Pintor Robert Neffson (Nueva York)

12 diciembre 2013

Torturador militar gabacho

Paul Aussaresses
Su nombre causa todavía escalofríos en círculos militares, políticos y mediáticos del Hexágono. El general francés retirado Paul Aussaresses falleció a los 95 años, tras una larga hospitalización, según anunció la asociación de antiguos paracaidistas Qui Ose Gagne (Quien Osa Gana).

Con él se van a la tumba secretos de la guerra sucia que el régimen de De Gaulle emprendió contra el movimiento independentista argelino antes de verse forzado a conceder la independencia a la ex colonia.

Considerado como uno de los personajes más turbios de la Guerra de Argel, odiado especialmente entre sus compañeros de armas, Aussaresses no habría pasado jamás a la posteridad de no ser porque, en mayo de 2001, decidió confesar sus múltiples crímenes en el libro Services spéciaux : Algérie 1955-1957. En él aseguraba haber dirigido un escuadrón de la muerte bajo el mando directo del general Jacques Massu, cuya 10ª división de paracaidistas fue la encargada de reprimir brutalmente las actividades terroristas del Frente de Liberación Nacional argelino en la Batalla de Argel.

Tras numerosos atentados perpetrados por los independistas, el gobernador civil de la colonia, Robert Lacoste, decidió delegar todos los poderes en Massu, quien instauró la ley marcial y confió a Aussaresses el mando de la guerra sucia: detenciones ilegales, torturas, ejecuciones arbitrarias, desaparecidos... Él mismo confesó haber matado personalmente a 24 miembros de la resistencia argelina.

Amparado por la amnistía que De Gaulle concedió en 1962 para cicatrizar las heridas del conflicto, Aussaresses pasó sus últimos años presumiendo de su faceta de verdugo en otros dos libros (Pour la France y J’ai pas tout dit) donde afirmaba, parafraseando a Edith Piaf, Je ne regrette rien. "La tortura se convierte en legítima cuando se necesita con urgencia", dejó escrito en su truculenta obra.

Aunque ya no se le podía juzgar por aquellos actos no se libró del desprecio de sus compatriotas, empezando por el presidente de la República, Jacques Chirac, que en mayo de 2001 se declaró "horrorizado por las revelaciones" y ordenó que se le licenciara definitivamente y se le retirara la orden de la Legión de Honor que había recibido en 1948 por sus acciones bélicas.



Más que un soldado de primera línea de combate, fue un experto de la lucha encubierta y un eficaz represor, cuyos métodos enseñó durante los 60 en EEUU, aleccionando a los boinas verdes sobre técnicas de contra-insurrección que estos aplicarían más tarde en Vietnam. En plena dictadura brasileña de Emilio Garrastazu, este maestro de la represión fue nombrado profesor en el Centro de Formación de la Guerra en la selva de Manaos y allí tuvo, entre otros alumnos, a numerosos miembros de la policía Política del tirano chileno Augusto Pinochet.

Aquellas revelaciones le costaron a Aussaresses el matrimonio, le hicieron perder los pocos amigos que le quedaban en la casta militar  y le valieron también numerosas amenazas de muerte, que llegaron a concretarse en dos intentos de asesinato de los que salió indemne. Al final, ha fallecido de muerte natural, sólo y olvidado, como les corresponde a los malvados.

Paul Aussaresses, general francés, nació en Tarn (Francia) el 7 de noviembre de 1918 y murió en el Bajo Rin (Francia) el 3 de diciembre de 2013.

Por Bellver


ARGELIA FRANCESA

11 comentarios:

  1. Y sin embargo Francia sigue estando orgullosa de sí misma sin caer en nuestros cainismos absurdos.
    Espero el tipo ese se cueza en el infierno. Sin duda al morirse el mundo es un poquito mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, la "grandeur" francesa no se arredra ante informaciones sobre tipos como éste, aunque es justo reconocer que cuando la opinión pública conoció lo que había hecho el PAUL en Argelia, lo aislaron socialmente.
      Más triste me resulta que los gringos y sus eslóganes libertadores contrataran a este tipo para adiestrar a los Boinas verdes", al igual que habían hecho antes con asesinos nazis de la Gestapo para asesorar a la CIA.

      Eliminar
  2. Vaya, que Chirac declarase estar horrorizado en 2001 es una tomadura de pelo, un presidente de la República Francesa está al tanto de toda la guerra sucia llevada a cabo por sus fuerzas especiales (actuales y pasadas).

