VERANO

24 octubre 2013

Monstruos de la mar, haylos

El primero apareció muerto hace una semana en la isla de Catalina, en California, un enorme "monstruo marino" de cinco metros y medio de longitud que requirió de la fuerza de quince personas para poder ser arrastrado fuera del agua.

El cuerpo del segundo, encontrado muy cerca, en la playa de Oceanside, tan solo unos días después, era algo más pequeño, 4,3 metros, pero igualmente impactante.

Ambos ejemplares son peces remo, una misteriosa especie que vive prácticamente refugiada en las profundidades marinas y cuyos avistamientos son especialmente escasos.

"En los libros del siglo XVI y XVII se hablaba de criaturas con aspecto de serpientes marinas. Creemos que podían referirse a los peces remo", dice Milton Love, biólogo del Instituto de Investigación Marina de la Universidad de California-Santa Bárbara.

Por tanto no andaban tan descaminados aquellos marineros  de galeones y carracas que enloquecían en sus travesías.


NOTA
Esos peces-remo son exquisitos poniéndolos en "paella", con su pizca de azafrán y otro poco de tabasco mexicano. Ayudado todo con un buen "reserva" Rioja de Marqués de Murrieta.

18 comentarios:

  1. Hummmm, pues este monstruo,
    Aunque sea marino,
    Me recuerda al punto
    A Inés del Río.

    FugisaluDoS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FUGI
      Tan monstruos son las "sesinas" que vienen del río como los que han permitido que existan leyes chapuzas que les legalizan y les ponen normas penitenciarias que cualquier jurista de Malí las pueda tumbar.

      Eliminar
  2. Leyendo este interesante post, me viene a la memoria una noticia del pasado sigloXX, que seguro recordarás Javier, pues fue todo un acontecimiento en el verano donostiarra,es la siguiente:
    El 6 de agosto de 1957, S.E. el Jefe del Estado capturó una cachalote de casi mil kilos que desembarcó en el puerto de Donostia. Al día siguiente, el Diario Vasco incluía en portada una crónica sobre el inusitado acontecimiento, que incluía una fotografía de la pieza capturada. En la imagen se podía comprobar que el animal apresado -el cronista la llamaba “pez”- tenía una longitud equivalente a cuatro veces la altura de un hombre de estatura media. El titular destacaba: “El Caudillo capturó ayer una pez que pesará unos mil kilos”. A lo que el subtitular añadía: “Fue descargado en el puerto ante la presencia de numeroso público que rompió en vítores y aclamaciones al Caudillo”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FJ de C
      Aquellos CACHALOTES del Invicto fueron cachondeo local durante muchos años. Se comentaba que los submaristas de la Armada colocaban todos los años el mismo bicho disecado en el anzuelo del Azor.

      La verdad era que el Invicto no tenía culpa de toda aquella zarabanda que se organizaba con el cachalote anual porque los responsables de todo aquello eran los PLUMILLAS pelotas. En el Cantábrico había por entonces abundancia de ballenatos a los que los pescadores no molestaban, y el Azor, yate de Franquito para pescar, iba tripulado por mariñelas de Guetaria y Bermeo y lo llevaban a algunos puntos en donde facilmente se conseguía que picara alguno de aquellos bichos. Y siempre, o cada año, Franquito conseguía su foto de ballenato o cachalote de más altura que él a bordo del Azor.

      Luego venía la "Homerada" de los plumillas imitando a Hewinguay en la novela "El Viejo y el Mar" como si su excelencia hubiera pasado ocho o diez horas luchando a muerte con la caña..

      Eliminar
  3. Pues con un bicho como éste ya tienen para la próxima paella de esas que hacen para batir los records del Guiness.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO DE FILIPINAS
      Sí, podrían hacer hacer paellas ( es una broma mía) para el Guiness con bichos de tales tamaños pero me huelo que ese pescado tiene que ser más duro para hincarle el diente que hacerlo con una chuleta de búfalo de las praderas. Habría que tener al mosntruo hirviendo durante una semana y véte a saber a qué sabe.

