15 mayo 2010

Javier Ybarra y una aristocracia rácana


Javier Ybarra y Bergé, lo mismo que todos los empresarios de Neguri (barrio residencial de lujo de la zona más industrial de España), había recibido cartas de Eta pidiéndole el impuesto revolucionario. Nunca contestó a ellas ni se inmutó.

Entonces, los etarras cambiaron de estrategia y comenzaron a llamarle a altas horas de la noche exigiéndole el pago. Viudo desde hacía dos años, Ybarra cogía el teléfono que tenía en la mesa de noche y les decía :
-No seáis majaderos. Dejadme descansar.
Colgaba y seguía durmiendo, aparentemente como si nada hubiera ocurrido.

Nacido en Bilbao en 1913, miembro de la Real Academia de la Historia, hijo y nieto de una familia de grandes banqueros y empresarios vinculados a minería, a la siderurgia y al sector eléctrico del País Vasco, era uno de esos pocos vascos que escaparon de la "escabechina" de los barcos-prisión de Bilbao durante la Guerra Civil.
Al contrario del resto de la familia, dedicada a los negocios, a él le gustaba compaginar los consejos de administración, la literatura y la historia. Presidente de Babcock Wilcox, consejero del Banco de Vizcaya y de Iberduero, escribió un centenar de libros, entre ellos, Política Nacional en Vizcaya (De la Restauración la República), la obra clave para entender el mundo político y empresarial vasco de ese periodo.

Presidente de la Diputación de Vizcaya en los 40, fue destituido por solicitar personalmente a Franco la devolución de los Conciertos Económicos, lo que no le impidió ser alcalde de Bilbao y ocupar otros puestos políticos, entre ellos, el de Consejero del Reino. Ybarra era, además, uno de los pocos intelectuales de Neguri, de ese Neguri embelesado en adorar al becerro de oro, al rey Midas. Nunca había hecho daño a nadie, pero era el que más podía erosionar con sus escritos en .Correo Español-El Pueblo Vasco, el periódico de la familia, a los pistoleros carroñeros de ETA.

Era uno de los vencedores de la Guerra Civil, "representante de la oligarquia que combatió al nacionalismo" y, aunque su familia y él mismo, mutilado de guerra en el Frente del Ebro, habían pagado una buena ración de sangre en la contienda entre vascos, la llegada de la democracia, en lugar de restañar viejas heridas avivó el odio en quienes le creían el usurpador de una tierra que sólo a ellos pertenece, a los nacionalistas y a los etarras.
Los terroristas, miembros del comando Zaharra de ETA, le secuestraron 20 de mayo de 1977. Poco después, emitían un comunicado exigiendo mil millones de pesetas a las familias de "Neguri" por su liberación.
Una cantidad semejante era prácticamente imposible de pagar en aquellos momentos.

El hijo mayor del secuestrado, el mayor de diez hermanos, Juan An­tonio de Ybarra e Ybarra tomó para sí la dura tarea de rescatar a su padre de las garras de ETA.

Utilizando la terminología de la época, creó un "comité de libera­ción" al que se unieron su tío, Luis María Ybarra y Oriol; Manuel Gortázar Lan­decho, conde de Superunda, casado con una hermana de su padre, y Gaiza Ortu­zar Baconigg, hijo del primer jefe de la Ertzaiña, en 1936, y nieto del cónsul de Austria, fusilado por los nacionalistas, y otros.

Vicepresidente del Banco de Vizcaya, Luis María de Ybarra les recomendó ha­blar con el "núcleo duro" de la entidad financiera, formado entonces por Angel Galíndez, Federico Lipperheide, y Fernando Ybarra, con los que la víctima esta­ba emparentado. El Banco de Bilbao estaba presidido por otra rama de la familia, donde Emilio Ybarra Churruca ejercía como alto cargo.

Cuando se presentaron en los dos bancos donde sus tíos, primos y cuñados ejercían como consejeros, José Antonio Ybarra les enseñó la carta de ETA en la que les exigían mil millones de pesetas para proceder a su liberación.
Sólo una pocas personas de Neguri se decidieron abiertamente a colaborar: José Luis Ybarra Vi­llabaso; Pedro Ybarra Mac Mahon, miembro del Comité Olímpico Internacional; Ignacio Ybarra Bergé; Manuel Gortázar Landecho, y Begoña Chalbaud Ybarra, ca­sada con José María Barandiarán.

Los hijos del secuestrado no pierden la esperanza y piensan que "si el Banco de Bilbao ha pagado el rescate solicitado por unos delincuentes cuando secuestra­ron al director de la sucursal de París, ¿cómo no iba a pagar la redención pedida por el biznieto de uno de los fundadores e hijo de otro de los del Banco de Vizca­ya?". El equipo jurídico el banco se lo deniega:
-Los secuestrados no responden de los créditos que se le concedan.

