15 marzo 2010

Peter Innes, gringo ex de la Carrascosa

Se llama Peter Innes y en España es "el malo" de la película de terror que vive la valenciana condenada a 14 años en EEUU por "secuestrar" a la hija de ambos. Músico por afición, concede la primera entrevista a una periodista de El Mundo.

Peter Innes vive desde hace cuatro años sometido a la impetuosidad de la opinión pública española, que lo acusa de haber colocado grilletes a su ex mujer, María José Carrascosa.

Condenada por retener a su hija en España, la valenciana fue sentenciada a 14 años de cárcel por un juzgado de Nueva Jersey.

He aquí la otra faz de un caso alucinógeno, que enturbia la razón y fomenta tópicos. Cuando a Innes le dicen que con su postura contribuye a que su hija crezca huérfana lo toma a broma macabra, convencido de que o no hemos comprendido o nos corroe el chovinismo. Se cree víctima de una conjura de cuatreros y lobos, todos en brazos de una mujer caníbal, de una esposa santificada por unos medios acríticos.

Cuenta por vez primera su "pesadilla", cómo su matrimonio derivó en neurosis y luego en película de terror de serie B: "Aunque nada de lo que ella ha dicho ha resultado ser cierto, eso no detuvo a los periódicos y las televisiones de contar una historia completamente falsa. La familia Carrascosa sabe que violaron las leyes cuando secuestraron a Victoria. Para tapar sus huellas inventaron una historia en la que yo era un monstruo. Se embarcaron en una campaña de engaños y confundieron a bastantes. Es un escándalo que engañaran también a los tribunales españoles. El Gobierno valenciano incluso pagó dinero para contratar a un caro despacho de abogados".

Por contra, presume de que las autoridades norteamericanas no han puesto un dólar para defenderle.

PREGUNTA.- ¿Cómo discurre su vida, tras todos estos años sin ver a su hija?

RESPUESTA.- No hay un solo día en el que no me acuerde de ella. La extraño mucho. Afortunadamente tengo una nueva familia, una esposa estupenda, una niña de tres años y otra adoptiva de 18, y eso me ayuda mantenerme feliz. Somos una familia muy normal. Sólo falta Victoria.

P.- ¿Mantiene algún tipo de contacto con ella?

R.- No. La familia Carrascosa la mantiene separada de mí. Y el tribunal de Valencia actúa como si yo no existiera.

P.- ¿Cuándo fue la última vez que vio a su hija?

R.- En España, en 2005. Fui para asistir a una vista oral y sólo la vi durante 15 minutos. Entonces el psicólogo del juzgado español dijo que la niña estaba siendo manipulada, pero el juzgado de Valencia no hizo nada por ayudar. No les importábamos en absoluto mi hija o yo. Su actitud me resultó incomprensible.

P.- ¿Qué puede decirme de la familia Carrascosa?

R.- No son las buenas personas que dicen ser. Son despiadados y falsos. Sé que su hermana tenía una relación muy mala con su familia, y dudo que aprobaran su estilo de vida. Han creado un circo mediático en Valencia, un ambiente perjudicial para mi hija.

P.- ¿Conserva buenos recuerdos de los primeros días?

R.- Claro. Cuando Victoria era un bebé era maravillosa. Desde el día en que nació y hasta que fue secuestrada con cuatro años y medio, teníamos una excelente relación.

P.- ¿Cómo tomaron la decisión de casarse y dónde lo hicieron?

R.- Decidimos casarnos rápido porque María José quedó embarazada pocas semanas después de comenzar a salir. Yo quería asentarme y pensé que era lo correcto. ¿Por qué en España? Me pareció excitante. La boda fue agradable, pero también estresante. Tuve la sensación de que no le gustaba a aquella gente, ni tampoco mis amigos o mi familia.

P.- Muchas parejas tienen problemas o rompen, pero en su caso hay que convenir que todo ha ido mucho más allá. ¿Qué ocurrió?

R.- Algo cambió en María José después del nacimiento de Victoria. Comenzó a delirar. Le contaba a la gente historias que no podían ser ciertas. Me acusó de mantener aventuras con otras mujeres. Desarrolló una extraña forma de pensar... Aparte de mi trabajo oficial como diseñador gráfico, soy músico. María José odiaba que saliera a tocar. Su comportamiento fue cada vez más extraño y delirante. Por el bien de Victoria traté de manejar aquel comportamiento esquizofrénico. Le pedí muchas veces que viera a un psicólogo, pero siempre se negó.

