, observo que el representante de Barcelona comienza a introducir apresuradamente en su cartera un montón de folios en blanco, cuadernos de notas junto con numerosos bolígrafos y lapiceros que habían quedado sobrantes en la mesa de la sala de reuniones.
    Curioso ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON F.J.de C
      A ese modo de actuar se le denomina racanismo y cutrez. Un modo de mostrar la poca categoría personal del interfecto.
      Y seguro que se llevó, también, todos los ceniceros y floreros que había por el edificio.

      Eliminar
  3. No se, no tengo experiencias suficientes con catalanes como para confirmar/desmentir su racanería. También dicen que los de Bilbao son muy chulos y exagerados, o que los donostiarras son pijos hasta extremos insoportables.

    Algo de verdad podría haber, o no, a fin de cuentas, en todas partes cuecen habas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Está bien eso de no calificar sin base suficiente. Los de Bilbao no es que sean chulos sino que presumen de SERLO. Les encanta.
      Respecto a Donosti hubo una época de mucho niño y niña pijos pero eran los menos y desaparecieron hace tiempo. Quedan como muestra los jefecillos del Pepé.

      Lo de los catalanes lo tengo comprobado en abundancia desde que era estudiante : les resulta un pecado mortal el gastar.

      Me decía un amigo, y no es broma, que cuando muchos catalanes van a un poste de gasolinera pone el coche a dos metros o más de distancia del poste, a efectos de que en la manguera no quede ninguna gota de combustible. Costumbres localistas.

      Eliminar
  4. A mí me importa 3 cojones de donde venga cada uno, hay una cosa que está clara y cristalina, todos son unos hijos de puta has que se demuestre lo contrario.

    Isra dixit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Conforme. Pero ¿tú segundo apellido no es Bellpuig de Balaguer? Bueno, pero será proveniente del Rosellón. De los Bellpuig Bartomeú llegados a Ciudad Real, perdón, a Complutum, cuando el Reino de Aragón conquistó Grecia..

      Eliminar
  5. donde pone has debía poner hasta, y donde pone hijos de puta quería decir hijos de la grandísima puta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Mejor así. Más rotundo y menos discutible ni dudoso.

      Eliminar
    2. Como verás, tratándose de un tema tan delicado, he intentado mantenerme equidistante entre los nobles castellanos y los despreciables catalufos (no confundir con catalanes).

      ¡¡y vosotros con un simple alderdi eguna!! os van a comer la tostada independentista.

      Por cierto, ¿quién le echa más imaginación a la historia, los tuyos (jajajajaja) o los otros?... porque manda güebos que de enfrentamientos civiles (apañoles) se monten sendas películas de ciencia ficción

      Eliminar
    3. DON ISRA
      No es cuestión de imaginación sino de FANTASÍA, que son diferentes conceptos. Imaginación tienen los crativos o inventores, y fantasía los cuenta-cuentos. Y en eso los peneuveros les dan mil baños a todos, incluídos a los moros de Las Mil una noches.

      Fíjate que según ellos vivo en un PATATAL por ser los baskos "pueblo solar", como los incas más o menos (precisamente en un lugar en donde el sol es casi tan escaso como en Escandinavia. Y que derrotamos a los apañoles en el año 800 (cuando la península estaba en manos de los Mohamed) en la Batalla de Arrrigorriaga arrebatándoles la Cruz de San Andrés, cuando aún no había nacido el probe Andrés
      Nada es comparable a esas fantasías.

      Eliminar