VERANO

12 marzo 2014

Motos kamikazes

Viernes 7 de febrero, 19.06 horas. Las cámaras de la frontera más bulliciosa de África registran cómo dos scooters a gran velocidad se adentran en Melilla procedentes de Marruecos. A lomos van cuatro varones subsaharianos. Un guardia civil, desconcertado, intenta darles el alto, pero los conductores no frenan. El segundo de ellos, incluso, a punto está de atropellar al agente.

Se trata de motos kamikazes, el novedoso método que han comenzado a utilizar las mafias para colar a inmigrantes en la ciudad.
Si a principios de 2013 se detuvo, y luego se expulsó en caliente, a los 21 inmigrantes que llegaron a Melilla en dos coches kamikazes que derribaron alambradas y puertas fronterizas, ahora las mafias han dado una vuelta de tuerca a la técnica. Lo último es suministrar a los subsaharianos motocicletas scooter y cascos integrales que les tapan todo el rostro, salvo los ojos, para no ser identificados.

Así intentan cruzar a todo trapo la frontera. Cuatro guineanos de entre 19 y 27 años lo consiguieron hace nueve días . Una vez en Melilla, y tras burlar a los policías que les siguieron por la ciudad, abandonaron en la calle las motos y los cascos.

Horas después, como si hubiesen saltado la valla, se registraron en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). La Guardia Civil abrió una investigación que culminó con la detención de los cuatro este miércoles. Un guardia civil consultado  dice que las motos utilizadas por los guineanos fueron compradas en España y, al menos una de ellas, estaba dada de baja "desde hace meses".

Las mafias compran las motos a precios tirados. En Marruecos las cambian de nombre muchas veces para que se les pierda el rastro e, incluso les ponen matrículas falsas.

(Información de A. Lozano)



6 comentarios:

  1. En fin.. todo esto mientras escuchamos los eructos de los buenistas, de los papeles para todos, etc, al menos ya no dicen aquella falacia según la cual estos venian a pagarnos las pensiones.

    Lo que hace falta son leyes claras de repatriacion: papeles, no tengo, salga por aqui y bye bye. Soy partidario de sacarlos por donde vinieron y si se encuentran en mar, se les coge, cuida, y se les lleva cerca de tierra, pero de donde vinieran. ¿Que no se acuerda el señorito de donde vino? ¿que de repente no sabe hablar?.. se le interna hasta que lo recuerde. Y ya poniendome en fábula, ¿que tal controlar si los señores que nos vienen tienen antecedentes policiales?

    Me disculpen almas sensibles y creyentes del "todo er mundo er güeno", o aquellos que creen la solucion a Africa pasa por acoger a millones de ellos en Europa. Yo no creo en eso. Yo creo en las fronteras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Haces bien. Con fronteras se sabe de dónde es cada quién y además esos subsaharianos se nos hacen en poco tiempo subfranceses y ya ni con cuchol los quitas de en medio.

      Creo que el gran problema que tienen los polis es que nunca consiguen saber de qué país africano provienen y no es posible repatriarlos. Ante eso se les amontona en Marruecos y que se ocupen ellos de controlar sus fronteras.

      Eliminar
  2. la verdad, la imaginación es verdaderamente desbordante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Las mafias, de cualquier clase, trabajan mucho el cerebelo para trajinarse sus negocietes.

      Eliminar
  3. Esto se soluciona con una barrera de clavos que frene a las scooters... pero supongo que tampoco tendrán presupuesto para esa medida elemental, derrochando el dinero, como lo derrochan, los jerifaltes políticos en buenos trajes, coches blindados y comilonas tras los consejos de Ministros.
    Cuestión de prioridades.
    Así va el país.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así debe de suceder, amigo HEREP. Que no les llega el presupuesto para unos clavos tras gastarse el presupuesto en sus trapacerías, comilonas, coches oficiales, tarjetas VISA y demás minucias como comprar cocaina.

      Eliminar