05 agosto 2013

Anton Antonov

Todos sabían que el historiador Anton Antonov-Ovseyenko era un adicto al trabajo. Pero nadie osó jamás objetarle que pasase largas jornadas delante de la mesa de estudio investigando las purgas de Stalin: "El deber de cualquier persona honesta es escribir la verdad sobre Stalin", dejó escrito en su libro. También sus años en el gulag le concedieron un punto de vista intransferible sobre ese horror.

Con su desaparición se va una voz crítica con el pasado de la Rusia actual. Antonov-Ovseyenko sabía que el virus del olvido estaba esperando a que el país tuviese sus defensas morales distraídas. Por eso fundó en 2001 el Museo Estatal de Historia del Gulag, una reserva de objetos y recuerdos de un lugar que para él fue un infierno, pero con cuya conservación estaba personalmente comprometido, acudiendo a diario a trabajar. Como si la memoria pudiese fugarse en un despiste.

Antonov-Ovseyenko nació en 1920 en una familia revolucionaria de los pies a la cabeza, pues su padre era famoso por haber sido uno de los asaltantes al Palacio de Invierno de Petrogrado en 1917.

Aquella ciudad hoy es San Petersburgo y está considerada el punto de partida de más de siete décadas de régimen soviético. Con la llegada de Stalin al poder, la familia perdió sus propiedades y varios miembros fueron acusados de antirrevolucionarios. Su madre se suicidó en prisión en 1936. Dos años después ejecutaron a su padre.

El propio Anton fue arrestado en 1940 y comenzó un periodo de 13 años con lapsos de libertad intercalados entre duras estancias en campos de trabajo.

Cuando en 1953, tras la muerte de Stalin, fue puesto en libertad, estaba casi ciego. El sistema que calladamente y durante años había jurado combatir le dio un puesto de trabajo en los archivos del país: allí su ansia de saber encontró el alimento que necesitaba. Publicó varios libros sobre Stalin. Pero el primer trabajo fue una biografía de su padre, que llegó a ser cónsul de la URSS en Barcelona durante la Guerra Civil.

El primer libro que pudo firmar con su verdadero nombre fue precisamente "La época de Stalin": el manuscrito salió de la URSS y fue publicado en Nueva York en 1981. No tardó en regresar en forma de multitud de ejemplares, que se repartieron entre la nueva disidencia.  Fue su callada y lenta venganza.

 Anton Antonov-Ovseyenko, historiador, nació el 23 de febrero de 1929 en Moscú, donde falleció el 9 de julio de 2013, con 93 años.

Colás


12 comentarios:

  1. El gulag... ese invento fascista para desprestigiar los logros y beneficios del comunismo.

    Gracias a dios lo tenemos como referencia para acabar con los males endémicos de occidente... una idea, para solucionar el paro en Apaña, un holodomor bien diseñado y en menos de un año pleno empleo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Claro, es invento de los franquistas lo del gulag estaliniano, y este probe de Antonov picó.

      Qué palabrones utilizas, complutense : HOLODOMOR. He buscado en diccionarios baskos y no sale por ninguna parte. Tengo idea de que está relacionada con las hambrunas provocadas artificialmente en Ucrania.

      No creas que estamos muy lejos de sufrir hambrunas colectivas en Apaña. Claro que si ponemos a Rubal a organizarlas está claro que en menos de un años habría pleno empleo. Población de Apaña en 2 años : 4 millones de habitantes.

      Eliminar
  2. Sin testimonios como el de Antonov, muchos de los episodios más vergonzosos de la Historia caerían irremediablemente en el olvido, para satisfacción de los herederos de aquellas barbaries.
    Para muestra, un botón... tal y como sucede aquí, en Expaña, donde la gran mayoría de la juventud no tienen ni idea de qué sucedió antes de empezar a emitir Telecinco o Antena3.... y si alguna idea tienen, esta está tergiversada o manipulada en pro del beneficio, otra vez, de los herederos de tales hienas de antaño.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Así es, por desgracia, tanto en Rusia como en España. Y lo peor es lo que comentas : que tanto los unos como los otros (rusos y sociatas) han TERGIVERSADO la verdad.

      Por esa razón ya no veo TV alguna porque tan sectarios son los de Telecinco como los de Intereconomia.

      Eliminar
  3. Gracias a hombres así conocemos los balnearios de Stalin y otras atrocidades; gracias a ti tambien por refrescarnos la memoria y decirnos que estas personas han existido.
    Su labor ha sido poner en conocimiento del mundo lo que de verdad se escondía detras del famoso telón.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Sí, los ANTONOV de cualquier parte, con su valor y ganas de demostrar la verdad real, son los que permiten tener una perspectiva cierta de muchísimas barbaridades.
      Aún así en España aún falta mucho para que la juventud se entere de que los "hunos" y los "hotros" eran igual de bestias.

      He leído recientemente la historia del general Modesto de la República y parece que junto con el general Rojo fueron los únicos honestos militares de toda aquella zona. Porque los Lister, Campesino, etc. lo mismo asesinaban por la espalda a los soldados propios como a todo prisionero enemigo que caía a su alcance. Y los moros y falangistas hacían exactamente lo mismo.

      Eliminar
  4. ¡La imagen de la cabecera era mía! la utilicé en una entrada de mi blog...
    (deberías haber agregado: Gentileza de Lucrecia Borgia)... ;-)

    ¿El Gulag no era un archipiélago ruso donde iba a pescar Aleksandr Solzhenitsyn?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA LUCRECIA
      Disculpe usted, de verdad. La he puesto, esa imagen, porque creía que era tu propio retrato y es una mujer muy bella, a mi parecer.

      Sí el Gulag era un paradisiaco archipiélago a donde iban Marlene Dietrich, Ava Gadner y Jhon Wayne a pasar los inviernos. Lo que pasa es que Tío Josiph o Stalin se encaprichó de ella y mandó colonos al Oeste americano a colonizarlo. Por eso Toro Sentado y otros indios le tienen tanta manía al ruso aquel de los bigotes, nacido por cierto en Sopelana.

      Eliminar
  5. Aahh... si, es cierto, una vez estuve tomando el sol en la playa de Barinatxe, no entré al mar, porque me torcí el tobillo en los acantilados. El tío Josiph, ¿no está enterrado en la iglesia de San Pedro de Sopelana, junto a Dn. Gonzalo?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, DOÑA LUCRECIA. Esta vez sí has acertado de lleno.

      Eliminar
  6. El otro Antonov que conocía y que ignoro si era pariente del citado en el post, se dedicaba al diseño de aviones muy majos, por cierto.

    Otrosí: también pensaba que la imagen era de Dª Lucrecia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Ya somos dos los que pensamos que la imagen de Portada es el retrato de Dña. Lucrecia.

      Los viones esos del OTRO Antonov son para transportar trenes de alta velocidad desde MadriZ a Moscú.

      Eliminar