    De todos modos esto me recuerda que Apaña es diferente, terrorismo de estado, gobiernos colaboracionistas de nazis... todo esto después de nuestra guerra civil y no creo que ningún partido político intente sacar rédito de ello ni echarle la culpa a un posible partido heredero de todo aquello, y aquí un PSOE que sigue 80 años después intentando vivir de la guerra civil y lo peor, cantidad de analfabetos que les compran mercancía defectuosa.

    No seré yo quien condene a este tío, a veces es necesario que haya gente que haga el trabajo sucio de los estados, y para hacerlo se deben extralimitar y saltarse a la torera legislaciones y tratados, no queda otra, otra cosa es que el objetivo sea legítimo o que la desvergüenza de los gobiernos sea mayúscula, aunque me imagino que la posibilidad de acabar a los pies de los caballos lo asumen desde el principio.

    Ya sé lo que me vas a decir pero no es lo mismo un GAL chapucero que uno como éste al frente de la lucha antiterrorista... por ejemplo, y sí, ya sé que soy muy malo y poco demócrata pero es que el espíritu navideño no me sale para según que cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Lo mismo que ya sé de antemano que Prima Gisselle no te gusta ni un poco, también sé que está a favor de estos tíos y no seré yo, un simple rústico, quien ose censurarte de nada. Fíjate que más gente se cargaba la Inquisitio y ahí siguen sus herederos predicando "Paz y Amor" al extranjero.

      Los moros argelinos se las traían y eran de mucho cuidado pero nunca me han gustado los torturadores de presos. A eso se le denomina "divergencia de opiniones", ya sabes.

      Eliminar
  3. Es curiosa la habilidad que tienen algunos tuertos para deshacerse del enemigo sin miramientos y con prestancia. Paul me recuerda al Dayan, el famoso "gachó de la cortinilla" que también supo tranquilizar a otros moritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      No había caído en ese detalle de los tuertos. Sabía y sé que los COJOS tienen muy mala milk pero al parecer los tuertos son más piores.

      Los grandes hipócritas en estos temas son los gringos que contrataron a este tipo para adiestramiento de los suyos en Vietnam.

      Eliminar
  4. La tortura es cosa del pasado. Ahora, con pequeñas dosis de pentotal o derivados, el reo canta por soleares, aunque siempre hay quien es más forofo de las tenazas o el hierro al rojo.
    En este caso, Aussaresses cumpliría órdenes, por lo que el espanto institucional tiene mucho de teatro y poco de real. Si el general hubiese actuado por su cuenta, habría pasado largo tiempo a la sombra, pero de esta forma, despreciado y desposeído de las condecoraciones pasadas, los unos se limpian las manos y el otro evita el agujero.
    Hipocresía de altos vuelos, Don Javier, es el primer apellido de los políticos mediocres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Es posible que sea como dices. Pero imagino que el mozo tendría alguna "predisposición" a torturar cuando fué él el elegido para el trabajo sucio.

      Eliminar
  5. Por desgracia individuos como este son los que limpian la basura a todos los gobiernos del mundo y que a estas alturas de la película nos venga Chirac con aspavientos, no nos lo creemos ninguno, alguien que siempre estuvo cerca del poder y desde el cargo de Presidente; solo es para quedar bien y que parezca que le espanta.
    Individuos como este, la OAS y algunos otros, son los que acabaron con los desidentes, mientras detras estaba un gobierno que lo exigía; no lo hizo de mutu propio; así que mi reproche va para el que lo hizo y para quien lo ordenó a partes iguales.
    Mas reciente es la voladura del barco de Greenpeace, del que fueron hallados culpables dos oficiales del ejercito frances y no recuerdo que el presidente de turno se escandalizara.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Claro que los altos jerarcas de los gobiernos saben perfectamente el trabajo "sucio" que sus inferiores realizan, menos, claro, Gonzalez porque ese se enteraba por la Prensa cuando lo del Gal.

      En aquel entonces, que recuerdo perfectamente, los más bestias en Africa eran los parachutistas franceses y los de la OAS al mando del general Salan.

      Los de Greenpeace no me gustan nada porque hacen grandes montajes pero lo del barco aquel volado fue obra del Gobierno francés de turno. Y si nos vamos hacia aquí yo diría que tampoco estaban muy lejos los mandamases del Gobierno cuando volaron a Carrero, cuando el 11-M y cuando el 23-F.

      Eliminar
  6. Carrero, 11-M, 23-F (recordemos que el fallecido Armada sacrificó varios años de su vida para blanquear la de otros...), el señor X de los Gal..... Mucho más paño del que parece. No todos tenemos la suerte de los alemanes, que se les suicidaron los de la Baader Meinhoff, y nadie protestó. Asunto terminado.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar