VERANO

19 marzo 2014

Pedro Paez y las fuentes del Nilo

Entre los cientos de exploradores y aventureros que la historia de España puede mostrar con orgullo, pocos son comparables a Pedro Páez, un misionero jesuita, madrileño por el mundo en el siglo XVII, nacido en 1564 en la pequeña localidad de Olmeda de las Fuentes. Fue el primer europeo en beber café y documentarlo, el primer occidental en llegar a las fuentes del Nilo Azul y el primero en muchas más cosas.

Solo recientemente ha sido reivindicado en toda su dimensión, por escritores como Javier Reverte, que lo descubrió casi por casualidad y narró su historia en el libro "Dios, el Diablo y la aventura". La gran obra de Páez estaba inédita en español : La "Historia de Etiopía".  Así lo recuerda Javier Reverte, en una conversación : "Los ingleses lo valoran como un antecedente de Darwin porque es un libro de alto contenido científico. Dice el propio Pedro Páez en el prólogo del libro que ningún dato de los que aparecen es invención, sino que, o bien lo ha visto, o bien lo ha preguntado a dos o tres personas al menos. Sus fuentes son absolutamente comprobadas, y hay que pensar lo que era eso en 1620, todo un antecedente del periodismo y la ciencia modernos".

 Pero, ¿cómo llegó a Etiopía este jesuita intrépido? Vendido como esclavo. En ese contexto Páez viajó a Goa, en la India. El destino que ya nunca le permitió regresar a España le tenía preparada una revuelta grave e inesperada. Desde Goa partió hacia Etiopía, acompañado del padre Antonio de Montserrat, pero en el camino ambos fueron capturados por los árabes. Inmediatamente fueron vendidos como esclavos a los turcos y permanecieron cautivos casi siete interminables años.  Primero fueron galeotes de la armada turca, dos espíritus refinados jugándose la vida en cada embate de remos. Luego atravesaron a pie la desolación de lo que hoy es Yemen y Arabia Saudí, por desiertos de los que hasta entonces nadie había oído hablar en Occidente y que tardaría en pisar otro europeo. Arrastraban pesadas cadenas por las arenas ardientes y se escondían en subterráneos que el sol recalentaba como hornos. Las insolaciones les producían delirios y minaban su salud.

Los espías de Felipe II Felipe II tuvo noticia de este cautiverio (España poseía buenísimos espías además de exploradores) y ordenó que fueran rescatados. Volvieron a Goa, aunque Antonio de Montserrat murió al poco de regresar. Páez jamás se rendiría y decidió volver a Etiopía después de todo. Allí debatiendo con teólogos coptos ortodoxos, y acabó convirtiendo al catolicismo a dos emperadores etiopes.

Etiopía era el único país de áfrica con lengua escrita, el amárico y con otro idioma antiguo, como nuestro latín, que era el ge’ez. Y por si fuera poco sumar esos dos idiomas a todos los que hablaba, desde el árabe al turco y el latín, se convirtió en constructor de palacios platerescos. 

Al ver las fuentes del Nilo Azul escribió: "Y confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver antiguamente el rey Ciro y su hijo Cambises, el gran Alejandro y el famoso Julio César".

No es la envidia nuestro pecado nacional, sino el olvido.

(Información de J. García)



18 comentarios:

  1. Hola, Iñigo:

    Qué comentario puedo introducir?

    Que esta entrada ha sido para mi una ocasión de aprender algo sobre dos valientes personajes: Pedro Páez y Antonio de Monserrat, de los que non tenía referencia alguna. Bueno, de Pedro Páez creo que sí, pero perdido en algún recovevo de mi memoria. La Blogosfera es, realmente, una Enciclopedia.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMIGO XESÚS
      Este PAEZ fue un precursor de muchísimas cosas y lo más grave es que los ingleses se atribuyeron el descubrimiento de las fuentes del Nilo en el XIX, cuando las había descubierto y descrito dos siglos antes el madrileño.
      Consiguió ser el ministro de confianza del Emperador de Etiopía.

      Eliminar
  2. GRAN ENTRADA CON LAPIDARIA FRASE FINAL, AUNQUE ME PERMITO DECIR QUE EL OLVIDO ES HIJO PREDILECTO, JUNTO CON EL ODIO, DE LA ENVIDIA, POR LO QUE ESTÁN A LA PAR EN LA LISTA DE NUESTROS MUCHOS DEFECTO. NO OBSTANTE, CREO QUE ES LA SOBERBIA NUESTRO GRAN MAL, TAMBIEN MIEMBRO DE TAN ILUSTRE FAMILIA.
    DEJANDO DE LADO CUESTIONES BIZANTINAS, HE DISFRUTADO MUCHO CON LA LECTURA DE TUS LETRAS. LA CUESTIÓN ES MUY INTERESANTE. ES MENESTER DECIR QUE AQUÍ HAY UNA GRAN NOVELA, CABALLEROS, LANZO EL GUANTE...
    UN SALUDO, AMIGO ÍÑIGUEZ. SIEMPRE TUYO,

    M...

