20 marzo 2018

El cambio climático de 1816


En abril de 1815, el volcán Tambora en Indonesia entró en erupción con una fuerza inusitada que tuvo consecuencias en el clima en todo el mundo, especialmente durante el año siguiente, 1816.

La cantidad de gases y partículas liberadas a la atmósfera trajo consigo un cambio en el patrón de la circulación atmosférica y al frío le siguió la pérdida de cosechas y la hambruna que azotó a toda Europa y América del Norte.

Los investigadores han podido comprobar que la gigantesca nube de partículas repartidas por todo el mundo bloqueó la luz solar y produjo tres años de enfriamiento planetario.
Si ya en el verano de 1815 se observaba en el cielo una extraña neblina rojiza que a duras penas se disipaba, para verano del año siguiente las consecuencias eran innegables.
En junio de 1816, una tormenta de nieve azotó el norte del estado de Nueva York. En julio y agosto, las heladas en Nueva Inglaterra asolaron las granjas. El granizo golpeó Londres durante todo el verano.

Murieron unas 70.000 personas. Se cree que las extraordinarias condiciones que se vivieron inspiraron obras literarias como "Oscuridad" de Byron y "Frankenstein", de Mary Shelley.

12 comentarios:

  1. Joroba con el volcán indonesio. Qué poderío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo KING, muy poderoso ese volcán para llegar a cambiar el clima del planeta.

      Eliminar
  2. Leído lo anterior, habrá que averiguar en dónde han estallado volcanes por el Mundo para traernos ahora esta primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta. Por lo que sé hay en estos momentos varios a la vez en erupción y quizá este invierno polar se deba a alguno de ellos.

      Eliminar
  3. Hace doscientos años la nube de gases de un volcán enfrió a parte del Planeta, lo cual se contradice con las teorías de Al Gore y su corte de pichiflautas que predicen el CALENTAMIENTO como consecuencia de los humos de los coches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con tu puntualización ya que los Al Gore y pandilla han engañado a medio mundo con sus tesis del calentamiento global, y lo único que sentimos es cada vez veranos más cortos y largos inviernos.

      Eliminar
  4. Tal como comenta Aristimuño, todas las teorías y lavados de cerebro que nos inculcan sobre el Calentameinto Global se van a ir al caralho con esta información veraz y real.Los gases no calientan la atmósfera sino que tapan el calor que emana del sol y se produce un enfriamiento del planeta nuestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por sentido común los gases que emanan de carreteras y fábricas lo lógico es que tapen a los rayos solares enfriando a la Tierra, y no a la inversa.

      Eliminar
  5. Hace años leí que en esa época del XIX llegó a congelarse el Támesis en pleno agosto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya conocía esa información y coincide con la fecha de la glaciación que se produjo en el Mundo en 1816.

      Eliminar
  6. El factor dominante de nuestro clima es el sol, y los fenomenos conocidos como el niño y la niña. Cuando escuchen a calentologos hablar del clima, sin citar esos factores, no duden, rianse de ellos.

    Y en cuanto a las "causas antropormorficas" esgrimidas por los calentólogos, se les podria recordar lo del volvan citado, capaz el solo en un momento de hacer lo que hizo.

    Ser ecologista es una cosa buena, ser un necio ecoloterrorista o un ecoimbecil, no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preclaro diaagnóstico del tema :
      "Ser ecologista es una cosa buena, ser un necio ecoloterrorista o un ecoimbecil, no".

      Estamos hartos, como afirmas, de que los calentólogos echen la culpa de todos los desastres de la Naturaleza a los países industrializados. Deben de pretender que volvamos a la Era de cuando se transitaba en carro de bueyes o de mulo.

      Eliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.