VERANO

07 julio 2014

Lucrecia, según Dario Fo

Tiene 88 años y el premio Nobel de Literatura desde hace 17 años, pero sólo ahora este dramaturgo, actor, director, juglar, escritor, escenógrafo y pintor acaba de publicar su primera novela. Se titula "La Hija del Papa" (Ed. Siruela), y cuenta la otra historia de Lucrecia Borgia, la hija del Papa español Alejandro VI. Esa a la que tradicionalmente se pinta como una arpía devoradora de hombres, capaz de cualquier cosa en nombre del poder y del placer, que llegó a mantener relaciones incestuosas con su padre y con su hermano…

Dario Fo presenta un retrato muy diferente de ella. Después de un año de investigaciones, de bucear en archivos y documentos históricos, ha descubierto una Lucrecia Borgia muy distinta: sensible, valiente, rebelde, socialmente comprometida… Casi santa. Se emociona cuando habla de ella, de la verdadera Lucrecia Borgia.

PREGUNTA.- ¿Por qué ha decidido rehabilitar la memoria de Lucrecia Borgia?
RESPUESTA.- Un noche, mis asistentes y yo vimos por televisión un capítulo de la serie Los Borgia. Nos pareció bien rodada y con óptimos actores, pero que sin embargo estaba fuera de tono en lo que se refería a los hechos históricos y que tenía la intención clara de ofrecer a los espectadores una especie de peli porno, con clase pero porno al fin y al cabo. Y para conseguirlo, para poder ser una serie erótica, había que llevar más allá del límite la verdad histórica, retomar las falsedades que rodean a Lucrecia Borgia desde el siglo XVII y pintarla como una devoradora de hombres sin escrúpulos, capaz de cometer incesto con su hermano e incluso con su padre, el Papa Alejandro VI.

P.- Ah, pero entonces ¿Lucrecia Borgia no cometió incesto, como siempre nos han contado?
R.-Claro que no. Ese fue un rumor malévolo que la familia Sforza hizo circular como venganza después de que el Papa Alejandro VI, el padre de Lucrecia, declarara nulo el matrimonio de Lucrecia Borgia con Giovanni Sforza, duque de Pesaro, porque esa alianza ya no le interesaba. Sobre Lucrecia Borgia circulan muchas mentiras. Se dice por ejemplo que fue una experta envenenadora, cuando en realidad nunca tuvo nada que ver con los que venenos y jamás mató a nadie.

P.- Entonces ¿quién era Lucrecia Borgia?
R.-Para entenderla hay que empezar por el principio. Piense usted que Lucrecia Borgia era una niña que de repente un día descubre, de manera traumática, que aquella persona que siempre había creído que era su tío en realidad es su padre, y que el padre que ella abrazaba todas las mañanas era en realidad un padre comprado para hacer el papel de padre. Y de golpe descubre esta farsa horrenda y trágica. Luego se entera de que su padre, el Papa, tiene como amante a una amiga suya de 14 años, Julia Farnese. Lo más sorprendente es que todas esas cosas de Lucrecia Borgia, que son historias verdaderas, no se cuentan. 

P.- ¿Y por qué? ¿Por qué ese empeño en retratar a Lucrecia Borgia como una arpía amoral que utiliza el sexo para sus intereses de poder?
R.- Porque esa historia se vende mejor.Se vende muchísimo mejor pintarla como una puta gigantesca que se casa con uno y después jura que con jamás ha hecho el amor con él, que es impotente, y obtiene de su padre la nulidad matrimonial; que se casa con otro (en realidad la casan, fue un engaño del que ella no supo nada hasta después de la boda) y que en un determinado momento ve con sus propios ojos como tratan de asesinar a este segundo marido. Primero lo acuchillan pero no muere: ella lo cuida, tiene un hijo con él y cuando saben que está a punto de recuperarse y de levantarse de la cama llega un enviado de su hermano y lo mata. La familia mata, asesina, pero Lucrecia no. Y esa historia se rebaja cuando se trata de violencia y se sube el tono cuando se trata de sexualidad y es directamente anulada cuando Lucrecia toma el control de su vida y decide huir de su familia.

P.- ¿Huyó de su familia?
R.- Sí, se fue a un convento. Pero no sé va del todo, porque Lucrecia no es una mujer que quiera cancelarse, apagarse, no quiere olvidarse del mundo ni que el mundo se olvide de ella. Cuando acepta finalmente casarse con su tercer marido, que también él es postizo, un negocio, un apaño de su padre, lo hace porque sabe que tiene el poder en sus manos y emplea ese poder para ayudar a la gente que está en las cárceles, para ayudar a los pobres… Piense usted que Lucrecia Borgia  crea un convento que no tiene nada que ver con los conventos de la Iglesia católica y apostólica. El de Lucrecia Borgia es un convento donde se actúa, donde se interactúa, donde se trabaja, donde las personas que allí están son seres humanos, no personas que han sido abandonadas allí y de las que se ha olvidado el mundo. 

