Paisaje relajante

17 junio 2014

Saber "tocar el culo a las vacas" para ser rey

ALAIN JUPPÉ
Los hechos se remontan a mediados de los 70. El primer ministro francés Jacques Chirac busca un joven con buena pluma que le redacte discursos. Lo encuentra en  Alain Juppé, un empollón diplomado en Letras clásicas que ha pasado por la fábrica de ministros, la Escuela Nacional de Administración, y se ha integrado en la prestigiosa Inspección de Finanzas. Dos años después, el joven y ambicioso cerebrito  busca un escaño de diputado en su Aquitania natal.

"Espero que sepa tocar el culo a las vacas", le advierte su mentor. Pero nuestro joven aspirante no sabe. Ni tampoco dar la mano a los humanos. No entraba para examen. Batacazo. Aquel joven Juppé fue, luego, un gran ministro de Exteriores y un fracasado primer ministro. y hoy es uno de los poquísimos, en la caja de grillos que es la derecha francesa, capaz de suceder a François Hollande como presidente de la República. Quizá ya dé la mano como un profesional pero nunca sabrá tocar el culo a las vacas como Chirac.

_Ya, oiga, pero es que un rey no es un político que tenga que ganarse cada equis años el favor del electorado.
 "A mí no me hace falta sonreír" viene a decirle la reina de Inglaterra a Tony Blair en The Queen... Hasta que la verja de Buckingham Palace se llena de flores y descubre que sí, que necesita conectar con sus súbditos, huérfanos de Lady Di.

El rey no se presenta a las elecciones. Pero, aunque tenga garantizado el puesto de por vida, tiene que ganarse el aprecio/respeto/admiración de su pueblo. Día a día.

 —¿Quiere usted decir que el rey tiene que ser campechano sí o sí?
Hombre, tampoco.  La España de 2014 es (aún) campeona del mundo, está en el euro y es una monarquía constitucional homologada en sus virtudes y en sus defectos con las viejas dinastías de Europa. Felipe VI tendrá que encarnar los anhelos de modernización y regeneración que echan de menos en esta España de la casta. Ha toreado un abucheo en el Liceo, un desplante de un empresario catalán que le negó la mano dos veces y un cara a cara con una licenciada de Pamplona que le pidió un referéndum sobre monarquía y república. No fueron situaciones fáciles y salió como pudo.

Al final, lo de dar la mano también se aprende. Y, si es necesario, pues se aprende a tocar el culo a las vacas.

Inaki_Gil


11 comentarios:

  1. Me he quedado traspuesto: pensaba que a las vacas se les tocaban las tetas y que, precisamente por éso, mostraban esas caras de tristeza ya que solo les dejaban solazarse con el toro una vez al año. Si encima les tocan el culo, no me extrañaría que dejaran de dar leche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      No es vuestra merced "hombre del campo" y por eso desconoce que tantos los veterinarios como los peones expertos que cuidan de las vacas les introducen por el trasero el brazo HASTA EL CODO, para saber si están o no preñadas.
      Por eso los del Pepé deben de aprender a hacerlo si quieren seguir en el machito, y por supuesto el Felipe VI. No vaya a meter la pata cuando se tropiece con un Chirac o parecido.

      Eliminar
  2. Hola, Javier:

    Llego de Sicilia cuando el Etna vuelve a hablar y cierran el aeropuerto de Catania en el que habíamos aterrizado el 10.06. Ahora, vuelvo a la Blogosfera.

    Bonita entrada. Tocarle el culo a las vacas.Tendrán que aprender los del PP y don Felipe. Mejor con vacas que no con elefantes, profesión de más riesgo y menos futuro. Ya le deben estar haciendo vudú desde los partidos, que la Ecología no va con ellos.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA DON XESÚS
      Bienvenido de nuevo a losblogs y supongo que en Sicilia habrá disfrutado. También allí seguro que saben "tocar el culo a las vacas" porque son muy "espabilaos" sus habitantes.

      Eliminar
  3. El culo de la vaca no se, pero nuestra casta mucho de

    a). Tocarse entre ellos la chepa para cuidar del negocio
    b). Tocarnos a nosotros los huevos y bolsillo

    Habia una canción de estas pelín groseras, que yo creo se podría aplicar a la casta:

    "FistFucking es la palabra,
    si no entra hasta el codo, no siento nada."

    Y es que parece vamos perdiendo sensibilidad de tando rompernos el ojal desde las instancias de poder. Veremos si Felipe VI cose la herida o ahonda.

    Por de pronto, tengo preparada chisteria y levita, pero estoy preocupado, no me llega la invitación de la casa real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, son unos expertos en jodernos a todos y "hasta el codo", además de tocarse la chepa para cuidar "el negosi".
      Tiene que haber un errror : me resulta imposible de creer que la Casa real no te haya enviado aún la invitación siendo tú tan amigo del maketillo ese medio inglés y medio bereber. En cuanto sueltes unos cuantos irrintzis desde el Gorbea sabrán los de Mordor lo que es pánico.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Te desprestigias solito con esa manifestación de palurdez que expresas en cada comentario.

      Eliminar
    2. tarado, quién dice que busque prestigio ante un dinosaurio fascistoide.

      Eliminar
  5. Nuestros políticos no saben tocarle el culo a la vaca, ni a nada, viven en una nube y sobre todo ahora que ya toca tomar el relevo a los que solo han vivido a las ubres del partido correspondiente; esos creen que los panes caen del cielo.
    La mayoría no serían capaces fuera de la poliica de ganar para comer caliente, si no es a cuenta de Caritas.
    Lo peor es que tampoco les preocupa, con alabar al lider de turno ya conseguirán un carguillo y trepando toda su vida.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es así de redondo el tema y no hay esquinas que objetar. Basta con ver a los maulas del Partido Madre del País Vasco : pandilla de ignorantes de batzoki que no sirven ni para hacer de camareros.

      Y todos, de cualquier partido, los oportunistas profesionales, saben como dices que tienen las alubias aseguradas con estar en cada ocasión en el lugar adecuado.

      Eliminar