02 enero 2018

DE MITOS Y NULIFICACIONES


La compleja realidad del nacionalismo hace difícil acomodarlo en esquemas rígidos y universales, aunque todas sus variantes sean fruto de una actitud vinculada más a los sentimientos y emociones que a sensatas reflexiones racionales.
El gran déficit de racionalidad de las sociedades contemporáneas se manifestó, y lo sigue haciendo, en las numerosas luchas y desastres acaecidos en el siglo pasado y que, en todos los casos, bebieron de las fuentes nacionalistas.
Elevar a la nación a la categoría de valor social supremo y relegar al hombre a un papel complementario y subordinado son los ejes de cualquier nacionalismo.
El poder que esto ofrecía, y ofrece, a las élites dominantes hizo que éstas, conscientes de su enorme poder movilizador, procuraran dominarlo.
Y ello choca frontalmente con el pensamiento ilustrado que superó las estructuras medievales, los reinos de taifas y los planteamientos imperiales, para situar el problema político en la igualdad ante la ley, e incluso, en una cierta igualdad económica.
Lo demás es retroceso.
Sólo con apelar a la patria y desplegar una bandera muchos ciudadanos saltan como catapultados por un muelle.

Daniel Reboredo-Historiador.








2 comentarios:

  1. Y que haya tanta gente que se la da de progresista alineada con estos retrógrados, es buena muestra del nivel intelectual de algunos de ellos, que no saben ni donde están.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Es la ALDEANADA de un pueblo campesino durante siglos y ajeno a las ideas racionales de la Ilustración. Algo parecido sucedió con los alemanes y su Adolf.

      Eliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.