"Un día de principios de 2004", cuenta, "cuando su madre vino de visita desde España, me hicieron sentarme y me dijeron que acababan de adquirir una casa enorme. Me dijeron que si planeaba vivir allí debería seguir un estricto plan de normas. Las habían escrito en un papel. Creo que había un total de 28. Una locura. Ayudé a María José a establecerse en su nueva casa dos semanas después, y me mudé a mi propio apartamento. Aquellas 28 reglas marcaron el final para mí".

P.- María José ha hecho acusaciones muy serias contra usted, todas ellas, por cierto, ignoradas por los tribunales estadounidenses. ¿Qué puede decirnos al respecto, por ejemplo, sobre las acusaciones de que usted la maltrataba?

R.- Las acusaciones locas sólo comenzaron cuando María José descubrió que yo me estaba viendo con otra mujer. Esto ocurrió varios meses después de que nos separásemos.

Contrató a un detective para seguirme. Después, todo entró en una espiral demencial. Desconozco de dónde sacó lo del envenenamiento. Eso empezó un año después de la última vez que nos vimos.

Desde entonces me ha acusado de tráfico de drogas, de armas, robo de identidad, bigamia, abusos, falsificación de documentos, fraude, perjurio y conspiración.

Ahora dice que los jueces, abogados y fiscales son todos mis amigos y son cómplices de conspirar conmigo, porque nadie ha dado pie a sus fabulaciones. Ha tenido 16 abogados. En cuanto comprenden que es una mentirosa, abandonan o los despide.

P.- Cuando todo comenzó, usted aceptó pleitear en España, pero después acudió a los tribunales de Nueva Jersey. ¿Por qué?

R.- Ésa es la versión de la familia Carrascosa. La verdad es distinta. El proceso legal comenzó en Estados Unidos en 2004, mucho antes de que los tribunales españoles se vieran envueltos.

En el momento en el que Victoria fue secuestrada había comenzado un proceso de divorcio en EEUU y existía un acuerdo legal que especificaba que Victoria no podía ser llevada a España sin mi consentimiento. Sólo acudí a los tribunales españoles para que hicieran cumplir el acuerdo y las órdenes judiciales que demandaban el regreso de Victoria.

Los jueces valencianos ignoraron por completo ese acuerdo y las órdenes de los tribunales de Estados Unidos. Ahí es donde comienza todo el problema [aquí adjunta la petición legal, realizada ante los tribunales españoles, a través del Departamento de Estado. "Puedes ver claramente", dice, "como la petición americana fue realizada mucho antes de que ningún tribunal español supiera de este caso"].

P.- Otro de los aspectos del caso que más ha impresionado a la opinión pública española es la duración de la sentencia contra María José. ¿Cómo se sintió cuando fue dictada?

R.- Si realmente tuviera que cumplir 14 años, estaría de acuerdo en que es muy dura, pero no es el caso. El juez dejó muy claro que sería la primera persona en reconsiderar la sentencia tan pronto como Victoria volviera a EEUU.

P.- ¿Cree entonces que 14 años resultan proporcionados?

R.- Sí, lo son. El secuestro de un niño es un crimen muy serio. Ocurre en EEUU a miles de niños cada año y debe parar. Mi caso es raro, porque el secuestrador fue atrapado. Normalmente nunca vuelven a EEUU y por tanto no son castigados. Debía enviarse un mensaje y es lo que hizo el juez.

P.- Se dice que distintas personas e instituciones en España habrían intentado que se llegue a un acuerdo, pero María José siempre lo ha rechazado. Si ella cede, ¿estaría usted dispuesto?, ¿con qué condiciones mínimas?

R.- Nadie en España ha hecho un intento sincero de que lleguemos a un acuerdo. Soy yo el que ha propuesto un acuerdo varias veces. Durante los últimos tres años le he propuesto a María José la posibilidad de que retenga la custodia y la residencia de Victoria en España y que ella venga a visitarme los veranos, alternando en el caso de las otras vacaciones escolares. Si aceptan, María José será excarcelada y todos podremos volver a la normalidad. Me parece una solución razonable.