La familia del secuestrado pide entonces un préstamo a doce años para po­der hacer frente al pago exigido por los terroristas, pignorando sus bienes, in­cluidas las acciones de El Correo Español-El Pueblo Vasco, del que Ybarra y Bergé era accionista mayoritario. Tras múltiples gestiones, los dos bancos más impor­tantes de Vizcaya sólo estaban dispuestos a prestarles 25 millones cada uno.

"El Vizcaya, que no tenía el más mínimo problema en pulirse la pasta en cosas in­sustanciales, abandonaba a su suerte a uno de sus más importantes miembros de la familia".
Bastante peor fue la actitud del Gobierno de la UCD, presidido por Adolfo Suárez, incapaz de movilizar a la opinión pública.

Tras un largo y cruel encierro a Javier Ybarra y Bergé lo asesinaron el 22 de junio de 1977, convirtiéndole en el primer muerto de la democracia española.

Sus últimas horas debieron ser trágicas. El entonces comandante Guillermo Ostos, de la Guardia Civil, que participa en la recogida de su cadáver, en el Alto de Barázar, recuerda la escena: "El cuerpo, con un tiro en la cabeza, estaba meti­do dentro de una bolsa de plástico enganchada a un clavo, con los brazos atados a la espalda, los ojos vendados."

Durante el cautiverio había perdido 22 kilos y toda su ropa olía a orina y a excrementos. Al hacerle la autopsia, el doctor Toledo, forense del Hospital de Ba­surto, determinó que tenía las paredes intestinales pegadas, síntoma evidente de que los terroristas casi no le habían dado de comer durante su confinamiento. Te­nía, además, el cuerpo llagado, señal inequívoca de que estuvo todo el tiempo tum­bado o metido en un saco sin poder moverse.

Tras su muerte, nada iba a ser ya como antes.


Tellagorri



18 comentarios:

  1. Recuerdo este asesinato, y la poca difusion mediatica que tuvo; hay que recordar que, en el año 77, los muñidores del nuevo estado, estaban muy ocupados pactando entre unos y otros, cual iba a ser el nuevo organigrama de la nación, al igual que en los consejos de administración, en visperas de una junta general de accionistas, todos estaban preocupados a ver que cargo, cartera, prebenda,o titulo les iba a acercar a la presidencia.Y el secuestro y posterior asesinato de este hombre, fué como la cronica de una muerte anunciada, pues era el alma mater de un emporio mercantil e industrial muy importante, creado por José Antonio Ybarra de los Santos (1801), y que se mantuvo durante 6 generaciones, articulandose mediante el casamiento de sus miembros con familias emblematicas de Neguri, de ahi que llegaran a dominar toda la industria y el comercio, no solo en Vizcaya y Bilbao, sino que parte de la rama, se extendio por Andalucia, creando importantes industrias.
    En 1977, la familia Ybarra, tenia muy diversificados los negocios, controlando la mayoria del capital, y los señores del PNV, necesitaban financiación, para tomar el poder, y quisieron entrar en las empresas, bien via accionariado, o bien en puestos de responsabilidad, y este hombre se opuso, pues hay que olvidar que este hombre era españolista, pues era de tendencia monarquica, y que muchos de los miembros de esta familia fueron asesinados, o estuvieron presos en el buque Cabo-Quilates.
    No hay que olvidar la lucha por el poder que hubo años despues, para el control de los Bancos Vizcaya, y Bilbao, todos ellos controlados por distintos miembros de esta familia, y otras de neguri, y como en el año 87 el Banco de Bilbao lanzo una OPA hostil sobre Banesto, que poco antes, habia tenido como presidente a Lopez de Letona, otro ilustre de Neguri, hasta que llego Mario Conde, y la jugada no les valio, y se fueron a por el Banco Vizcaya (1988), y de la noche a la mañana, la muerte de Pedro de Toledo,(banquero favorito del entonces ministro de economia Carlos Solchaga).
    Me he apartado un poco del tema, para entrelazar el tema del post, con estos acontecimientos economicos, que tuvieron lugar posteriormente, y que estuvieron de protagonistas miembros de las diferentes ramas de esta familia y otras de Neguri en la toma de decisiones para redimensionar el sistema financiero español.
    En definitiva, los movimientos economicos, son mas dañinos que los politicos, pues unos se sirven de los otros, para sonseguir sus fines, independientemente de quien apriete el gatillo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Excelente entrada, Javier Tellagorri.
    Imprescindible para ser leída por todos aquellos que todavían sienten simpatías o tentaciones de defender a estos cobardes a los que califican, sin empacho, de "luchadores por la libertad".

