Paisaje relajante

23 junio 2014

El caso del presidente de república que se fugó

ESTANISLAO  FIGUERAS
La renuncia de Amadeo I de Saboya al trono español en medio de una gran inestabilidad social había supuesto la proclamación de la Primera República y, con ella, el nombramiento de Figueras como su primer presidente.

Sin embargo, la tarea de Figueras era bastante complicada por la crisis económica, las intrigas políticas, tanto fuera como dentro de su propio partido, y los problemas territoriales, en medio de una fiebre de federalismo, al frente del que se encontraba una Cataluña separatista. 

Exactamente igual que ahora mismito.

Todo lo cual le llevaron a tomar una decisión inédita hasta entonces en la política española: tomar el camino de la frontera francesa y huir del país sin previo aviso.

Según cuentan las crónicas de la época, todo sucedió en una reunión del Consejo de Ministros celebrada el 9 de junio de 1873. Después de numerosas discusiones sin llegar a ningún acuerdo para superar la crisis institucional que atravesaba el país y que le había llevado a sufrir varias crisis de gobierno y numerosos intentos de golpe de estado en menos de cinco meses, al parecer, Figueras había agotado su paciencia y, en un momento de la sesión, el presidente exclamó :

"Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros".

Acto seguido, abandonó la sala. Al día siguiente, al ver que no se presentaba en Presidencia, los ministros Castelar y Pi y Margall ordenaron que fueran a buscarle a su casa. Allí, los criados aseguraron a los enviados que la noche anterior Figueras había hecho las maletas y había salido con la intención de tomar un tren con destino a Francia.

Cosa que, efectivamente, había hecho. Una vez superado el estupor de que el máximo responsable del país hubiese huido sin importarle lo que dejaba atrás, Francisco Pi y Margall fue nombrado presidente de la República Española.

(Lo cuenta el blog "Curistoria".)



15 comentarios:

  1. EL PUEBLO SABIO LLAMABA YA A LA REPUBLICA, LA REPUTA JEJE..SALUDOS...LO HE PUBLICADO EN MI FB...SHAVUA TOV...

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. DON TRECCE
      Ni a mí, porque lo que demostró es que era el único CABAL de los políticos que había y que hay.

      Eliminar
  3. Lo que me maravilla del caso es que no robara a expuertas antes de irse.

    Los politicos actuales no solo roban, no solo generan inestabilidad y son ineficaces, es que ademas ni dimiten, ni salen corriendo, se agarran como ladillas al poder, a la moqueta. Diríase los políticos-ladrones de ahora son más tenaces, más duros en su incompetencia y latrocinio casi genético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Con lo que se viene a demostrar que el FIGUERAS era todo un caballero porque hasta en la frase de hartazgo sobre los políticos se INCLUYE A SÍ MISMO.

      Y también se demuestra que en casi cien años NADA ha cambiado. Aquella situación que obligó al Estanislao a coger las maletas y desaparecer, seguimos teniéndola ahora mismo casi idéntica. Con esos "federalistas", secesionistas catalufos y baskos, y con tanto malandrín llenándose los bolsillos.

      Eliminar
  4. Si no lo tengo mal entendido, por aquellos tiempos de la I República, iba subastándose el cargo de Presidente de la misma, que pasó de mano en mano como una lumi en un antro de carretera. Hasta rogaban, por favor, que alguien asumiera el cargo que nadie quería, pues quemaba en las manos.

    Eran otros tiempos, sí. Póngase usted ahora a regalar cargos presidenciales... Verá cómo le salen amigos por todas partes.

    Un saludo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Lo que cuentas no era el caso con FIGUERAS porque fué el primer presidente de la primera república que se instalaba en España. Los líos degenerativos llegaron con su sucesor Pí y Margalla, tan federalista el chico que montó un pollo de cantones independientes como el de Cartegena que se proclamó independiente de Murcia y de España.
      Todo aquello terminó con la intervención de sucesivos ESPADONES que a su vez se alternaban en darse golpes de Estado. Hasta que Cánovas reinstauró la monarquía en la persona de Alfonso XII.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Y tendriamos unos cuantos millones de parados absolutamente inútiles para todo tipo de trabajo. Claro que los podriamos exportar a Africa en donde sus habitantes pasan las horas y los días quietos parados sin hacer nada de nada.

      Eliminar
  6. A mí este episodio siempre me hizo gracia, no me extraña en absoluto en este país tan extremo y bipolar, yo le comprendo perfectamente desde luego...el español es un señor cabreado que da de comer a los patos junto a un cartel que pone "prohibido dar de comer a los patos" y quejándose de lo gordos que están los patos (o algo así)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DPÑA MARIBELUCA
      Muy bueno lo tuyo y los patos.
      Hay otra similar definición de lo nuestro, que creo es de Hemingway, y que dice "El español es un señor bajito, moreno y siempre cabreado".

      Lo de Figuera me produce la inmensa satisfacción de saber que en ocasiones hay políticos en este país con un mínimo de dignidad. Porque entre sus harturas SE INCLUÍA a sí mismo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. Además resulta que justo antes que este señor, el propio rey Amadeo había salido de najas blasfemanod en hebreo sobre los españoles y la posibilidad de gobernarlos.
    De todas formas y ya que lo comparas con el momento actual. Mar-culo lo tiene mucho más fácil. Entonces ni había UE ni los catalanes tenían el nivel de autogobierno que tienen hoy (ya quisieran) por lo que hoy es mucho más asumible entrar con los tanques en Barcelona y a callar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFACHORRAS
      Si de verdad tuvieran la mínima capacidad de parar la cosa catalufa, en efecto con cuatro parejas de "guardisibiles" estaba solucionado todo el asunto catalán.
      Lo que me temo es que volverán los que gritan FEDERALISMO, sin saber siquiera en qué consiste, y estaremos otro siglo más tirando energias y cabreos por las alcantarillas.

      Eliminar