VERANO

08 julio 2014

Posición 5817

Había estudiado ingeniería de telecomunicaciones y desde que había acabado su segundo máster, éste en Londres, Rubén estaba buscando trabajo sin demasiada suerte. Había llegado en varios procesos de selección al último tramo, pero por unas razones o por otras no lograba que lo contrataran.

Esperaba que algún día cambiara su suerte y el destino no lo defraudó. Aquél día, a las ocho de la mañana, se presentó ante el encargado de recursos humanos para firmar el contrato. Empezaba con un contrato en prácticas durante seis meses en la multinacional HSBG cuya casa matriz estaba en Los Ángeles, en la costa oeste de los Estados Unidos de Norteamérica.

El sueldo para los que trabajaban en Europa ascendía a mil doscientos euros mensuales brutos. Las oficinas estaban en Alcobendas, un municipio situado en la parte norte de Madrid, y ocupaban todo un edificio de cuatro plantas dotado de los más avanzados sistemas telemáticos para estar permanentemente conectado con la red mundial de la empresa.

Mientras conducía su viejo Volkswagen Golf no pudo dejar de sonreír en más de una ocasión. A sus treinta y tres años volvía a tener trabajo por segunda vez desde su acceso al mercado laboral y tenía puestas muchas ilusiones en su nueva andadura. Se sentía una persona con suerte porque tener empleo era casi como que le hubiera tocado la lotería.

Tras firmar el contrato, lo condujeron a su mesa de trabajo. Estaba en la planta baja en una estancia muy amplia llena de largas filas de mesas corridas, separada cada una de las demás por unas mamparas de cristal opaco.
Le mostraron un escritorio de poco más de un metro de ancho en cuyo frente había un cartel que decía: Posición 5817.

La encargada de su planta le dijo que desde entonces pasaría a llamarse de ese modo y que debería dirigirse a los demás operarios por “posición” y el número. Tras probar su asiento miró a sus lados. Las posiciones 5816 y 5818 eran también treintañeros, la primera mujer y el segundo varón.

Estuvo trabajando intensamente toda la jornada conectado por ordenador y auriculares con diferentes países del mundo. Solo descansó los treinta minutos del café y la hora que les daban para el almuerzo.

Regresó a casa verdaderamente asustado. Los compañeros con los que había hablado durante las pausas le contaron que todos ellos llevaban poco tiempo en la empresa, que nadie se interesaba por sus nombres, porque lo relevante era la “posición” y el número, ya que sus ocupantes eran constantemente sustituidos por otros que cada vez contrataban con salarios más bajos.

Otero Lastres



14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. DON TRECCE
      Hace tiempo que hemos llegado al Mundo ideado por Aldous. Y a joderse toca.

      Eliminar
  2. Desde luego no es una situación buena, desde luego es triste que tengamos que contentarnos con trabajos tan impersonales y que tan bajas espectativas nos producen incluso en el día a día.

    Particularmente, no me preocuparia tanto ese entorno tan frio y patético, sino el hecho de saber que según entras, preparan tu salida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Lo has explicado perfectamente : triste un tipo de empleo tan anodino y anónimo en un entorno de precariedad total.
      Y no creo que esa situación sea nada peliculera o utópica, sino una realidad muy extendida en demasiadas empresas de hoy en España.

      Eliminar
  3. Y si eres recién licenciado te contratan, con mucha suerte, por 600 euracos al mes, con un contrato de seis meses, prorrogables por otros seis, para lo que tienes que seguir unido a la Universidad, por lo que tienes que dejar alguna asignatura, o el proyecto fin de carrera, o algo para seguir un año más en la universidad, y eso teniendo mucha suerte, que otros hacen prácticas laborales, es decir que curran, sin percibir remuneración alguna, como ocurre a algún amigo de mi hijo, y tan felices de que alguien les haya cogido.
    Y no les hablo de empresas pequeñas, sino de multinacionales con grandes beneficios.
    El primer caso es el de mi hijo en la chispa de la vida, y el segundo el de un amigo suyo en una gran cadena de tiendas de libros, discos y electrónica de origen FrANCes.
    Y sabiendo que cuando se acabe ese contrato estás en la calle.
    Don Vito diría que no es nada personal, sólo negocios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA DON ASPI
      Triste el mundo mafioso de las multinacionales, tan acostumbradas a timar países asiáticos con sus fábricas de todo, desde pantalones vaqueros a ordenadores.

