Juana Felisa Isabel culturizándose

13 abril 2014

Secundino el bailarín

Albertina Táboas, de 53 años, y Rocío Gondar, de 21, llaman al teléfono 112 y denuncian que en la casa han entrado unos encapuchados. Dicen que ellas se han escondido en una habitación y que han oído como golpean al anciano, a Secundino. Cuando llegan a la casa, los agentes de la Guardia Civil se encuentran en la puerta, junto al garaje, el cadáver de Secundino, al que han matado a golpes en la cabeza. Las dos cuidadoras están sanas y salvas, aunque se muestran destrozadas por lo ocurrido al anciano, y aseguran que vieron a los agresores marcharse en un coche blanco.

A pesar de sus 84 años, Secundino no faltaba a su cita con el baile, por ejemplo de la Orquesta Ciclón, y con las chavalas, aunque le trajeron algunos problemas. Cuando estaba de fiesta le gustaba sacar a bailar a las rapazas, como él decía, y les aseguraba que tenía dinero y que haría testamento a favor de la “rapaza” que lo cuidara, a la que dejaría sus ahorros y su casa de tres plantas, con huerto y garaje.

Y sí, el domingo 2 de febrero, Secundino también fue a bailar al club La Luna, donde le conocían como El Abuelo. Las cámaras de seguridad muestran como sale de allí a las diez menos doce minutos de la noche, con normalidad. El local estaba a unos 12 kilómetros de su casa y fue un vecino, Francisco Lobejeira, el que lo llevó en su coche y que también fue investigado por la Guardia Civil. El hombre era totalmente inocente. 


Bien, llega el día del velatorio y el entierro de Secundino.  Muchos asesinos se delatan en los entierros (o porque no van, o porque sobreactúan, o porque se les calienta la boca, digamos). En este caso, los dos hijos de Secundino estuvieron allí (el tercero ya falleció) y les sorprendió la actitud de una de las cuidadoras de su padre, Albertina, la mayor, que ya en el velatorio se presentó asegurando a todo el mundo que era ella la mujer que lo había cuidado y que la casa del muerto era para ella, además de todos sus ahorros, porque el anciano había hecho unos días antes, testamento a su favor. La otra cuidadora, la más joven, Rocío, no apareció siquiera.

Secundino era un pícaro y ya lo había hecho con otra mujer que le había cuidado una temporada. Así lo explicó uno de sus hermanos. Y así consta en la investigación del caso: el 24 de mayo de 2010, el anciano hizo testamento a favor de la mujer que entonces lo cuidaba. Y en agosto de ese año, y sin decirle nada a su cuidadora, fue en secreto al notario y volvió a cambiar el testamento a favor de sus hijos y nietos. Pero lo cierto es que en este caso sí hizo testamento a favor de Albertina, y estaba en vigor. Secundino no tuvo tiempo para echarse atrás esta vez.

Los agentes de la Guardia Civil de Pontevedra comprobaron que el 28 de enero había ido a un notario para hacer testamento y había dejado gran parte de su fortuna a Albertina, su cuidadora. Y cinco días después de ese testamento, el hombre fue asesinado en la puerta de su casa. La familia, claro, sospechó de Albertina, su cuidadora, la misma que denunció ese misterioso robo. Y no, a Albertina no la conoció bailando. En 2010, Secundino tuvo un accidente con su moto, con la que repartía lotería por la comarca, y acabó ingresado en el Sanatorio Domínguez. Allí se encontró con Albertina, que estaba enferma de esclerosis.

SANXENSO- PONTEVEDRA
Todo indica que Secundino le hizo la oferta clásica de “me cuidas y te dejo el testamento” y la mujer aceptó. Pero había dos cuidadoras con Secundino cuando lo mataron.

La otra, Rocío ¿de dónde salió, cómo llegó hasta esa casa?  Rocío es muy atractiva, tiene ojos claros, y no dejaría indiferente a Secundino, que la aceptó de buen grado, apenas una semana antes de que lo mataran en calidad de "limpiadora". Y la Guardia Civil investigó también a Rocío, que recuerden, también estaba en casa del anciano cuando llamaron para decir que habían entrado a robar y le habían matado. ¿El robo fue un invento o tenían cómplices? El robo fue un invento. De hecho, cometen una torpeza. Tienen que inventar algo que se hubieran llevado los ladrones y deciden decir a la Guardia Civil que se fueron con la termomix. Pero los agentes registran la casa, el garaje… todo, y encuentran allí ocultos en una planta que ya no se usaba, solo como trastero, un montón de ropa, y debajo de ella, en la leñera, la famosa termomix y una olla manchada de sangre, el arma o una de las armas del crimen.

