Juana Felisa Isabel culturizándose

04 julio 2016

Catalufos y "baskos" han imitado a la Biblia judia


La mayoría de los episodios que narra el Antiguo Testamento son ficción creada para dotar de un pasado glorioso a un pueblo, Israel, y justificar sus pretensiones sobre Judea., ya desde muy antiguo.
No es algo que no hagan otros nacionalismos, pero este caso es especial, porque la historia de los judíos forma parte de nuestra cultura a través de las enseñanzas de la Iglesia católica.

El Éxodo, la huida de los israelitas de Egipto, es uno de los episodios más importantes de esa historia inventada. Se dedican a él cuatro de los cinco libros bíblicos básicos para Israel: el Éxodo, el Levítico, los Números y el Deuteronomio.
Pero ¿ocurrió algo parecido hace 3.300 años?

Analizar históricamente la veracidad del Éxodo exige centrarse en las pruebas: los documentos y los restos materiales. Respecto a los primeros, cabría suponer que en Egipto quedara algún texto en pergamino o sobre piedra que confirmara la presencia en el país de un gran número de esclavos israelitas (en la Biblia se habla de hasta 600.000) durante 400 años.
No es así.
Además, el origen de Moisés (rescatado de niño de las aguas del Nilo por una hija del faraón y criado en la corte) es una copia del de Sargón de Akad (3000 a.C.).

A la ausencia de documentos y el origen mitificado de Moisés, hay que sumar la lógica. Imagínense a una multitud de desheredados y hambrientos huyendo por el desierto del poderoso ejército egipcio, esquivando a las guarniciones del Sinaí y de Canaán y sobreviviendo décadas en un entorno hostil. No parece posible.
Aun cuando admitiéramos que un grupo importante de israelitas huyera de Egipto en unas condiciones parecidas, ¿dónde están los restos dejados por esa masa en su huida? Los arqueólogos no han encontrado vestigios.

¿Realidad o ficción?

No sólo es que no existe prueba alguna de la realidad histórica del Éxodo, es que no la hay del propio Moisés, ni de Abraham, Isaac, Jacob, Noé, Job…
Como explican los arqueólogos Israel Finkelstein y Neil Silberman en su libro La Biblia desenterrada (2001), la historia de la huida de los israelitas de Egipto es una narración mítica equiparable a la del Diluvio Universal y la del reino unificado de Israel bajo Salomón y David, quienes, si existieron, fueron como mucho unos caudillos tribales.
Y las plagas de Egipto, la apertura del mar Rojo, los encuentros de Moisés con Yahvé..., todo forma parte de esa historia de los orígenes inventada a mayor gloria del llamado Pueblo Elegido.

Unicamente falta que salga alguien diciendo que Moisés era bilbaino para completar el trío de inventores fantasiosos (judios, catalufos y baskos).

8 comentarios:

  1. Algo tiene que haber, la imaginación no da para tanto.... yo creo que debe ser algo parecido a lo de los puestos de trabajo de FG en 1982... que paso de 800.000 a 800 ó 1000. Los esclavos judíos por tanto podrían ser fácilmente 600 en lugar de 600.000. Y con ese reducido número, 600, es probable que esquivaran las guarniciones y escaparan, y evidentemente dejaran pocos rastros. Por ejemplo, del diluvio vi hace un tiempo un documental en el discovery channel que hablaban de un aumento del nivel del mar negro como su causa... historias inventadas hay en todas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Sí, es posible que algo similar en muy reducido, tal como explicas, se hubiera producido aunque nunca he creído en los EFECTOS ESPECIALES que producía el MOISHE abriendo mares o haciendo arder zarzas sin que se quemaran, o recibiendo la lluvía de panes del Maná del cielo, etc. etc.

      Todo eso es debido a que los judios eran los marginados de la época y necesitaban, como ahora los catalufos y peneuveros magnificar su insignificancia en medio de los pueblos que les rodeaban. Se pasaron siglos bajo la bota de FILISTEOS, BABILONEOS, EGIPCIOS, etc.

      Eliminar
    2. "Algo tiene que haber, la imaginación no da para tanto...."

      No necesariamente. Son mitos y leyendas muy anteriores a la fecha en la que se escribieron por primera vez en un pergamino. Durante este proceso, el relato sobre un posible suceso histórico original, se fue deformando y enriqueciendo con otras aportaciones y mezclándose con otras leyendas similares. Por ejemplo, la del diluvio universal que es calcada a una leyenda mesopotámica.

      Incluso se observa que en copias de la biblia de diferentes momentos contiene modificaciones que solo pueden explicarse si fueron intencionados.

      Pero nada de esto da igual, porque hay gente que lo seguirá interpretando como suceso histórico real.

      Eliminar
  2. Hasta para inventar hay saber hacerlo para que quede medio bien y hay quienes no poseen ese arte y caen en lo absurdo y chabacano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Cierto. Los barbudos escribas judios de hace dos mil años debian de tener una imaginación a prueba de creyentes. Y durante varios miles de años se ha trnsmitido el comjunto de cuentos orientales que imaginaron aquellos.
      Hoy les imitan los nazios pero son unos burdos. Tergiversan la HISTORIA pero no sacan ningún lehendakari o president abriendo las aguas del Cantábrico ni del Mediterraneo.

      Eliminar
  3. Me encanta este blog. Por los temas amenos y entretenidos y por los comentaristas que muestran extraordinaria formación cultural.
    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CETULINA.
      Muchas gracias por tus palabras y contenido del comentario.

      Eliminar