Paisaje relajante

25 junio 2014

A cuenta de la primera decisión de Felipe VI

AKELARRE
Aviso a navegantes, donde hay lío es en el veraneo. Vamos con las vacaciones, que eso sí que tiene tela. Primero, por mucho que la prensa cortesana quiera correr un tupido velo, es evidente que esto ya ha dado malos rollos en la familia.

No vamos a recordar aquí el agosto de silencios, ausencias y malas caras del año pasado porque estamos en un momento de buen rollo. Pero eso no puede volver a pasar. Pasar, lo que se dice pasar, pasa en todas las familias. ¿Quince días en Mallorca con tus padres? Vamos, ni de broma. ¡Y encima con todos tus primos! ¿Una casa rural en Asturias? No me toques las narices. Si no para de llover... Y, además, no hay nada que hacer aparte de mirar vacas cagonas.

Esa discusión la han vivido millones de parejas. Pero los Borbones no son una familia cualquiera. Por eso, queremos evitarles ese estrés prevacacional que, además, siempre afecta a la institución. Yo, en esto de los veranos, soy un experto. Con más de 25 años de negociación entre mi mediterránea esposa y mi yo cantábrico.
En esas tardes de tedio mediterráneo, calorazo aplatanador y planes de cena en el chiringuito rodeado de tíos en camiseta y bañador cómo añoré las olas del Norte, los largos paseos por el monte y salir a cenar con el jersey a la donostiarra (plegado, sobre un hombro)

MUSEO BALENCIAGA
¿Una semanita en Palma? Vela, abuela y sobrinos. Se acepta. Para eso está Marivent. Y si hay que hacer una cena con la buena sociedad, pues se hace. Así que el tiempo de aguas calmas en el Mediterráneo necesita un contrapunto norteño. El Cantábrico también existe. Y, ya puestos, San Sebastián es el destino que se impone.

En primer lugar, para mandar un mensaje político: esto también es el Reino de España. Ir a Donosti, que tantos veranos aclamó a los Reyes, y hoy gobiernan los hijos de ETA, tiene un mensaje claro. No hace falta decir nada. Para una familia tan cuidadosa con los símbolos, la ciudad donde se inventó el veraneo regio es una elección segura.

A continuación y con ánimo constructivo una breve lista de cosas que se pueden hacer en la Bella Easo.

1.- Subir a las niñas a la Montaña Suiza (que no rusa) del Monte Igueldo. 2.-Cena romántica en "Akelarre". Temprano, para ver la puesta de sol. 3.-Visita privada a Chillida Leku o al Museo Balenciaga que necesitan un empujón regio para no morir. 4.-No invitar al lehendakari ni a cenar ni a comer. Alguien que hace el feo de no ir a una fiesta a la que es invitado no merece más que una audiencia mínima. Por borono.
5.-Acto en el ayuntamiento en apoyo a Donostia Capital Europea de la Cultura 2016. Con el alcalde Izaguirre (Bildu) de cuerpo presente.
En cambio me saltaría la visita al diputado general, Martin Garitano, para evitarle lipotimias.
6.-Ir al Aquarium a ver las regatas de traineras en La Concha.

Inaki_Gil

MONTAÑA SUIZA DE IGUELDO


14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. DON TRECCE
      Me alegro porque uno que suscribe disfrutaría como un enano viendo las caras de los Bildus haciendo el panolis ante la presencia del Jefe del Estado (extranjero, para ellos) en la ciudad y de vacaciones.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. DON BWANA
      Me satisface que piense tal destino vacacional como el adecuado para los nuevos reyes. Además es una ciudad en la que todo Club de lo que sea comienza con el prefijo de REAL........, desde el equipo de futbol a todos los centros : Hípica, Naútico,, Tiro de Pichón, etc. etc.

      Eliminar
  3. Yo discrepo, y con todos los respetos diré que Donosti siempre me ha parecido una capital provinciana y con demasiados aires. No diré no tiene cosas que ver, pero vamos, siempre me sorprende como se superlativiza lo de esta ciudad hasta lo absurdo.

