VERANO

02 septiembre 2013

Tenemos insulas en donde recluir gente de mal vivir

Muchas veces nos preguntamos hasta cuánto de lejos podriamos enviar a los mangantes políticos de todo color y siempre nos topamos con que Canarias está muy cerca y es una faena para los canarios, o que Nueva Zelanda y Australia tienen otras soberanías ajenas.

Sin embargo, me he enterado de que "semos" los españoles dueños de unas islas en Micronesía, en el Pacífico, allá por donde caen las Filipinas y demás islas de pelis de guerra de gringos contra japos.

La cuestión es que España no ejerce la soberanía sobre estas islas por pura desidia y despiste y que las mismas ni siquiera están habitadas. Pero son españolas. El caso más llamativo de estos lugares es el de la llamada Micronesia española, en el océano Pacífico.
El jurista Emilio Pastor ha demostrado que las tales islas quedaron fuera de todo Tratado cuando perdimos la guerra con Usa, en 1898. "España se reservó una serie de derechos en Micronesia y, por otra parte, la especificación de los territorios que España cediera en 1899 deja al margen determinados grupos de islas en la misma zona (...). Estos derechos subsisten plenamente".

Güedes, un atolón con dos islas, se sitúa en el archipiélago de las Marianas, al igual que Oroa, otro atolón deshabitado. Los Pescadores, en las Palaos, está compuesto por 33 islotes y hoy está integrado en los Estados Federados de Micronesia; al igual que Acea, un grupo de rocas coralinas.

Aunque España teóricamente podría reclamarlas como propias no las ha ocupado ni las ha vuelto a reclamar como propias. Y estas islas del Pacífico, de escaso valor económico y estratégico, continúan su vida sin incidentes, a la espera de que el Juez Ruz  y la ropona Alaya decidan exportar allí  a toda esa colección de garrapatas que están analizando.




8 comentarios:

  1. Buena idea la de dar una utilidad a esas islas olvidadas. Lo que habría que hacer es colocar a esos mangantes en islas diferentes, separadas según el partido político a que pertenecen, no fuera a ser que, además de la fama de vagos y maleantes, nos añadieran la de caníbales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Prudente consejo para los ropones, ya que visto lo visto todos éstos son muy capaces de comerse entre ellos.
      Esa zona de Micronesia nos va bien porque por ahí no creo que ni pasen barcos y los viones no pueden aterrizar, con lo que no les será facil huir a otras latitudes.

      Eliminar
  2. No digo que la idea sea mala, pero a recordar que tambien tenemos muchos secarrales y minas de carbon donde poner a trabajar a la patulea; o las Bardenas reales, donde el ejercito podria practicar tiro de obus contra los alli dispuestos.

    Otra opción seria ponerles trajes a rayas, bola de preso, y ponerles todo el año a hacer cortafuegos en montes, arreglar carreteras o pasearles por las plazas de España para recibir una ración de tomatazos podridos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Tú eres muchísimo más cruel que el suscribiente con esas penas que propones, aunque estoy conforme con todas ellas. La idea que más me gusta es la de ser objetivo de los viones militares en prácticas en Las Bárdenas Reales.

      Eliminar
  3. Es que si los mandamos allí nos denuncian por contaminación y destrucción del medio ambiente... lo mejor es un par de palmos bajo tierra y usarlos de abono, al menos servirían para algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      En lo del Medio Ambiente tienes mucha razón y podría caerle al país un paquete ONUquesco por contaminación.

      Tu remedio es muy estalinista pero puestos a analizar el beneficio tampoco es desechable.

      Eliminar
  4. Encuentro acertada la idea, Javier, aunque si no es molestia y si el Canciller Margallo lo tiene a bien, preferiría que le cedieran a un servidor dicha soberanía para poderme mudar a zona tan tranquila y paradisíaca.
    Las ratas que se queden en las cloacas y los paraísos para las gentes de bien.

    Las puertas de mis islas estarían abiertas a todos ustedes, no se preocupen.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      No es mala idea jugar a la inversa : que Margallo nos solucione esa soberanía sobre esas islas e irnos todos a vivir al Pacífico, mientras dejamos a las ratas de la política que se pudran aquí a mordiscos entre ellos.

      Gracias por tu generosidad de dejarnos entrar en las islas Micronesias cuando estén a tu nombre.

      Eliminar