VERANO

22 marzo 2014

Para los que no saben comer con buen gusto

A pesar de las abundantes protestas venideras por esta entrada, entrada logicamente de un vasco que sabe comer, me arriesgo a perder amistades y lectores pero es menester colocar cada moda en su lugar adecuado a efectos de salubridad pública. Por ello, ahí van dos modelos de alimento que, una vez bien preparados conforme a las instrucciones que se dan sobre su confección, deben de ir directamente a la basura.


Producto Número Uno :
Añade una copa de vino de Oporto a la carne de las hamburguesas y déjala macerar durante al menos dos horas en la nevera. Arma tu hamburguesa con mayonesa, lechuga, tomate natural y cubre el filete con queso cheddar, láminas de bacon crujiente y champiñones a la plancha. Luego TÍRALA a la basura.


Producto Número Dos :

Una hamburguesa con carne de ternera, queso gruyere (o de cabra) fundido, cebolla morada caramelizada al cava y gambas a la plancha. Para caramelizar la cebolla córtala en trocitos y póchala en una sartén a fuego lento con un poquito de aceite de oliva y una pizca de sal. Deja que se haga lentamente hasta que esté blandita y empiece a caramelizar. A continuación añade 50 g de cava y 1 cucharadita de azúcar moreno. Sube un poquito la temperatura para que el cava se evapore y deja cocinar hasta que termine de caramelizarse.
Luego la tiras a la basura al igual que la primera.

 

10 comentarios:

  1. Yo quiero 2 de cada una, y de postre una Heartbreak hotel del Tommy Mel's. Es que todavía me queda hueco después de cenar un cubo hasta arriba de piezas crujientes del KFC.

    Fíjate si soy modesto que me he dado inmediatamente por aludido...jajajajajaja, eso sí, para ir calentando motores podemos empezar por unos pinchitos ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era inevitable que te dieras por ALUDIDO porque está escrito en tu honor y para similares a tí.
      Soís una generación perdida y los "antiguos" ya hemos perdido toda esperanza de que esta Civilización progrese.
      Ya lo decía el famoso profesor GRANDE COVIÁN que somos el resultado de una u otra clase de alimentación. Por ejemplo, los nazios son muy aficionados a las berzas ( ahí las llamaís "coles") y por eso sus desvíos cerebrales.

      Ignoro qué clase de "endibiduos" está produciendo la ingesta de esas porquerias que figuran en el post, pero es indudable que ya las yogurinas van a venir sin pizca de cerebro. Creo, "suspicio" que a tí te salva bastante el agua de Complutum.

      Y para colmo tienes unas tragaderas como los "gargantúas" de Bilbao.

      Eliminar
  2. Las hamburguesas, como las pizzas, cuanto menos mejor. A veces toca transigir pizza por la mujer e hijos, pero me repatea normalmente comer esas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Estamos en las mismas. Antes eran los hijos pero ahora son los nietos los exigentes de esas porquerías.

      Eliminar
  3. Sabio destino el que has dado a tan suculentos alimentos; el cubo de la basura es un lugar perfecto; tanto pizza, como hambueguesas, la próxima vez que las coma, será la primera.
    Sin duda las comidas influyen en la inteligencia de las personas y ese tipo de comida no puede ser bueno para las meninges.
    Salud y una buena alubiada con sacramentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Nos entendemos a la perfección en este tema, además tenemos razón conforme a lo que explican los nutricionistas de talla.
      Claro que las comidas influyen en la inteligencia y además en la fortaleza y altura de las personas. En un tiempo y por razón de pobreza los meridionales eramos bajitos y gente siempre cabreada,, y desde que además de tocino y pan comemos las buenas alubiadas con todos los sacramentos y los chuletones, somos más parecidos a los nórdicos.

      Salud

      Eliminar
  4. O sea que mi buena salud, ¿ es por no haber comido nunca una amburguesa ?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      No tu salud sino tu capacidad física e intelectual. Los nórdicos y sajones siempre nos han sacado ventaja en altura física y la causa es que aquí la alimentación era durante siglos muy deficiente : pocos lacteos, mucho tocino y poca carne. Comiendo esos restos de véte a saber de qué en que consisten las hamburguesas se atrofia el cerebro.

      Eliminar
  5. ME UNO DE MIL AMORES A ESTE CULINARIO DONOSO ESCRUTINIO QUE HABÉIS TENIDO A BIEN HACER, AMIGO IÑIGUEZ. DEBO DECIR QUE DEL MENÚ QUE PRESENTÁIS SÓLO SE SALVA EL POSTRE: EL YOGUR. Y PERMÍTASEME TERMINAR CON UNA PROFUNDA REFLEXIÓN QUE VIENE MUY AL CASO: ¡VIVA EL COCIDO!
    UN AFECTUOSO SALUDO, DON IÑIGO. SIEMPRE SUYO,


    M...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MISÁNTROPO
      Vya, ya somos unos pocos los que aún conservamos un cierto señorío en el buen comer y no nos hemos dejado llevar por la modas de la comida "basura".
      Donde hay un buen cocido madrileño o un rape a la brasa o una merluza a la vasca, todos esos que figuran en el post son despreciables.

      Y gracias por el detalle de haber tenido en cuenta el valor del "postre".

      Un muy cordial saludo.

      Eliminar