Paisaje relajante

14 noviembre 2016

Jägermeister, para Madrid y los Pirineos


Más de una vez había creído morir de frío Curt Mast, durante sus cacerías en los montes de Baja Sajonia, eternos ojeos de ciervos de madrugada en los que debía permanecer eternas horas inmovilizado a muchos grados bajo cero.
Por eso en su cantimplora llevaba siempre el remedio de la abuela, una receta familiar que parecía capaz de resucitar a un muerto. Consistía en varias frutas, especias y raíces junto con regaliz, anís, jengibre y bayas de enebro, todo ello macerado en alcohol durante varios días y almacenado en barrica de roble hasta el año siguiente, para después añadir azúcar, caramelo y agua.

A principios de los años 30, en medio de la escalada de inflación de la República de Weimar, la familia Curt intercambiaba en el mercado negro botellas de su bebedizo medicinal, registrado desde 1875, por otros productos de primera necesidad. En 1935, Curt se lanzó a comercializarlo a gran escala dándolo a conocer en toda Alemania. La fórmula apenas ha cambiado desde entonces, aunque la empresa familiar se empeña en envolverla en un halo de misterio. Aseguran que lleva 56 hierbas y que solo cinco personas, a las que no se permite viajar en el mismo avión, conocen las proporciones exactas. Pero sin duda el ingrediente clave es la peculiar publicidad que desde sus inicios ha acompañado a esta marca alemana de renombre, convertida hoy en la octava Premium más vendida en el mundo.

En España, importada por Spirit & Brands, comenzó a verse en octubre la nueva botella que conserva la forma angular, aunque ligeramente más larga, la cabeza de ciervo y el lema de caza de Otto von Riesenthal, e incluye nuevas referencias a algunos de los elementos que le otorgan su "auténtico" sabor. El tapón es más largo y de mayor calidad e incluye la firma del inventor, Curt Mast.

En 2015 comercializó en todo el mundo 88,3 millones de botellas y en los 10 primeros meses de 2016 ha registrado un nuevo aumento de ventas del 20%. España es ya su cuarto mercado, después de EE.UU., Alemania y Reino Unido, al superar en 2015 los 3 millones de botellas.


12 comentarios:

  1. Eso es una especie de ZURRACAPOTE riojano en fino y con más alcohol. Los oscenses saben mucho de estos tipos de "salta-parapetos" contra el frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZUBIMENDI.
      Sí, debe de ser muy parecida a lo que en zona pirenaica llaman Zurracapote para luchar contra el frío invernal.
      No olvides que es "receta de la abuela" y todas las abuelas de todas partes suelen ser muy prácticas.

      Eliminar
  2. Mas alla de su uso original, es una bebida, que no diré de moda, pero harto conocida,incluso entre la chavaleria

    Ni se a que sabe, pero vaya lio de sabores debe tener

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO,
      Vaya, pues sabes mucho más que yo que no tenía idea de su existencia y lo he leído en internete.
      Recuerdo que en Jaca y aledaños se metian unos brebajes de ese estilo para combatir el frío.
      No quisiera tener reseca de esa bebida. Debe de ser enorme. Suerte de que ya hace más de 50 años que no bebo alcohol de ningún tipo.

      Eliminar
  3. Tiene un sabor bastante medicinal, los de mi cuadrilla hace años que lo consumimos al principio importando de Austria pero hace tiempo que se encuentra fácilmente en tiendas de licores y supermercados. Yo lo conocí esquiando en el Tirol austriaco, allí es el chupito de moda desde siempre, tienen un jueguecito curioso con el que clavas puntas en un tocón de abeto dándoles con el filo de un piolet mientras vas tomando vasos de licor.... otra forma en la que lo consumen es echando un botellín de esos que dan en los aviones dentro de una jarra de cerveza, y según vas inclinando la jarra el licor se mezcla.... para que luego digan del botellón en nuestras costas.

    Como curiosidad allí me contaron que esta era la bebida preferida de los SS durante la SGM, en Austria le da un aire místico al asunto pero no se si aquí en España este detalle puede ser buena o mala publicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Gracias por la información tan detallada que das de la bebida.
      Lo de los juegos con el licor, y que explicas muy bien, es muy propio de los germanos porque además de muy poco imaginátivos son muy aficionados a las "bebidas espirituosas" (como llaman ellos al bebercio).

      Lo de que las SS nazis lo consumieran no creo que instigue a nada más que a cuatro descerebrados añorantes del Frente de Juventudes.
      En Alemania acostumbran a tomar con cada jarra de cerveza una o varias copitas de vodka, por lo que el Jägermeister es perfecto para ellos.

      Eliminar
  4. Aquí la gente era más de quitar el frío con Cazalla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Lo de la cazalla es más de Madrid. En los pueblos del Pirineo siempre han utilizado brebajes propios como vino caliente con coñac, Zurracapote o vino mezclado con fruta y licores, etc.

      Eliminar
    2. Y diversas variantes caseras del pacharan.... o más bien, aguardiente de uva con unos pocos arañones dentro y unos anisetes.

      Eliminar
  5. Interesante entrada, si me lo permite, a modo de anexo...

    su nombre, "maestro de cazadores", era un antiguo término que fue redefinido por los nazis, introducido en la Ley de Cacería del Reich (Reichsjagdgesetz) para designar a los oficiales de alto rango encargados de los asuntos relativos a la caza. Hermann Göring, muy aficionado a la caza, se reservó el título de Reichsjägermeister.

    Como a Göring le encantaba esta bebida ayudó a que la fama de ésta se extendiese por toda Alemania, es más, a partir de entonces al licor se le conoció como el Göring-Schnaps, lo que viene siendo "chupito de Göring".

    El caso es que Curt y Göring eran muy amiguitos (no se me malinterprete) pero tras la Segunda Guerra Mundial las autoridades aliadas no lo consideraron un nazi auténtico y le dejaron libre. Curiosamente, un hermano suyo, Günter, se enamoró de una judía durante el período nazi y acabó huyendo con ella a Brasil, dejando a su familia en Alemania.

    Addenda – leyenda urbana o no se dice que entre algunos de sus ingredientes está la sangre de ciervo... o que las tropas alemanas lo utilizaron durante la guerra como desinfectante

    addenda 2 – que hay gente pa to no lo discute nadie, hay un grupo de feisbuk llamado Asociación de victimas del jägermeister

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Estupendas aportaciones informativas sobre el tema.
      Goëring era capaz de beberse hasta el agua de las cañerías de desagüe siempre que llevara mucho alcohol.
      Lo que es ya de majaras es esa Asociación de Víctimas. Lo que demuestra que el gentío tiene necesidad de formar clubs a toda costa.

      Saludos

      Eliminar