19 noviembre 2009

ISABEL II : puttana, ma pia


Fue Isabel II una niña algo corta de entendederas y de tan descui­dada educación que era prácticamente analfabeta. En lo que re­sultó precoz fue en el sexo, en parte porque había heredado el carácter ardiente y lujurioso de la familia y en parte porque fue corrompida por sus propios tutores.

A los trece años la decla­raron mayor de edad y a los dieciséis la casaron con su primo Francisco de Asís, ocho años mayor que ella y descendiente tam­bién de Felipe V, el primer Borbón español.

Francisco de Asís era un bisexual notorio escorado a maricón y voyeur.

"¿Qué puedo decir -se lamentaba Isabel- de un hombre que en nues­tra noche de bodas llevaba más encajes que yo?"

El pueblo, con mordaz ingenio, lo apodó Pasta Flora y Doña Paquita.

Creció Isabel, más a lo ancho que a lo alto, y se convirtió en una reinona gorda y fofa, castiza y chulapona, hipocondríaca y fecunda, que trasegaba fuentes de arroz con leche como el que come aceitunas.

La reina era muy fogosa y tuvo decenas de aman­tes, uno de los cuales, Carlos Marfori, llegó a ministro de Colo­nias.

Tuvo Isabel once hijos de los cuales le vivieron seis. Los historiadores han echado cuentas y al parecer los que nacían muertos o morían a poco eran los que engendraba de su primo y esposo.

Los otros los tuvo con distintos amantes, el pri­mero, una hembra, del apuesto comandante José Ruiz de Arana, y el siguiente, un varón, el rey Alfonso XII, del bizarro capitán de ingenieros Enrique Puig Moltó.

Más adelante otras tres hem­bras de su agraciado secretario particular, don Miguel Tenorio de Castilla.

Sepa el lector que desde el punto de vista dinástico no es mayor problema que Alfonso XII fuera hijo adulterino pues la ley española, fiel al código napoleónico, sostiene que todo hijo nacido dentro del matrimonio tiene por padre al marido. Ahora, con tanta prueba genética, no sabemos en qué acabará la cosa.

Por cierto que, para que se vea el carácter llano y borbónico de la reina, al ginecólogo que auscultándola predijo que estaba embarazada de un varón (Alfonso XII) le concedió el título de marqués del Real Acierto.

Dos influencias predominantes hubo en la corte de los mila­gros, como se llamó despectivamente a la de Isabel II: el confesor de la reina, el padre Claret, un minúsculo y enjuto clérigo atormentado por la permisividad sexual de los nuevos tiempos, y sor Patrocinio de las Llagas, una monja histérica y falsaria que había sido procesada por fingidora de milagros y que aprovechando que la reina, simplona y entregada, era incapaz de negarle un favor, se convirtió en una pía agencia de empleo que colocaba a sus recomendados en los mejores puestos de la administración pública (haciendo con ello desleal competencia a la reina madre).

Al final de la regencia de la reina gobernadora ( Mª Cristina) el general Esparte­ro había gobernado dictatorialmente con las Cortes disueltas. Un pronunciamiento lo derrocó y restituyó una sombra de gobierno parlamentario que nuevamente desembocó en dictadura, esta vez con el general Narváez.

Y después de Narváez, en 1854, tras otro pronunciamiento, gobernó el general O'Donnell que llegó a un acuerdo con Espartero para encabezar dos partidos que se alternaran en el poder, la Unión Liberal de O'Donnell y los moderados de Narváez.

La política nacional no era aburrida ni pre­visible, porque a los endémicos pronunciamientos, con su secuela de movilizaciones funcionariales, destierros de unos y regresos triunfales de otros, había que sumar una guerra en África (en la que Juan Prim tomó Tetuán), y otra en el Pacífico.

Hacia mediados de siglo la economía del país comenzó a prosperar y las inversiones de capital extranjero, especialmente francés, hicieron posible un cierto despegue económico: se abrie­ron fábricas textiles en CATALUÑA y acerías en el PAIS VASCO, se in­tensificó la explotación minera, se tendieron ferrocarriles.

