VERANO

19 febrero 2013

Europa ¿En base a la Edad Media?

Novelemos por un momento e imaginemos que hubiese sido cierta la existencia en siglos pretéritos de un Estado o Estados vascos que pos­teriormente hubieran perdido su independencia. Supongamos por un momento que fuese cierto que la existencia de los regímenes forales vascos demuestra una estatalidad distinta, una soberanía desaparecida. Supongamos que fuese cierto que los vascos hubiesen estado en tal o cual momento de la Edad Media organizados en reinos o señoríos inde­pendientes del reino de Castilla o de Francia o de cualquier otro.

Sería una "novela" muy poco fundamentada en realidades históricas. Sólo pura fantasía.

Pues bien, aunque así hubiese sido, ello no habría tenido nada de particular. Ese es el caso de todos y cada uno de los pueblos europeos, que en un momento u otro de la Edad Media pertenecieron a tal o cual reino, ducado o cualquier otro tipo de señorío. Pero no aparecería la espe­cificidad del caso vasco por ninguna parte.

También los franceses, los ingleses, los italianos o los alemanes fueron súbditos (y en algunos casos hasta hace muy poco como Alemania e Italia) de señores diversos.
En eso consistía el Sistema Feudal.

¿De dónde sale la conexión lógi­ca entre eso y la reivindicación de inexistentes naciones?

Con instituciones estatales de origen medieval se puede justificar casi todo, lo mismo una teoría que su opuesta. ¿Haber estado gobernado un territorio hace mil años por un señor diferente del señor del territorio contiguo implica que se trate de naciones diferentes o que tengan hoy un derecho irrenunciable a formar Estado separado?

Hallar en la distin­ción señorial en un momento histórico dado de tal o cual territorio res­pecto de otro (por ejemplo, el reino de Castilla y el señorío de Vizcaya) llevaría a la sorprendente conclusión de que Europa habría de ser hoy un puzzle absurdo, consecuencia de la infinidad de señoríos y jurisdicciones que imperaron en cada lugar durante las Edades Media y Moderna hasta la aparición de los Estados actuales.

Por ejemplo, los suizos (los muy plurilingües suizos)  llevan nada menos que siete siglos estructurados en Estados análogos a aquellas repúblicas vascas confe­derales que nunca existieron y que imaginó Arana, y a ninguno de los habitantes suizos de Grisones, Schwyz, Turgovia, Valais, Tesino o Berna se le pasa por la imaginación que ello se corresponde con otras tantas nacio­nes distintas.

Si se atiende a nuestros nacionalistas parece que fue España el único lugar de Europa que estuvo fragmentado en varios reinos duran­te la Edad Media. De este modo presentan España como una .anorma­lidad en la historia de Europa, como un Estado y una nación que no tienen razón de ser por no haber existido nunca como tales.

A comienzos del siglo VIII, Inglaterra estaba dividida en siete reinos : East Anglia, Essex, Kent, Sussex, Northumbria, Mercia y Wessex. No en vano se conoce aquella época como la Heptarquía. Esto es lo que suce­día sólo en Inglaterra propiamente dicha, pues escotos y galeses (restos de los britanos previos a las invasiones germánicas) iban por otro lado.

¿Qué pensarían los ingleses si a alguien se le ocurriese exigir un refe­réndum de autodeterminación en cualquiera de esas zonas para actua­lizar los derechos históricos nacidos de la existencia de un reino en el siglo VIII mediante su separación de Inglaterra en el siglo XXI?

Más aún: en el siglo IX la invasión danesa puso fin a la Heptarquía y provocó la división de Inglaterra en una mitad danesa y otra sajona. La frontera entre ambas mitades tuvo carácter oficial y fue incluso puesta por escri­to mediante el Tratado de Wedmere. La primera fue llamada el Danelaw, es decir, la tierra donde regía la ley de los daneses. El resto continuó bajo cetro y leyes sajonas. Se trata, pues, de otra división posi­ble de la Inglaterra actual, legitimada por una evidentísima partición estatal, a diferencia del Señorío de Vizcaya, que era un condado castellano.

De Inglaterra a Francia, Estado centralista por antonomasia y sólo con el paso de los siglos convertido en lo que conocemos hoy.

Este país, desde la caída de Roma hasta su consolidación en la Edad Moderna, ha experimentado incontables divisiones, unificaciones, separaciones y distribuciones en reinos distintos. Muchas de sus actua­les provincias no se incorporaron a lo que hoy conocemos como Francia hasta fechas muy recientes, y tantas fueron las variaciones en su organización territorial, extremadamente cambiante durante las épocas merovingia, carolingia y bajomedieval, que se necesitarían muchas páginas para explicarlas.

