28 febrero 2018

Baroja, Unamuno y vascuence

Si Unamuno es el más grande pensador vasco de todos los tiempos, Baroja es el más grande novelista vasco. Nadie ha descrito mejor que Pío Baroja el color, calor, carácter, idiosincrasia y fuerza vital de los vascos. Cuentos como "La dama de Urtubi" o novelas como Zalacaín el aventurero hacen que todo el que se deleite en su lectura, sienta una profunda simpatía por todo lo vasco y se encariñe con sus personajes vascos.

A los pocos días del ruidoso discurso de Unamuno en Bilbao, Baroja dio su opinión acerca de lo sostenido por su paisano en relación al vascuence. Lo hizo con su lapidaria ironía y la exquisita sencillez lógica de su prosa: "Para un castellano", escribió, "lo dicho por Unamuno es una revelación; para un éuscaro es una blasfemia; para un vascongado inteligente, es una verdad que está harto de saberla".

Baroja estableció así la contradicción de la anti-inteligencia de los bizcaitarras de Sabino Arana que tomaron como una blasfemia lo que Unamuno les había dicho acerca de su absurdo y anacrónico euskarismo; y la inteligencia de vascongados que como él, eran los insultados por los disparates lingüísticos e históricos del para entonces incipiente y hoy triunfante nacionalismo separatista vasco.

"El vascuence no ha sido ni es una lengua literaria o filosófica" afirmó Baroja, "ha venido estrecha a todos los vascongados que han tratado de expresar sus pensamientos en él".

Baroja describió en 1901 a los seguidores de Sabino Arana, sin sospechar la profética actualidad que sus palabras van a tener un siglo después: "Si algunos han querido demostrar que el vascuence es una lengua que puede transformarse en un idioma literario y científico" -dijo- "ha sido un corto número de chiflados y un gran número de éuscaros carlistas con disfraz de filólogos que creen que toda la verdad del mundo está encerrada en ellos".

Para Baroja, la filiación política de ese absurdo estaba clara: "El éuscaro ha sido el padre del bizcaitarra y el carlista el padre del éuscaro. El euscarismo comenzó a manifestarse con energía después de la guerra y de que el Gobierno de la restauración quitase los fueros".

"En esa época y a consecuencia de esa medida" -dice Baroja- "todo el elemento carlista y reaccionario se sintió impulsado por una misma aspiración tradicionalista y como caballo de batalla tomaron los éuscaros el vascuence y trataron de hacer una restauración histórica, lingüística y literaria de él".

Baroja, que hablaba vascuence mejor que Sabino Arana y conocía los pueblos y valles más escondidos de sus cuentos y novelas vascas, dice: "El euscarismo no encarnó en el espíritu del pueblo y no puede hacer literatura vascuence digna de ser estimada".

Y si no lo pudo hacer entonces, menos lo ha hecho con la euskaldunización compulsiva que se inició en 1979 y que 20 años más tarde, el más benévolo balance que se haga de la relación entre su costo y su resultado, revela un rotundo fracaso que la estupefacción colectiva del nacionalismo separatista no quiere admitir.
Baroja sentenció proféticamente en 1901, que lo que entonces se logró con ello "fue introducir la afectación, el engolamiento, la cursilería entre los que escribieron en vascuence, de tal modo, que no ha habido poeta vascongado moderno que no haya recurrido a la trompa épica para tocar en falsete aires en honor de la Madre Euskeria del Padre Aitor y de otra porción de entes tan ridículos como fantásticos".
Y ha sido el engolamiento, la cursilería, la ridiculez y la fantasía lo que hoy se ha resucitado, al extremo de convertir fantasías lingüísticas e históricas en dogmas en cuyo nombre algunos se consideran con el derecho de insultar, ofender, agredir vejar y matar a todo el que exprese una opinión contraria y se resista a montarse en el carrusel de falsedades en las cuales se apoya el separatismo.

Baroja remata diciéndoles algo que hoy se puede repetir sin perder un átomo de actualidad: "Ninguno de esos poetas se han dirigido a la tierra y han ido a ver al vasco tal como es.
No han hecho más que fantasear y mentir: han pintado vascongados de plomo, costumbres para ser representadas en los escenarios madrileños del género chico: todo lo han falsificado de un modo repulsivo
". "Han llegado a querer demostrarnos que los vascos, cuando eran salvajes, ya creían en un Dios único, cosa que asegura el sabio jesuita Larramendi, probablemente en un rasgo de humorismo". "De esas piadosas mistificaciones hay a montones, inventadas por los éuscaros
".