En este propicio ambiente surgieron los primeros especuladores, como el marqués de Salamanca, y una oligarquía de industria­les enriquecidos, que constituyeron dinastías bancarias y em­presariales de las cuales algunas perduran todavía.

El Papa, siempre al quite, apoyó la nueva orientación de la monarquía, tan conveniente para los intereses de la Iglesia.

Años antes se había resistido a bautizar a Alfonso XII por ser hijo adulterino, pero echando pe­lillos a la mar, y comprendiendo que si la monarquía caía la Igle­sia perdería su secular aliado, no vaciló en apoyar a Isabel y has­ta la condecoró con la más alta distinción vaticana, la Rosa de Oro.

"Santo Padre, ¡es una puttana!", objetó un cardenal de la curia.

A lo que Pío IX replicó: "Puttana, ma pia."

El ala progresista, en vista del viraje autoritario de Isabel, se agrupó a la sombra del general Prim, que odiaba a los Borbones, y de otros destacados generales, Serrano y Domínguez.

En 1868, el pronunciamiento de .una parte del ejército fue secundado por el pueblo en lo que se ha llamado Gloriosa revolución.

El voluble y tornadizo pueblo, por el que Isabel se creía adorada, se echó a la calle al grito de "Abajo la Isabelona, fondona y golfona" y el ge­neral Serrano, antiguo amante de Isabel, derrotó a las tropas de la reina en,la batalla del puente de Alcolea (aún existe el puente, bello y de piedra, cerca de Córdoba).

Así terminaron los marchi­tos esplendores de la corte de los milagros. Isabel, que estaba ve­raneando en San Sebastián, sólo tuvo que recorrer unos kilóme­tros para ponerse a salvo en Francia:

"Creía tener más raíces en este país", declaró al traspasar la frontera.

Tellagorri





17 comentarios:

  1. Gracias por tan ilustrativo e ilustrado post, al que me atrevo añadir una canciocilla popular sobre el "delicado" Francisco de Asis. Al parecer la invención se debe a la agudeza y perspicacia del pueblo soberano:

    "Paquito Natillas
    es de pasta flora
    y orina en cuclillas
    como las señoras."

    SALUDOS CORDIALES.

    ResponderEliminar
  2. ARCENDO

    Me alegro de que te haya gustado el diseño de la dama que hago, porque al fin y al cabo es lo que había y conviene que se conozcan estas cosas.

    De entrada sabemos, muy pocos porque el gentío no suele reparar en esas cosas, que el actual Borbón es descendiente de un tal ENRIQUE PUIG MOLTÓ.

    Vaya, vuesa merced, a saber quién era.

    ResponderEliminar
  3. El pueblo soberano no lo podía saber, e incluso de haberlo sabido, hubiera repentizado la copla sin más miramiento, que no hay costumbre más hispana que reirse de la desgracia ajena. Pero lo cierto es que este femenil defecto que achacan al consorte era quizá el único sobre el que hubiera debido pasar de puntillas. Francisco padecía de hipospadias, anomalía congénita consistente en que el meato urinario se abre en la cara ventral el pene, imposibilitando la micción en bipedestación.
    Este defecto congénito afectó también a J.J. Rousseau, pero el pensador suizo lo usó para dar pena a sus benefactoras… y le fue muy bien. Al pobre Francisco, empero, solo le valió andar en coplas.

    ResponderEliminar
  4. En España teníamos esa manía de las "cantatas" populares, que con el paso de los años, y la llegada de la tecnología derivo en la conocida como tele basura. La historia de los borbones esta llena de puteríos y mariconeos varios, es una de las historias que convienen leer y recordar. Lastima que en estos días poco más que este prohibida su lectura. A no ser los datos históricos únicamente.

    Menos mal que siempre estarás tu para recordarnos estas épocas pasadas.

    ResponderEliminar
  5. Amena lección de historia, amigo Tellagorri.
    Cada día me alegro más de seguir tu blog, porque muy a menudo me resulta de instructivo provecho, y siempre interesante.

    Lo que más me ha llamado la atención (al margen de los curiosos detalles que narras), es la ascendencia de nuestro soberano.

    Que digo yo... si para heredar una corona siempre bastó la sangre, y resultare ésta no ser tal, no es la sangre lo que cuenta, sino el linaje sin más.