P.- Casi la pinta como una santa…
R.- No fue una santa. Pero fue una mujer de enorme valentía y fuerza. Una mujer que demostró, incluso en la vida común, un inmenso coraje. Le pongo un ejemplo: en un momento dado su hermano iba a ser derrotado en la Romagna. Pues bien: Lucrecia Borgia utilizó todo el dinero que tenía para poner en pie un ejército, compró un ejército con los mejores generales que en la época se podían tener, y venció nada menos que a los venecianos. Una como ella que consigue doblegar a los venecianos, que logra formar un ejército capaz de vencer a una potencia militar como era Venecia, es una que sin duda tiene cabeza.

Sin embargo su hermano, Valentino, era un tipo que si hubiera vivido en los años 30 hubiera sido un gangster en América. Para que se haga una idea: hay un grupo de personas que le quieren quitar de en medio y él las invita a comer y directamente se carga a la mitad. A la otra mitad les tiene como prisioneros para bloquear las posibles reacciones que se puedan desencadenar. Y cuando en un determinado momento las cosas se resuelven, les mata a todos. ¿Qué relación puede tener Lucrecia Borgia con un tipo así? Pues una relación de negación. Llegada a un cierto punto Lucrecia no puede más y dice basta. Con todo el amor que siente por su hermano, en un momento dado lo borra completamente de su vida, insulta a quienes lo defienden y, sobre todo, dirige su atención a los problemas de los otros. En todo este drama, imposible de gestionar, ella consigue remontar siempre. 

P.-Leyendo su libro y la descripción cruda y descarnada que en él hace del poder es inevitable pensar en el poder en la actualidad y en como el sexo sigue siendo un motor importante… Sólo hay que ver los bunga-bunga de Berlusconi.
 R.- Lo que ellos hicieron es todo lo que Berlusconi habría querido hacer, pero sólo ha logrado hacer en parte. 

P.- Usted no sólo rehabilita a Lucrecia Borgia, también en parte a su padre, el Papa Alejandro VI…
R.- Alejandro VI en un momento dado tiene una crisis terrible, decide hacer saltar por los aires todo y hace un discurso de una potencia increíble. Nuestro Papa actual, que tiene una fuerza increíble y que en mi opinión está arriesgando mucho, aún no ha llegado a hacer un discurso tan rompedor como ese.

P.- ¿Y qué piensa un anticlerical como usted de Francisco, el Papa actual?
R.- Es un gran personaje. Espero que pueda seguir adelante con el mismo ritmo que hasta ahora está demostrando y que no lo detengan, que no le entrampen. El otro día en un teatro romano hice una alocución en defensa de Francisco, un discurso que fue seguido en silencio absoluto, un silencio que daba miedo, por 13.000 personas. Al concluir hasta la orquesta se puso en pie para aplaudir, debe de ser una de las pocas ocasiones en las que los músicos de una orquesta se alzan para aplaudir a uno que habla, no que canta. Pero no me aplaudían a mi, a Dario Fo, aplaudían lo que yo decía. Y lo que yo decía es que este Francisco es un Papa muy valiente, contaba las cosas increíbles que está haciendo, que este Papa ha obligado a los políticos italianos a levantarse muy temprano para ir un día a misa a la residencia de Santa Marta a las 7.00 de la mañana y que una vez allí les ha leído la cartilla a conciencia, les ha abroncado salvajemente, les ha dado una buena patada en el culo.

(En el diario "El Mundo")


16 comentarios:

  1. Siempre he sido un admirador de Lucrecia y me alegra que Darío Fo haya rehabilitado su memoria. Deaeo que se de por enterada, donde quiera que esté y vuelva a deleitarnos con sus historias por la blogosfera, que se le echa en falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Sí, hemos sido admiradores de la reencarnación de Lucrecia en forma de Controller pero se nos esfumó por las nubes al igual que la primera.
      Se echan mucho en falta sus "historias".

      Eliminar
  2. Hola, Javier:

    Tengo un viejo libro, lectura lejana, de un hispanista cubano, Orestes Ferrara, en el que se rehabilita la figura de Alejandro VI.

    Creo también que somos muchos los que aguardamos grandes cosas del Papa Francisco, jesuíta como el también argentino Leonardo Castellani, un enciclopedista que vamos conociendo en España, poco a poco.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON XESÚS
      Es que Alejandro VI, al margen de lo que se cuenta de su vida privada y que era idéntica a la de los restantes eclesiásticos de su época, era un gran dirigente y un hombre que pasó a la Historia, como dice Dario Fo, por sus ideas transformadoras.