      Esta juventud actual está pagando el abuso habido por los sindicalistas ante las patronales nacionales durante tanto tiempo, y que han cerrado a miles de empresas locales.

      Eliminar
  4. Amigo tella, creo que hoy voy a discrepar un poco de lo que la mayoría piensa del asunto.
    Esta situación, tan bien reflejada por el seeñor Lastres, no es sólo culpa de "la sociedad", "el sistema" o esa taimada empresa extranjera que trata a sus empleados como números.
    También es cuelpa del amigo Rubén.
    Los jóvenes de hoy están llenos de pájaros y dedican (los que dedican su tiempo a estudiar, que hay muchos más que ni estudian, ni trabajan, ni se mueven, ni les interesa nada de nada) los esfuerzos de los mejores años de su vida a buscar un camoni àra troiunhar en el moderno mundo de las "TICs".
    De la misma manera que los de la generación de mi padre querían ser en primer lugar Di Stefano y en segundo lugar Ingenieros de Caminos (que era lo que te garantizaba ascender en el Régimen de Paquito), en la mís todos queríamos ser Gárate o Santillana y después Médicos Dentistas o Ingenieros Industriales (este fue mi caso) que era donde veíamos pasta.
    La generación de ahora no es distinta en eso a las anteriores, estos quieren ser Cristiano o Messi, y después....Bill Gates o Steve Jobs.
    ¿Que diferencia hay? Pues que mientras la segunda opción de los compis de mi padre o los míos, tenían como objetivo una psición de privilegio pero basada en la producción, los de ahora tienen su fe puesta en una entelequia llamada "TICs". Son estas empresas que se desarrollan por todo el mundo ajenas a las regulaciones locales porque no se sabve bien donde facturan lo que "producen" y que generalmente venden humo...o internet gratis para todos.
    Son los adalides del todo gratis que nos forramos (Facebook, Wassap, Microsoft) pero que como no tienen necesidad de estar localizados, prefieren que sus empleados sean un número, un ente del que poder prescindir como se prescinde de un peón en un tablero de ajedrez.
    Exactamente lo mismo que hacían los señores feudales en la edad media pero sin sangre, sin verles la cara sufriente cuando los echan y con americana y corbata.
    Yo hace poco he pasado por una situación parecida. La ventaja es que despues de 25 años de profesión, lo que yo hago se ve. Cuando mando un ascensor a obra, mando 500 kilos de hierro plástico y cables.
    Lo que vende Ruben es aire, humo, no se ve y por lo tanto a él tampoco.
    Es la nueva esclavitud. La única diferencia es que como en el mundo de Huxley, los nuevos esclavos van a su destino bien vestidos y sintiéndoes afortunados.
    Es la era del Telemárketing.
    El gran hermano pero mucho más siniestro.
    Y es además el fielato para poder convertirse en uno de los amos. Como en la edad media en que el siervo que le salvaba el cogote al amo en batalla se convertía en capitán y de ahí en adelante surgieron las casa de Alba, y demases.
    Eso sí, al esclavo de la edad media le engañaban con Dios, a este con Steve Jobs, que es como Dios pero en pijoprogre.
    No soy optimista con esta generación. Lo único que me queda es explicar a mis sobrinas y sobrinos (que es lo que Dios me ha dado) que si quieren tener su vida controlada, sean capaces de ver lo que producen.
    Ese es mi consejo a los jóvenes de hoy.....pero se que lucharcontra el iphone, el ipad y la camisa blanca con tirantes es muy difícil.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFAS
      Perfectamente explicado y entendible a todos los niveles.
      Al parecer, y yo no he estado en ese mundo que dices de humo y entelequias tesknológikas imaginarias, ha nacido un sistema empresarial basado en las cotizaciones bursátiles y carente totalmente de bases tangibles de producción. Contra eso no hay más escape que el de no dejarse llevar por los que montan esos negocios.