    Vamos... que sepa Dios las mezcolanzas de sangres e hijos bastardos que nos hayan colao ya con nobles apellidos.

    ResponderEliminar
  6. ALFREDO

    Brillante diagnóstico médico a tanta distancia de tiempo.

    Y ¿eso explica sus tendencia sexuales mariquitinas?
    En cualquier caso, porque sus tendencias me dan igual, está claro que no debía de haber contraído matrimonio con nadie.

    ResponderEliminar
  7. Estupenda y divertida entrada Tellagorri.
    Está bien aprender historia con una sonrisa en los labios.
    La descripción de la reina no tiene precio, me la imagino comiendo arroz con leche.

    Y la Iglesia, siempre buscando su interés.

    Muy bueno, me gusta cuando escribes estos relatos sobre nuestra historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. JAVIER POL

    Sí, la historia de los Borbones es de indecencias y chaqueteos perpetuos.
    Lo triste es que por causa de ellos el gentío de XIX se dejó asesinar luchando por ellos en el XIX, contra Napoleón.

    ADELAIDA ORTEGA RUIZ

    También yo sigo muy contento de haber descubierto tu blog porque leer un relato tuyo es el mejor relajante actual.

    Las ascendencias de los reyes y nobles de esta tierra son muy poco decorosas y con mucho que ocultar.

    Lo que al final les vale es el APELLIDO.

    ResponderEliminar
  9. ELENA

    Ya sabes que todo lo relacionado con temas históricos deben de ser entretenidos, porque en caso contrario resultan un "cognazo".

    Por eso me alegro de que te hayas divertido con la imagen que presento de la Isabelona, "fondona y golfona".

    ResponderEliminar
  10. ¡Vamos! Que podemos decir que tenía dos grandes aficiones, el arroz con leche y el “Pin pan pun”, jejejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Cachonda biografía (y no es un calificativo para estar en consonancia con el personaje).

    Resumiendo, las monarquías con sus cortesanos UN PUTIFERIO.

    Poco hemos cambiado

    ResponderEliminar
  12. CABALLERO ZP

    Pues, sí Julio. Más o menos sus dedicaciones eran el arroz con leche (fondona) y el Pim,pam,pum (golfona).

    ISRA

    Poco, poco HAN CAMBIADO (no nos metas a los demás con el "hemos cambiado). Puto putiferio en todo.

    ResponderEliminar
  13. JAVIER

    Es de sobra conocido que esta malformación provoca, en la edad adulta, disfunciones sexuaes. Mucho me temo que el pobre consorte, más que homosexual, quizá fuera simplemente un tímido sexual (a la manera de los magistralmente descritos por Amiel). En una sociedad entre hirsuta y puteril como la española, semejante condición pasaría indefectiblemente por homosexualidad. Lo de los encajes, qué queiren que les diga, no va a ninguna parte. La hija de Fernando VII, precisamente por ser tal, no debía de pecar de refinada en sus juicios.
    A mí el consorte de Isabel II siempre me ha movido a compasión. Cornudo y apaleado.

    ResponderEliminar
  14. Por Marañón, como por ejemplo Amiel. A estas horas bastante hace uno con pensar coherentemente...

    ResponderEliminar
  15. Gracias por la información, Alfredo.

    Y ahora que lo citas, de joven leí el AMIEL de Marañón y me gustó mucho.
    Es un libro que impregna.

    ResponderEliminar
  16. al dictado: Mari Carmen L. de Valero

    Hola, mi querido y admirado Tella.
    Magnífica lectura de tu post la que me ha ofrecido mi sobrina y accidental secretaria. No sé si te acordarás que hace unos meses publiqué en YouTube un vídeo en plan de coña que trataba del tema de la folladora reinona: Os dejo la URL por si queréis echarle una ojeada:

    http://www.youtube.com/watch?v=UtPExSMR2j8

    Corresponde al vídeo LA REALEZA (2ºParte)

    Y es que el tema de la jodienda borbónica siempre dá para partirse el culo con unas risas.
    Un abrazo para todos vosotros

    ResponderEliminar