VERANO

13 diciembre 2016

Reaccionarios de ahora


Tan reaccionarios serían, verbigracia, por poner dos ejemplos cercanos, los podemitas deseosos de que el capitalismo dé paso otra vez al comunismo como los secesionistas que no acatan la Constitución del 78.
Fue nada menos que Newton quien formuló, en la tercera de sus leyes, el principio de acción y reacción. Hegel lo convirtió en el eje de su concepto de la dialéctica  tal como lo expuso en 1808.

Cuarenta años después se apropiaría Marx de tan afilada herramienta filosófica para definir el capitalismo como tesis, el proletariado como antítesis y la sociedad comunista como síntesis.
Pero las cosas, desde la irrupción de internet (la Araña), la corrección política, el entreguismo y la euroislamización, han cambiado.
El mundo sigue siendo bipolar, pero sus polos ya no son la derecha y la izquierda, ni el capitalismo y el socialismo, ni el liberalismo y el proteccionismo, ni la Razón y la Fe.
El péndulo oscila ahora entre lo centrífugo (la globalización, la inmigración, el multiculturalismo, el plagio) y lo centrípeto (el soberanismo, la identidad, la homogeneidad, la tradición), pero el fiel de tal balanza se inclina hacia lo segundo.
Tomen nota mis coetáneos de  que ya han venido Putin, Orban, el Brexit, Trump  y de lo que está por venir... ¿Fillon, Le Pen, Hofer, Wilders? Et alii.
No son la ultraderecha. Son la Reacción.

S.DRAGÓ


6 comentarios:

  1. Estos gobernantes que estan saliendo elegidos son, efectivamente, la reacción. La reacción de la gente normal ante las decisiones de unas elites acostumbradas a manejarlas como a titeres, y a tomar decisiones importantisimas, al margen de la democracia o de los deseos de ese pueblo

    Tampoco creo sea equiparable ese tipo de fenomenos a otros como los nazionalismos vasco o catalan.En un caso como digo son reacciones a años y años de abusos de unas elites; en el otro se trata de unas elites, que continuan abusando y engañando al pueblo llano (España ens roba, etc)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      De esto venimos hablando desde los tiempos de ZP cuando deciamos que a tanta payasada forzosamente tendría que venir una REACCIÓN. Y el tiempo nos ha dado la razón. Ha llegado ahora o está comenzando a llegar.

      Los nacionalismos están fuera de toda medición de acciones y reacciones porque por ser puramente EMOCIONALES, resultan absolutamente INAMOVIBLES en sus actuaciones y temarios.

      Eliminar
  2. Sí creo que viene o está llegando una ola de ANTI-PROGRES de variadas formas y tamaños.
    Es lógico tras el paso de esas pseudo-izquierdas semi-totalitarias que impusieron en el mundo la legalidad de los GAY-MONIOS en vez de la aceptación de parejas de hecho de homosexuales, la MULTICULTURALIDAD o reconocimiento de los mismos derechos en Occidente a los que nunca reconocen ninguno a los occidentales, y la tontada de la IDEOLOGÍA DE GÉNERO a efectos de perjudicar a los varones sin beneficiar a las mujeres.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que se yerra cuando se pone en el mismo saco a Trump y a Putin, a Orban y al Brexit o a Le Pen y Fillon, y aún más cuando se los equipara a nuestros nacionatas patrios. Todos tienen cosas en común, pero no son lo mismo. Como tampoco es lo mismo el NO al referendum de Renzi y el NO al referendum Colombiano del "nobel de la paz".

    Yo separaría como mínimo dos tipos de reacciones, un primer grupo con los anti-globalización (que no tienen porqué ser siempre de derechas) y un segundo grupo (este ya más generalmente de derechas) que reacciona frente a la religión de lo políticamente correcto y la moral dominante de la izquierda. En el primer grupo si podemos poner a nacionalistas varios, al Brexit, a Le Pen y quizás a los italianos anti-Renzi, pero no podemos poner a Trump y al colombiano Uribe o incluso a Fillon que sí entran en el segundo grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Comparto tus matizaciones y que las expones de maravilla en ese párrafo que dice :

      "Yo separaría como mínimo dos tipos de reacciones, un primer grupo con los anti-globalización (que no tienen porqué ser siempre de derechas) y un segundo grupo (este ya más generalmente de derechas) que reacciona frente a la religión de lo políticamente correcto y la moral dominante de la izquierda. En el primer grupo si podemos poner a nacionalistas varios, al Brexit, a Le Pen y quizás a los italianos anti-Renzi, pero no podemos poner a Trump y al colombiano Uribe o incluso a Fillon que sí entran en el segundo grupo. "

      Eliminar