    Seguro que elementos como un tal "rojo de mierda", que acaba de desearme la muerte en mi blog, tendrá mil y un elaborados argumentos para defender hechos como los que describes, y que es, tan sólo, un ejemplo, excelente, entre cientos.

    Las víctimas tienen un nombre, un pasado, una historia, unos seres queridos y, sobre todo, una diginidad que, para estos excrementos armados, son inimaginables.

    No hay nada que estos terroristas, y sus coros de ignorantes defensores, odien más que les recuerden que las víctimas tienen un nombre. Para ellos, no son nadie. Sea en el marco del terrorismo nacionalista vasco o sea en otras expresiones de violencia izquierdista.

    Quizá no venga a cuento, pero, no ha mucho, aprovechando un noventa aniversario, junté unas líneas, unos párrafos, en homenaje a otros dos asesinados, hirientemente desconocidos, sucedidos en otro caso alejado en el tiempo y el espacio del que narras. Lo titulé "Parmenter y Berardelli" y pretendí con él, dentro de mis limitaciones, recordar a los muertos anónimos de la violencia, en general, y, sobre todo, de la izquierda, en particular.

    Descansen en Paz estas víctimas. No lo hagan nunca sus verdugos.

    ResponderEliminar
  3. Disculpa, eso sí, Tellagorri, que en mi comentario me haya alejado del título y del aspecto que querías recalcar sobre el secuestro y asesinato de este hombre.

    Mi respuesta venía dada por lo que me sugieren a mí, personalmente, estos hechos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Terrible historia que concluye con la presidencia del comité de derechos humanos del parlamento vasco por Josu Ternera, bondadoso ser que a todos ampara, o con frases del estilo "lo importante es que Iñaki no se muera" cuando de Juanan Chaos se refocila con su barragana en el hospital mientras dice estar en huelga de hambre.
    Inmensa cobardía o descarada complicidad? Porque la bestia creció por cobardía de unos y complicidad de otros, y la falta de carácter de otros muchos para enfrentarse a ella por derecho y sin temor a las consecuencias, además de los complejos a ser tildados de franquistas y fascistas.

    ResponderEliminar
  5. DON MANUEL
    Gracias por la información adicional que inserta y que es básica para entender la importancia del asesinato de este empresario.

    Leyendo su comentario la mayoría de los lectores se situarán sobre la importancia de eliminar a un hombre que unicamente representaba el muro contra el nacionalismo en asuntos económicos, y que además era un valiente a toda prueba.

    Mi post trata de demostrar la racanería y poca calidad personal de todos esos aristócratas de Neguri que, al final tuvieron que irse de su Neguri por cobardes.

    Detrás de ese movimiento de desalojar a los neguríticos y ponerse ELLOS, estaba el PNV como siempre, y que Ud. lo deja bien claro.

    ResponderEliminar
  6. INISFREE

    Ese tipo que firma "Rojo de mierda" y que te ha insultado y amenazado sólo merece que lo ignores por completo. En los blogs abundan y todos juntos ellos son menos qe una moneda de un céntimo de euro.

    Y llevas razón en que los verdugos lo que más odian es que se les recuerde a sus víctimas, y en esa labor estamos algunos, entre ellos tú.

    ResponderEliminar
  7. ASPIRANTE

    Es tal como dices : la Bestia creció por la cobardía de muchos, el empuje subterraneo de otros, y los resentimientos sociales de unos inútiles que permitieron que un etarra fuera Presidente de la Comisión de Derechos Humanos y que a otro había que evitar que se mueriera por huelga de hambre falsa.

    ResponderEliminar
  8. DON MANUEL

    Se me ha olvidado comentar lo sugerido por Ud. y que es importante : que llegó un PEDRO TOLEDO a la presidencia del Vizcaya, barrió a toda la cuadrilla de aristócratas de su Consejo de Administración, fusionó su Banco con el Bilbao en donde también barrió a los aristócratas existentes y convirtió a la nueva entidad en uno de los primeros bancos de Europa.

    Toledo creó un conjunto de directivos a sus órdenes que luego han sido los presidentes de casi todos los bancos de España y Cajas de Ahorros importantes.

    ResponderEliminar
  9. Horrible historia y retrato de cobardes, la imagen de usureros y sinvergüenzas de los banqueros queda de manifiesto.

    No me canso de echarte flores por estas historias de la historia, tus post relativos a los hijos de puta aberchales deberían ser de lectura obligada en los instituos españoles, vascos sobre todo.

    ResponderEliminar
  10. Extremecedora historia la que nos traes Tellagorri, actos como estos te hacen recapacitar sobre la condición humana de los hijos de esa puta llamada ETA, de esos que se creen con el derecho divino de decirdir sobre la vida de otras personas, cual el dios al que adoran esos curillos que les dan cobijo en sus iglesias y a las que yo llamó mancebías del odio...

    ...es aquí donde uno se pregunta porque se pide "himanidad y respeto" por los presos etarras, por hijos de puta de la talla de de Juan, al que el gobierno zapaterista y pactista deja salir del sitio de donde solo debió haber salido en una caja de madera muerto y bien muerto...

    ...esta gente debe entender que el PVasco no ha sido ni será suyo, que la Vasconia no ha existido jamás, que no son jueces de la vida de sus gentes...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre excelente retrato de unos verdaderos hijos de perra, y es excelente porque ahora como te has cansado de recordar muchos intentan reescribir la Memoria Histórica de algunos, intentando que muchos españoles olviden que no tratamos con unos luchadores por algo, sino con unos mafioso de mierda que lo único que buscan es controlar una tierra como una Sicilia cualquiera. Y excelente el retrato de una banca corrompida como pocos por luchas de poderes de unos pocos, y que les da igual las vidas de las personas.

    ResponderEliminar
  12. ISRA

    Todos esos miserables banqueros y grandes industriales de la época, tuvieron que largarse de Neguri, abandonando sus lujosos palacios, y la mayoría se fueron a residir en Marbella y alrededores.

    Y también, todos ellos, fueron barridos de los Bancos con la llegada del más inteligente banquero habido en España : Pedro Toledo.

    Y lo gordo es que, tras Javier Ybarra, Eta secuestró a otres dos o tres de esos aristócratas que se habían negado a rescatar a Ybarra.

    ResponderEliminar
  13. CAROLVS

    Hay que entender que para que desaparezca la cuadrilla de miserables pistoleros de Eta, hay que eliminar previamente de la vida pública al Partido PNV.

    ResponderEliminar
  14. DON JAVIER

    Sí los peneuveros y etarras pretenden, como dices, convertir Territorio Sioux en Sicilia DOS.

    Lo de los banqueros de la epoca es digno de recordar, por lo mierdas que resultaron ser. Casi todos ellos tenían , por añadidura, un título nobiliario.

    ResponderEliminar
  15. En aquellos años me encontraba a bordo de una plataforma petrolera en el Golfo de Maracaibo, pero me acuerdo perfectamente que cuando escuchamos la noticia por la radio, saltó un comentario que hizo uno de los submarinistas venezolanos que yo tenía en mi equipo.

    -Cuando los banqueros suelten la plata espero que los que tenemos refugiados en Caracas y Ciudad Bolivar nos paguen el hospedaje. (textual)

    Como verás, siendo Presidente Carlos Andrés Pérez, íntimo amigo de Felipe González, los sociatas latinoamericanos ya albergaban a los perros de ETA.

    Mis saludos, Maese Tellagorri.

    ResponderEliminar
  16. JOSE LUIS

    Gracias por el aporte de información. Desde los tiempos de Pérez Gimenez el dictador, Venezuela ha acogido siempre a los etarras y a sus promotores, los peneuveros.

    ResponderEliminar
  17. Tremendo,Javier.
    Yo cada día que pasa admiro más y más a Luis Olarra.
    Cuando ETA le extorsionó fue contundente;ni un euro.
    Citó a Idigoras y Txema Montero en sus oficinas y les dió una lista con el nombre de todos los integrantes de Batasuna,incluidos sus mujeres,padres,madres e hijos.

    -Si algo me pasa, he puesto 200 millones en una cuenta de un banco de Marsella para que la mafia venga, os encuentre y os vuele los sesos.

    No le tocaron ni un pelo.

    ResponderEliminar
  18. Te felicito Tellagorri por el post, tú siempre con las Víctimas, eres una persona muy digna, y gracias porque desconocía ese vil asesinato.

    Y sus asesinos ¿han ido a la cárcel, se arrepintieron?... por la cantidad brutal de personas asesinadas inocentes por esas malas bestias, deseo que siempre se lo hagamos recordar.

    En los años 70 y 80 cada vez que ETA asesinaba, el gentío decía, "algo habrá hecho", pobres ignorantes, a mí se me helaba la sangre, sobre todo cuando experimenté el dolor tan grande que se siente por la pérdida de un querido amigo de infancia, un trabajador que velaba por nuestra seguridad.

    Qué pena ver el sufrimiento de su familia.

    Qué asco dan los/as mafiosos/as asesinos/as, los indecentes que les votan, aplauden y vitorean. Abrazos

    ResponderEliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.