Juana Felisa Isabel culturizándose

02 julio 2014

"Gilipollas", su origen

FABIANA y FELICIANA de monsters
Posiblemente gracias a su sonoridad, en los últimos años el adjetivo "gilipollas" se ha convertido en un insulto de uso muy extendido entre los españoles.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, esta palabra es una vulgarización del adjetivo "gilí", término que designa a una persona tonta o lela y que procede del vocablo caló "jilí", cuyo significado es "inocente o cándido".

Sin embargo, el blog "Secretos de Madrid" nos desvela un posible origen mucho más castizo e interesante para esta peculiar palabra. De acuerdo con esta teoría, tenemos que retroceder hasta finales del siglo XVI, época en la que don Baltasar Gil Imón de la Mota ocupaba el cargo de fiscal del Consejo de Hacienda. Según narran las crónicas de la época, Gil Imón aprovechaba su posición para acudir acompañado de sus dos hijas a todos los eventos y fiestas en los que se daba cita lo más granado de la sociedad madrileña.

Su intención era encontrar en alguno de esos actos algún joven en edad casadera que pudiera emparejarse con sus descendientes. El problema era que Fabiana y Feliciana, las hijas de este personaje, eran muy poco agraciadas físicamente, a lo que se sumaba que poseían una inteligencia muy poco desarrollada.

Debido a las escasas dotes de las muchachas, los pretendientes no abundaban. Por ello, cada vez que el alto funcionario aparecía en una fiesta junto a sus hijas, las malas lenguas comenzaban a comentar entre sí "Ahí va de nuevo don Gil con sus pollas", palabra que era empleada en la época para referirse a las mujeres jóvenes.
De acuerdo con esta teoría, la asociación de ideas fue inevitable y, muy pronto, los personajes de la época más proclives a la sorna y el ingenio fundieron en un solo concepto la estupidez y las hijas del fiscal. Así, cuando se quería señalar que alguien parecía alelado o era corto de entendederas, se aludía a las "pollas" de don Gil Imón.

De este modo, habría nacido la palabra "gilipollas" que conocemos hoy en día.


FABIANA y FELICIANA al natural

14 comentarios:

  1. Sea como fuere y venga de donde viniere, siempre han existido estos tontos que no saben que lo son, aunque ahora da la impresión de que proliferan.
    Me gustó la historia que cuentas para fundamentar el origen del vocablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Sí, señor, siempre han existido, como comentas, tontos que no saben que lo son.

      Me alegro de que te haya gustado la historia.
      Saludos

      Eliminar
  2. Si es que hasta los nombres eran poco atractivos, pero una buena dote seguro que evitó encontrar a los dos pardillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO DE FILIPINAS
      Claro, aquí, en la historia ésta, faltaba lo básico : una buena dote para las niñas.

      Eliminar
  3. Junto al oficio de prostituta, pocas cosas hay que hayan acompañado al devenir de la humanidad desde el minuto cero, y entre esas cosas claro está, están los tontos: tontos de baba, tontos del higo, tontarras, tontainas,tontos del culo y naturalmente los gilipollas.

    Que al parecer son todo un éxito de la evolución visto su número creciente, asombrosa la naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Brillante hoy tu comentario.
      Ya consta en el ECLESIASTÉS, de cuando los libros bíblicos, la frase definitoria "el número de estúpidos es infinito".

      Darwin no sé si llego a estudiar el tema porque, como dices, entra de lleno en las características de la EVOLUCIÓN. Pero lo que sí resulta cierto es que "la distribución de la tontera ha sido de lo más equitativa existente en el ser humano" dado que cada quién estamos encantados con la propia. No hay aquí envidias de desigualdades.

      Eliminar
  4. Bonita historia.
    Pero en el caso de Chavez no creo que haya tenido ningún problema para emparejar a sus dos gilipollas,
    o tragas ó 2 tiros por peligrosos para el régimen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      En el caso Chavez no habrá habido problema dada la tesitura de elegir entre esas bruixas y dos tiros por la espalda, aunque alguno quizá haya preferido morir tiroteado antes que aguantar a esos espantapájaros.

      Eliminar
    2. IInteresantísima explicación del origen de una palabra tan popular entre conductores y que define tan bien a muchos personajes.

      Eliminar
    3. Gracias, DON BWANA, y bien venido de nuevo al Club.

      Se echaba de menos.

      Eliminar
  5. Siempre han existido gilipollas, aunque se les definiera con otro adjetivo; sin duda ahora el porcentaje es bastante mayor, abundan por todos lados, quizás se deba a que la Fundación Gilipollas Sin Fronteras les potencia.
    El ejemplo de Chavez y las pollas es muy bueno, pero el de la familia que está con Obama, tampoco es manco.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Creo, al aire de lo que comentas, que antes el gentío disimulaba más sus tonteras y se notaba menos número de gilipollas, pero era falso. Siempre los ha habido en gran cantidad.

      Esos dos ejemplos de "nenas" feas con padres poderosos iban al pelo de la historieta sobre Don Gil y sus pollas.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. DOÑA MARIBEL
      Me satisface tu comentario porque esa era la intención de las imágenes.

      Saludos

      Eliminar