Secundino tuvo una muerte horrible. Ya hemos dicho aquí que no es fácil matar a una persona, mucho menos a golpes. La Guardia Civil siguió los pasos de las dos sospechosas el día del crimen y los días posteriores.
En cuanto a Rocío, más joven,  Y se centran en esta mujer con menos luces para tratar. Y funcionó. La Guardia Civil comprueba que es cierto, que tiene billete de ida a República Dominicana y decide detenerla. Y su táctica funciona, porque Rocío confiesa el asesinato del jubilado. Y con todo detalle. Además, con la credibilidad que le da decir que fue ella quien lo mató, eso sí siguiendo instrucciones de Albertina.

Vamos a leer un resumen de la confesión de esta joven gallega: “Albertina y yo nos habíamos puesto el pijama cuando llegó Secundino, pasadas las diez. Le dimos leche con un bizcocho en la cocina y le propusimos salir a tomar chocolate al bar El Ancla. El contestó, si la rapaza quiere tomar algo, pues vamos”.
Antes de salir, la joven asegura que Albertina, la cuidadora más veterana, le dijo que cogiera una sartén o una olla de la cocina, que se pusiera unos guantes y que la tapara. Así lo hizo Rocío, que la metió debajo de un fulard blanco y negro. El anciano salía de casa tranquilo y confiado con sus dos cuidadoras, Albertina hacía gestos a Rocío para que le diera en la cabeza con la olla, lo que hizo a la altura del garaje. El hombre cayó al suelo de rodillas, gritando y protegiéndose. Esta asesina, le golpeó también con el propio bastón del anciano, y con una piedra. Secundino seguía vivo y se daba cuenta de lo ocurrido. Le dieron fuerte, porque rompieron el mango de la olla y hasta su bastón.  Al final, le metieron papel en la boca y le estrangularon con su corbata, la que usaba para ir muy pinturero a bailar a La Luna.

Luego, llamaron a Emergencias y se inventaron la historia del robo. La autopsia ha avalado toda esta confesión de Rocío, el hombre recibió decenas de golpes pero dados por una persona sin demasiada fuerza.

(Información de Faro de Vigo)


16 comentarios:

  1. Estas noticias, amen de dejarme alucinado por la condición humana, me entristecen. Ya no solo por la muerte terrible del anciano, sino por todo:

    - ¿Que necesidad tenía el anciano de ir jugando con su legado y engañando a las jovenes a cambio de compañia y supongo algo de sexo?

    - ¿Que tipo de moral tiene esta sociedad donde 2 tías recurren a esta brutalidad para hacerse con dinero?

    - ¿Que necesidad real de dinero tenian las 2 asesinas? -¿pasaban hambre? ¿era cuestion de vida o muerte?, me da que no, solo codicia. Habiendo pasado una esclerosis -algo tremendo- ¿esa tipa no aprendio nada del valor de la vida?

    Solo espero los mios ni se rocen con alguien de esta calaña. De las 2 tipas decir que las despeñaría por un precipicio. algo bastante mas piadoso que lo que ellas hicieron

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Buenas e inteligentes reflexiones. Pero es lo que hay porque la ausencia de valores, por lo visto, incrementa la codicia hasta el asesinato.
      Este tema lo examinaba a fondo en el XIX el escritor ruso Dostoyeuvski y especialmente en sus libros "Crimen y Castigo" y en "Los hermanos Karamazov".

      Eliminar
  2. A ciertas edades no se puede andar ligando jovencitas con el viejo truco del testamento y menos con tanta leona que hay suelta por ahí. Si, además, la leona se compincha con una tigresa, como en este caso, el resultado era inevitable..
    Espero que, al menos, el pobre hombre haya disfrutado unos días de las atenciones de las felinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Excelente lógica y buenísimo sentido común el vuestra merced.
      Ya sabe usted que mi concepto de las féminas a partir de una edad ( póngamos en cuanto dejan de ser yogurinas) va en concordancia con las felinas que vuecé describe.

