Paisaje relajante

20 abril 2016

Ritos funerarios

El ser humano es la única especie que entierra a sus difuntos, una práctica que se remonta a los neandertales. Y cada religión tiene su propio rito.

Judaísmo, según explica David Levy, "todo empieza antes del fallecimiento, pues es de suma importancia acompañar a la persona en sus últimos momentos para que pase bien del mundo terrenal al espiritual". Antes del entierro, el cadáver se lava para su purificación (los hombres a los hombres y las mujeres a las mujeres) y se envuelve en un sudario blanco. La cremación está prohibida y la sepultura debe realizarse en tierra. Antes se enterraba el cuerpo directamente sin ataúd, pero al cambiar las leyes sanitarias ahora se usan féretros, en los que no se ponen flores, pero sí lleva en la cabecera una Estrella de David y se puede colocar encima del mismo una pequeña piedra, en señal de que su ser querido ha estado presente en la despedida.
En el entierro, los familiares directos se desgarran una prenda (kria) como forma de expresar su dolor. Dicha vestimenta se sigue usando durante semanas.Quienes están de luto deben permanecer en el hogar y no responder ni a saludos. No pueden rasurarse ni arreglarse y tienen que recitar el kadish. Las mujeres no pueden usar cosméticos. vida normal.


Budismo, Dentro del budismo hay muchas lecturas y muchas escuelas distintas, pero hay una idea básica sobre la eternidad de la vida. La muerte no es tanto el fin de la vida sino el comienzo de otra, indica Enrique Caputo, director General de Sokka Gakkai de España. Los budistas creen en la reencarnación aunque no la llaman así. Piensan que el ser humano es sólo el transmisor de una energía ininterrumpida, de fuerzas acumuladas durante existencias anteriores. Es la rueda sin fin del karma..El ritual funerario varía según la corriente budista. Se suele leer el Libro de los Muertos al difunto para ayudarle en el "bardo" o estado intermedio entre esta vida y la siguiente. El cadáver se prepara con formol para que permanezca en casa siete días antes de la cremación (se incinera para permitir que el espíritu se libere del cuerpo) y durante ese tiempo los monjes van a rezarle. Las cenizas se suelen esparcir en un río. Durante 49 días familiares y amigos presentan ofrendas como bebidas y alimentos.

Católicos, Si la persona está entre la vida y la muerte, tenemos dos rituales: la unción de enfermos y la recomendación del alma (una bendición presentando al fallecido al Dios que le acoge, explica el reverendo Carracedo). Y ya en el entierro se hace una eucaristía. No es fácil dar gracias en el final de la vida, pero hay que hacerlo. También es importante, al año o a los seis meses hacer una misa de recuerdo, porque aunque parezca una tontería para la familia es muy importante notar que la gente se sigue acordando de aquella persona que falta.
El ritual no dice nada especial a la hora de vestir al cadáver. Se puede enterrar el cuerpo o incinerarlo, pues tampoco hay indicación específica sobre qué elegir. El ataúd se suele adornar con flores.


Testigos de Jehová, sobriedad sin símbolos. Se habla de la persona, de sus convicciones, de aspectos positivos suyos... Se hace el velatorio en un sitio sobrio, sin símbolos religiosos. Por lo general optan por la cremación y lo importante es que los familiares se sientan muy apoyados por la Comunidad..

Islam, el Islam enseña que la muerte es un decreto divino y que puede llegar en cualquier momento. No es más que el fin de una etapa y el inicio de otra en el ciclo vital de una persona. Se recomienda afrontar esos momentos diciendo 'Todos somos de Dios y a Él hemos de volver', es decir, con aceptación y paciencia, mostrando la tristeza pero no ira y furia", explica Abdelaziz Hammaoui,  Los musulmanes creen en la resurrección (no en la reencarnación), en que la muerte es el comienzo de otra fase de la existencia en el Jardín o en el Fuego. Tras el fallecimiento, al difunto se le coloca sobre el costado derecho orientado hacia la Qibla. El cadáver se lava (las mujeres se encargan de las mujeres y los hombres de los hombres) se le cierran los ojos y se le cubre el cuerpo con tela blanca de algodón..La incineración está prohibida. El cuerpo se entierra orientado hacia la Meca.

I. F. Lantigua)


6 comentarios:

  1. ¡Vade retro! Vaya post más fúnebre que nos envía hoy, Don Javier. Menos mal que la Mari Pusker nos alegra el panorama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Sí, resulta fúnebre pero este país es muy vocacional de todo lo referente a muertos y demonios. De entrada es el único del Mundo que ostenta una estatua dedicada el DEMONIO en Madrí. Y el gentío va a los toros más que por otra cosa por ver si consigue contemplar que un toro mate al torero.

      Con Mari Pusker se puede hablar de todo menos de asuntos fúnebres.

      Eliminar
  2. Me parece curioso el islam prohiba la incineracion, con la mania y gusto que tienen por inmolarse mediante un bombazo.

    Me quedo con Yogurina, a la que no importaria ponerla mirando hacia la Meca, o a Cuenca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Buen gusto el tuyo prefieriendo a Yogurina antes que todas las demás costumbres de usos funerarios. Los suicidas de las bombas han debido de copiar a los budistas en eso de autodestruirse tras haber visto a los monjes tibetanos pegarse fuego allá hace 40 años cuando los chinos invadieron su tierra.

      Eliminar
  3. Curioso post. Gracias don Javier, eres un pozo de sabiduría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAVICHU.
      Nada de pozos de sabiduría, simplemente ávido lector de todo y curioso de las cosas que suceden en el Mundo.
      Es bueno, por ejemplo, saber cómo entierran en algunas religiones a sus feligreses.

      Un abrazo

      Eliminar