Los españoles de otras regiones, que se ganan el pan en el país vasco son vejados y tratados de "maquetos". En la Universidad de Deusto, regentada por jesuitas, impera el terror, no la libertad de cátedra.
De poco sirvió lo que Miguel de Unamuno y Pío Baroja dijeron y advirtieron hace un siglo. Las ideas estupefacientes de Sabino Arana fueron preferidas y triunfaron.

Los escritos de Unamuno y Baroja están hoy políticamente proscritos del país vasco. Sus ideas, sus reflexiones sus raciocinios son desconocidos por la juventud vasca, cuya educación ha sido secuestrada por los seguidores de Sabino Arana.

Tellagorri


15 comentarios:

  1. Es absolutamente vergozoso que los dos mejores y casi únicos intelectuales de talla vascos sean ignrados en los colegios y universidades por causa de los aldeanismos peneuvistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON IRURITA
      Vergonzoso pero efectivo para los sectarios nacionalistas.

      Eliminar
  2. FRASE A DESTACAR :
    "Y ha sido el engolamiento, la cursilería, la ridiculez y la fantasía lo que hoy se ha resucitado, al extremo de convertir fantasías lingüísticas e históricas en dogmas en cuyo nombre algunos se consideran con el derecho de insultar, ofender, agredir vejar y matar a todo el que exprese una opinión contraria y se resista a montarse en el carrusel de falsedades en las cuales se apoya el separatismo."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CABALLERO.
      Es que los nacionalistas-carlistones son, además de totalitarios, puros amantes de la cursilería más cateta.
      Viven de fantasias dignas de niños de 10 años de edad.

      Eliminar
  3. Nadie como Baroja ha descrito los usos y costumbres de los vascos de aldeas y de pescadores, así como muy poquitos conocen tan a fondo como Unamuno la gramática del euskera o vascuence.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los no originarios de esta tierra conocen a los prototipos vascos y sus modos de enfrentarse a la vida, gracias a las novelas de Baroja. Y el pensaamiento de Unamuno es la muestra más factible sobre la reciedad personal de los vascos ante la adversidad.

      Eliminar
  4. Ya a principios del siglo XX ambos pensadores y escritores dejaron bien claro lo que se ha demostrado ser realidad : "los disparates lingüísticos e históricos del para entonces incipiente y hoy triunfante nacionalismo separatista vasco."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ARISTIMUÑO

      Pues, sí. Los disparates en la lengua vasca y en los textos de Historia de los sabinianos han terminado por ser la obligatoria formación académica de Vasconia.

      Eliminar
  5. Me quedo con el párrafo que dice :
    "Baroja describió en 1901 a los seguidores de Sabino Arana, sin sospechar la profética actualidad que sus palabras van a tener un siglo después: "Si algunos han querido demostrar que el vascuence es una lengua que puede transformarse en un idioma literario y científico" -dijo- "ha sido un corto número de chiflados y un gran número de éuscaros carlistas con disfraz de filólogos que creen que toda la verdad del mundo está encerrada en ellos".

    ResponderEliminar
  6. Baroja y Unamuno , dos vascos de los mas grandes, y perfectamente ninguneados por la "kultura" vasca, ya que no tragaban las paridas nazionalistas. Eso sí, ni siquiera ellos pudieron calcular el alcance de la traicion de los gomierdos de Madrid.

    Y es que sin esas traiciones, muchas cosas no habrian pasado, ni estarían pasando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Incluso los intelectuales madrileños, además de los gobernantes sucesivos, han hecho el caldo gordo a los sabinianos. Y así les va a los escolares actuales si no disponen de padres que les desmitifiquen las tontadas y burradas de los profes de colegios.

      Hace unos día ví en un Eroski un anuncio que decía : ANISTASUNA. Palabra que en mi vascuence de idioma materno (lo aprendí a la vez que el castellano), no había oído jamás. Y tras preguntar a una empleada me dijo que significaba : VARIEDAD. Puro invento reciente de vocabulario pues ese término no ha existido jamás en vascuence.

      Eliminar
  7. Esta claro que son dos autores molestos para el régimen de los lendakaris, precisamente por la altura intelectual que unos demostraron sobradamente y de la que otros carecen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      EXACTO.
      Eso es lo que está sucediendo : que ningún universitario tiene idea de lo que decían estos dos intelectuales de talla internacional.

      Eliminar
  8. Lo de estudiar a Unamuno y Baroja lo tendrían que poner como asignatura obligatoria a los diputados españoles, para evitar que siguieran creyendo las tontadas de los nacionalistas vascos y catalanes. Buena culpa de lo que nos pasa la tiene Ortega y su conllevanza que muchos han llevado al extremo a base de consentir y pagar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Sí, buen consejo el que hicieran obligatorio que los diputados conozcan a Baroja y Unamuno.

      Eliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.