Por mencionar sólo dos ejemplos eminentes, Clodoveo dividió el reino entre sus cuatro hijos a su muerte (siglo VI); el vasto Imperio de Carlomagno quedó dividido entre sus cuatro nietos (siglo IX); Y ésta fue la norma durante bastantes siglos más. Por ejem­plo, en el siglo XII el tercio occidental de Francia pertenecía a Enrique II de Inglaterra, el central a Luis VII de Francia, y el oriental al Sacro Imperio.

¿Son por ello, cada una de estas tres partes, tres naciones dis­tintas con derecho a Estado propio?

Comparemos Normandía con el País Vasco. Valoremos su enjundia como actor histórico independiente, enfrentado al reino de Francia, con orígenes étnicos e históricos bien diferentes, generador nada menos que de un reino tan importante en la historia de la Humanidad como el de Inglaterra. Y, sin embargo, a nadie
en su sano juicio se le ocurre pensar ni en Normandía ni en el resto de Francia que los habitantes de Ruán del siglo XXI no son franceses.

Hasta 1453 no se unificó Francia mediante la derrota de los ingleses, que habían poseído su parte occidental durante dos siglos. ¿Deberán los bordeleses exigir un referéndum de autodeterminación para reintegrar­se en Inglaterra?
La Provenza no se incorporó definitivamente a la Corona francesa hasta el siglo XIII. Debido a ello, ¿Marsella tendrá hoy derecho a separarse de Francia? El Franco Condado no se incorporó al reino francés hasta el reinado de Luis XIV (1678), quien se lo arrebata­ría a una España exhausta.

¿Negaremos a los habitantes de Besancon el ser franceses? ¿Estarán obligados a celebrar un referéndum de autode­terminación para reincorporarse a España? En tiempos bastante más cer­canos, Avignon se incorporó al reino de Francia en 1791. Los aviñone­ses, aunque enclavados en el Reino de Francia, eran súbditos del Papa. Hubo que esperar hasta la Revolución para ver la unión con Francia, convirtiéndose Aviñón dos años después de la anexión en la capital del departamento de Vaucluse. Y todavía hubo que esperar nada menos que hasta 1860, durante el reinado de Napoleón III, para que Saboya y el condado de Niza pasasen a formar parte de Francia. ¿Habrá de res­petar la República Francesa el derecho de autodeterminación de todas estas naciones?

De Francia a Alemania, y a tiempos muy recientes: la desmembra­ción del Imperio con la Paz de Westfalia (1648) conllevó la creación de 309 Estados.. ¿Habrá que conceder la autodeterminación a sus equiva­lentes actuales, dividiendo Alemania en 309 piezas nuevas?

Si se prefie­re ser más modesto  llegamos hasta tiempos más recientes, como los de la Confederación Germánica de 1815, en la que ya entra­ban solamente 39 Estados. Y no sólo se dieron entre los alemanes divi­siones que llegaron hasta casi nuestros días, sino que hasta hace muy poco se enfrentaron bélicamente, como los bávaros y los prusianos en 1866. Ganó Prusia, allanando el camino hacia la preponderancia militar que le conduciría cuatro años después a la victoria sobre Francia. Y, ni aun así, se le ocurre a nadie en Alemania pensar que, a causa de esta guerra, o como prueba esta guerra, bávaros y prusianos pertenecen a naciones distintas.


Pues,eso, exactamente, es lo que preconizan los chamanes abertzales del "penueve", porque les encanta la novela y novelar, pero han sido incapaces de escribir una obra literaria leible.

Yo lo entiendo porque "los brujos" o jefecillos del PNV  han sido y son exconventuales acostumbrados a leer exclusivamente fragmentos de la Biblia, y ya sabemos que ese Libro es un cuento oriental inconexo y de cien mil madres. Por eso, todos los que han escrito algo (catecismos y similares) en vascuence, han sido siempre curas parroquiales o frailes aburridos. No hay más literatura vasca que esa.

Salvo el NOVELÓN de Sabino Polikarpo Arana, pero ese está en castellano.

Tellabeltz


10 comentarios:

  1. Ya sabemos que Arana se arrepintió antes de morir de toda la mierda que había removido. Es evidente que es más fácil creer en fantasías que arrostrar la cruda realidad, de ahí que los nazimbécilismos, más fundamentados en fantasías y mitología que en realidades tangibles y comprobables repudien todo lo que no salga de su putrefacto encéfalo. Lo malo es que si tienes tres nazimbécilismos radicales y les das todo el poder que tiene una autonomía estás creando una cantera peligrosa para sus fines.

