Juana Felisa Isabel culturizándose

12 octubre 2015

"El Cigarral", de Toledo

Marañón nieto
Gregorio Marañón Bertrán de Lis, nieto del Dr. Marañon, ha recuperado la finca en Toledo que era el referente intelectual de los años 1930, y denominada "El Cigarral de Menores" desde el siglo XVI.

Este señor es presidente del Patronato y la Comisión Ejecutiva del Teatro Real, de la Fundación El Greco 2014, vicepresidente de la Fundación Ortega-Marañón, académico de Bellas Artes, patrono de la Biblioteca Nacional y del Museo del Ejército..

El Cigarral de Menores que el doctor Marañón adquirió en 1921 se convirtió en un foco de cultura, bienestar y amistad. Es decir, quizá no se propuso hacerlo, pero Marañón era la figura que era en la España de su tiempo, y se iba a verle "como si fuera una catedral humana", en expresión de César González Ruano.

Por allí pasó buena parte de la nómina de la cultura y la política españolas del siglo XX, como Unamuno, Lorca, Baroja, Valle Inclán, Juan Ramón, Gerardo Diego, Gómez de la Serna, Aleixandre, Cela, Menéndez Pidal, Azaña, Indalecio Prieto... También extranjeros como Marie Curie, Alexander Fleming, Marcelle Auclair o, ya muerto Marañón, Jean Cocteau o el general De Gaulle.

Decidí investigar en los archivos toledanos en ratos perdidos hasta llegar a conocer muy de cerca la vida de Jerónimo de Miranda, el fundador del Cigarral en 1597, un Canónigo de la Catedral de Toledo, erasmista y riquísimo, que creció mientras las hogueras de la Inquisición quemaban a siete familiares muy cercanos, unos por luteranos y otros por judaizantes. Él compró el Cigarral y le encargó a Monegro una especie de villa renacentista que luego donaría a la Orden de los Clérigos Menores.

El doctor Marañón, enamorado desde muy joven de Toledo de la mano de Pérez Galdós, bautiza el Cigarral como "de los Dolores" en homenaje a su mujer y respeta la arquitectura original, realizando solo las reformas necesarias para incorporar las comodidades de la vida moderna.Las anécdotas que se suceden a partir de entonces son inagotables.
Unamuno leyendo su poema "Al Cristo de Velázquez"; Lorca despotricando contra otra lectura más tediosa del santón del 98, esta vez la de "San Miguel Bueno, mártir", el mismo Lorca emocionando al auditorio (se vio a Marañón enjugándose las lágrimas) al leer sus "Bodas de sangre".

Antonio Machado, Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset y Ramón Pérez de Ayala

10 comentarios:

  1. Ahora tenemos la mas conocida casa del Gran Hermano y resto de puticlubs televisivos para dar rienda suelta a lo mas bajo-casi- de la condicion humana.

    Ay con la evolución de lo intelectual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Viendo ese plantel de intelectuales que se reunian en el susodicho "Cigarral" de Toledo y tratando de ver si hay algo parecido en nuestra actualidad, resulta un ejercicio de maldición y plañideo ante la perspectiva que vemos.
      Aquello ha sido sustituído, como comentas, por los y las guarringos de "Gran Hermano" y en el mejor de los casos por los "filosóficos" artículos furboreros de una cuadrilla que se hace llamar "periodistas".

      Eliminar
  2. En efecto, hablar del "Cigarral" es hablar de Marañón y de Ortega, sobre todo, pero, como bien dice, también de toda una pléyade de intelectuales, no siempre bien reconocidos en este país tan cainita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Qué envidia da la época aquella en que teniamos un plantel de élites intelectuales como la que se enumera. No creo que volvamos a disponer de talentos como Unamuno, Ortega, Marañón, Baroja, Valle Inclán, Lorca, Gerardo Diego, Memendez Pidal, Gomez dde la Serna, Cela, Alexaindre, Azaña, etc. etc.

      Eliminar
  3. Casi nada en esa foto que cierra su entrada de hoy, igualito que nuestros intelectuales de hoy (Willy Toledo, Ada Colau y Coleta Morada). Fue don Gregorio, junto a Ortega, dos de los hombres que más han influido en la construcción del pensamiento, no sólo patrio, sino también Occidental. Venerados ambos en Alemania, Inglaterra o Francia aquí las sucesivas leyes educativas les pasan casi por alto...una vergüenza más que se suma a nuestras decadentes universidades y escuelas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CAROLVS.
      Cuánta verdad encierran las palabras de tu comentario. Los profesores universitarios actuales, en su mayoría, sospecho que ni saben quienes eran esos señores. Verguenza total.

      Efectivamente Marañón y Ortega eran los más europeistas y conocidos en el Mundo, junto a Unamuno, Baroja, Perez de Ayala, el Nobel Alexaindre, y todos los demás que se citan.

      En esos años TREINTA eramos una calamidad de país a nivel social pero disponiamos de los cerebros más telentosos de la época.

      Eliminar
  4. Hemos mejorado mucho los ferrocsrriles pero vamos de capa caída en lo relatico a sapiencia. Un placer recordar a ese grupo de personajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Sabias y realistas palabras las suyas.
      Hoy en día se echa mucho en falta la guía social de intelectuales de esa talla. No nos queda más que basura y para colmo a los analfabetos cantautores ruídos los denominan los "representantes de la CULTURA".

      Eliminar
  5. Cualquier tiempo pasado fue mejor, don Javier, y atendiendo a su entrada, los protagonistas de la misma y el vacío intelectual que hoy nos amortaja, mucho más que mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP.
      Cada quién es muy libre de sentir simpatía o antipatía por un unos determinados intelectuales pero la realidad intocable de los que fueron es que todos los citados se caracterizaban `por ser LIBERALES. Y luego la guerra Civil los dejó en bandos diferentes, muy a pesar de muchos de ellos
      No obstante, nadie logró evitar que entre ellos hubiera una gran amistad.Lo curioso es que casi todos ellos fueron perseguidos por los DOS BANDOS. Por no ser sectarios.

      Fíjate en que Baroja y Unamuno despotricaban de la República por considerarla bárbara, y ambos terminaron siendo represaliados por el Franquismo. De forma muy similar les sucedió a Ortega y Gasset y a Marañón, Aleixandre (Nobel), Juan Ramón (Nobel), Gomez de la Serna, etc. y ya a Lorca que nunca fué capaz de matar una mosca pero se le iba la olla en teorías románticas, le costó la vida y fusilado.

      Azaña era más intelectual que político y resultó ser un desastre como gobernante.

      A todos ellos les sobreviven SUS OBRAS LITERARIAS.

      Eliminar