[Está convencido de que el público español ha vivido preso de un espejismo ("les vendieron una historia y apoyaron a María José porque es española, no porque tenga razón") y de que poco a poco entra en razón].

P.- Hablemos del libro de Reyes Monforte.

R.- En ningún momento su autora habló conmigo o mis abogados. Sólo ha escuchado una parte de la historia. Pero tuvo mucho cuidado en decir que se trataba de una novela, algo que, de momento, la protege de una demanda.

P.- ¿Cómo cree que se vive el caso en EEUU? En todos estos años las referencias han sido mínimas, ¿no?

R- El circo organizado en España nunca se hubiera permitido aquí. Nunca hubiera vendido la dignidad de mi hija ni la hubiera convertido en objeto de consumo público.

P.- ¿Algo que añadir?

R.- Sólo quiero que Victoria tenga una buena relación con su madre y su padre, y disfrutar de su infancia. Es todo lo que he pedido y pido. Sólo el tiempo dirá si es posible.

Como este Blog cree más al padre de la niña secuestrada que a la madre, Carrascosa, está claro que a las féminas españolas la Bibiana las está tarando e impulsando a la maldita costumbre de realizar Falsas Denuncias contra los ex, y en USA no cuela el asunto.
Como muy bien saben las féminas de todo el Mundo, cuando una mujer actúa por despecho y amor propio herido es una víbora capaz de las mayores mentiras y falsas acusaciones. Pruebas las hay a millones.

Tellagorri


11 comentarios:

  1. Me parece, Tella, que coincidimos en lo esencial, en la no culpabilidad del padre. Ya se que es una cuestión de intuición, pero hay algunos datos aportados por el padre que prueban que en la Carrascosa o en sus familiares, no todo es trigo limpio. Como permitir que la madre se pudra en una prisión, por no devolver la niña al padre...

    ResponderEliminar
  2. CHARNEGUET

    Conociendo el brujerio local español, ambos intuímos que esa fémina es una cabrona de tomo y lomo, y probablemente a imitación y copia de una familia de hijosdeputa valencianos profesionales.

    ResponderEliminar
  3. Hoy he podido ver a la feminazi de la hermana haciendo victimismo en el programa de Susana Griso. Según la hermanísima que no se de qué coño vive, “ya no podía más”.
    ¿Se ha parado a pensar semejante individua como se encuentra el padre al que han separado de su hija?, y encima los tonto el culo del programa diciendo que si el padre quiere ver a la niña que viaje a España.
    ¿Pero donde coño vivía la niña?, ¿con quién coño vive ahora?
    Termino porque me caliento y me pongo de mala leche.
    Saludos, un gran post.

    ResponderEliminar
  4. CABALLERO ZP

    Sólo nos queda, y tu todavía está a tiempo, de aconsejar a nuestros hijos y nietos que unicamente se casen con HUÉRFANAS, tras asegurarse de que la posible novia no tenga ningún pariente en diez mil kilómetros a la redonda.

    ResponderEliminar
  5. Hola Tellagorri.
    Sobre este caso concreto no me voy a pronunciar por desconocimiento. No tengo ni idea de qué parte está la razón, y la verdad tampoco me he preocupado por el asunto.
    Lo que sí deberían hacer los padres es ponerse de acuerdo por el bien de esa niña que es la que está creciendo sin padre y sin madre.

    En una cosa sí te doy la razón, la mayoría de mujeres que se divorcian, se sirven de los hijos para chantajear al marido.
    Creo que se cometen muchas injusticias con los hombres por esta causa, y por ende, con los hijos.
    Algunas son verdaderas arpías.

    Por cierto, yo a mis hijos no les aconsejaré que se casen con huérfanos, les aconsejaré que no se casen, jeje.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ELENA

    Cuida de tus hijos varones y no dejes que se casen con la primera que crean que les gusta. Antes investiga a la madre y padre de la interfecta y ten por seguro que si, además, los tales prometen muchas cosas en nombre de la hija, díle al hijo que regalan cadillacs en Nebraska a los que pisen el ayuntamiento, a efectos de que entre el ir, ver, cabrearse y volver, se le olvide la existencia de la lagarta.