      Pero el Secundino era un pícaro : buscaba compañía de "rapaziñas" a cambio de un fraudulento nombramiento testamentario ( cambiaba los testamentos en cuanto las conseguía).

      Probe, con 84 años y aún no había espabilado.

      Eliminar
  3. Hola, Javier:

    La discoteca La Luna es todo un fenómeno social, dicho por referencias porque jamás he entrado en lugar, pero sé de muchísima gente que, fracasada du relación matrimonial o de pareja, ha resuelto allí su problema de soledad con una nueva relación tal vez más estable.

    El asesinato de Secundino ha sido una brutalidad. Al burlarse con prometidas herencias ha manejado mal los tiempos al haberse encendido la gula crematística en la mente de Albertina. Qué imbécil, que ambiciosa la criatura y que flojera mental la de Rocío, que no se entiende donde ha recibido el beneficio, salvo las promesas de la principal inductora.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON XESÚS
      Observo que, como buen pontevedrés, conoces de referencia la existencia de esa discoteca, tipo al parecer de las que hay en Benidorm en donde los viudos y viudas de toda España ligan.

      Pero hay aquí tres personajes que los defines a la perfección.

      Saludos cordiales

      Eliminar
  4. Poderoso caballero es Don Dinero, Javier. No sé si estarían necesitadas o no, pero es costumbre que, una vez visto el brillo del oro, uno no ceje en el empeño de hacerse con él.
    Es el tema de las herencias y testamentos cosa curiosa, capaz de enfrentar a familias bien avenidas y, como en este caso, acabar con la vida de un abuelo a base de sartenazos... pero, como sucede con tantas cosas, un testamento no es más que una versión abstracta del famoso cuento de la lechera.
    Todo el mundo se gastó la herencia incluso antes de saberse heredero.
    Mal asunto para Secundino.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Tal como lo ves es así de inmunda la conciencia de las gentes : el espejismo de un dinero ajeno hace que se carguen hasta a sartenazos a un pícaro abuelete que va de inocente pero es el más perverso de todos.
      Lo has dejado claro con la frase de " un testamento no es más que una versión abstracta del famoso cuento de la lechera. "
      Y la de hijos de testador que dejan de hablarse tras el fallecimiento del mismo.

      Secundino es para mí la imagen del tonto pícaro tan abundante en esta España.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. DON REPUBLICA BANANERA
      Esa es otra. Ha habido gente a la que han encarcelado por defenderse de ladrones. Aún colea el caso de aquel guardaspaldas de una finca que a la que atracaron y el guarda cumplió su misión y disparó al atracador y éste murió.
      En base a un principio jurídico que se inventaron los ropones sociatas y que decía que la "proporcionalidad de la defensa no estaba en concordancia con la gravedad del atraco". Tócate las meninges.

      Eliminar
  6. ¡es tan cutre todo!... pero lo peor no es el relato, es la portada Tella ¿que te pasa?, ¿has dormido mal?... espero que no se le escapase un sartenazo por tu pueblo a nuestra amiga Rocío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Bueno, debe de ser que las torrijas que me hice ayer y estaban buenísimas me han debido atrofiar algún cable encefálico y ha salido la Lady Godiva por ahí en vez de una prima. Estaba tan contento por mi éxito en el asunto cocina que ya no distingo mucho el Arte.
      Pero tranqui que se enmendará el asunto porque el sartenazo mío es recuperable.

      Eliminar
    2. Muchísimo mejor, ¡ande va a parar!... me quedé preocupado, veo que ha sido pasajero.

      Eliminar
    3. M´alegro un montón de que ahora me encuentres más normalizado. Sí, sí ha sido pasajero el efecto del sartenazo.

      Eliminar
  7. Pues qué espanto.

    Me hago las mismas preguntas que el Ogro, y eco de isra porque es ,además de todo, muy cutre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      No creas que este tipo de casos son excepcionales, más bien es a la inversa : hay montones de ellos similares.Especialmente se dan con mucha frecuencia en la zona de Alicante, conforme a la Prensa de allí.
      En cuanto a la cutrez el país tiene más del 70% de eso que de "Une bonne éducation".

      Que vuesa merced disfrute de las procesiones, si las hay por ahí cerca.

      Eliminar