    P. D.: DESDE ESTAS PÁGINAS SUGIERO QUE SE ABRA UNA COLECTA PÚBLICA PARA COMPRARLE A ESA CHIQUILLA ALGO DE ROPA INTERIOR, QUE SE LE VA A RESFRIAR EL... POR CIERTO, LLEVA UNOS BONITOS TIRANTES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo MISÁNTROPO
      El escritor Javier Reverte ya ha novelada la vida de este madrileño y sus aventuras. Hace años leí un libro no novelado con la historia de este personaje y resulta un tipo atrayente por lo lanzado e incluso culto que demostró ser.

      A Yogurina Lucinda no le gusta nada la ropa interior y es imposible hacersela poner. Qué le vamos a hacer.

      Eliminar
  3. Que vidas tan aventureras, que guiones perdidos para hacer algo decente, que historias perdidas que contar, cuanto orgullo que recuperar.

    España, el pais donde cada día que amanece, el numero de tontos crece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Pelis como la del "En busca del Arca perdida" o algo así, son una caca comparadas con la de historias reales que podrían hace con la vida de un señor como PAEZ.
      Cuánta razón tienes con tu última frase. El número de tontos y de estupidos es infinito y ya lo explicaba así el Eclesiastés, ese libro bíblico de refranes.

      Eliminar
  4. Gracias Iñigo, por otra lección de historia.
    Por favor dile a yogurina que vajan las tenperaturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Es una gozada leerse la vida y hechos de este tipo. Lo malo es que en España no saben quién era más de una docena de personas.

      La pobre Lucinda no se entera de que a estas alturas hay que tener mucho cuidado con quitarse las ropas, ya que mañana es capaz de nevar. Ya le avisaré que se ponga una camiseta de neopreno.

      Eliminar
  5. Interesante relato de las aventuras de otro español desconocido para mi. ¿Cuántos personajes de categoría tendremos sumidos en el olvido? ¡País!.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. señor BWANA
      Muchos. Demasiados. Y con la cantidad de Historia que se enseña ahora, los mozos de 20 a 30 años desconocen hasta la existencia de las guerras carlistas, que hubo tres, y fueron en el XIX.

      Eliminar
  6. Hace algunos años leí la historia de Pedro Paez y cada vez que la comento, en general la gente se sorprende, por que todos estan convencidos de que salvo los ingleses nadie conoce el mundo y lo que hizo este buen fraile fue ademas de descubirlo, documentarlo.
    Somos un país de desagradecidos con los grandes hombres y mujeres que nos precedieron.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Dejando a un lado el analfabetismo existente en todas partes sobre Historia, nadie se ha molestado en recordar la vida y hechos de este madrileño precursor de muchísimas más cosas que los british. Dejó estudios de Botánica, de Agricultura y de Arquitectura que eran absolutamente desconocidos por sus contemporaneos y después también.

      Y todas esas leyendas inglesas sobre Livingstone y demás resultan infanriles en comparación a lo descubierto por Paez.

      Tampoco nadie recuerda que recorrer los miles de kilómetros de arenales a 50º por Yemen y Arabia Saudí no lo ha hecho ni Lawrence de Arabia.

      Eliminar
  7. Ohhh, Goa, gran lugar, famosos por sus raves y que ha dado lugar a una música extremadamente exquisita (vamos chunda chunda del bueno para ignorantes).

    Saludos cordiales.
    addenda - ¿Pedro qué? ¿pincha en alguna rave?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMIGO ISRA
      Para un paisano ilustre y aventurero que tienes para presumir vienes haciendo chirigotadas, y no te lo permito. Los madriles sin Paez os quedaís en simples inventores del chotis y de la horchata.

      Eliminar
  8. Vd. disculpe, pensé que con D. Miguel y yo mismo era suficiente, pero la culpa es suya, Miri Loli despistome

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni don Miguel ni vos sois madriles, que sois manchegos. Igual que los mieleros y los vendedores de quesos de Ciudad Real.

      "Que aún hay clases" le dijo el Duque de Alba a Franquito cuando éste le pidió que su hija Nenuca se pusiera de largo en el Palacio de Liria y junto a Cayetana.
      Poos, eso.

      Eliminar
    2. castellanos amigo Iñigo, tanto como Guetaria, que fue puerto castellano

      Eliminar
    3. SEÑOR ISRA
      No diga usted blasmefias : Guetaria era anterior a la pirámide de Keops y fue fundada por Nubucodonosor, un descendiente de bilbainos.

      Yo distingo perfectamente a las variadas clases de castellanos : los hay de Salamanca que son muy majos, los hay de Zamora que son un quiero y no puedo, los hay de Valladolid o Pucela que son cultos y altivos, los hay de Burgos que son recios, los hay manchegos que son los que más me gustan y los hay de Madrid que son unos cuentistas porque casi ninguno tiene un abuelo nacido allí.
      Nuestra Marina de guerra, la vasca, les sacaban las castañas del fuego a los madriles cuando estaban en apuros, e incluso uno de Guetaria le asó unas anchoas a la parrilla a Felipe II cuando se casó por quinta o sexta vez.

      Eliminar