    ResponderEliminar
  7. Es la miseria de la "discriminación positiva".

    Utilizando similares eufemismos propongo una campaña en la que facilitemos a las feminazis una "jubilación anticipada", os dejo la elección del método (si optáis por los más dolorosos tiene premio).

    Y el resultado es que la niña estará sin padre y su madre toda su infancia y juventud. Hoy pillas a una loca y te la juegas, entre denuncias por violación, malos tratos, etc vas a la cárcel seguro, total, una muesca más para la justicia.

    ResponderEliminar
  8. Esa mujer se ha creído que en USA ocurre como en España, que al varón divorciado le quitan la casa, los hijos, el coche, el sueldo y hasta el aire que respira.
    Recuerdo un caso que cuando el varón le dijo al juez que no podía pagar una pensión tan elevada a su ex, el magistrado le contestó que trabajase más.
    Con dos...

    ResponderEliminar
  9. Entiendo pues ahora tú comentario en la anterior entrada:

    "El ser humano es una mala bestia. Y si tiene forma femenina (ojo con lo que piensas).................".

    No veo difícil interrumpir una vida conyugal y separarse si una parte así lo desea, hacer cada uno su vida y compartir, en la medida de lo posible, a los hijos, sin tener por qué mediar tanta "parafernalia protocolaria".

    Qué interés tendría yo en hacerle daño a una persona que ya no me interesa y que lo único que me une a él es un hijo...???. No es mucho mayor el daño que le puedo causar a mí hijo al intentar ocasionar una ofensa o algún tipo de daño a su padre...???. Cuando dinero y quebraderos de cabeza me podría ahorrar yo si llego a un acuerdo con el que fué mi pareja y con el que aparte de atravesar momentos malos, también fuí partícipe de momentos agradables y muy buenos con esa persona...???. Por qué no puedo ser amiga del hombre con el que un día compartí mí vida...??.
    Cuantos malos tragos prodríamos evitarnos si nos paráramos a pensar tan solo un poquito...

    Si que la Ley en éstos casos está mucho más a favor de la mujer que del hombre y, me dá rabia por que entiendo que si ellos tienen unas obligaciones, tambien tienen unos derechos..., derechos que a veces (muchas veces) son pisoteados y pateados. E igual que digo ésto, también digo que el alma se me parte cada vez que veo a esa madre inmovilizada de manos y pies..., el estómago me dá un vuelco y cuando puedo, aguanto las ganas de llorar, pero el corazón se me parte como así lo hace al sentir el llanto de un padre por un hijo.

    Será que la vida la hacemos así de difícil..., y al final el que más sufre es el hijo.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante la entrevista. Me gustaría que el señor Peter tuviese la posibilidad de aclarar algunos aspectos cuanto menos sospechosos. Por ejemplo, en 1.999 tenía una orden de búsqueda por parte de la policina nacional española por tráfico de drogas, dicho delito, preescribió en España a los 5 años y no pudo ser juzgado. Me gustaría saber cuáles son los motivos que le llevó a mentir a su mujer constántemente sobre su trabajo, especialmente sobre la empresa a la que llamó María José Carrascosa, para verificar que que el señor Peter Innes no figuraba como empleado en ella, en cambio a su ex-mujer, le había contado que era socio fundador. También me gustaría saber qué opina de los análisis médicos de María José en los que se detecta que hay muchas posibilidades de que haya sido envenenada durante su estancia en USA.
    Finalmente, simplemente me gustaría saber, si quiere a su hija y si ha pensado alguna vez en ir a visitarla a Valencia.

    ResponderEliminar
  11. Si yo tuviera un padre como este, no podría sino odiarlo, porque su egoísmo no es amor a su hija sino odio a su ex mujer.. por lógica los hijos siempre están mejor que con su madre, pues ella es determinante en el día a día de los hijos.. Yo amo a mi padre pero mi madre es quien siempre ha estado ahí involucrada directamente ahí. No tengo hijos pero como hija se debe reconocer que los padres son portadores de recursos materiales, pero el afecto, el tiempo y la dedicación, además del trabajo son responsabilidades que asumen las madres con amor.

    ResponderEliminar