    Las consecuencias están a la luz, son patentes y en unos años, de no atajarse veremos las pintorescas consecuencias de seguir extinguiendo los fuegos con gasolina.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Dices =
      "los nazimbécilismos, más fundamentados en fantasías y mitología que en realidades tangibles y comprobables repudien todo lo que no salga de su putrefacto encéfalo. Lo malo es que si tienes tres nazimbécilismos radicales y les das todo el poder que tiene una autonomía estás creando una cantera peligrosa para sus fines. "

      Pero es que ya HAN CREADO LA CANTERA Y LOS ACÓLITOS UNICÉFALOS. Y están contagiando a catalufos, valencianos y cualquier día a sorianos. Lástima de carencia de gobernantes serios en MadriZ.

      Eliminar
  2. Dudo se pueda explicar mejor la cuestión histórica. El problema, el hecho diferencial en España, es que no hay gobernantes españoles que defiendan a España.

    Y cuando hablamos de defender a España, no hablamos ni de tanques, ni de llenarse la boca con la palabra de España, sino con actuar de forma coherente. Porque nunca me cansaré de repetir que lo que pasa en Cataluña o Pais Vasco, hubiera sido imposible si no hubiera tenido el visto bueno del PP y del PSoe.

    Y esta semana hemos visto ejemplo de metastasis: lo del celta de vigo y Salva; increible, inenarrable.

    De los nazios, nada nuevo que añadir; ellos se inventan la historia y la defienden en consecuencia para adaptarla a su ideario y necesidades. Pero el problema está al otro lado, en aquellos que creen que se puede amansar a la hiena dandole tomates y acariciando el lomo: idiotas o locos, seguramente las dos, o peor, traidores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Estoy con lo que dices y veo que no te ha resultado tocho el un poco largo escrito.

      La causa de que sigan prosperando lo de Vascongadas y Cataluña está claro que reside en la ignorancia y cobardía de los que se sientan en Moncloa, uno tras otro.

      Ya he recibido dos mensajes-comentarios del gran ideólogo-historiador y geógrafo LORITZ en el que me advierte seriamentede que "ESTOY ENGAÑANDO A LOS ESPAÑOLES". Lo que viene a demostrar que no hay razonamiento que valga con todos esos polikarpianos con el cacumen corroído por las escuelas vascas.

      Eliminar
  3. estupenda argumentación histórica sobre la fantasmal pretensión de basar en las brumas del pasado -falsificadas a conveniencia además- la reivindicación de esta otra casta aldeanista y ombliguera.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      Muy bien dicho : CASTA ALDEANISTA.
      Como se sienten más aldeanos que urbanitas prefieren encerrarse en su parroquia para no tener que relacionarse con nadie. Los nazios, claro, porque los vascos en general historicamnete hemos sido universales en todo.

      La ideologia aldeanista proviene de unos derrotados carlistas y curas frustrados.

      Eliminar
  4. A pesar de la magnífica lección (plas, plas, plas) no hay nada que hacer, pues ese pueblo elegido tiene un rasgo que los diferencia del resto de los mortales, su preexistencia al ser humano y la riqueza de un idioma anterior a cualquier tipo de comunicación oral y/o escrita del ser humano.

    Por no hablar de las bellas danzas y hermosas nazis abechales.

    Magnífico post, así que sólo me queda decirles a los nazios ¡zas, en toda la boca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Gracias, eres muy generoso con tus apreciaciones sobre el post.
      Y efectivamente, conforme a lo que creen los indios bravos éstos se creen anteriores a la existencia del homo (sapiens nunca) y con un idioma que unicamente hablaban Adan y Eva antes de comerse la manzana o el chichi.

      Las bellas batasunas no se dignan concursar en temas de Belleza porque creen que iban a dejar en ridículo a las maketas. Y así les va que solamente se cruzan con prototipos idénticos a ellas.

      Nada de ZAS en lo boca porque todo esto es incomprensible para "ellos", y tal como me ha dicho en un comentario nuestro amigo vetado ( que no he publicado) me dedico a "ENGAÑAR A LOS ESPAÑOLES". Ansí que ya sabes que no debes de hacer caso a mis relatos históricos.

      Eliminar
  5. Me parece un relato histórico trascendental y muy educativo. He tenido la suerte de convivir con gente de las Vascongadas y nunca escuché que se creyeran esas paparruchadas de los nazios. Todo lo contrario, estaban orgullosos de su españolismo. Es una pena que cuatro imbéciles hayan estropeado de tal manera el ambiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Usted lo ha calificado muy bien : CUATRO IMBÉCILES QUE HAN ENVENENADO ESTA TIERRA.

      Yo he crecido entre personas completamente normales y con ideas diferentes pero respetusas cada quien con las de los demás. Estos no admiten, cual muslimes fanatizados y totalitarios, nada ajeno a sus adoctrinamientos de fantasías históricas inventadas.

      Y la cosa va a peor porque el Sistema les permite generar más y más hornadas de niños adoctrinados en lo mismo.

      Eliminar