    Ahora bien, imaginar las caras estreñidas de los etarras y sabinianos al tener que cumplir las minimas normas de protocolo es algo que me produce bastante gustillo, por lo que me adhiero a la propuesta, tal vez añadiendo una visita sorpresa a Sabin Etxeay a Ajuria Enea para cagarme en la puerta. Uno pino real, para que lo pongan junto al arbolito de Gernika.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Vaya, coincidimos en los efectos purgantes que tal decisión produciría en los bildutarras y digno de ser observado cada verano.
      Pero eso de que es "ciudad provinciana con demasiados aires", amigo patatero lo que sufres es de ENVIDIA puñetera de vitoriano. Hay que ver los humos que se os han puesto a los de Gasteiz con ser sede de parlamentos vascos y demás jolgorios montados por los peneuveros.
      Y además las SETAS que teneís cada vez tienen menos sabor.

      Eliminar
    2. JAjajajaaj no se me altere! que le recuerdo que he vivido buenos años por SanSe y conozco el percal.

      Y por los clavos, no me recuerde parlamentos y demas casas peneuveras manchando mi bello patatal.


      Eliminar
    3. SEÑOR OGRO
      Lo que viene a demostrar que eres hombre refinado y de buen gusto merced a esas estancias tuyas en Donosti. Es que ha sucedido siempre así. Ya te tengo contado que un amigo vitoriano de estudiante eenominaba a su Vitoria como "La Atenas del Norte", cuando lo que quería decir era "La apenas" del Norte. Desde entonces habeís perdido todo el encanto que tenía aquella ciudad con parque de la Florida y su hotel "modelno" más el Hotel Frontón, y la plaza por donde baja el Celedonio. Aquellas calles de lo viejo que se hacían llamar "Cuchillerías", etc. eran una gozada.

      Eliminar
  4. Pues reconozco que San Sebastian (No me acostumbro yo a llamarla Donosti, que me recuerda al cura de mi pueblo repartiendo ostias, me da igual con o sin h) no esta mal.
    Yo tenía la esperanza de que fueran a Cuenca y de camino pasaran por Botijares, porque la Asociación de Mujeres decentes tienen algunas preguntas que hacer a la Letizia (entre otras el porque escribe su nombre con falta de ortografía) para poderle dar su aprobación.
    Y es que como las señoras no la aprueben, esto no lo arregla ni Peñainfiel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFACHORRAS
      Vayamos por partes. Lo de DONOSTIA es palabra proveniente del latín aunque los nazios creen que es vascuence. Viene de "dominus Ostiúm" que significa señor de Ostia (puerto junto a Roma de donde era el santo flechado).

      Respecto a que los monarcas españoles veraneen en Cuenca me parece estupendo en tanto en cuanto que la Leti es una pija suprema y se va a llevar con ella a todos los pijos de España y de las Colonias, y de esas en San Sabastián ya tenemos cubierto el cupo.

      Tendrás que convencer a las damas de la Asociación de Mujeres Decentes de Botijares para que le den el Vº Bº aunque me parece bastante dificil a poco esas señoras estén informadas sobre a Leti.

      Eliminar
    2. Gracias por la información Tella.
      Si ya decía yo que sin terminar en OAK, Donosti no podía se palabra euskalsduna
      Su verdadero nombr en vascuenze debería ser por lo tanto Sansebastianoak ¿No crees?
      (por cierto que con nombre vasco o latino lo que es la Concha es preciosa, casi casi tanto como la prima Arancha, que esa si que está para tomar chikitos con ella)

      Eliminar
    3. DON CHAFAS
      No está mal lo de "sansebastianoak", aunque ahora les ha dado por meter "haches" y "zetas" para vasconizar lo latino. Por ejemplo, Shan Shebastzian.

      Con prima Arancha puedes irte de "pintxos" y "txikitos" por donde quieras.

      Eliminar
  5. No me extrañan esos malos rollos, el verano-eo es un coñazo, sólo mola cuando eres un crío, para los mayores-salvo hotelazo- es hacer casi lo mismo que en tu casa pero sin las comodidades de tu casa y pasando mucho calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Sí y además está demostrado que en los veraneos es cuando más gente se encabrona y pide el divorcio.Para colmo las comodidades, como comentas, del lugar de veraneo son siempre inferiores a las de tu propia casa.
      Cuando yo era más joven, allá por 1.700, acostumbraba a irme en Septiembre a visitar y conocer ciudades y me lo pasaba muy bien. Pero el oleaje cantábrico de junio, julio y agosto no me lo pierdo ni aunque me nombren Preboste Mayor del Gran Madrid.

      Eliminar