      Eliminar
  4. No es para tanto, en la última mariscada de UGT y CC.OO. se consumieron más kilos de bestias marinas.
    Eso sí eran más pequeñas, de color rosadito, con cáscara y con esas banditas tan monas que caracterizan a las de Huelva.
    Y (gracias por el gag Maribeluca) para evitar que nadie diga que se lo llevaron crudo, las pidieron a la plancha o al ajillo, que hay que guardar las formas.
    Creo que en la Junta han recibido ya la factura......¿Aahhhh que es una factura de eventos para la promoción y difusión del trabajo femenino? ¿El de las camareras, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFACHORRAS
      Muy bueno todo tu comentario, plenamente acertado respecto a la realidad "real" de esos cuadrilleros sin caballo.
      No tengo duda de que las cantidades ingeridas de mariscos por los UGETEROS y demás zurdosos sindicalistas superan por mucho en peso a lo que estos mosntruos marinos suponen en kgs.

      Las facturas "por eventos" que esos presentan tienen hasta faltas de ortogtafía porque las confeccionan ellos mismos.

      Eliminar
  5. Yo tengo la buena costumbre de levantarme pronto los sábados, cuando el tiempo acompaña, e ir a bucear aquí al lado, en busca del pulpo perdido, el mejillón loco o los caracoles sin cuernos, aunque la mayoría de las veces sólo viene a visitarme la medusa traicionera... pero, ¡ah, amigo!, si cualquier día, en las profundidades del Mediterráneo, viene a saludarme una alimaña como esa, ya os podéis ir despidiendo de mi, pues la bocanada de agua que trago hace que baje un par de metros el nivel de los océanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Excelentes costumbres sabatinas las tuyas. En todo caso cuidado no te tragues un día un pulpo y luego resulte ser PEPIÑO disdrazado.

      Si te encuentras a uno de esos mosntruos ensártalo en en un palo con punta y nos invitas a comer a toda la peña bloguera.

      Eliminar
  6. Para ver monstruos no hace falta viajar tan lejos, como nos coje California, es suficiente con darse un paseo por cualquiera de nuestras calles y cruzarse con Valentín Lasarte, Ines del Rio, Antxón o simplemente Eguiguren; navegan tambien, pero a ras de tierra.
    Salud Tellagorri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Sí, todos esos y algunos más navegan cada día por entre nuestras calles y ni siquiera asustan al gentío como lo hacían en el siglo XVI con los mariñelas que iban por el Atlántico.

      Salud, paisano.

      Eliminar
  7. pues debe de acojonar encontrártelo de frente y sin esperar en plena jornada de buceo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Andate con ojo cuando vas a Carnota o lugares similares a dar baños y nadar, no vayan a salirte bichos de ese tamaño y te pegues el susto-padre. Yo creo que tienen que acojonar mucho.

      Eliminar
  8. Cualquiera mete el pinrel después de ver estas cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Eso. Cualquiera mete el pinrel.
      Pero esas cosas unicamente suceden en América. Aquí lo más terrorífico es que te encuentres con la "Santa Compaña" por los bosques de Galicia, y no creo que a tí se te haya perdido nada de valor ni en California ni en medio de los árboles de Galicia.

      Eliminar
    2. No me consta que ese aparato descomunal sea sabroso al paladar, pero de lo que estoy seguro es que un Marqués de Murrieta (aunque yo prefiero el de Cáceres), servirá para hacerlo circular por la garganta con suavidad.
      Esos Reserva de Rioja no dejan mal a nadie.

      Eliminar
    3. DON BWANA
      Como acertadamente comenta, tampoco yo me fío del sabor que esos bichos marinos puedan tener al cocinarlos.
      A pesar de que soy abstemio conozco el sabor de los buenos vinos ( de cuando era mozo) y un Rioja si es reserva salva todas las contingencias del beun gusto. Tengo entendido, no lo sé de cierto, que en Venezuela en tiempos de Perez Jimenez se cotizaba mucho como buen vino el MARQUÉS DE RISCAL.

      Hoy fabrican vino desde los mallorquines a los californianos, y bastante buenos según me cuentan, y resulta dificil clasificar a unos y a otros.

      Eliminar