04 enero 2018

El accidente de coche de ALBERT CAMUS


Quién le iba a decir a Albert Camus que, tan solo un día antes de fallecer en la carretera de Borgoña, diría esto: "No conozco nada más idiota que morir en un accidente de auto".
Camus se dejaba la vida en un coche tal día como hoy de 1957, cuando su amigo y editor Michel Gallimard conducía a gran velocidad su Facel Vega en una recta sin obstáculos y el neumático reventó. El famoso escritor iba a la derecha del conductor.
"El encontronazo con un árbol fue tan violento que el vehículo se partió en tres pedazos. Camus fue a parar a los asientos posteriores. Su muerte fue instantánea".
Camus tenía sólo 47 años y tan sólo tres antes había alcanzado la gloria de las letras con el Nobel. Fue el segundo escritor más joven de la historia en conseguirlo, por detrás del inglés Rudyard Kipling, que recibió el galardón, en 1907, con 42 años.
"La pérdida del joven maestro de la joven élite europea es una de las mayores que podían sufrir en estos momentos las letras francesas y toda la juventud ha de llorarla", dijo entonces François Mauriac, otro de los escritores franceses laureados con el Nobel.


ADENDA

4 comentarios:

  1. El pobre CAMUS murió en el momento cumbre creativo suyo.
    Ya había conseguido para entonces, antes de los 47 años, el Nobel de Literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON G. AROCENA.
      Bien venido a este blog.
      Efectivamente la muerte de Camus fué un duro golpe para las Letras mundiales.

      Eliminar
  2. Su muerte tuvo gran repercusión, sobre todo en el mundo de las letras. Ya entonces eran conscientes de que se había muerto un genio de la literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Eso creo también yo porque en la cuarentena era el más brillante escritor francés y se esperaba de él un gran futuro creativo.

      Eliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.