VERANO

26 febrero 2013

Yakov Stalin

Durante décadas se pensó que Yákov Iósifovich Dzhugashvili, el hijo mayor de Stalin, fue apresado por los nazis en el campo de batalla y que su padre se negó a darle un tratamiento especial o aceptar un intercambio de prisioneros, como un doloroso sacrificio para mantener alta la moral de las tropas rojas.

Pero un documento que el diario alemán Der Spiegel publica prueba ahora, sin embargo, que Stalin supo desde el primer momento que su hijo en realidad había desertado, lo que explica su cruel represalia contra la mujer de Yákov, a la que separó de su hija de tres años y envió a un campo de prisioneros en Siberia. 

Decepcionado por el torpe liderazgo militar ruso y para evitar una muerte segura, el 14 de julio de 1941 Yákov se deshizo de su uniforme y enterró su documentación antes de avanzar hasta la línea enemiga alemana y entregarse, aunque sin desvelar su identidad, según una pesquisa detectivesca encargada por el ejército ruso y destinada a Stalin, que trató de evitar el daño propagandístico de la huida, y que a partir de entonces ignoró, más aún si cabe, a su hijo mayor, Jakov Dzhugashvili

Así se desprende del documento al que ha tenido acceso Der Spiegel, depositado en el archivo central del Ministerio de Defensa ruso, en Podolsk, al sur de Moscú, 389 páginas que permiten reconstruir los últimos días en libertad de Yákov.

Hasta que el 21 de julio se envió una unidad motorizada a la zona donde se creía que podría estar el hijo capturado de Stalin. Es allí donde se toparon con Popuride, un soldado que declaró haber escapado vivo con Yákov. Rumyanzev le interroga y anota los planes de deserción: "Juntos decidieron enterrar su documentación en el suelo y dejarse puestas solamente ropas civiles. Cuando llegaron a la orilla del lago, el camarada Dzhugashvili dijo a Popuride que siguiera caminando y le indicó que él iba a quedarse un rato a descansar". Es en este punto cuando el relato sugiere que Yákov se dejó apresar.

Había nacido el 18 de marzo de 1907, fruto de la relación de Stalin con una modista del ejército zarista llamada Ekaterina Svanidze. Antes de que hubiese cumplido un año, su madre murió de tifus y él fue enviado a Tiflis para ser criado por su tía Nadezhda Allilúyeya, que acabaría casándose con Stalin y convirtiéndose en su madrastra. Su padre jamás le prestó atención, excepto para lamentar su mediocridad, lo que determinó una baja autoestima y una necesidad subconsciente de huida.

"Dile a Yasha que creo que se comporta como un matón y un extorsionador, alguien con quien no tengo nada en común y con quien no deseo mantener ninguna relación", escribió Stalin en abril de 1928.

El frente de la II Guerra Mundial le presentaría la oportunidad de huir del padre omnipresente. En 1938 se había casado con la bailarina Julia Meltzer, una judía de Odessa. Su hija Galina nació ese mismo año. Inmerso en la carrera militar, en 1940 se convirtió en teniente y en mayo de 1941 recibió un diploma en la academia de artillería. Asumió su cargo sólo tres días después como comandante en el 14º regimiento Obús de la 14ª división de tanques.

La foto que consta en el archivo, tomada solamente seis semanas antes de que Hitler invadiese la Unión Soviética, lo muestra con el uniforme y el pelo negro peinado hacia atrás, con una mirada serena que deja intuir que la guerra le tomó completamente por sorpresa.

Fue movilizado desde cerca de Naro-Fominsk, una ciudad a 70 kilómetros al oeste de Moscú, en dirección a Minssk, y no pudo ver a su padre para despedirse.  En 1941, luchar en el ejército rojo significaba morir. Las tropas eran enviadas al frente sin preparación y en las tres primeras semanas de guerra murieron 1,3 millones de soldados rusos.

Los informes enviados por su división, entre proclamas propagandísticas, contienen indicios de incertidumbre y desesperación: " Los soldados arden en deseos de entrar en batalla con los asesinos fascistas. Sin embargo, también hay estados de ánimo negativos. Dicen que los alemanes son muy experimentados y es difícil luchar con ellos. Unos 300 hombres de los niveles medios de la sección han desaparecido. Unos 800 suboficiales han desparecido. Falta el 35% de los camiones previstos y solo contamos con el 24% de los camiones cisterna y el 53% de los vehículos blindados".

El 7 de julio, los rusos lanzaron una contraofensiva que resultó un desastre. La mitad de sus tanques fueron destruidos y 200 soldados murieron. Esa noche se reportó como desaparecido el comandante del regimiento, Abalashov. Cuatro días después consta una nota del oficial al mando describiendo a Dzhugashvili como "especialmente valiente" y recomendando para él una medalla.

Muy poco después, cuando los alemanes tomaron Vitebsk, en la actual Bielorrusia, el ejército ruso se retira pero a Yákov y su unidad se les ordena cubrir la retirada. El 14 de julio los bombarderos alemanes se emplearon a fondo a la altura de Yartsevo y los tanques y camiones rusos explotaban entre los hombres causando numerosas bajas. Esa noche se da por desaparecido a todo el Regimiento Obús.

El primer interrogatorio a Dzhugashvili por los nazis tuvo lugar el 18 de julio y su transcripción, plagada de críticas al ejército ruso, fue encontrada después de la guerra, en los archivos del Ministerio de Aviación de Berlín.

Pregunta: ¿cuáles son las razones de la mala forma física de su ejército en la lucha?
Respuesta: Las decisiones imprudentes de nuestros líderes. Acciones estúpidas e idiotas. Nos envían directamente hacia al fuego sin estrategia de lucha.