      Eliminar
  3. Interesante rehabilitacion histórica. De todas formas, es bastante triste que se creen series dedicadas a una familia con un transfondo histórico, los borgia p.e., pero se caiga en la mentira, en lo banal y lo carnal sin el más mínimo rigor. Y de estas en España sabemos bastante con los massmedia en manos de la progredumbre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Como bien comentas, interesante que se rehabilite historiacamente la verdad de personajes de gran envergadura, y más interesante que provenga de un polifacético que en su día, no hace muchos años, simpatizaba con los comunistas y terminó odiándolos al descubrir la realidad que defendía.

      Ese párrafo final sobre FRANCISCO es de una valentía poco común entre los progres.

      Eliminar
  4. Bueno, siempre es bueno que resplandezca la verdad, aunque sea tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Por lo menos en algunas pocas cuestiones, como dices, que salga la verdad. Porque en la mayoría de las HISTORIAS RECIENTES nos la meten cuadrada, y si se trata de catalufos y de peneuveros ni te cuento las fantasías que siguen utilizando.

      Eliminar
  5. Sinceramente, un año de investigación me parece muy poco, me voy a pasar una tarde buscando en la wikipedia y voy a reescribir la historia de los Reyes Católicos.

    Me compraré un especial de la Patrulla X que seguro está mucho mejor que lo de este tipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Loados sean los dioses por hacerte aparecer en los internetes de nuevo. Esos gabachos te explotan miserablemente.
      Ya me gustaría leer una Historia Verdadera sobre los Reyes Católicos escrita por tí. Probablemente en portada llevaran hasta casco alemán con pincho y todo.

      Eliminar
  6. En cualquier caso, tanto Lucrecia como Cesar Borgia son dos personajes apasionantes.
    El papi, Alejandro, también aunque era un poco más cabroncete pero nada que no fueran sus iguales de la época.
    Lucrecia fue un instrumento en manos de Papá y después de su hermano y no lo llevó malo.
    Lo de la leyenda negra es cierto no, ciertísimo, aunque quienes si que hicieron las escabechinas que les tocaron en suerte fueron tanto Alejandro como César.
    Si Maquiavelo le admiraba, Cesar tuvo que ser ciertemente alguien muy especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFAS
      Opino como tú tras haber leído numerosas historias sobre esa familia, especialmente la escrita por Puzzo y que creo es bastante fiel. El sesino profesional era el Cesar, Duque de Valentino, y no tiene atenuante alguna. El papá y Papa demostró ser bastante más inteligente que sus anteriores salvo que su tío Calixto, también Papa, pero como bien comentas practicaba similares costumbres que sus contemporaneos políticos.

      Nunca se ha aclarado los historiadores sobre si Lucrecia era una gran cabrona o una víctima y yo opto más por la tesis de Dario Fo. Por cierto Maquiavelo, a quien citas, estuvo al servicio de Cesar y las pasó canutas en salvar el cuello.
      Todos estos valencianos destacaron en una época de brillantes ingenios y retorcidos políticos a la manera italiana, es decir, a lo que ahora denominamos "mafiosi". Es triste el final de Cesar muriendo ante las murallas de Pamplona abandonado de todos. Probablemente se lo merecía.

      Eliminar
  7. Eso sí, como al final quede la idea de que fue un personaje decente, enseguida saldrá un imbécil a decir que era catalana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFAS
      Y que no te quede duda al respecto : si era valenciana la Lucrecia está clarísimo que pertenecía al REYNO DE CATALONYA. Al igual que Leonardo que no nació en Vinci sino en VICH.

      Eliminar
  8. Posiblemente se acerque más a la verdad; un amigo mío emparentado con las realezas austriaca y húngara me contó que eso que se cuenta tan horrible sobre Isabel Bathory y sus baños en sangre fue una trola gorda difundida por sus enemigos que al ser viuda querían apoderarse de sus bienes y tierras, pero lo cierto es que hizo fortuna y la calumnia ha llegado hasta nuestros días...quién sabe, está visto que hay que leer y contrastar mucho para conocer la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Vaya qué amistades te gastas : emparentados con las realezas austriacas y húngaras. Que Nivel.......

      Sí, la tergiversación de la Historia sucede a menudo por razón de política entre países y otras veces por razón de desacreditar todo lo que provenga de quien tiene mucho "mando", y aquí es probable que los italianos metieran mucha leña dado que los Borja eran españoles y España dominaba al Mundo.
      Pero aquellos los supieron hacer. Los de ahora con "istorietas" al estilo de que Leonardo era de VICH y no de Vinci, son de carcajada. Al igual que los chicos de Zarzalluz cuando inventaron toda la "historia Baska" sustentada en la PREHISTORIA.

      Eliminar