Paisaje relajante

27 octubre 2016

Cenizas de difuntos


En España la legislación no obliga a mantener las cenizas de los difuntos en el cementerio. Son las normativas municipales las que indican lo que se puede o no hacer. Desde hace pocos años, muchos servicios funerarios ofrecen nuevos servicios para darle una "función" a las cenizas de nuestro ser querido: diamantes, árboles, muebles o utilizarlas en un retrato, son algunas de las opciones que nos dan.
La Startup española Omneo convierte las cenizas "en una pieza de cuidado diseño" para "dar una respuesta más digna a la muerte de nuestros seres queridos". La pieza, del tamaño de un estuche, puede personalizarse con el nombre, la fecha, símbolos religiosos o insignias.
El estudio de diseño Estudi Moliné vende una urna biodegradable en la que se mezclan las cenizas con semillas de distintos árboles a elegir. La urna se divide en dos partes. Una parte inferior donde se introducen las cenizas que ayudarán al desarrollo del árbol; y una parte superior, donde se mezclan con el agua y la tierra.
Otra empresa, Algordanza Ibérica, llevas más de una década convirtiendo las cenizas de los difuntos en diamantes. En su laboratorio en Suiza, analizan la composición de las cenizas y mediante un proceso químico y físico transforman su estructura molecular en grafito que cristalizan formando el diamante. Este proceso también lo hacen con pelo. La empresa asegura en su web que la cantidad de diamantes y quilates variará si proceden de un niño o de un adulto.


12 comentarios:

  1. Eso de transformar a un difunto en una piedra preciosa colocable en un anillo, no me gusta nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA DON EMILIO.
      No es de muy buen gusto convertir en un objeto de adorno a un difunto propio.

      Eliminar
  2. Al final resulta somos como el cerdo, que se puede aprovechar todo. No se yo, no me veo en forma de pedrusco brillante, casi mejor lo del arbol, o si es posible, en una viña.

    De lo que no tengo duda es que los servicios funerarios seguiran convirtiendo nuestras muertes en un negocio que dejará tiesos al difunto, y a la familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Lo de convertirte en una viña no es mala idea aunque para obtener un buen producto se necesitará dejarla en tierras alavesas.
      Lo induduble es lo que dices : que los Funerarios siempre montarán novedades que aún arruinen más a las familias de los fenecidos.

      Eliminar
  3. Mira que hay gente morbosa. Pero bueno, allá cada cual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Sí, hay mucha gente morbosa y el tema de la MUERTE es uno de los preferidos por los morbosos españoles. Aquí hasta se cultiva una idolatría a la "muerte". Basta con saber que los legionarios tienen como lema el de "Viva la muerte", y muchísimas gentes tienen las láidas de los cementerios como si fueran altares sagrados. No creo que en país alguno los mejores escultores hayan dedicado sus mejores esfuerzos a panteones mortuorios, como sucede aquí.
      En Sevilla los de los toreros muertos deben de ser como una especie de Louvre de la Escultura. Yo ví una vez el panteón navarro a GAYARRE y es algo parecido al Partenón de Atenas.

      Eliminar
  4. Que mal rollo me da todo eso de convertir cenizas de un cuerpo humano en árboles, diamantes o llaveros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CETULINA
      Cuánto tiempo sin aparecer por aquí.
      Sí, es comprensible que a muchos dé repelús este tema y sus variantes de modificación de muertos.

      Eliminar
  5. Lo tradicional es que una vez al año se vaya al cementerio y se le pongan unas flores al difunto. Todo lo demás es folklore. Da igual que el fallecido ocupe un panteón que una urna de cenizas en un nicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON GETAIARRA.
      Cierto. Es lo tradicional y lo correcto porque ha funcionado durante miles de años.

      Eliminar
  6. De la joya en el dedo al empaste en la muela va un paso, don Javier.
    No sé a dónde vamos a ir a parar con estas modas absurdas y la problemática del esparcir por aquí o espolvorear por allá las cenizas de los muertos. Supongo que cada uno buscará el consuelo como pueda, pero no por eso dejo de sorprenderme cuando escucho las relaciones que los hombres hacemos con la muerte y su eterno duelo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP.
      Esto de la MUERTE es tema que ha atraído mucho a los españoles para todo tipo de ritos y de textos literarios, pero especialmente lo han aprovechado los FUNERARIOS.

      En principio y durante siglos hasta las autopsias estaban prohibidas por considerar que eran profanaciones, por ellos Leonardo y otros muchos estudiabaan los músculos corporales desenterrando cadaveres a ESCONDIDAS.
      Luego vino el problema del espacio y la ocupación de terrenos por cementerios que llevó a la incineración.

      Pienso que tanto la incineración y su guarda de cenizas en urnas ubicadas en lugares concretos como cementerios, es práctica buena. Y la otra es destinar el cuerpo al estudio de enfermedades por los científicos-médicos dedicados a ello. Al igual que los destinados para aprovechar órganos con objeto de ser trasplantados a vivos necesitados.

      Todo lo demás es FOLCLORE inapropiado.

      Eliminar