En sus memorias, Svetlana Alliluyeva escribió que su padre había creído que Yakov, instigado por su esposa, se había entregado deliberadamente. "Esa idea absurda tiene a Yulia Isaakovna en la prisión Lubyanka".

Y cuando el director Mikheil Chiaureli hizo la película The Fall of Berlin (1949), trató de retratar a Yákov como un héroe de guerra trágico, pero Stalin se lo impidió.

La odisea de Dzhugashvili en los campos alemanes duró casi dos años. De Hammelburg fue trasladado a Lübeck en la primavera de 1942, y finalmente a Sachsenhausen, donde fue descubierta su identidad y resultó muerto en un intento de fuga.


R. Sanchez

HIJOS de STALIN

12 comentarios:

  1. Stalin, el "Padrecito" era una mala bestia. No creo que viendo a su hijo poner tierra de por medio se pudiera dar por buena su acción cómo padre ni cómo gobernante.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Tío Iosif velaba por la tranquilidad de sus "mujiks" y no podía admitir que su propio hijo había desertado del Paraiso y menos en guerra.
      Y para colmo luego, años más tarde, su hija Svetlana se hizo ciudadana estadounidense.

      Entre Adolf y Tío Iosif no existía la menor diferencia salvo en el bigote.

      Eliminar
  2. A pesar de las deficiencias del ejército rojo que se apuntan en este artículo, al final dieron buena cuenta de los nazis. Algo no cuadra.
    El Stalin recibio su merecido por parte de su propia familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Hay que tener en cuenta que el EJÉRCITO ROJO, creado por Trotski tras la revolución de 1917, en 1940 estaba en pañales en cuanto a organización, con mandos más políticos que técnicos-militares.
      Stalin, tras el fracaso ante la primera embestida nazi, se replegó hacia Mongolia en donde comenzó a fabricar cañones, aviones, y todo tipo de armamento nuevo al tiempo que reclutaba a los millones de mongoles de la zona. Y esas tropas mongolas son las que luego entraron en Berlín arrasando todo el Este de Europa.

      Y como a Tío Iosif los muertos le importaban un comino, enviaba millones de asiáticos a luchar como carne de cañón a cambio del derecho a saqueos. Por eso a la Unión Soviética la Guerra le supuso más de DIEZ MILLONES DE SOLDADOS MUERTOS.

      Respecto a sus hijos, los de Tío Iosif, le devolvieron el mismo tipo de "cariño" que les dispensó él a ellos.

      Eliminar
  3. Excelente información.

    El padrecito era un psicópata en toda regla, y el precursor del photoshop; se saben de muchas fotos donde en el original salía con otros líderes bolcheviques, pero que iban "desapareciendo" mágicamente según caian en desgracia y se les reeducaba; como a Trostky, con un piolet en la cabeza (un comunista español creo que le apioló)

    Añadir que el ejercito rojo logró acabar con el aleman por una combinación de factores muy diversos, pero sí es cierto que sobre todo al comienzo la estupidez de Stalin casi les cuesta el pais, porque habían hecho una purga (otra) en la cúpula del ejército soviético, y no tenían buenos oficiales. Luego aprendieron (a qué precio..) y las cagadas alemanas, los apoyos internacionales y la capacidad casi infinita de los rusos en material, produccion y soldados hizo el resto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, otro Psicópata más al mando como tantos que ha habido en la Historia de la Humanidad, aunque éste se distinguiera por su desprecio absoluto por el prójimo y por sus purgas a lo Nerón.

      El sucesor natural de Lenin era Trotski pero se alzó él y persiguió a muerte a todos los competidores posibles, acabando con todos ellos.

      Y es cierto lo que dices : aquel ejército de 1940 estaba en manos de comisarios políticos que de profesionalidad militar tenian menos que el Pato Donald. Pero Rusia es Rusia y capaz de crear soldados carne de cañón en cantidades infinitas, además de los factores propios de la tierra como la congelación de vehículos que los alemanes llevaban y las ofensivas inglesas y americanas en el frente occidental y en Africa.

      Eliminar
  4. Si los rusos ganaron finalmente a los nazis fue porque estos últimos tenía numerosos frentes abiertos y llevaban 4 años así, de puro desgaste.

    Ambos eran hijos de puta pero a los puntos ganaba Stalin así que no me sorprende nada que tratase así a su familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices : los nazis tenían demasiados frentes abiertos y por otra parte Stalin resignó el mando sobre el Ejército en el mariscal Zukhov y militares profesionales. Tras la Guerra de Invierno, el Kremlin inició el proceso de reinstaurar a oficiales calificados y modernizar a sus fuerzas, una decisión que permitiría a los soviéticos resistir la invasión alemana.

      Eliminar
  5. cómo las gastaba el Padrecito Stalin, tan cantado luego por muchos laureados visionarios.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tan CANTADO POR LOS LAUREADOS visionarios de toda Europa, incluyendo a personajes españoles que luego disimularon mucho a cuenta de eso.

      Saludos

      Eliminar
  6. El caso curioso es cómo, a pesar de las similitudes entre los dos grandes personajes del s. XX europeo, uno es odiado hasta la extenuación mientras el otro, el Padrecito de los Pueblos, es presentado, sobretodo en España, como el garante de la democracia y el paraíso en la Tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Sí, es cierto que se da la idiotez nacional de que siendo ambos personajes iguales de criminales y paranoicos, el ruso haya sido un santón para algunas élites intelectuales durante demasiado tiempo.

      Aquí los laureados ALBERTI y muchos otros "escribidores" realizaron auténticas virguerías literarias para ensalzarlo a la categoría de "padre de los pueblos".

      Cuánto analfabetismo ha subsistido y persiste aún entre algunos sectores autodenominados "intelectuales".

      Eliminar