      Cuando un ingeniero de los que son como tú terminaba la carrera y se colocaba lo hacía en una empresa que fabricacaba ascensores, trenes, barcos o tornos. Algo visible y exportable por su volumen.
      Un mundo muy parecido a ese que describes es el de los despachos de abogados y economistas inventando por los neoyorkinos en donde trabajan miles de licenciados que cobran por horas facturables a clientes inexistentes y en donde los currantes ni saben cual es su trabajo real.

      En mi generación los clientes de la abogacía tenian trato directo con su Letrado y lo veían actuar con toga ante los tribunales. Los de ahora son clientes también VIRTUALES. Pero alguien paga y el encorbatado abogado no tiene puñetera idea de cómo es ni quién es el cliente.

      Recientemente se han publicado noticias de varios de estos licenciados jurídicos que han terminado por suicidarse.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. La solución es no ir.... jugar en su contra. Hacer huelga de los procesos de selección, buscar empleo en una pyme o incluso hacerse autónomo. El inicio es mucho más duro que en la multinacional, en la consultora, en el "bufete" de prestigio, o en el puestecito en la administración. Pero a la larga, si espabilas trabajas y te mueves (sistema simeone) compensa. Y puedes llegar a entrar después en la multinacional, pero ya a otro nivel, porque has demostrado que vales. Y si no te sale, siempre puedes cambiar de sector o emigrar, no es obligatorio acabar trabajando "en lo tuyo"...

    Muchos de nuestros ingenieros y licenciados salen de la escuela o facultad pensando que como tienen el título, les corresponde un empleo con secretaria y buen sueldo.... o con la aspiración de entrar en la administración o en una multinacional donde tener un puesto fijo, con pocas preocupaciones pero con prestigio como si 1000 euros de Siemens o Andersen Consulting valieran más que 1500 euros de talleres mecanicos jose luis, o pedro y juan asesores asociados.

    De este modo te encuentras que muchos ingenieros españoles (tengo compañeros de promoción en este caso) se han ido a trabajar a Alemania o a Inglaterra a grandes empresas multinacionales y un montón de pymes españolas no disponen de titulados, por culpa de no tener su sede en una gran capital....

    Pero no todo es negativo, el otro día me encontré en Lerida con un antiguo compañero que se había ido a Alemania a trabajar, ahora no le importa que la sede de su empresa este en un pueblecito.... mejor pagado, mejor calidad de vida, y al final una pyme exportadora donde en el departamento técnico no es uno más, sino parte esencial de la empresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Completamente de acuerdo. Y subrayo tu párrafo que lo resume todo :

      "Muchos de nuestros ingenieros y licenciados salen de la escuela o facultad pensando que como tienen el título, les corresponde un empleo con secretaria y buen sueldo.... o con la aspiración de entrar en la administración o en una multinacional donde tener un puesto fijo, con pocas preocupaciones pero con prestigio como si 1000 euros de Siemens o Andersen Consulting valieran más que 1500 euros de talleres mecanicos jose luis, o pedro y juan asesores asociados. "

      También tengo yo un hijo que se fué a Los Angeles a una empresa no multinacional pero con producción eficiente y ejerce de ingeniero como es aspirable para todo profesional de esa carrera.

      Eliminar
  6. Don Chafachorras, con todo el respeto le digo debería confiar más en lo que llama TICs, sector demasiado amplio como para desecharlo de un manotazo. Un departamento de informatica que arregla, instala ordenadores en una empresa X, son TIC. Una empresa que lleva una web a traves de las cuales se venden MILLONES de euros en tal o cual producto, son TICs. Otra cosa son los tocomochos, las burbujas etc que no son patrimonio de las TIC, como bien nos mostro la burbuja inmobiliaria.

    Claro que es importante la produccion, pero es que las TIC son parte ineludible de la misma.

    ResponderEliminar
  7. Cuando esperas en el INEM a que te atiendan también eres un número: el del cupón que te acaba de dar la maquinita para saber tu turno. Ya te van preparando para lo que te espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO DE FILIPINAS
      El número del INEM para esperar no debe de prolongarse en una vida entera. No se lo deseo a nadie.

      Eliminar