18 julio 2018

Africa ¿partida en dos?


Durante las últimas semanas, los habitantes del valle del Rift, en Kenia, se han visto sorprendidos por la aparición de una serie de grietas en el terreno que no han respetado ni carreteras ni viviendas. Tienen unos veinte metros de ancho, quince metros de profundidad y miden cada una varios kilómetros.

Según los geólogos que las han estudiado, esto es sólo el principio de un proceso inevitable. En el futuro habrá más grietas, y estas se unirán para formar una única y enorme fractura que terminará por dividir el continente africano en dos partes.

El proceso no se completará hasta dentro de varias decenas de millones de años, un suspiro si consideramos el tiempo geológico, pero una eternidad a escala humana. La razón por la que han aparecido estas grietas hay que buscarla bajo tierra. Justo debajo de ellas, en efecto, dos placas tectónicas se están separando, y al hacerlo obligan a hacer lo propio al continente que tienen justo encima.





5 comentarios:

  1. Por más avances tecnológicos que consigue el hombre, la naturaleza acaba imponiendo su fuerza.

    ResponderEliminar
  2. No creo que esta información asuste mucho a los keniatas sabiendo que aún les quedan varios millones de años para cuando se les rompa el suelo.

    ResponderEliminar
  3. Imagino que el estrecho de Gibraltar es un resto de otra partición entre continentes, y que Africa estaba en su día unida a Europa.

    ResponderEliminar
  4. Mientras tanto la cabronada es que en esos países se les van abriendo las tierras y mal asunto para construir edificios, carreteras y puentes.

    ResponderEliminar
  5. No entiendo de esas cosas, pero si en esa zona esta pasando eso ¿no aumentara el numero de terremotos?. Cara a la construccion, mas que el hecho de una grieta que tardará millones de años en "crecer" de verdad, lo preocupante seria si aumentaran los terromotos, quiero entender, amos.

    ResponderEliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.